Un escritor pare una novela. Su agente literario la vende a un editorial. El editor apuesta por el libro. Su distribuidor la coloca en las librerías; y el lector la compra. Esta cadena de valor data de mucho antes del siglo XIX.

Publicar un comentario

Entradas populares