lunes, septiembre 01, 2014

Libreria Sónica: El sentido de la oscuridad

Libreria Sónica: El sentido de la oscuridad



Si bien es cierto que la chica de la portada no es Cinzia de Santis, sí es la protagonista de su primera novela disponible ya en Amazon: El sentido de la oscuridad. Conoce a esta ambientalista y escritora venezolana radicada en Londres, cómo es su proceso creativo, cuál será su próximo trabajo literario, y sobre todo, nos dará a conocer Books from Oasis, una editorial que está apostando al talento literario venezolano.

domingo, julio 06, 2014

Books from Oasis: Publishing Venezuelan Literature in London

Books from Oasis: Publishing Venezuelan Literature in London

books from oasisBooks from Oasis is the new publishing venture from environmentalist turned novelist Cinzia De Santos which aims to publish books from Venezuelan authors here in London.
Cinzia explains that the project started because she was getting frustrated waiting for agents or publishers to answer her submissions. “Writing to me is more an inevitability than a commercial activity. So I decided to create my own mini publishing company”. Through Books from Oasis, Cinzia has published her first novel, El sentido de la oscuridad, as well as an English translation, The Sense of Darkness.
Consequently, a friend with experience of publishing books in Venezuela suggested to her that she use her company to offer an international platform to other Venezuelan authors who face real difficulties getting their books distributed abroad because of strict currency controls.
Any authors wanting more information should contact Cinzia at cinzia@bookfromoasis.com. She is currently building a website which will have more information.
via http://venezuelanliterature.co.uk/2014/07/06/books-from-oasis-publishing-venezuelan-literature-in-london/

viernes, junio 20, 2014

En Venezuela un libro puede costar la mitad del sueldo mínimo

DANIEL FERMÍN |  EL UNIVERSAL
miércoles 18 de junio de 2014  08:03 AM
¿Hay vida en la tierra?, uno de los nuevos libros de Juan Villoro, tiene un precio de Bs.1.229. Los años de peregrinación del chico sin color, lo último de Haruki Murakami, cuesta Bs.650. El mercado editorial venezolano no escapa a la crisis actual: costos elevados, retraso de novedades, escasez de materiales. La nueva medida del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), de fijar a tasas Sicad los impuestos de importación, también afectará a una industria ya mermada.

El pasado 10 de junio, el Seniat emitió una circular en la que notificó la adecuación del sistema a tres tipos de cambio. La medida provocaría un alza en los impuestos de entre 58,7% y 693% por concepto de la importación de las mercancías, según la variable que se emplee (Cencoex, Sicad I o Sicad II). Incrementar el costo creará un efecto dominó en los precios de venta al público del producto. El Centro Nacional del Libro todavía no tiene claro qué tanto perjudicará al sector.

Editoriales transnacionales y libreros independientes no ocultan su preocupación ante una medida que dificultará la compra de las novedades. La pregunta inicial, a la que por ahora no se tiene respuesta, es qué tasa se le aplicará al libro. "Si la industria pasa a Sicad II, que no es más que la oficialización de una devaluación, la quiebra del sector es inevitable. Se va a restringir aún más la oferta de libros en el mercado. Será casi imposible que se traigan títulos de afuera e, incluso, que se impriman en el país. Además, van a estar lejos del alcance del público general", dijo Alexis Romero, encargado de la Librería Templo Interno, que está en Centro Plaza.

El costo promedio de un libro nuevo de 250 páginas, impreso en Venezuela varía (depende de editoriales y/o materiales) entre Bs.700 y Bs.1200. Hace un año se compraba a Bs.250 o, incluso, algo menos. "Si se oficializa la medida, aumentará a Bs.1800 o Bs.2200", agregó el propio Romero. Comprar un libro en alguna librería privada o independiente (que no en las del Estado) podría costar, entonces, más de la mitad del sueldo mínimo actual (Bs. 4.251,40). O 22 billetes de las más alta denominación que existe hoy (Bs.100). "El libro está convertido desde hace rato en un objeto de lujo cada vez más difícil de adquirir por el lector de clase media", indicó el también escritor, que lamentó el aislamiento en el que se encuentra el sector editorial.

Las librerías apenas son un eslabón más de la cadena del libro, que incluye a editoriales, distribuidores, imprentas y/o importadoras de materiales. Si bien hoy son muy pocas las distribuidoras que trabajan con el dólar oficial -fuentes de la industria aseguran que se cuentan con los dedos de una mano- el resto de los insumos para producir un libro, o la mayoría de ellos, viene de afuera. Al elevarse el costo de uno, aumenta el de los demás: las reconvertidoras de papel le venden a las imprentas, las imprentas a las editoriales, y así.

La medida no afectará al mercado editorial de forma inmediata sino a mediano plazo. Las empresas que aún tengan material mantendrán sus precios (que no se olvide también la dificultad de conseguir papel que existe hoy en el sector). A medida que se realicen nuevas importaciones saldrán con nuevos precios al mercado. "El libro va a aumentar de costo como aumentará el resto de los productos que hay en el país. Será caro como otras cosas. Todo se va a disparar", dijo Mariana Marzuck, directora de la editorial Planeta en Venezuela.

Imprimir hoy en el país cuesta más que hace unos meses. Las planchas, las tintas, el pegamento, el plástico con el que se envuelven los libros, la cartulina. Todo influye en el precio de venta al público. "Ojalá que la medida sirviera para que se destrabara algo el tema de las importaciones, porque no está abierto. El sector del libro está como el país. Un par de zapatos te cuesta Bs.5000. Lo que no aumenta mucho son los sueldos", concluyó Marzuck. Leer, quizás, pronto se convertirá en un placer para la clase alta.

dfermin@eluniversal.com

martes, mayo 13, 2014

Diseñadores, autores y lectores: Relaciones peligrosas

En nuestra cafeinada reunión semanal, misma hora, mismo bati–lugar, Isla Caffe, el presidente de la asociación de editores indie –pendientes Pedro Dahdah, café en mano nos cuenta que paseando por varias librerías y revisando los diseños de producción nacional, se topó con varias portadas de muy baja calidad, diseños repetidos, títulos ilegibles por tener la tipografía casi del mismo color del fondo y, con el nuevo vicio de colocar las fotos del autor con mirada lobotomizada y saturadas de color. La fealdad es un obstáculo para la lectura. 

Y lo más terrible, errores ortográficos en contraportadas «vi un Bolívar separado así Bolívar» nos recuerda el sapiente Pedro que en 1622, para ponderar la rudeza de los turcos, bastaba apuntar: «como tan bárbaros, no tienen correctores que corrijan sus escritos». 

«Son tantos los defectos que se han ido tolerando que ya ni siquiera se consideran tales. Se puede hablar de una amnesia estética alrededor del libro» Alberto Ruy-Sánchez. 

A ésta reunión se suma el diseñador, Mariano Rosas, que ante mi comentario, «los diseñadores no leen, he visto los errores más “hardcore” en diseños editoriales, es terrible la relación entre ustedes y la lectura» molesto alega que el diseñador es casi un coautor, el buen diseñador, señor, si lee, eso le da la medida del cuerpo de la obra, tenemos como diseñadores que resolver visualmente el libro para el lector, el inicio de cada capítulo, los títulos, los subtítulos, regular el peso visual de la tipográfica, la cantidad de espacio entre letras, el interlineado, evitar que partes de la tripa se pierdan en el guillotinado, y que la encuadernación moleste en la lectura (sobre todo en márgenes interiores). Esto entre otras cosas y es difícil hacerlo si no conocemos el texto. 

Mariano nos cuenta de la difícil relación entre el diseño soñado aunque sea una pesadilla y el trabajo real… 

Cosas que prefiero ya evitar 

El autor que se cree diseñador, un escritor de un libro muy malo de conservación de frutas, quería e insistía que se le retocara el arte de la portada que el mismo había hecho, una suerte de bodegón desproporcionado. El autor que insiste en que la portada sea un dibujo de su hijo de 7 años que es un genio muy dotado para el arte. La esposa del autor que opina durante todo el proceso, me tocó una experta en feng shui, que no solo escogió tema y colores de la portada, además el libro tenía que tener un numero de paginas exacto porque el cuadrante norte del feng shui así lo requería, tocó hacer malabares con páginas en blanco como notas. 

leer completo en.....Globovision

sábado, mayo 03, 2014

Del incordio de escritores, erratas y correctores

Luego de la habitual reunión en Isla Caffe, regada con espressos, ristrettos, capuchinos y uno que otro carajillo, los miembros de la AEI, Asociación de Editores Indie–pendientes, logramos aceptarnos algunos manuscritos, muy pocos en verdad, que merezcan ser metamorfosearlos en libros. Para los que no sepan, la palabra libro procede, de hecho, del latín “liber” que aludía a la corteza del árbol usada como el soporte de las tablillas de cera utilizadas para escribir cartas, notas o textos de corta extensión, el paso siguiente es elegir entre nuestros anagnostas (correctores) el maridaje ideal para el texto a trabajar. Aquí nos encontramos ya con uno de los primeros choques entre editor y escritor. ¿Y es que necesito un corrector? Pero ¿eso no lo hace el Word? Armados de paciencia, explicamos al autor… El corrector de estilo verificará la ortografía, la correcta elección de los términos empleados, la conjugación de tiempos verbales, unificará criterios y evitará cacofonías y repeticiones innecesarias… Las faltas de ortografía son de los menos graves de los temas a corregir. Aunque las comas, coma, pueden ser un dolor de cabeza, como bien escribe el insigne profesor universitario, Don Carlos Delgado. "Así, sin coma, "El quinto coño" debe ser bien lejos. Pero si tuviera la coma... "El quinto, coño" alude a la abundancia o a una sed tremenda". Aunque cotejar datos y fechas no sea propiamente la función de un corrector, su habilidad lectora y su ojo crítico le permitirá detectar errores en el argumento, hemos visto personajes que reviven capítulos más adelante, sin sea una de zombies, hay que trabajar por la coherencia global de la obra...pero si el texto es muy malo e incoherente, el corrector está en su derecho, de negarse, o exigir que le paguen mas para ser un escritor fantasma y rehacer la novela. seguir leyendo.....

viernes, abril 25, 2014

Sembrar un árbol, tener un hijo y escribir un libro ¡…nooo por favor! - Globovision

Sembrar un árbol, tener un hijo y escribir un libro ¡…nooo por favor! - Globovision



En nuestra reunión semanal de editores indie– pendientes (libros y editoriales, que los críticos literarios de El Nacional nunca mencionan, por no ser parte de su troupe) taza en mano y ocupando varias mesas en Isla Caffé, solemos intercambiar, ebook, datos de impresores, reírnos de alguna terrible portada, pero sobre todo, tomar mucho café, hablar mal del país y lo cuesta arriba que es editar con calidad. 

En ésta última reunión nos dimos cuenta que tenemos en común un par de autores que hemos rechazado y que, cada cierto tiempo, cambiando de nombre, dirección de email, título de la obra y hasta reseña abordándola desde diferentes ángulos, nos han enviado no menos de media docena de veces la misma obra, suerte de masoquismo ilustrado. 

Ya tengo listo mi manuscrito a por un editor 

Por lo general los editores independientes somos la última opción de un autor, que quiere lanzarse como ESCRITOR, así en mayúsculas, como bien escribe Camilien Roy, en El arte de rechazar una novela  “Y está claro que usted se imagina ingenuamente que la elección de una editorial depende sólo de usted. Seleccionará las mejores, las más prestigiosas, aquellas cuya reputación bastará para consagrarlo como un escritor importante, incluso antes de que salga de imprenta la primera página de su manuscrito”  eso da muestras de no conocer el mercado y de una muestra de optimismo rallando en la memez, después de esos primeros incordios, usted tiene dos opciones: no escribir mas o, editar por su cuenta. 

Cuenta Camilien Roy que su primera carta de rechazo decía “Pero ¿qué es esto que nos ha enviado? ¿Se ríe de nosotros o qué? ¿Es una broma? ¿Cómo se le ocurre que vamos a publicar algo parecido? Lo lamento, pero la decisión de nuestro comité de lectura fue categórica y unánime: rechazado” 

No llore, usted no es el único rechazado, grandes autores también lo fueron… 



leer mas ...

miércoles, abril 23, 2014

Verde que me muero, por Carlos Sandoval

Esta es la historia de un amor o, más bien, de la imposibilidad amorosa. También, de las variadas estaciones del enamoramiento y de sus alocadas resoluciones. Podría señalarse, incluso, que Verde que me muero constituye el cierre de un demoradobildunsgroman donde su protagonista, Antonio Guerra –Tony–, alcanza a comprender que su vida es justamente la cotidianidad y no el recuerdo de una pasión juvenil, remota e inútil por inconclusa.
Ofrezco una tercera versión: esta es la novela de tres amigos músicos a quienes los años pusieron en su lugar, como siempre ocurre, arrebatando sueños y presencias.
            Sin duda, habrá otras interpretaciones (en literatura no existen verdades absolutas; corrijo: no existen verdades, sino hipótesis o perspectivas –apunto un lugar común, qué más da, pero a veces hay que recordarlo–); habrá quizá distintas interpretaciones, decía, que cada lector cifrará con base en su experiencia, en su conocimiento del mundo y en sus anhelos. Por lo pronto, en esta auroral pieza narrativa de Jason Maldonado nos topamos con la historia de un sujeto a quien el amor le juega sucio, pues estando en su pleno disfrute la súbita e inexplicable desaparición del objeto amado enrarece las prevenciones al uso de las relaciones de pareja. Este hecho, la partida de Auristela hacia Maracaibo (talismán o fetiche que desencadena las acciones) disloca el sistema amoroso del joven Tony: en adelante, el muchacho se precipita en un torbellino de frágiles enlaces sentimentales cuyas consecuencias son la desazón, la inmadurez y dos hijos de madres distintas. Y es que Antonio nunca logra desprenderse del recuerdo de Auristela, de su extraño alejamiento y de la imposibilidad de cerrar el capítulo más importante de su lábil existencia.
            Por eso, la misteriosa carta con la cual se inicia la obra será el punto de partida de un lento reconocimiento de sus malas jugadas afectivas y, al mismo tiempo, le brindará la posibilidad de alcanzar cierta comprensión (tal vez eso que llaman experiencia) cuando decide, en las escenas finales de la novela, enfrentar los requiebros de una vecina tan agostada y perdida en cosas del arte amatorio como él.
Este reconocimiento pulsional, sea el caso de decirlo, ocurre apenas en tres días y bajo los efectos de una terrible muerte: la del amigo de juventud asesinado por unos delincuentes en Maracaibo. (Qué raro, Auristela huye a la capital del estado Zulia treinta años atrás sin despedirse de Tony; en el tiempo actual que recrea la composición, el protagonista va a Maracaibo al sepelio de Anselmo y es justo en ese lapso cuando descubre, al volver a Caracas, el destino de su único amor. ¿Se habrá dado cuenta Maldonado –no la voz que relata los hechos– de esta enigmática coincidencia? Dejo al futuro lector todas las especulaciones.) Así pues, la muerte simbólica de la mujer amada y el deceso real del amigo ocurren en esas luctuosos y lumínicas setenta y dos horas, una brusca revelación que deviene sosiego y plena entrega a las circunstancias, pero de una manera consciente y vivaz, al contrario de la ceguera anterior que trazó buena parte de su camino afectivo.
Sobre la base de esta trama principal, en la novela se recrean otros aspectos: el impacto de la música como hilo que teje las historias de los protagonistas y que marca ciertas situaciones, la inevitable polarización política que ya resulta un rasgo (¿temporal?) del país, el uso del humor como elemento cohesivo de personajes y gentilicios y el manejo de algunos referentes de la cultura institucionalizada y de la cultura popular.
Aun cuando pudiera pensarse que, tratándose de una anécdota sobre el desencanto amoroso con pasajes que, al mismo tiempo, muestran realidades dolorosas, la pieza se halla incardinada de un tono festivo y de un fluido lenguaje que atenúan –porque ese no es su interés– cualquier desvarío melodramático o proclive a la denuncia de malestares sociales. Por el contrario, tenemos aquí la entrada de un novelista que nos trae una historia fresca y divertida que, sin embargo, obliga a reflexionar sobre nuestro destino nacional e íntimo. Un acierto de debutante.

Bienvenido.
VIA http://palabrasyescombros.blogspot.com/2014/04/verde-que-me-muero-por-carlos-sandoval.html

sábado, abril 19, 2014

Un día internacional del libro, con poco para celebrar en Venezuela - Globovision

Un día internacional del libro, con poco para celebrar en Venezuela - Globovision



La celebración internacional del día del libro y el derecho de autor, 23 de abril, se estableció en 1995 y fue una propuesta de la Unión Internacional de Editores, aprobada por la UNESCO. Dos temas importantes se celebran, la industria del libro y la importancia de la lectura. 

Esta fecha fue escogida porque  se supone que Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega, todos célebres escritores murieron en la misma fecha en 1616. Sin embargo, esto no es exacto. En el caso de Shakespeare, la fecha de su muerte corresponde al calendario juliano; mientras que en el caso de Cervantes, en realidad falleció el 22 de abril y su entierro fue al día siguiente. 

Este año sin festival de lectura en la plaza Altamira, donde los distribuidores privados suelen exhibir sus fondos, no habrá mayores celebraciones, seguirá  El Banco del Libro en su titánico esfuerzo de premiar y visibilizar los mejores libros y una que otra librería tendrá algún foro y ofertas especiales. 

Datos estadísticos que poco tienen para celebrar 

Según El Libro en Cifras, Boletín estadístico del libro en Iberoamérica de  Diciembre 2013, realizado por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, CERLALC-UNESCO, los datos sobre  Venezuela   reflejan que nuestra producción  editorial según el  ISBN fue en el 2012 de  1.686 títulos y en el 2013 de 1.545, representamos apenas el 2% de ese panorama editorial, estas cifras no coinciden con lo pregonado por el gobierno. 

"Estamos hablando de más de 80 millones de ejemplares de libros certificados, así como igualmente pasamos de 3.000 el número de títulos … esas cifras constituyen un récord editorial, por cuanto estos números jamás se habían alcanzado en otro período venezolano". En la página web del CENAL, Centro Nacional del Libro, en  los datos estadísticos del ISBN se lee, en 2012, 3.637 títulos  y, si es cierto el dato de que más de 3.000 son publicaciones del Estado, las editoriales independientes han menguado su producción. 



leer mas 

viernes, abril 11, 2014

Maestras y docentes decentes - Globovision

Maestras y docentes decentes - Globovision



«Una mala enseñanza es, casi literalmente, asesina y, metafóricamente, un pecado». George Steiner
Dudo que alguno de nosotros no tenga en memoria una cuota de agradecimiento, una deuda impagable con alguna maestra que fue decisiva en nuestra orientación vocacional, esa seducción hacia una materia, literatura, matemática, ciencias  e historia, estuvo de la mano de un buen pedagogo, de una madre o de una abuela lectora, como dice Savater referente a  España y agrego igual en Venezuela: « la enseñanza elemental suele estar mayoritariamente a cargo del sexo femenino» 

En La Magia de los Libros, Luis Beltran Prieto Figueroa escribe: «Recuerdo con efusión los días de la pubertad. Certera en el timón, como gran timonel, dirigía mis lecturas iniciales mi tía Juanita, una hermana de mi madre, (…). Después de la merienda (…), nos sentábamos mis hermanas, las hijas de mi tía, otras sobrinas de ésta y yo, nueve en total, para escuchar la diaria lectura. No era muy amplia la selección que podía hacer mi tía (…), ella, con tino delicado, encontraba siempre lo que pudiera interesarnos. Era una excelente lectora» 



seguir leyendo 

viernes, abril 04, 2014

El Contador de arena cuentos de @nachoyepes Ignacio Yepez editados por @FBLibros


De Gutenberg a…. ya está fotocopiado - Globovision

De Gutenberg a…. ya está fotocopiado - Globovision



Paul Valéry: “Los libros tienen los mismos enemigos que el hombre: el fuego, la humedad, las bestias, el tiempo... y su propio contenido”. 

En 1947, Chester Carlson le vendió a la empresa que posteriormente se llamaría Xerox su invento más importante: un sistema mediante el cual se podían reproducir textos e imágenes con una velocidad impensable hasta ese momento (la primera copia fue sacada en 1959 y tardó 15 segundos en hacerse). La “cultura de la fotocopia” había nacido. @nicolasitouy: Quiero declarar que yo tampoco estoy de acuerdo con fotocopiar libros. Prefiero esperar a que hagan la película. 

Fotocopiar y Piratear 

Tío, me dice mi sobrina estudiante de comunicación social, tendrás este libro: Ética para Amador de Savater, es que las copias que nos vendió el profesor, de unos capítulos no se ven bien, su biblioteca es un pila vertical de fotocopias...una de las quejas, sobre la formación académica, basada en fotocopias, es la de no tener un profesional con una biblioteca mínima en casa ni en mente, se leen fragmentos sueltos, capítulos de obras que suman cientos de páginas de bibliografías, en muchos casos de editoriales ya desaparecidas, desactualizadas o ya mejoradas en nuevas ediciones (profesores que no llegaron a tener un libro nuevo en sus manos desde que se graduaron. 

“Yo ya me gradué no necesito leer mas, ya yo leí suficiente cuando estudiaba” son por lo pequeño las cosas que me tocó escuchar estando al frente de la desaparecida librería Aproupel). 



seguir leyendo  

viernes, marzo 28, 2014

Ser lector en Venezuela, dificultades para sobrevivir - Globovision

Ser lector en Venezuela, dificultades para sobrevivir - Globovision



No escribiré del tema manido de la falta de dólares para importar libros, que no es un rubro prioritario para el gobierno, tampoco de la escasez de papel para imprimir ni de la poca participación del gremio en una defensa apasionada del sector. 

Me preocupa en este momento dos cosas, el posible cierre de más librerías, de cómo poco a poco juguetes, papelerías, hasta alimentos, han ido copando sus estanterías y en muchas del interior del país, menos del 20 por ciento es usado para el material bibliográfico que tienen en suerte exhibir y, el otro, el más preocupante, el Leitmotiv en la cadena del libro: los lectores. 

Solo encuentro libros que no quiero leer… 

viernes, marzo 21, 2014

Chávez no me enseñó a leer - Globovision

Chávez no me enseñó a leer - Globovision





Sí, culturalmente, la sociedad lectora venezolana tiene un compromiso y a quien rendir tributo es a Simón Alberto Consalvi que desde El Inciba crea la revista Imagen, en el 67 da vida al premio internacional de novela Rómulo Gallegos, ganado en esa primera convocatoria por Mario Vargas Llosa con La Casa Verde y, en el año 68, funda Monte Ávila Editores gerenciada por Benito Milla. 

sábado, marzo 15, 2014

Lectura, libros y barbaries... - Globovision

Lectura, libros y barbaries... - Globovision



"Cuando se supo, fue sorpresivo que este personaje, que se supone que leía poco y nada, un inculto en apariencia, apareciera con esta biblioteca que es una de las más importantes de Chile y probablemente de Latinoamérica" 

He tenido en suertes conocer gente con muy poco placer intelectual por la cultura, por los libros, por la lectura, pero de una infinita bondad, incapaces de hacer daño premeditadamente a otro ser humano. 

Viendo la cantidad de agresiones, de heridos, de hechos dignos de una invasión bárbara, me pregunto cómo es que esta  revolución humanista, que ha incrementado según sus datos el número de libros leídos por habitantes, que ha inaugurado librerías  e imprentas en cada estado, no ha conseguido hacernos individuos alejados de la barbarie, individuos más cultos y mejores personas. 

No ha logrado que ese hombre nuevo tenga imperativos morales y por lo menos un mejor y más amplio vocabulario.  "Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo." Ludwig Wittgenstein 

Tan destructora es la miseria real como la miseria cultural… - Globovision

Tan destructora es la miseria real como la miseria cultural… - Globovision



La libertad de hablar de pensar y de leer 

Frente a todo esto nos queda una defensa apasionada por la cultura, todavía tenemos la libertad de pensar,  condición previa para la libertad de poder expresar. Si no esto escrito por Sijie Dai. En  Balzac y la joven costurera china, podría ser parte de nuestra realidad. 

“A su lado se hallaba una mujer comunista disfrazada de campesina, con un pañuelo rojo en la cabeza (según un chiste vulgar que por aquel entonces circulaba entre los alumnos, se había envuelto la cabeza con su propia compresa). Aquellos manuales y El pequeño libro rojo de Mao siguieron siendo, durante varios años, nuestra única fuente de conocimiento intelectual. Todos los demás libros estaban prohibidos.” 

Ansiedad libresca - Globovision

Ansiedad libresca - Globovision



La ansiedad libresca no disminuye con los años, nuevos autores, nuevas visiones, la pluralidad cultural es necesaria para construir la civilidad. He de confesar que no soy optimista con el país, o mi pesimismo se deba a estar leyendo “El infierno de los jemeres rojos.” Testimonio de una superviviente de Denise Affonço, entre sus páginas me encuentro con esta frase: "No hay libros. El Gobierno del Pueblo ha triunfado", cartel que hizo colocar Pol Pot en la entrada de la Biblioteca Nacional de Camboya, y no dejo de aterrarme ante la política del pensamiento único de esta revolución.

Los intereses lectores dividen al país en dos naciones - Globovision

Los intereses lectores dividen al país en dos naciones - Globovision



Como se denomina cultura a casi todo, es difícil e inútil entrever y diferenciar lo chabacano de lo verdaderamente culto, en una de las tantas cadenas del gobierno, recuerdo la inauguración de uno de los capítulos de la Filven, Chávez con un albéitar que fungía de ministro de Cultura, en su discurso inaugural apenas mencionó la palabra libro, solo fue una excusa mas para panegírico epopéyico a su infancia, al gobierno cubano, al socialismo y sus demás hierbas. Tentado a decir más, solo haremos un gesto de apoyo desde FBLibros, no asistiendo a esta ni a otra feria organizada por el gobierno. 

Ojalá el futuro nos devuelva una autentica feria, bien lo dice Lycette Scott en un post de su blog "yo quiero una verdadera gala literaria en Caracas, por eso, vuelvo a preguntarme ¿quién se ha llevado mi Feria del Libro?"

domingo, enero 19, 2014

Un fetichista de la lectura - Globovision

Un fetichista de la lectura - Globovision

No me considero un fetichista del papel – curioso si edito libros en ese formato- , pero sí de de la lectura, pese haber trabajado años en la Biblioteca Nacional, no guardo un especial gusto por el olor de los libros viejos, – me da alergia –  ni la sensación táctil del peso de los volúmenes de vastas enciclopedias. Revise los detalles dentro de la nota

De qué hablamos cuando hablamos de libros electrónicos - Globovision

De qué hablamos cuando hablamos de libros electrónicos - Globovision

Si tienen una familia como la mía, que se siente como personaje de Cortázar en casa tomada...en este caso, tomada por libros, seguramente le obsequiaran en cualquier momento un eReader, o sea, un lector de libros electrónicos. Y seguramente esperan que se deshaga de tanto papel y por fin dé el salto definitivo a lo digital. Seguramente como yo suspirará y agradecerá, sabiendo que nunca abandonará del todo a sus adorados libros.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails