martes, agosto 31, 2010

@feriadelibros

tumblr_l801odOpPB1qzhokmo1_500.jpg
I Festival del libro Infantil y Juvenil de El Hatillo, del 13 al 17 de Octubre 2010, Planta Baja Centro Comercial Paseo el Hatillo. "Por un Pueblo de Libros" Eventres invita a participar y formar parte de esta maravillosa idea! Informes: eventres006@gmail.com


Posted via email from libreros's posterous

Objetivos del Festival del Libro Infantil y Juvenil del Hatillo @feriadelibros

 

Sabemos que la lectura es algo personal, individual, pero también nos gustaría que se tuviese en cuenta como una actividad más de ocio que se puede hacer en equipo, como un juego, con los compañeros o padres, junto a otros que a los que les guste viajar por mundos fantásticos y recrearlos. 

Es por ello, que este Feestival del Libro Infantil y Juvenil  debe tener como principal objetivo el aportar un espacio específico, apropiado, donde los adultos encuentren información, ejemplos, recomendaciones y la oportunidad para aprender a conseguir instaurar el buen hábito de lectura desde las primeras etapas de crecimiento del niño. 


La Feria del Libro Infantil y Juvenil intenta  desarrollar sus actividades en torno a tres puntos básicos: 

  1. Entender la lectura como interpretación de la palabra escrita y construcción de su significado.
  2. Promocionar la lectura a través del diseño de acciones sucesivas y sistemáticas, de diversa naturaleza, encaminadas a despertar y fortalecer el interés por los materiales de lectura y su utilización cotidiana, no sólo como instrumentos informativos o educativos, sino como fuentes de entretenimiento y placer.
  3. Despertar el hábito a la lectura para que los niños recurran regularmente, y por propia voluntad, a los materiales de lectura como medio eficaz para satisfacer sus demandas cognoscitivas y de esparcimiento.
@feriadelibros


Roger Michelena
FBLibros
0424 1192089
@libreros

Posted via email from libreros's posterous

miércoles, agosto 25, 2010

escape lector

El paradigma de las librerías


Barnes & Noble, la cadena de librerías más popular en EEUU, anunció hace poco que había cosechado unas pérdidas de 62 millones de dólares, en su primer trimestre del año fiscal (en EEUU suele comenzar el ejercicio fiscal en mayo). Eso suponía pasar de los beneficios de 12 millones el año pasado a pérdidas este año. Muy mal pintaba entonces para Nook, el lector electrónico que esta cadena lanzó en navidades pasadas, es decir, su Kindle. Todos pensaron que era culpable de las pérdidas. Sí, pero no.
Veamos. Las ventas del Nook aumentaron la facturación de la librería un 21% en este trimestre que llegaron (en conjunto, digital y papel)  hasta los 1.396 millones de dólares. Lo cual es una estupenda noticia porque hasta ahora se pensaba que los lectores electrónicos y los e bookacabarían con las librerías, igual que se pensó que la televisión acabaría con el cine.
Y ahora vamos a las cifras desgranadas: las ventas en las librerías tradicionales de B&N han seguido en declive pues cayeron un 0,9%. Pero las ventas de la librería digital subieron un 42% si se mide este trimestre con el de 2009. En concreto la librería digital supuso unos ingresos de 142 millones de dólares. ¿De dónde vienen las pérdidas? Un teletipo de la agencia Efe afirmaba que provienen de las fuertes inversiones que hizo la compañía para lanzar y poner en marcha el Nook. Gran contradicción. Las ventas de las viejas viejas librerías languidecen porque los libros se acumulan en los almacenes. La estructura antigua de la empresa no puede resistir.
Pero las necesarias nuevas inversiones son las que dan esperanza a la compañía. El motor comercial de la empresa de libros es ahora el Nook y todo lo relacionado con él. Hace 9 meses este lector electrónico valía 259 dólares . Ahora, 199 dólares.
El paradigma de Barnes & Noble se puede aplicar a otros mundos de la comunicación. El desequilibrio se produce cuando el viejo mundo analógico se arruga más rápidamente de lo esperado, y la consolidación del nuevo mundo digital no sirve para compensar las pérdidas. Para pasar de uno a otro hay que hacer inversiones, las cuales producen pérdidas.
Esa es la clave del mundo en que vivimos.
Las empresas que se han lanzado al universo digital desde el principio no sufren ese gigantescoenigma. Amazon comenzó como librería on line y sigue creciendo de año en año. Los híbridos que han apostado al fin por el mundo digital se lamentan de no haber tomado antes su decisión.
En España, las editoriales y las librerías no se han lanzado con entusiasmo a comercializar los lectores electrónicos porque temen que la piratería arruine su negocio. Mientras más tarden en tomar la decisión, más profundo será su desequilibrio entre el viejo y el nuevo mundo, y más les costará remontar las pérdidas.

En realidad, lo que está sucediendo con los libros es lo mismo que sucedió con la física newtoniana y la nueva física. Muchas personas pensaron que solo era cuestión de fabricar microscopios más precisos para ver por fin la constitución básica de la materia: electrones dando vueltas alrededor de un núcleo como bolitas alrededor de un planeta. Pero llegaron Schödinger, Heisenberg y Bohr y demostraron que los átomos no eran lo que pensábamos. Eran paquetes de energía que vibraban y que se movían de forma incomprensible. Tardaron mucho en convencer a los viejos científicos. Y es que los viejos paradigmas solo mueren cuando la generación que los mantuvo se va al otro mundo.
Roger Michelena
FBLibros
0424 1192089
@libreros

sábado, agosto 21, 2010

La "muerte" del libro de papel llegará en cinco años


"Está ocurriendo. No pasará en 10 años, sino en cinco". Así de tajante se mostró Nicholas Negroponte -ex director del Laboratorio de Medios del Instituto de Tecnología de Massachusetts, cofundador de la revista Wired y uno de los mayores gurús de la tecnología- al definir en una reciente conferencia la expectativa de vida que les queda a los libros tradicionales.
En el evento Techonomy, Negroponte -cerebro tras el proyecto "Un laptop por niño"- se hizo eco de varios análisis provenientes de la industria editorial y las tiendas de ebooks, que hablan de la rápida penetración del libro digital. De hecho, al señalar que las  páginas de papel "morirán" en 2015 no se refiere a una extinción total del libro físico, sino que a un nuevo dominio del mercado literario por parte del formato digital creado para equipos como el Kindle.
Las cifras y el potencial de los libros digitales parecen darle la razón a Negroponte. Gracias a la rápida popularización del lector Kindle, comercializado por Amazon y del cual ya se han vendido lleva 3,3 millones de unidades, las ventas de libros electrónicos en la tienda fundada por Jeff Bezos ya superan a las ediciones de tapa dura: hoy se venden 143 ebooks por cada 100 obras en papel. El mismo fundador de la tienda estima que, a más tardar en un año, los libros digitales generarán más ventas en Amazon que los libros de bolsillo.

"La gente dirá 'no, no, no'. Por supuesto que a todos nos gustan nuestras librerías tradicionales", dijo Negroponte en la conferencia, agregando que pese a ello basta pensar en lo ocurrido en la industria musical y cinematográfica. Según el experto, en los años 80 las señales eran claras e indicaban que la tradicional física fotográfica iba a desaparecer. Esto pese a que compañías como Kodak eligieron negar la realidad de las cámaras digitales que se les venía encima. De hecho, según un estudio de la U. de Maryland (EE.UU.) sobre el caso de esta empresa, desaprovechar la  revolución en la fotografía digital le significó a Kodak reducir su fuerza de trabajo en 80%.
POTENCIAL EDUCATIVO

Incluso, dijo Negroponte, los ebooks tienen claras ventajas en el área educativa: uno de los equipos básicos promovidos por su fundación "Un laptop por un niño" puede albergar miles de libros digitales para entregárselos a los menores, algo impensable si se trata de libros, enciclopedias o textos de estudios de papel.   

Así, el desarrollo de los libros digitales se vuelve cada vez más auspicioso. Mientras un análisis de la consultora RR Bowker indica que Amazon y Barnes & Noble controlan este sector -con 61% y 20% de las ventas, respectivamente- el lanzamiento en abril del iPad de Apple está potenciando la experiencia de lectura digital de forma importante.

Una encuesta de la empresa Cooper Murphy indica que dos de cada cinco dueños de iPad usan el aparato como su plataforma favorita para leer libros. Además, 31% señaló que prefería este aparato para leer periódicos. Las mismas editoriales han notado una rápida expansión del formato digital. Es el caso de Penguin, que hace poco informó que las ventas de ebooks en EE.UU. ahora representan el 6% de las ventas a consumidores. Y la oferta crece día a día: Amazon ya ofrece más de 630.000 ebooks tradicionales y 1,8 millón de libros gratuitos y libres de derechos de autor.
John Makinson, director ejecutivo de Penguin, dijo al diario inglés The Guardian que es un converso de esta tecnología. Por eso su iPad suele estar cargado de obras clásicas y manuscritos de autores como John le Carré. Según el ejecutivo, esta tecnología ofrece la comodidad de evitar el equivalente a kilos y kilos de libros en el equipaje.
Para Makinson, la industria debe integrar necesariamente la innovación: "Apoyo la idea de que cada libro que ofrecemos para el iPad tenga una entrevista con video al autor. No sé si esto sea bueno o no, pero debe haber cultura de experimentación, algo que no es natural en las editoriales. Por ejemplo, nosotros editamos a muchos historiadores y a ellos les encanta la idea de usar tomas de documentales para ilustrar sus obras".
Ante este escenario, explica Makinson, el concepto mismo de libro está siendo redefinido. Un ejemplo es la edición para iPad del best seller "Los pilares de la Tierra", del escritor Ken Follett. El ebook no sólo incorpora la obra en sí, sino escenas de la adaptación para TV incluidas en el texto y material extra con la banda sonora de la serie y un diario en formato de video que sigue a Follett durante la filmación.
Por ahora la piratería de los libros digitales no se convierte en un problema de marca mayor y la industria ha sacado lecciones de experimentos, como la idea de lanzar un libro primero en formato físico y, tras varios meses, lanzar la edición digital. "Siempre creí que esa era muy mala idea. Si el consumidor quiere comprar un libro en formato digital ahora, debes permitir que lo tenga de inmediato", dice Makinson a The Guardian.
Un ejemplo claro de la fuerza que están adquiriendo los ebooks es la editorial estadounidense Dorchester. Tras una caída del 25% en la venta de libros en formato papel en el último año, se adoptó una solución radical: ofrecer su catálogo de novelas de fantasía y romance sólo en formato digital, mientras que las ediciones en papel se elaborarán a pedido.

jueves, agosto 19, 2010

Libros para leer en el baño

Primero, hay que decir que muchas personas que no leen normalmente en su vida diaria leen en el baño. Quienes tenemos la lectura como una actividad cotidiana también leemos allí, y mucho: nos quedamos sentados en el 'trono' hasta mucho después de terminar lo que fuimos a hacer. Para unos y otros la recomendación es tener siempre en el baño algo para leer.
Segundo, el material de lectura perfecto para el baño son las revistas. En el baño, si no median condiciones intestinales radicalmente nefastas, se ojea y se hojea, poco se lee, y las revistas son perfectas para eso. Si se va a leer, lo recomendable es seleccionar textos breves, porque la idea es que uno termine allí lo que allí empezó: una lectura completa, de principio a fin en una sola sentada, como recomendaba Cortázar (Julio, no Esteban). Pero los baños son cada vez más chicos, por lo cual las revistas pueden ser inapropiadas: se caen, se mojan, estorban. Van entonces unas recomendaciones para que lea en el baño cómodamente.

El arte de tirarse pedos, del gentilhombre Pierre-Thomas-Nicholas Hartaut. Como lo dice su título, un "ensayo físico-teórico y metódico" compuesto en el siglo XVII y reeditado hace poco. Una frase: "Para vivir largo tiempo con prosperidad es preciso procurar al culo ventosidad".
Diccionario de palabras que mueren, de Germán Ferro Medina. Colección de palabras en peligro de extinción que deberíamos seguir usando. Comprende la palabra, una definición y un ejemplo. Una frase: "Majadero: necio. Porfiado. 'Chino majadero' ".
Un dinosaurio en un dedal, de Nicolás Gómez Dávila, Franz Moreno y Millôr Fernandes. Más de 600 frases cortantes y con mucho humor de estos tres aforistas americanos, compiladas por Daniel Samper Pizano. Una frase: "La idea peligrosa no es la falsa sino la parcialmente correcta" (Nicolás Gómez Dávila). Otra: "La vejez está cerca de la muerte, pero no tanto como la adolescencia" (Franz Moreno). Y la última: "No hay peor ciego que el que ve te ve" (Millôr Fernandes).

Diccionario del diablo, de Ambrose Bierce. Este diccionario no solo redefine palabras, sino la manera de ver la vida. Pocas obras tan cínicas como esta. Una frase: "Caníbal: s. Gastrónomo de la vieja escuela, que conserva los gustos simples y la dieta natural de la época preporcina".
El evangelio según Hollywood, compilado por Hugo Chaparro Valderrama. Frases dichas por actores, productores, técnicos y directores en los años cuarenta y cincuenta sobre la ciudad de la fantasía y lo que allí pasaba. Una frase: "Todo el mundo debe creer en algo. Yo creo que quiero seguir bebiendo. Discúlpenme" (Groucho Marx). 
Aforismos, de Georg Christoph Lichtenberg. Frases ponzoñosas e inteligentes de uno de los más agudos aforistas de la historia. Una frase: "Nuestro mundo llegará a ser tan refinado que creer en Dios resultará tan ridículo como hoy en día creer en fantasmas" (lo dijo en 1742).
Boogie el aceitoso, de Roberto Fontanarrosa. Son doce libros sobre el mercenario inspirado en Harry el Sucio: escoja el que quiera. Lo mejor es tener varios a mano en el baño, en la cocina, en la mesa de noche, en el carro. Una frase: "¿Qué te importa? ¡Que se maten! Son fanáticos religiosos" (Libro 7).

¿Dónde leer en digital?





El ritual de un día de descanso en el sofá con un libro entre manos está empezando a cambiar de protagonista.
Aunque algunos se nieguen a abandonar la experiencia del libro de tinta y papel, del contacto con cada una de sus páginas y caras, es innegable el avance que los e-readers o lectores de libros electrónicos han tenido en el último año. Una prueba de ello: solo en navidad de 2009 la tienda del lector Kindle en Amazon vendió más libros electrónicos que títulos impresos. El mercado está en crecimiento y fue el advenimiento del pionero Kindle lo que estimuló la llegada de otros dispositivos que batallan por ganar su participación. Para nosotros, los hispanohablantes, aparece la barrera del idioma ya que, por ahora, la mayoría de e-readers ofrece un porcentaje bajo de libros en español. Sin embargo, en nuestro país más de un tecnofascinado se hizo dueño de uno de estos juguetitos electrónicos. Aquí algunos de los más populares.


 
Kindle
Amazon.com, sitio de compras en línea, popularizó este dispositivo a finales de 2007 junto con la tienda virtual en la que se puede acceder a más de 500 mil libros electrónicos. Hasta ahora existen cinco modelos que se han ido lanzando como parte de la evolución y cuenta con una pantalla de tinta electrónica (E Ink) cuyo principal beneficio es la posibilidad de mostrar las letras tal como se verían impresas en papel. La pantalla es antirreflejos, ideal para exteriores, pero no tiene retroiluminación y solo trabaja en colores blanco y negro. El control del equipo se da a través del teclado ya que hasta ahora no incluye pantalla táctil y puede almacenar hasta 3.500 libros electrónicos. Los libros se pueden descargar en menos de un minuto pero el acceso está restringido a los contenidos de la tienda Kindle o archivos PDF que no estén protegidos y además, no se los puede compartir con otros usuarios.
El tamaño de las tipografías es ajustable y su conectividad puede ser vía Wifi o 3G.
Incluye la función 'texto a voz' que lee en voz alta los documentos.




Nook 
No podía ser de otra manera. La cadena de libros norteamericana Barnes. Noble no podía quedarse atrás y en octubre de 2009 lanzó su Nook. Este e-reader tiene una pantalla de seis pulgadas, también de tinta electrónica y tipografías ajustables, pero además incluye una segunda LCD táctil que ayuda a la navegación para trabajar como teclado y además elegir las portadas de los libros mostrándolas a colores. Nook sí comparte. Primero porque permite enviar o “prestar” –durante 14 días– cualquier libro a nuestros amigos. Cuando se vence el plazo, el libro se devuelve digitalmente. Y segundo, no se restringe a la lectura de libros de su tienda o PDF no protegidos, sino que también es compatible con los libros de EPUB.com, sitio donde también se pueden conseguir algunos títulos –sobre todo en inglés–. Adicionalmente, soporta archivos MP3, y algunos formatos de imágenes.


Ipad 
Además de leer libros, periódicos y revistas, cuenta con aplicaciones para correo electrónico, navegación, juegos, música y otros. Pero dado que la tecnología del E Ink (tinta electrónica) afecta a la velocidad de las otras aplicaciones, este lector viene con una pantalla LCD táctil de 9.7 pulgadas. El texto no es tan nítido como en los anteriores pero tampoco llega a afectar a la visión ya que permite agrandar la tipografía a nuestra conveniencia. Como desventaja, su pantalla LCD no será apropiada en exteriores por los reflejos que se producen, pero es perfecta para leer en la noche. Con iPad hay más opciones de descarga porque cuenta con su propia tienda de libros iBooks (50 mil títulos) y además existen aplicaciones especiales de las tiendas de Kindle y Nook. Así accedemos a mayor cantidad de ejemplares que podemos llevar hasta el iPhone o iPod touch y leer desde allí. Otro de los puntos fuertes es la semejanza al libro físico en la experiencia del cambio de página ya que con un movimiento de dedos podemos ver –virtualmente– cómo ésta se mueve. Es una visualización distinta al E Ink que tan solo cambia sus páginas con disolvencia o fundido a negro. Tiene conectividad 3G o Wifi.




Sony Reader
Aunque con menos popularidad que el Kindle, el lector de la japonesa se lanzó en el año 2006. Su modelo más reciente tiene una pantalla táctil con efecto realista en el cambio de página –similar al iPad–. Su formato es muy parecido al Nook, de Barnes. Noble y también cuenta con la opción de ajustar tipografías. A diferencia de otros lectores, a este se le pueden insertar tarjetas de memoria y remover las baterías sin tener que enviarlo de vuelta a fábrica en caso de avería. Daily Edition es el nombre del modelo más grande (foto) que da una experiencia semejante a la del libro físico, revista o periódico. Pocket Edition es el modelo de cinco pulgadas con una personalidad más portátil pero con una capacidad limitada de 520 Mb.




Tecnovedades
La competencia del ratón
A pocos meses de lanzar su Magic Mouse, un ratón de control multitáctil, Apple ha presentado un Magic Trackpad. El objetivo de la empresa es que cualquier usuario pueda acceder a la tecnología multitáctil, característica de sus computadoras portátiles. Funciona por Bluetooth y se maneja a través de varios gestos para desplazarnos de arriba hacia abajo, de izquierda a derecha, hacer zoom, rotaciones y reconocimiento de gestos con hasta tres y cuatro dedos. Son gestos fáciles de memorizar y que agilitan el trabajo en nuestro ordenador. El Magic Trackpad está hecho de vidrio, funciona como un solo botón, viene con seis baterías y Apple además ha sacado un dispositivo para cargarlas.

Autocad 2011
La empresa Nexys presentó recientemente la familia AutoCAD 2011, los programas con tecnología para diseño, ingeniería y entretenimiento 2D y 3D. Con esta actualización de los programas se permite al usuario, no solo visualizar y simular los diseños, sino también experimentar antes de darles vida. Esto ahorra tiempo y dinero y mejora la calidad ya que se promueve la innovación. Entre los integrantes de esta familia están AutoCADD Arquitectura, MEP (diseño de mecánica, electricidad y saneamiento), Mecánica, Electricidad, Mapas 3D, Civil 3D, entre otros.




Segundo volante
Existen muchos autos que vienen con la opción manos libres incorporada a sus sistemas pero también hay varios fabricantes que ofrecen dispositivos que ayudan a cumplir la función. Un equipo curioso es el Seecode Wheel V que se coloca en el volante del auto para cumplir las funciones de manos libres y poder utilizar el celular. Los grandes beneficios son que este aparato ayuda a mantener la mirada en la calle y las manos en el volante. Incluye una superficie OLED para acceder a información como el nombre de quién llama o los números entrantes. Se conecta por Bluetooth, no tiene control por voz pero se maneja a través de sus botones físicos que son bastante amigables para el usuario.


 
Nueva familia de RIM
Desde principios de año se escuchaban rumores de un dispositivo de Research In Motion con teclado deslizante y por fin ha llegado la nueva familia: Blackberry Torch. Este teléfono móvil incluirá pantalla táctil y un teclado físico deslizante que se abre en forma horizontal. Será un terminal de gama media-alta con una pantalla de 3.2 pulgadas con resolución de 480x360 píxeles. Para el manejo de menús, el Torch consevar su trackpad óptico y sus demás características incluyen una cámara de cinco megapíxeles con flash y auto enfoque que permite grabar video, conectividad Bluetooth, Wifi y 3G. Además, el sistema operativo Blackberry OS 6 –anunciado en abril– se estrenará en este nuevo equipo




Por: Monse Arosemena
  Roger Michelena
FBLibros
0424 1192089
@libreros

lunes, agosto 16, 2010

5 razones por las que los ebooks son atractivos


Un experto columnista del New York Times nos narra su experiencia con los libros electrónicos y comenta varios puntos a favor de éstos.

Recientemente comencé a comprar eBooks para la aplicación Kindle de mi iPad.

 A pesar de que los libros de papel siguen encantándome, comencé a encontrar los electrónicos muy atractivos. 
Acá les dejo 5 razones por las que deberían atreverse a probar con estos nuevos formatos digitales.

1. Compartir y resalta nuestras citas favoritas
Resaltar citas y pasajes que nos hayas conquistado o que simplemente queramos recordar, y ubicarlas después con la facilidad de tocar la pantalla; además la aplicación te permite también compartirlas a través de redes sociales. Amazon Kindle cuenta con una interesante página que contiene los pasajes más destacados de la historia.

Debo comentar que una cosa que extraño de los libros de papel es toque personal que puedes imprimir en ellos, por ejemplo cuando un amigo te presta o regala un libro con anotaciones hechas a mano, en comparación con lo impersonal de las “highlighst” digitales. Pero quizá los ebooks evolucionen al grado de emular tu letra…



2. Notas 
La posibilidad de crear archivos y anotaciones que puedes localizar posteriormente con facilidad, es un plus de los libros electrónicos. En vez de escribir con letra pequeña en los márgenes o pegar pequeñas notas que corren el riesgo de perderse en cualquier momento, puedes escribir una nota digital que rápidamente localizarás con un solo toque de tu dedo.

3. Encontrar palabras
Recientemente adquirí algunos libros de poesía, como todos sabemos, este género literario se presta mucho para el uso de palabras rimbombantes. Por ello, una de las funciones que más disfruto al leer ebooks es tocar con la yema del dedo una palabra de la que no conozco su significado y obtener su definición desplegada en la pantalla. ¡Algo muy funcional que realmente se agradece!

4. Comparte citas favoritas en Face y Twitter 
Esta función fue lanzada recientemente en la versión 2.5 de Kindle, a finales de Abril.

5. Búsquedas
Con los libros electrónicos es más fácil buscar palabras o temas específicos a través del texto en cuestión, lo que potencia tu experiencia de lectura.

La mayoría de estas funciones son sólo una pequeña muestra de las posibilidades de conocimiento y experiencias digitales que no pueden brindar los eBooks. Estas posibilidades multimedia deben ser desarrolladas más por las casas editoras que por las compañías que manufacturan este tipo de gadgets. Por lo mientras puedes enviarnos un comentario sobre tu experiencia con eBooks, o decirnos por qué sigues prefiriendo los libros de papel.

http://www.estilohoy.com/notas/93590-5-razones-por-las-que-los-ebooks-son-atractivos-

Posted via email from libreros's posterous

lunes, agosto 09, 2010

Las librerías ante el destino de los videoclubs y las tiendas de discos

Kindle para iPad
¿Van a empezar las librerías a vislumbrar un futuro similar al de las tiendas de discos y los videoclubs, un proceso de extinción vertiginoso conforme sus clientes van adoptando la versión digital de sus productos? Creo que, como casi todos, pensaba en una revolución silenciosa, en una migración de los hábitos de la gente mucho más pausada, casi daba por hecho que mi generación permanecería en el libro físico de forma mayoritaria.
Eran también las cuentas de Barnes & Noble, al que la ascensión del libro electrónico le ha llevado a la tesitura de tener que buscar una solución de calado, ponerse a la venta tal como explica WSJ. El exponencial crecimiento del mercado digital en su sector y el dominio de Amazon en él, han impactado en las cuentas de Barnes & Noble hasta el punto de tener que plantearse que ya no pueden ser la empresa que eran. Y eso a pesar de haber desarrollado una estrategia bastante interesante en el libro electrónico con Nook.

Roger Michelena
FBLibros
0424 1192089
@libreros

Olores en la biblioteca Por Javier E. Núñez



Hay bibliotecas caóticas: la mía es una de esas. Los libros parecen dispuestos al azar o respetando leyes ilógicas como el orden cronológico de su compra o el momento en que fueron rescatados de esos rincones de la casa donde los suelo abandonar. Existe, sin embargo, un orden secreto que nunca antes confesé. Están acomodados, si me permiten la expresión, odoríficamente.

Es simple. En algún momento de mi vida empecé a percibir olores en los libros. No el olor habitual y uniforme de un libro nuevo sino otros, variados, subjetivos y complejos. Lo noté con Obra completa de José Pedroni, una edición de 1969 de la editorial de la Biblioteca Vigil. Durante el primer embarazo de mi mujer leí una poesía cuyos versos iniciales decían así: "Haz con tus propias manos/ la cuna de tu hijo./ Que tu mujer te vea/ cortar el paraíso."

Un par de días después volví por el mismo libro. Percibí un olor extraño, atípico, que se hacía más fuerte en el estante del volumen de Pedroni. Abrirlo fue asomarme a un bosque insospechado. Olía a madera fresca, recién cortada; el perfume que escapa del tajo que deja un hachazo en un árbol erguido.

Por un instante creí que esta rara cualidad se restringía al libro de Pedroni. Pronto comprobé que estaba equivocado: cada uno tenía su olor, uno que acaso había estado siempre y se había hecho evidente en ese momento o, quizás, uno nuevo que se le había impregnado en ese momento por algún fenómeno inexplicable. Sólo más tarde, con el paso del tiempo y un examen profundo de cada libro, entendí que los olores se vinculaban a un recuerdo o impresión que me había dejado ese libro. Ese prodigio no era intrínseco de los libros, sino producto de mi percepción. Los reordené a todos. Hasta entonces había mantenido una clasificación rigurosa: autores argentinos en los dos estantes de arriba; latinoamericanos en el siguiente; poesía en el primero de la izquierda. Los libros de cuentos ocupaban tres estantes: los dos primeros ordenados alfabéticamente por autor, el último con antologías temáticas. Etcétera. Cada cual tendrá su forma de ordenarlos; muchos, alguna como ésta.


Pero a partir de ese día tuve que inventar una nueva clasificación. Una más arbitraria, confusa, insondable para los amigos o visitas que tratan de llevarse algo prestado: ordené mis libros por olores. Así, un libro de Paul Auster puede acabar junto a uno de Borges porque ambos comparten cierto olor a musgo, tierra húmeda y a piedra, como de interior de laberinto, y otro del mismo autor ocupar el extremo opuesto de la biblioteca. La noche del oráculo, por ejemplo: está en el rincón de abajo, junto a libros con olores a escritorio lustrado, goma, papel y tinta. Como una gran paleta de colores, mi biblioteca tiene familias de aromas, intensidades y gradación. Hay secciones de río, sauce, barro o pescado; de asado y pasto fresco; de pólvora y sangre; de mate y fogón.

Es, ciertamente, una categorización compleja. Hay libros que tienen más de una serie de olores "esto es muy común en los libros de cuentos o de poesía", pero siempre hay un conjunto en particular que es más perceptible que los demás. Hay un libro de Cortázar, por ejemplo, con olor a arroz con leche, ceritas y caracoles pero también a humedad, a telaraña y sudor. Lo ubiqué en la categoría de la última gama, porque era la más fuerte de las dos. Es complejo y a la vez simple. Describirlo, explicarlo, es una empresa inútil. Pero basta con ir a mi biblioteca, cerrar los ojos y dejar que los aromas me guíen para que cada cosa cuadre en su lugar.


No voy a negar que este método presenta algunos inconvenientes. Buscar un libro específico lleva algo más de tiempo. Cuando viene mi hermano, por ejemplo, y me pregunta a los gritos si tengo algo de Bradbury mientras preparo el mate en la cocina: "Hay uno entre los que tienen olor a plástico, hierro y lavanda. Ojo, no te confundas con los que huelen a óxido y tierra seca, nada que ver".

De más está decir que no lo encuentra: tengo que ir yo, acariciar cada lomo con la yema de los dedos mientras distingo los olores, hasta llegar a la sección buscada. Es mucho más fácil, en cambio, buscar libros que abandoné por la mitad -son los que tienen olor rancio, como a yerba de ayer- o los que todavía no leí. Esos están arriba de todo porque "todavía" no poseen ningún olor que los clasifique.

Pero existe una ventaja. Los libros que leo en el momento nunca están en la biblioteca, sino a mano. A la biblioteca me lleva la relectura. Es raro que busque un libro para revisar alguna cita: para eso está San Google. Puede que recuerde un cuento o un libro por un suceso particular y decida releerlo. Pero, en general, la visita a la biblioteca obedece a un estado de ánimo repentino, a la necesidad imperiosa de leer cualquier cosa, al insomnio, al aburrimiento, a las ganas de ir al baño. Y entonces, con esa sensación incierta, nunca sé qué elegir. Ahora, con esta clasificación que puede parecer absurda, el tema es mucho más simple: cierro los ojos y huelo. Siempre hay un aroma que tienta, que seduce. Ese es el indicado.


Por eso mantengo este caos aparente. Sé que no soy el único. A veces, cuando pido un libro prestado, no me sorprende ver a alguien cerrar los ojos frente a su biblioteca para encontrarlo. Nunca pregunto a qué huele: prefiero descubrirlo. Pero, secretamente, nos reconocemos como miembros de una misma legión.

Ahora, ustedes también lo saben. Y puede que la próxima vez que visiten a un amigo no se sorprendan al ver cómo encuentra, en una pila anárquica de libros, la novela que le prestaron. Incluso puede ser que al recibirla la abran, se lleven las hojas a la nariz y los sacuda un olor familiar e inconfundible, como si siempre hubiese estado ahí. Después solo será mirarse el uno al otro, y compartir en silencio esa complicidad.

Roger Michelena
FBLibros
0424 1192089
@libreros



Posted via email from libreros's posterous

miércoles, agosto 04, 2010

Leer es sexy según @jorgeletralia



Una encuesta realizada en Gran Bretaña e Irlanda para la marca World Book Day (que impulsa actividades para el Día del Libro en aquellos bretones lares) determinó que al menos dos tercios de los lectores mienten sobre los libros que han leído. Dicho de otro modo: la gente alardea de haber leído libros que en su vida han ojeado siquiera. El libro preferido por estos embusteros culturales es 1984, de George Orwell. Le siguen La guerra y la paz, de León Tolstoi; Ulises, de James Joyce, y Una breve historia del tiempo, de Stephen Hawking, entre otros.
Pero lo interesante no es que se mienta sobre lo que se lee, sino las razones por las cuales la gente lo hace:

Los resultados dan una idea de hasta dónde pueden llegar las personas para lucir inteligentes y cultos, según acota Jonathan Douglas, director del National Literacy Trust, quien concluyó que todo se reduce al sexo.
“Nuestro estudio sugiere que la razón por la que la gente miente sobre esto es para lucir sexualmente más atractivo”, dijo. “A las personas les gusta ser vistos como lectores. Esto los hace lucir bien”.
“Dicen estar preparados para mentir sobre sus lecturas con el objetivo de impresionar a otras personas, especialmente cuando éstas son potenciales parejas”. Quienes mienten sobre sus lecturas lo hacen bajo la presunción de que el objeto de sus desvelos tampoco ha leído el libro, agregó.
Douglas previene, sin embargo, sobre el alto riesgo que conlleva esta estrategia: “Si la persona con la que sales aparece de pronto con alguna oscura cita de Proust, estarás en un problema”.
Bien, ya lo dijo House: People lies. Así que nada nuevo bajo el sol. Me pregunto qué será peor: que le mientan a uno sobre supuestas lecturas o que se vayan en plan sinceridad y estropeen la velada mencionando a Coelho.
Por cierto, ¿quiénes de ustedes admitirían haber mentido sobre los libros que supuestamente han leído, como estrategia de flirteo?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails