domingo, mayo 02, 2010

"El mundo digital no se opone necesariamente al mundo del papel"

 Santillana es uno de los grupos editoriales más relevantes de habla hispana (abarca sellos como Aguilar, Taurus y Alfaguara). En la Feria del Libro, LA GACETA Literaria entrevistó a Augusto Di Marco (foto), gerente general en la Argentina y el Area Sur de ese grupo editorial.
- Una de las primeras actividades de la Feria del Libro fue un seminario para editores al que se invitó a los representantes de las empresas de hardware e Internet. ¿Les genera temor enfrentarse con las cifras y los avances del mundo tecnológico?
- Siempre lo novedoso genera miedo, resistencias. La editorial es una industria que, sin grandes cambios, tiene cinco siglos: un libro, desde Gutenberg y hasta hoy, es esencialmente lo mismo. Esa continuidad hizo que nuestra industria se aferrara a sus usos y costumbres. No obstante, hoy tenemos presente lo que pasó con otras industrias -el ejemplo de las discográficas está muy fresco- y eso nos obliga a estar en alerta y predispuestos a aprender. 
- Algunos analistas opinan que la irrupción de la iPad puede constituir un punto de inflexión en la forma de leer. ¿Cree que es así? 
- No creo que la iPad, en forma aislada, pueda generar una transformación radical. Pero sí es posible que lo logren todos los nuevos soportes juntos. Pienso que el celular, por ejemplo, puede provocar más cambios que la iPad. Los adultos usamos reloj y cámaras de fotos; los chicos no porque tienen su celular para llenar esas funciones. Cuando el celular llegue a un punto de convergencia puede provocar un profundo y generalizado cambio de hábitos. Pienso que un dispositivo más grande que el celular convencional pero más chico que la iPad, uno que se pueda llevar a todos lados y que sea práctico para comunicarse y leer, puede ser revolucionario. 

  
- ¿Cómo se prepara Santillana?
- Tenemos presencia global: estamos en todos los países que hablan español. España está liderando la creación de nuevas plataformas para vender libros en soporte digital. Pero lo hace a través de los libreros, sin cambiar la cadena de comercialización. Si eso funciona bien, seguramente en toda América vamos a reproducir ese sistema. Lo que ya estamos haciendo aquí es poniendo los contenidos y los contratos en condiciones. 

 
- Las estadísticas de la Cámara Argentina del Libro marcan que la cantidad de libros impresos en nuestro país cayó en 2009 casi un 10% (de 82 millones a 75 millones). ¿Cómo les fue a ustedes? 

- Editorial Santillana tuvo su mejor año histórico a nivel global. En la Argentina nos fue muy bien, a pesar de que fue un año que empezó con los coletazos de la crisis global. Los que vienen son muchos años de transición. Hace mucho que estoy en esto y que escucho hablar de la muerte del libro. Y cada vez estoy más seguro de que eso no va a suceder. Lo que sí habrá es una coexistencia de libros digitales y libros impresos. Pero el mundo digital no se opone necesariamente al mundo del papel. Desde Internet, a través de medios digitales, de redes sociales por ejemplo, se promueven con notable efectividad las ofertas editoriales tradicionales y las ventas de libros papel. 

  
- ¿Piensa que la digitalización impactará fundamentalmente en los libros escolares? 
- En los libros de texto, a la agenda la están marcando, en buena medida, las decisiones de los gobiernos, tanto nacionales como provinciales, mediante programas como los de distribución de computadoras portátiles. Muchas veces son decisiones apresuradas que buscan el impacto político y que descuidan los contenidos que deben acompañar este tipo de innovaciones.  

© LA GACETA

Posted via email from libreros's posterous
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails