miércoles, septiembre 29, 2010

¿Cómo conocer la calidad de un libro?: Pruebe el Test de la Pág. 99




Escritor y editor inglés, que murió en 1939, Ford Madox Ford, consideró siempre que la lectura de la página 99 de un libro podía determinar su deseo de leer todo.
 
 La idea puede parecer una tontería, pero no es absurdo, según pruebas del diario The Guardian. 
 En un momento en que los estantes de las librerías están desbordadas con los títulos de la temporada. ¿cuál puede ser la forma de evaluar nuestro deseo de comprar o leer un libro desconocido?  
 La mayoría de las veces hay quienes leen sus primeras líneas. Pero los escritores a menudo se superan en las primeras páginas para captar la atención del lector, y no se puede por ello garantizar la calidad de lo que sigue. 
 Así, un libro que empieza con fuerza puede a poco andar ser inconsistente y hasta aburrido.
  Es por esta razón que Ford Madox Ford, autor de “El Buen Soldado”, recomendó "abrir el libro en la página 99, donde la calidad de todo el libro será revelada." 
  De acuerdo con este consejo, el page99test.com, sitio cuyo lanzamiento está previsto para el próximo mes, ofrecerá a los escritores publicar la página 99 de sus obras.  
 Pero ¿por qué la página 99?  
 Para un gran número de libros es aproximadamente un tercio o una cuarta parte de la novela. En ese lugar del libro, los personajes se supone que están instalados. El ritmo (suponiendo que lo hay) también. Además está bastante avanzada la trama para obtener algunas pistas sobre el argumento general. 
 No parecen malas razones para probar con el test de la página 99.  

martes, septiembre 28, 2010

lunes, septiembre 27, 2010

Libros de mesa de café



Los libros de mesa de café o libros para mesa de café, conocidos originalmente en inglés como coffee table books, son un concepto en donde se rescatan cierto tipo de textos como elementos decorativos dentro de interiores especialmente conformados que denotan una gran sofisticación. Tal vez haya tenido la oportunidad de observar en algunas casas que se exhiben ciertos libros como si fuesen porcelanas o portarretratos, pero ubicados de una forma especial, sobre un mobiliario que es bastante dedicado en sus formas y que por lo general aboga hacia los estilos clásicos: pues bien; puede ser un buen ejemplo de esta alternativa.

Y decimos puede ser, porque los libros de mesa de café o libros para mesa de café presentan una encuadernación y un estilo de temas puntuales en los que prima mucho la imagen sobre la palabra, es decir, se tratan sobre todo de compendios que dedican a la fotografía la parte más esencial de su contenido por lo que se trata de una forma muy interesante a la vez de entretenimiento. En la mayoría de estas demostraciones encontramos así obras sobre arquitectura en distintas épocas, paisajes, de pronto algún tema que tenga que ver con la naturaleza, pero siempre siendo más las fotos que los párrafos en sí.
Hay ciertos parámetros que deben seguirse para la consecución exitosa de estos coffee table books, y es que los libros deben ser profusamente cuidados porque se trata de brindar el aspecto más estilizado posible porque no se trata solamente de colocar un texto nada más que rellene algún espacio. Ni orejas y otros dobleces, páginas rotas, colores de baja resolución, etc., deben hacerse presentes dentro del aspecto en general que esta manera de exhibición pretende consolidar con su peculiar, podría decirse, manera de entender la literatura como un elemento estético.
El lugar más apropiado para poder “instalar” estos libros de mesa de café, son aquellos en donde más o menos podemos tener una intimidad y reservar ese espacio para algunas personas de nuestra predilección, de modo que puedan disfrutar por igual del concepto de libro decorativo que se pretende resaltar en medio de una conformación de accesorios particulares. Puede ser una sala de estudio, algún rincón muy especial de un living room, y si es un sitio que puede permanecer en penumbras mucho mejor, porque así se acentúa un poco la manera en que el libro puede adquirir una personalidad.
http://www.pasiondeco.com/libros-de-mesa-de-cafe/

Caperucita y Alicia..dos clásicos

Samsung eReader E65, un eBook con pantalla de seis pulgadas y Wi-Fi


eReader-E65-Samsung
La compañía Samsung ha vuelto a dar la campanada. Si hace muy poco fue con el Samsung Galaxy Pad elIFA 2010 de Alemania, ahora ha sido con un nuevo dispositivo de lo más actual. Se trata del Samsung eReader E65 un lector de libros electrónicos que se ha presentado hoy mismo y que pretenden ser una nueva herramienta dentro del mundo de la tinta digital. El nuevo modelo E65 incorpora una pantalla de seis pulgadas que nos permitirá llevar a cabo las lecturas, pero también compartir y reproducir contenidos, además de utilizarlo como soporte para trabajar a través de Internet.

eReader-E65-Samsung1
La pantalla es un poco pequeña, sobre todo si tenemos en cuenta que dispositivos como el Kindle DX ya disponen de una pantalla de diez pulgadas. En cualquier caso, los usuarios tendrán que acostumbrarse a estas dimensiones para la tinta digital, si lo que quieren es manejar un lector de bolsillo. A la hora de leer, hay que tener en cuenta que el dispositivo es capaz de soportar archivos de texto en formato ePub, PDF y TXT, consultables y modificables con el toque de un lápiz óptico, herramienta indispensable para manejar las lecturas con agilidad.
Además, el eReader E65 de Samsung dispone de un diccionario para cualquier consulta que queramos formular durante una lectura. ¿Y qué más ofrece el lector? Pues bien, hay que decir que el E65 también puede reproducir archivos en formato MP3 y que incorpora la función de impresión virtual para enviar documentos desde cualquier ordenador hasta el lector mediante una conexión USB. Uno de los detalles más interesantes que se ha revelado en la presentación es la posibilidad de sincronizarse con Outlook, algo que irá de perlas a aquellos que quieran trasladar su oficina al lector.
Incorpora conexión Wi-Fi a través del estándar 802.11 b/g, lo que nos facilitará mucho las cosas cuando tengamos una conexión inalámbrica al alcanceSamsung ya ha avanzado que el E65 se pondrá a la venta durante el próximo mes de octubre en España, al precio de 329 euros con el IVA incluido.
Publicado por Cecilia Hill

Nvsbl L337 v2 se hace más resistente para el día a día





libro electrónico Nvsbl L337 v2
Tras unos meses en el mercado, el lector de libros electrónicos de Nvsbl ya tiene un sucesor. Con un diseño diferente para hacerlo más fiable, el nuevo libro táctil Nvsbl L337 v2 estará disponible en breve.
La empresa española que se encarga de este libro electrónico le ha dado a este Nvsbl L337 v2 un nuevo panel SiPIX de última generación para mejorar dos aspectos débiles de la primera generación:refresco y resistencia. Tanto el primero como el segundo son aspectos tan básicos en un libro electrónico que no han tenido más remedio que actuar rápidos.
ebook l33t v2 con su funda
El nuevo panel mejorará la experiencia de uso con el libro electrónico, con más nitidez y rapidez en los cambios de página, además de seguir siendo táctil y con conectividad WiFi, aunque esta última opción no sea apenas aprovechada en nuestro país para lo importante: tener acceso sencillo y rápido a los libros en la red. La interfaz y firmware se mantendrá intacta, así como el tamaño y resolución de la pantalla (6 pulgadas y 800×600 píxeles).
También podemos encontrar en este Nvsbl L337 v2 un ligero cambio de diseño que se ha buscado para reforzar la estructura externa del lector y evitar roturas del panel. Si un libro electrónico no podemos apenas sacarlo de casa por su fragilidad, mal asunto. La fiabilidad y sensación de dureza de estos equipos debe estar asegurada. El nuevo diseño de este libro de Nvsbl lo hace más sólido al tacto y mejor preparado en la protección del panel.
En el modo de funcionamiento, las mejoras vendrán con el mayor soporte nativo de formatos, no teniendo ya problemas con los TXT
EPUBPDF, FB2, HTMLEPUB con DRMPDF con DRM y MSWORD.
Del precio os podemos contar que rondará el mismo que el modelo anterior, unos 280 euros, en la línea de los libros electrónicos con esas funcionalidades en nuestro país pero muy lejos todavía de la tendencia de mejores servicios y bajo precio que se ven en EEUU.
Más información | Nvsbl.

TODO SOBREnvsbl-l337-v2NVSBL L337 V2

viernes, septiembre 24, 2010

Ya tiene fecha de salida el Cybook Horizon de Booken


cybook orizon Ya tiene fecha de salida el Cybook Horizon de Booken
Hace no mucho, Axel 
nos hablaba sobre el nuevo eReader que estaba gestando Bookeen, me refiero al Cybook Horizon. Este fabricante ya tiene un historial de lanzamientos de esta clase de gadgets que nos facilitan la vida a la hora de leer y organizar nuestros contenidos. Para refrescarte un poco la memoria repasaremos las características técnicas de este lector que pretende hacerse un hueco en el ya apretado mercado de eReaders.
El Cybook Horizon es un lector de libros digitales que tiene una pantalla multitáctil de 6” y se apoya en el confiable e-Paperpor lo que podríamos esperar una experiencia de lectura placentera sin mucho cansancio en los ojos. Este lector también se comunica con el mundo vía WiFi, por lo que podremos esperar bajarnos el contenido directo a la creación de Bokeen. En el apartado de almacenamiento, este eReader tiene 1 Gb de almacenamiento interno, pero puede ser expandible su capacidad de guardar tus libros mediante ranura SD. La verdad yo creo que esto en el apartado almacenamiento es un problema que los fabricantes deberían solucionar, yo creo que con 4 Gb podría ser suficiente por un tiempo y no creo que que esos 4 Gbde fábrica afecten mucho en el precio.
Con este lector podrás supuestamente navegar por cualquier sitio, o sea prometen no restringir el acceso a ni un sitio, pero habrá que ver si en la práctica lo pueden hacer. También prometen que incluirán 150 libros, probablemente de dominio público. Lastimosamente aún no hay fecha de salida en América pero en Europa si que podrás pre-ordenarlo a partir del 25 de septiembre.
La única parte mala de este lector es su precio. Lastimosamente este eReader costará nada más y nada menos que €299, es una lástima porque con la actual guerra de precios en este mercado, será difícil ser el favorito del público frente a los líderes como Amazon, Barnes & Noble y Kobo.

jueves, septiembre 23, 2010

Popubooks – Una forma de crear libros colaborativos

Popubooks es una plataforma sumamente original, que pretende ayudar a usuarios con inquietudes literarias, a crear de forma colaborativa, relatos o novelas de cualquier tipo.
La idea tras este proyecto, es que cualquier usuario pueda enviar o sugerir una idea sobre como continuar la historia, aunque en este caso, en vez de generar bifurcaciones en la misma, sólo existe una continuación posible para cada “parte”, que ha de ser sometida a votación entre la comunidad de usuarios.
De esta manera, cada historia seguirá con los fragmentos más votados por el resto, por lo que cada día aumentarán las páginas de los libros.
Para enviar nuestras ideas deberemos registrarnos, pero si simplemente queréis echarle un vistazo para curiosear los textos escritos, podéis hacerlo libremente desde su página principal. A ver qué os parece.
Por Javier Muñiz el 23/09/2010
Vía | Loogic

Las ventas de e-books se cuadruplicarán en 2015

Sin lugar a dudas, éste año será el de la consolidación de los libros electrónicos. Por lo menos eso es lo que aseguran numerosos estudios. El último informe señala que uno de cada ocho estadounidenses va a adquirir un libro electrónico en los próximos seis meses.
Según el último informe de Harris Interactive, que recoge Reuters, “a día de hoy, el 8 por ciento de los estadounidenses que tienen el hábito de lectura disponen de un libro electrónico”. Una cifra que se va a incrementar considerablemente en los próximos seis meses ya que el 12 por ciento de los lectores de Estados Unidos ya ha manifestado su intención de adquirir un e-book en ese período.
“Es inevitable que los hábitos de lectura de los ciudadanos cambien, y más si tenemos en cuenta factores como el incremento de las expectativas de venta y que cada vez hay un mayor número de dispositivos disponibles en el mercado”.

Es más, la tendencia es que, al final, los usuarios cuenten con “verdaderas bibliotecas digitales”. Aunque a día de hoy, los libros electrónicos sólo suponen el 3 por ciento de las ventas totales de libros (y que hay un sector de los “bibliófilos” que consideran mejor disponer de un libro en papel), las principales consultoras creen que esta cifra se cuadruplicará en 2015.
Y, los principales jugadores de la industria ya se están frotando las manos. Uno de los pioneros, Amazon, ya ha vendido cinco millones de dispositivos Kindle desde su lanzamiento en 2007.
Sony es otro de los grandes protagonistas quien, hace poco, presentó su estrategia para liderar este mercado, mientras que Apple ha incorporado a su iPad características típicas de un libro electrónico.
En definitiva, un mercado con grandes expectativas.

Autor: Bárbara Madariaga


miércoles, septiembre 22, 2010

“la única forma de convencer a la gente de que lea buenos libros es escribiéndolos” Nuria Amat


Roger Michelena
FBLibros
0424 1192089
@libreros

Libreros en SPOTWEB

El libro impreso está vivo y coleando Por Federico Erostarbe



O libros digitales versus libros impresos, enésimo round. A estas alturas es prácticamente es un clichédecir que el libro impreso está muerto, que sólo tiene un par de años de vida, pero lo siguen haciendo, aún personas como Nicholas Negroponte. Recientemente, esta profecía pareció haber sido demostrada por el hecho de que Amazon estávendiendo más e-books que libros de tapa dura, como les contamos hace unos meses.
Y claro que no es un dato menor, ¿pero es para tanto? A ver, Amazon dijo estar vendiendo 180 e-books por cada 100 libros en tapa dura. Sólo el 23% de los libros vendidos son de tapa dura y Amazon cuenta con un 19% del mercado, vendiendo en la primera mitad del año aproximadamente unos 15.6 millones de libros de tapa dura. Por lo tanto, habría vendido unos 22 millones de libros electrónicos, en lo que representa sólamente el 6% del mercado.

Aún utilizando los mismos datos de Amazon, podríamos decir que están vendiendo 334 libros de tapa blanda por cada 100hardcover o 434 libros impresos por cada 180 e-books, quienes pasarían a representar sólamente el 29.3% de las ventas de Amazon. Teniendo en cuenta el resto del mercado, en el que apenas se venden libros electrónicos, el número baja a sólamente el 6%.
Además, estamos viviendo un enorme hype (sobre todo en Estados Unidos) que seguramente no dure mucho. Recientemente, una escuela de Florida reemplazó todos los libros de texto de sus estudiantes por dispositivos Kindle, a pesar de que excelentes universidades como Princeton ya lo probaron, con efectos efectos bastante negativos, considerando el cambio poco recomendable.
Claro que las ventas de libros electrónicos continuarán aumentando, pero hay que detener esta manía de pretender que cualquier nueva tecnología debe terminar con otra. Y también hay que tener en cuenta que la industria del libro es muy distinta a la cinematográfica o a la discográfica, no hay un equivalente a la conversión de CDs a MP3s o el ripeo de un DVD a un XVID, es un formato diferente.

Como sucedió en el caso de “la muerte de la web”, parece haber un gran negocio detrás de la pretendida muerte de una tecnología, en este caso es Amazon vendiéndonos los libros digitales como la panacea, el fin de los anticuados y molestos libros impresos. Quizás muera algún día el libro, pero esto dependerá de muchos factores, no sólo de los antojos de una empresa (por más grande que sea) y no creo que pase en cinco años. Si el CD todavía está vivo (con sentencia de muerte a ser cumplida en cualquier momento, pero mientras tanto algunos CDs se siguen vendiendo), el libro tiene todavía mucho camino por delante.

sábado, septiembre 18, 2010

Sony muestra un prototipo de papel electronico delgado y flexible

sony2 - 1
Cada año 
Sony celebra una convención especial para todos sus distribuidores japoneses, y entre azafatas en minifalda, mucho sake, y un montón de “caray muchachos que buenos somos”, aprovechan para presentar los nuevos objetos de investigación de la casa, por aquello de enardecer a la tropa. Este año, en la convención de Shinagawa, la japonesa ha presentado un prototipo de papel electrónico flexible.
Se trata de un producto nuevo, al menos para los laboratorios de casa, y esperan introducirlo en los lectores de libros electrónicos dentro de poco. El prototipo se ha inyectado sobre una hoja de plástico flexible. Hasta ahora, el papel electrónico suele fabricarse a partir de un substrato de cristal, que resulta más pesado, frágil y fácil de romper, y además rígido.

Hkg3996796
Con una hoja de papel electrónico creada sobre una hoja de plástico, el lector de libros electrónicos se podrá enrollar sobre sí mismo sin que se rompa, aunque también se podrán hacer lectores planos rígidos mucho más delgados, y que no se romperán al caer al suelo como los actuales.
El papel presenta la información en blanco y negro, y tiene unas características muy similares a las de los paneles que se utilizan ahora tanto desde el punto de vista de la legibilidad como desde el de la rapidez en elrefresco de pantalla. Los especialistas en la materia esperan que la japonesa introduzca a este nuevo tipo de pantalla en sus lectores en un plazo no superior a dos años.

Los libros que dicen haber leído...

encuesta de 
SpreadtheWord revelo que el 65% de las personas han mentido sobre leer un libro que no han leído, 41% confesaron que han mirado la ultima pagina del libro para saber que es lo que sucede antes de terminar un libro y un 96% admitió que se queda despierto hasta tarde para terminar de leer un libro.
La lista :
  1. “1984″ por George Orwell (42%)
  2. “War and Peace” por Leo Tolstoy (31%)
  3. “Ulysses” por James Joyce (25%)La Biblia” (24%)
  4. “Madame Bovary” de Gustave Flaubert (16%)
  5. “A Brief History of Time” por Stephen Hawking (15%)
  6. “Midnight’s Children” por Salman Rushdie (14%)
  7. “In Remembrance of Things Past” por Marcel Proust (9%)
  8. “Dreams from My Father” por Barack Obama (6%)
  9. “The Selfish Gene” por Richard Dawkins (6%)
Estos son algunos títulos de libros en Inglés que las personas dijeron haber leído y no lo han hecho.

jueves, septiembre 16, 2010

Ausencias deja la noche @himiobsantome

Vivir en un país y particularmente en una ciudad convulsa como Caracas, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Si adoptamos un tono pesimista saltan a la vista los elementos negativos que pudieran mencionarse; si por el contrario, nos decantamos por aquellos que pudieran resultar positivos, habrán también otros elementos llenos de luz. Cuestión de opinión.
Dentro de aquellos elementos que pudieran ser positivos y reconociendo que estamos dejando por fuera muchísimas cosas, está la influencia del acontecer diario que termina infiltrándose en la literatura, particularmente en la narrativa, y más allá de ver esto como algo “positivo”, lo que pudiera es estar reflejando el nivel de compromiso que los escritores revelan en sus trabajos literarios con la sociedad, aunque lo que ofrezca el texto sea mera ficción.
No sorprende que en nuestra actualidad unos cuantos libros de reciente data, estén pletóricos del acontecer político-social que tanto dilema e incordio causa a tantos. De una manera más separada de esta realidad, están, por ejemplo, los libros El último fantasma de Eduardo Liendo y Cicatriz de Juan Carlos Sosa Azpúrua, en cuanto a ese retrato de lo que hoy día se vive en el país. Está presente, pero la distancia entre el mundo ficcional de ambos libros en comparación con lo real, con lo que nos está tocando vivir, es notable (recomendables los dos libros, por cierto); intuyo también –por algunas referencias– que dentro de esta categoría pudiera estar el libro Días de rojo de la periodista María Elena Lavaud, pero no lo he leído.
Caso contrario se presenta en los libros La distorsión de J. E. Chejín y Ausencias deja la noche de Gonzalo Himiob Santomé. En ambos libros es inevitable pensar en determinados momentos, si la novela no es lo que vivimos día a día, como hecho fáctico, y la realidad es lo que está inmerso en los textos, sobre todo enAusencias deja la noche, en donde las situaciones allí planteadas pueden enervar al más conspicuo partidario del gobierno, o al más fervoroso opositor.
La historia narrada por Himiob está repleta de situaciones y personajes, que a diario, se ven en los principales titulares de la prensa nacional. Están los que fueron elegidos en las urnas electorales para dirigir el país, así como los estudiantes, esa masa que en algún momento del tiempo estuvo dormida, cuyo despertar, está más que presente en la novela; también existen personajes que muestran sus más oscuras aberraciones en contraposición a otros que son intachables en todo proceder, que, sin embargo, por razones desconocidas –y aquí entra un elemento ficcional importante de la novela– cambiaron rotundamente de la noche a la mañana en perjuicio propio y de los demás.
Este cambio fue el que vivió Egbert Kauf, un reconocido jurista y profesor universitario, una eminencia en materia legal que“recibía ovaciones de pie y reconocimientos mundiales por la densidad y lucidez de su saber”. Un buen día, las fuerzas espirituales, los guardianes ancestrales del Guaraira Repano, decidieron hacerle una broma, una jugarreta tan propia como hacían los mitológicos dioses griegos con cuanto ser humano se les atravesaba: después de una pesada noche, sus conocimientos fueron bloqueados, llegando a vivir en la “tranquilidad de la ceguera”. 
En contraposición a ese repentino bloqueo de lucidez, está Carlos Paredes, un estudiante que representa el empuje de todo un colectivo que busca recuperar la justicia y la tranquilidad perdida. Mientras la masa enardecida de estudiantes quemaba en protesta los libros de Kauf, Carlos y un grupo de líderes estudiantiles, buscaban la manera de hacerle llegar un mensaje a todo el país infiltrándose en el Tribunal Supremo de Justicia: y lo lograron, pero esto desató el caos que tanto necesitaba el régimen totalitario para dar rienda suelta a las balas.
A través de Ausencias deja la noche vivimos la realidad de la novela como si fuera la que atestiguamos día a día. Los elementos de ficción, tanto de las situaciones como la de los personajes, rozan constantemente lo cotidiano. Allí están los políticos y los militares; están los estudiantes y las madres abnegadas que dan todo por sus hijos; están los delincuentes que se aprovechan del caos para seguir con sus fechorías y los policías que intentan hacer su trabajo; está ese elemento religioso que va desde José Gregorio Hernández hasta María Lionza, enmarcando el polifacético engranaje espiritual que recorre el país; y también hay muchas y lamentables muertes, pero luego hay vida.
Esta primera novela de Gonzalo Himiob Santomé, nos hace probar el trago amargo de la injusticia y del abuso de poder, pero lo más importante es que cierra con contundencia, con la esperanza como elemento fundamental para alcanzar un objetivo común en pro de la colectividad. La pequeña Sofía, hija del valiente Carlos y de Ana, viene a encarnar esa esperanza. Ella es vida hacia el final de la novela.

Dos palabras se me vinieron a la cabeza al finalizar la lectura: ojalá… amén.
Palabras de Jason Maldonado


sábado, septiembre 11, 2010

¿Qué lectura tiene la literatura en Internet? Por: Darío Rojo


Una energía diferente de la que impulsa al león y a la gacela de documental, hacen que el humano opine calmada o compulsivamente –sin siquiera manifestar el mínimo intento de evitar esa conducta–, sobre todo lo que lee o lo que ha sido escrito. Por esta razón, hay quien asigna el fervor o desprecio por un escritor a distintas causas: la conjunción de la primavera con un mísero velador, la imagen de una escritora en contienda con una pata de pollo, o los ecos de una aburrida musiquilla. Exagerado o no, hay cierto consenso en que la recepción por parte de un individuo de la literatura tiene infinidad de variables que van tejiendo la tensión entre el ideal individual de lo literario en estado puro y el poder de cada hecho que circunscribe el encuentro con la literatura.
Internet como sistema puede llegar a influir en la repercusión de un texto de manera que éste sea contemplado positivamente, e incluso, hacer invisible cuestiones que podrían llegar a merecer mayor consideración.

En cuanto al signo positivo, hay, por razones meramente cronológicas o por la proximidad con nuevas tecnologías, una leve aura de modernidad que se transfiere a sus textos nativos: los que han llegado a la red directamente de la musa. Para mucha gente, y sobre todo, para quienes el presente es un cifrado de constantes novedades, esta característica asegura una lectura preseleccionada por un tribunal que asegura que el futuro traerá grandes bendiciones.


Este hecho de alguna manera se relaciona con que en Internet es posible la constatación fehaciente del interés sobre esos textos. E incluso de una manera muy efectiva para el marketing que consiste en atenerse principalmente a la cantidad, sin complicados argumentos y sin la necesidad de estructuras mediadoras. Cada lector convertido en emperador romano o gritón de esquina, puede dar su opinión, allende las estadísticas que cualquiera puede consultar. Esta posibilidad de operar como una gran maquinaria de marketing en la que todas las preguntas son respondidas menos una –¿ese fan instantáneo pagaría por eso que le da tanta satisfacción gratis?– la hace funcionar como trampolín para otros sistemas, como por ejemplo el editorial. El internauta como masa y pueblo virtual que ha dado su voto para que aparezca la candidata en el mundo palpable: librerías, teatros, cines o televisión, y de allí regrese al pueblo virtual pero con dinero concreto. 

Pero no siempre se trata del efecto trampolín, a veces hay productos literarios que harán del entorno Internet su límite y lugar de permanencia. En algunos casos porque demuestran cierta incompatibilidad con otros sistemas, sea por una heterodoxia de componentes –conjuntos de digresiones de un blog, etcétera– o por una magnitud desmesurada. Por ejemplo, un proyecto de obras completas, tal el caso del sitio arquivopessoa.net que contiene cuanta letra haya dibujado el escritor portugués. Un caso como éste, en lo que respecta a repercusión, tiene todas las de perder. ¿Qué se hace en un medio gráfico con un sitio tan monstruoso? A menos que el azar de la noticia lo atraviese, poco puede hacerse. Se supone que la aparición de un libro ha sido producto de un proceso de selección natural, a diferencia de Internet, que acumula sin límite, y no importa, en este caso, si el sitio pertenece a una institución o a un adolescente estrafalario. 

En breve se liberarán los derechos de autor de Roberto Art. ¿Cómo se comportaría la recepción de ese caudal de obra, si en vez de unas lujosas ediciones encuadernadas en piel lo que hay que enfrentar es sólo un sitio como el de Fernando Pessoa? No creo que la diferencia dependa de la calidad de experiencia de lectura, porque respecto de ella, las ventajas y desventajas de cada una de las tecnologías está bien clara. Sillón para el libro, silla para la pantalla –aunque se está tratando de equiparar–, la magia onomástica de los distintos buscadores en la computadora, y el tacto, olfato y subrayado del papel, aunque esto último también se procura emular. No hay por qué elegir, pero si en Internet la forma libro-revista se ha quebrado, podemos pensar por qué hay sistemas –de crítica, de prensa– que necesitan de esos formatos clásicos para poder absorber el texto. 


Sitios equivalentes ya existen, y usualmente equiparados con productos de diferente naturaleza y calidad, hermanados sólo por tres dobles ve. Porque si bien en Internet generalmente importa quién habla, es más común que se genere una sensación de paridad por un aspecto muy simple y físico: la imposibilidad de alterar el formato respecto del sitio –no hay un monitor que cuando llega al sitio equis se vuelva redondo y mueva los botones de una manera sugestiva–. Y en cuanto diferenciación, aunque parece un mero detalle, el libro es emperador. 

Curiosamente siendo Internet casi un sinónimo de información, es evidente que el libro ofrece muchísima información aledaña al producto literario que ofrece. Y sobre todo cómo arroja esa información, con qué inmediatez. El ejemplo más bobo: una faja en un libro lo distingue en una mesa de novedades, y, según la causa de la faja, habrá otras instancias de diferenciación. Quizá las razones de que la faja virtual, o el elemento en pantalla destinado a ofrecer determinada información no obtenga tanta eficacia sólo tiene que ver con los tiempos de lectura en computadora; de todos modos la diferenciación se comporta de otro modo. Así como hay pequeñas dificultades técnicas que hacen que determinados productos de naturaleza mixta no accedan rápidamente al corpus de una tradición. Por ejemplo, con los reportajes televisivos, documentales, recitales en vivo o conferencias, hay que tener más que buena voluntad para integrarlos al concierto de la memoria escrita y la transcripción o la existencia de la crónica será sin duda un paso más que habrá que agregar para que esas palabras sueltas lleguen a la tecnología del libro. 

Pero esas son batallas menores comparadas con la milenaria religión que proclama que es más lindo comprar libros que leerlos, que Internet puede convertirnos de un plumazo en sobacos ilustrados, y que al haberlo leído todo, sólo nos resta destinar nuestros días a las repercusiones de los círculos de agua que se crean cuando un libro cae en un río. Un libro que nadie ha de leer, que quizás no importe leer. O sí.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails