2da. Mentira: VENEZUELA ES UN PAIS LECTOR POR LAS POLITICAS CULTURALES DEL GOBIERNO.



La ausencia de investigaciones y análisis, con cierta prolongación en el tiempo de una manera diacrónica, sobre las ramas de actividades, los subsectores (tales como audiovisual, fonográfico, editorial, multimedia, entre otros) y sus cadenas productivas de manera que se puedan identificar obstáculos y oportunidades para el desarrollo de sus eslabones, organizaciones y agentes -en particular relativo a los creadores, productores, gestores e intermediarios- se debe, en buena parte, al menguado desarrollo de estadísticas e indicadores culturales en Venezuela que dificultan la evaluación pormenorizada del funcionamiento y actuación de los agentes que las componen. Esta exigencia de diagnósticos es más apremiante, sobre todo, cuando es necesario tener información no sólo de la oferta cultural sino de la demanda y el consumo cultural. Ciertamente en Venezuela -y sería deshonesto no reconocerlo- en algunas áreas culturales, como el libro y el cine, el apoyo del Gobierno ha sido sustancial para fomentar una oferta cultural tanto extensa como diversa. Sin embargo, dicha oferta no guarda una relación directamente proporcional con el consumo cultural de los venezolanos. Por lo demás, la consolidación de los estudios sobre consumo cultural ha
sido poco contundente, ya que no existe un ordenamiento sistemático y comparativo de las estadísticas culturales, ni algún organismo dedicado al estudio de este campo.




En este sentido, afirmar que en Venezuela "se leen cada vez más libros" y que "en los últimos 10 años ha crecido el gusto por la lectura", según el Estudio del Comportamiento Lector, Acceso al Libro y la Lectura en Venezuela 2012, del Centro Nacional del Libro (Cenal), si bien es una meta imprescindible para posicionar el Libro y la Lectura como sectores de apalancamiento para el desarrollo sostenible y sustentable del país, no es del todo cierto.
Para ser más precisos, desde 1997 cuando se publicó "El Consumo Cultural del Venezolano", en promedio el índice de lectura de libros de la población venezolana se encontraba alrededor de 48% con una medición de frecuencia de al menos una vez al mes hasta el año. En el 2003, según el estudio de Consumo Cultural realizado para el Convenio Andrés Bello (CAB) y publicado en 2004 bajo el título "La Dinámica de la cultura y su contribución al PIB" el treinta y siete por ciento (37%) de la población mayor de 18 años pertenecientes a todos los niveles socioeconómicos lee libros, periódicos o revistas, en su tiempo libre todos los días, por lo que se les puede considerar como lectores frecuentes. El cuarenta y uno por ciento (41%) es lector ocasional (lee casi todos los días o una vez por semana) y el quince por ciento (15%) se puede considerar no lector (es decir, que lee ocasionalmente, no lee nunca o casi nunca). De igual modo, deberíamos tomar la información obtenida en el 2007 del Proyecto de Investigación sobre Pobreza del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello que señala que el 48% de las personas tienen hábitos de lectura frecuente, entre los tipos de lectura se destacan los relacionados con entretenimiento, aquellos que tienen que ver con los estudios y novelas y cuentos. Podemos afirmar y para eso están los estudios que una primera comparación evidencia que el índice de lectura de libros es relativamente bajo en Venezuela, en términos de frecuencias. Reiteramos para evitar cualquier tipo de mala interpretación, estamos hablando de hábitos, gustos y preferencias culturales, es decir consumo cultural, y en ningún momento de oferta. Lo cierto del caso, es que acercándonos a una noción proveniente de distintas disciplinas podríamos definir el Consumo Cultural como: “un acto donde las clases y grupos compiten por la apropiación del producto social, que distingue simbólicamente, integra y comunica, objetiva los deseos y ritualiza su satisfacción”. Es el conjunto de procesos socioculturales en que se realizan la apropiación y los usos de los productos.
Msc. Carlos Enrique Guzmán Cárdenas.
Director del ININCO-UCV.
Coordinador de la Maestria en Gestión y Políticas Culturales 

https://www.facebook.com/innovarium/posts/10200445588597233

Publicar un comentario

Entradas populares