Si se obliga a leer, la lectura se vuelve desilusión

Coincido con Quevedo y Gabriel García Márquez en que "El hábito de la lectura se adquiere muy joven o no se adquiere nunca", y que lo más probable es que se obtenga por contagio.

"Ahí donde se impone la mano dura y obliga a leer, la lectura se vuelve desilusión".

"Muchos de los procedimientos que se siguen actualmente en la escuela básica, están peleados y reñidos con el placer, lo que ocasiona que los niños salgan huyendo de la lectura".

-------------------
"… si se desea que los niños se aficionen a la lectura, “hay que tener cuidado durante el proceso de iniciación y brindarles siempre algo digno de sus expectativas, su sensibilidad y su inteligencia”.

"…si se toma en cuenta las necesidades específicas de lectura de los infantes, nunca se tendrá que obligar a leer nada, pues ellos mismos buscarán el disfrute cuando sean mayores… el error de la educación inicial es querer que los niños comiencen con libros clásicos como El Quijote ya que la lectura tendría que iniciar con algo más fácil y simple de digerir."

"Los mejores libros para los niños son las lecturas entretenidas y divertidas”.

"…hay dos tipos de lectura que se deben distinguir: una es la escolarizada, aquella que se vincula al aprendizaje de distintas áreas o disciplinas; y otra muy diferente, es la lectura autónoma, la libre, sin imposiciones, a la que también la escuela debería darle un espacio, esto es, donde la lectura no esté sometida a la calificación, ni a la posibilidad de que alguien repruebe."

"Muchos de los procedimientos que se siguen actualmente en la escuela básica, están peleados y reñidos con el placer, lo que ocasiona que los niños salgan huyendo de la lectura".

"Si somos malos lectores preparatorianos y universitarios, es porque leemos lo que es necesario para pasar las materias y sacar la carrera, pero fuera de eso ya no se toman los libros como sería lo ideal; para que los disfruten".

"El propósito en las escuelas, sería evitar que los libros acaben siendo considerados como aburridos, por lo que se debe combatir el tedio y el fastidio dándoles a los nuevos lectores obras que sean atractivas de acuerdo con sus intereses.

En contra de creer que la lectura no es asunto de implantar marcas mundiales, sino de gozar, de disfrutar, de hallar placer y contento en lo que se lee, coincidió con Francisco de Quevedo y Gabriel García Márquez en que

"El hábito de la lectura se adquiere muy joven o no se adquiere nunca, y que los más probable es que se obtenga por contagio, como sucede también con la música, la pintura y la danza".

"Ahí donde se impone la mano dura y obliga a leer, la lectura se vuelve desilusión".

Estas palabras son del poeta, ensayista, crítico literario y editor, Juan Domingo Argüelles.
------------------
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar de Roger Michelena

Posted via email from libreros's posterous

Publicar un comentario

Entradas populares