jueves, octubre 29, 2009

¿De dónde descargo libros electrónicos? JAVIER PENALVA


Vale, ya tenemos decidido que necesitamos un lector y nos hemos encariñado de uno de los modelos que os proponemos. La pregunta del millón es: ¿de dónde me descargo libros electrónicos?¿Dónde puedo conseguir contenidos, ya sean gratuitos o de pago?

Nos toca pues meternos en faena y proponeros algunos de los más destacados lugares de la reddonde conseguir esos libros electrónicos. Eso sí, haz de la paciencia tu mejor compañero en esa búsqueda.

Foros, el reducto de los early adopters

En la actualidad, buscar libros electrónicos para alimentar nuestro lector recién adquirido se ha convertido en una tarea ardua donde las haya. Así que los foros y páginas independientes son en estos momentos de las mejores opciones para encontrar el libro que buscamos.

En ellos encontraremos principalmente obras libres y gratuitas que podemos descargar sin problemas, abundando los manuales, obras con licencias que permiten su distribución sin limitaciones, obras de ciencia ficción y fantasía y por supuesto, manuales de autoayuda.

También los manuales y tutoriales técnicos son carne de lector electrónico y en ese caso, enWikilibros tenemos un punto de partida muy completo. En Mobipocket también hay una buena selección de contenido, eso sí, la mayoría de pago.

Contenidos libres disponibles a un clic de ratón

A pesar de que cuando hablamos de libros en formato electrónico muchos usuarios tienden a pensar en contenidos protegidos con DRM o que debemos comprar, el mayor contenido que podemos encontrar en la red en formato válido para nuestro nuevo lector es libre.

mio-cid.jpg

Y ahí sí que disponemos de mucho donde elegir, empezando por el Proyecto Gutemberg o esa fuente de libros que supone el buscador Google o más concretamente Google Books.

Luego también podemos optar por buscar las versiones electrónicas de publicaciones que sus autores ponen a nuestra disposición. Un buen ejemplo es Copia este libro.

Ya muchas de las librerías y editoriales van colocando en la web sus ediciones digitales. No son muchas ni aglutinan demasiados títulos todavía, pero ahí están.

Lo peor es que debemos ir navegando de una a otra en busca de un libro en concreto, así que os avisamos de que hay que armarse de paciencia.

Entre las librerías más destacadas nos encontramos con lacatalana Edi, Luarna o la Casa del Libro.

Luego ya tenemos por supuesto las grandes librerías deEEUU, como Amazon o Barnes&Nobles, a las que daremos uso si tenemos uno de sus lectores propios y además, en la mayoría de los casos, nos encontramos en EEUU.

Y no podemos dejar de pasar por la librería Cervantes, la de todos.

VIA:XATACA

martes, octubre 27, 2009

Selección de libros electrónicos avanzados...JAVIER PENALVA


hello-05_v230190821_.jpg

Aunque cualquiera de los primeros libros electrónicos que vimos en nuestra selección de modelos de menos de 300 euros podría valer a la inmensa mayoría de consumidores que se acercan a este nuevo mundo, hay usuarios que por trabajo, estudios o preferencias personales, necesitan un equipo más completo.

Pantallas más grandes, conectividad o pantallas táctiles son las mejoras que podremos ver en estaselección de lectores de libros electrónicos avanzados. Y en algunos casos, más caros.

iLiad de iRex, de los más completos y caros

De los lectores avanzados que podemos comprar directamente en España, iRex tiene un par de modelos interesantes. El que nosotros vamos a recomendar es de los más completos.

El iLiad Segunda Edición es un lector de libros electrónicos con pantalla de 8.1 pulgadas y resolución de 768×1024 píxeles, con 16 niveles de gris y dispositivo Wacom para la entrada de datos en la misma.

iliadbe_front.jpg

El procesador es un Intel Xcale a 400 Mhz y viene con 64 MB de RAM. La memoria interna se sitúa en los 128 MB útiles para el usuario y ranura para tarjetas CF, nada de microSD.

holdsvolumes_small.jpg

Además de su pantalla táctil, el iLiad destaca por la conectividad WiFi que ofrece, lo que nos deja conectarnos a tiendas online donde adquirir libros o descargar contenido de la red.

Los puntos negros de sus especificaciones los encontramos pronto. Para empezar su precio es de 600 euros, la conectividad es Wifi y no 3G, con lo que perdemos funcionalidad, y no hay rastro del formato EPUB entre los soportados. Sí están Mobipocket y PDF, pero poco más relacionados con el libro electrónico.

Para rematar, su peso es de casi medio kilogramo y la autonomía de 12 horas lo acerca más a un gadget clásico que a un lector de libros electrónicos.

Kindle DX, pantalla grande para grandes libros

No podía faltar en una selección de lectores avanzados el Amazon Kindle. No es perfecto ni mucho menos, ignora el formato EPUB y opta por su solución cerrada, pero es de lo único que podemos encontrar en su categoría.

Como lector avanzado hemos escogido el modelo Kindle DX, que todavía no llega a España de forma oficial. Nos gusta su diseño, lo delgado que es y la pantalla extragrande de prácticamente 10 pulgadas que lo hace muy válido para lecturas de documentos técnicos, periódicos o publicaciones que no sean exclusivamente literatura comercial. Esa pantalla presenta 16 niveles de gris, lo que facilita la visualización de gráficos y fotografías.

hero-top-right-05_v244132736_.jpg

El Amazon Kindle DX se muestra especialmente eficaz con archivos PDF, por lo que es una opción recomendada para manuales, estudios y demás documentación de trabajo o estudio que se edita en ese formato.

Este modelo también lleva conectividad 3G para acceder a la tienda online, sitios de periódicos o lecturas de Internet. Incorpora también función de texto a voz. Su precio es de casi 500 dólares.

Nook y el modelo que está por llegar de Plastic Logic

Con el reciente modelo Nook de Barnes&Noble y el futuro QUE de Plastic Logic comprobamos que lo más interesante en temas de libros electrónicos está pasando lejos de España e incluso de Europa.

nook avanzado

Del Nook ya te contamos las buenas ideas que introducía dentro del mundo del libro electrónico, y elQUE ProReader es todavía un proyecto que será anunciado en enero dentro del CES de Las Vegas.

Estos modelos enfatizan en la pantalla táctil y en un uso más académico que de ocio incluso, con soporte para archivos PDF, Word, Excel o PowerPoint.

VIA: XATACA

Leer parece una actividad marginal y minoritaria e incluso muy mal visto.


Cada vez es más desesperante según recientes encuestas ,se lee poco y solo se regalan libros en fechas puntuales ,libros que generalmente acabaran siendo presa del polvo ,el libro es ese extraño objeto que se compra y no usa seguramente habrá multitud de personas que vean en el libro un elemento prescindible ya que no se puede hacer ostentación de cara al exterior ,el libro es ese compañero de viaje y noches de insomnio ,amortiguador de momentos de enfermedad cuando hay que hacer reposo absoluto ,mucho más productivo que los previsibles documentales de animales salvajes de la segunda cadena de televisión ,cuyo argumento es la lucha por la supervivencia, hablo con conocimiento de causa y tras visionar una serie completa de estos documentales ,me he jurado a mi mismo no ver más programas de este tipo.

Mi refugio de un tiempo a esta parte es la lectura de todo aquello que cae en mis manos pero una persona sola no puede subir los índices de lectura, en la medida de mis posibilidades trate de poner un programa de promoción literaria en una radio local donde colaboro pero las editoriales al no ser una persona de renombre, no he conseguido mi objetivo de incitar a la lectura a mis oyentes.

Solo se venden libros el día del libro, ese día se consigue el 20% de todo lo que se vende al año, es poco pero tal y como están las cosas aun hay que dar gracias, el panorama futuro es muy poco alentador, de nada parecen valer las campañas institucionales para la motivación a la lectura.

Todo se subvenciona pero la lectura parece ser una cuestión menor y fácilmente prescindible, soy de los que piensan que el libro se va a convertir en un artículo de lujo.

Y el escritor empieza a ser una rara avis.

Cada día me convence mas una idea el escritor a de vender que luego te lean o no eso es otra historia más complicada.

La primera fase es salir del anonimato cuestión casi heroica y hay algo que no entra en mis planes es la autoedición, es un negocio ruinoso para el editor, colocar en el mercado un libro de un desconocido es difícil.

Leer parece una actividad marginal y minoritaria e incluso muy mal visto.

Con un futuro así es mejor dedicarse a rezar a ver si las cosas cambian

Vicente Luis Mulero

lunes, octubre 26, 2009

Negocios y Autocensura; culillo del mundo editorial en Venezuela.Ibsen Martínez.



1.-Del diario La Nación de Buenos Aires me preguntan cómo vamos a hacer los venezolanos para leer “Sables y Utopías”, el último libro publicado por Mario Vargas Llosa. Buena pregunta, digo yo, pero antes, un breve preámbulo para despistados.

Para ello me serviré de una nota “posteada” por la comunicadora venezolana Valentina Álvarez en la página web “Código Venezuela” ( www.codigovenezuela.com), el 8 de octubre pasado.

Álvarez asistió en Buenos Aires a la presentación del libro “Los Secretos de la Valija: del Caso Antonini Wilson a la Petrodiplomacia de Chávez”, original del también periodista argentino Hugo Alconada Mon. Allí, en la librería “Village”, en el barrio de La Recoleta, el joven autor corroboró a Álvarez que, en efecto, la filial venezolana de Planeta, casa editora del libro, se abstendría de distribuirlo en nuestro país.

“Justo hoy me confirmaron que no tienen interés en publicar en Venezuela – dijo Alconada–, lo cual fue una decisión de ellos, independiente de la filial de Planeta Argentina. No me explicaron el por qué, pero ya mi agente está escuchando ofertas de una editorial venezolana, otra uruguaya y una estadounidense, para editar el libro en Venezuela”.

He hecho algunas llamadas a gente del gremio librero caraqueño, habitualmente digna de crédito. No están muy seguros de que haya quien se anime a editar un libro que devela incontrovertiblemente los nexos entre Chávez y la “bipresidencia” de los Kirchner.

La relación entre estos no sólo es ideológica, sino que se asienta en un plano más terrenal: el submundo de la llamada “boliburguesía” y de su homóloga argentina, vinculada al kirchnerismo.

Mientras aparece la editorial emprendedora, valiente y capaz de identificar una oportunidad para el negocio– creo que las hay, felizmente, pese al escepticismo general – , toca recurrir a quien, gracias a haberlo adquirido o encargado en el extranjero, haya podido leer el libro de Alconada.

El consenso entre los lectores a quienes he inquirido por el contenido del libro es que se trata de una notable pieza de periodismo de investigación. “Envidiable”, “infrecuente”, “ modélico” son algunos de los epítetos dispensados por los contados lectores venezolanos con quienes he charlado tratando, a la vez, de engatusarlos para que me lo presten. Hasta ahora nadie me lo ofrecido ni por un fin de semana.

Tan sólo me ha sido dado a entender que la estrategia del libro no privilegia los entresijos del sonado “Juicio del Gordo” en Miami, si bien lo puesto en claro durante el mismo es el punto de partida de su investigación.

Lo esencial del arduo trabajo de Alconada está en haber desnudado los vínculos non sanctos entre la facción de traficantes de influencias que da forma y vida al “capitalismo de amiguetes” que el verdadero rostro del socialismo del siglo XXI. Entreverada del “crony capitalism”, del que hasta los neoliberales abominan, está la asociación para delinquir que Alconada saca a la luz.

Destacan los tejemanejes entre el ministro Julio De Vido y la inquietante figura que, contra un telón de fondo de complicidades políticas entre el kirchnerismo y Chávez, ofrece Claudio Uberti. Este último emerge de las convincentes páginas de Alconada como un plenipotenciario embajador de la corrupción kirchnerista y como correa de transmisión entre esta y el más alto funcionariado de Pdvsa.

Casi todos mis amigos coinciden en encomiar un capítulo en especial: aquel que da cuenta de los mágicos “petrotoques” de nuestra Cancillería a cuatro gobiernos que habrían puesto precio a sus respectivos votos a favor de Venezuela por un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Allí puede leerse, a manera de iluminador caso de estudio – el de los vuelos fletados por el inefable Carlos Kauffmann –, cómo funciona la petrodiplomacia chavista. Característicamente, y tal como suele pasar entre pícaros, parece que a Kauffmann nunca le reembolsaron los gastos que con desprendimiento y buena disposición había afrontado en el desempeño de esas misiones.

Es fácil suponer que ningún miembro de la “nomenklatura” de la cleptocracia socialista esté interesado en la difusión de este libro. Lo que a lo mejor no resulta obvio para usted es que, en honor a la verdad, del gobierno chavista no ha emanado ninguna explícita prohibición.

En efecto, es la filial local de la casa editora la que por, llamémosle así, “exceso de prudencia”, se inhibe de ofrecer al público lector venezolano un titulo de sumo interés.

Exponerse a no cobrar lo que el gobierno pueda deberles por concepto de rubros más rentables que los libros de denuncia vendría a ser la explicación. Una variante de la execrable autocensura, tan digna de repudio como la de muchos medios de comunicación.

2.-¿Un caso aislado? En modo alguno. Intente usted adquirir en Caracas el último libro de Mario Vargas Llosa que mencioné en el primer párrafo.

“Sables y Utopías” es una antología de ensayos y artículos sobre América Latina, escritos por Vargas Llosa durante los últimos años. Su lectura me recordó otra valiente antología vargasllosiana: “Contra Viento y Marea”, aparecida, creo, en los años ochenta. En esta nueva antología, el caso Venezuela es, como es natural, abordado en varias ocasiones por el autor.

Prologado por el escritor colombiano Carlos Granés, “Sables y Utopías” apareció hace ya meses en toda Hispanoamérica bajo el sello Aguilar, del español Grupo Santillana. La filial local sencillamente no lo ha traído a Venezuela.

El motivo acaso sea que la ostensible ojeriza que Chávez siente por el autor de “La Guerra del Fin del Mundo” sugiera prudencia, no sea que los “otros” negocios se pasmen. Así, al menos, lo entiende todo el gremio librero de Caracas.

Un añadido absurdo: el “culillo” ante la idea de distribuir un título de Vargas Llosa llega al extremo de que “El Viaje a la Ficción”, un ensayo dedicado por el peruano a la obra de Juan Carlos Onetti – un ensayo estrictamente literario, adviértase; sin matices políticos– apenas mereció la importación de unos pocos ejemplares. Mejor prevenir que lamentar.

3.-Hace poco más de un año, conversando en Bogotá con el jefe de un importante grupo editorial sudamericano con filial en nuestro país, saltó en la conversación el nombre de Michael Reid, autor de “El Continente Olvidado”. Reid fue durante años el director de la sección “Las Américas”, de la revista británica “The Economist”. —Compramos los derechos y pronto saldrá en castellano– me dijo, muy ufano, mi interlocutor.

Me alegré por los lectores venezolanos de uno y otro bando. El capítulo que Reid dedica a Venezuela – uno de los más destacables, por cierto– es sumamente duro con Chávez en el balance, pero es también un ejemplo de equilibrio periodístico.

Mi contento se desvaneció cuando el editor dijo, en tono casual: “En Venezuela, por supuesto, ni de vaina pensamos distribuirlo”.
Papelería , libros de texto y cuentas por cobrar es el nombre del juego.

TALCUAL

La desidia atenta contra las bibliotecas públicas en Venezuela


Desalojen a los usuarios. Trabajamos hasta la 1:00 pm", es la orden que repite un funcionario de la Biblioteca Pública Metropolitana de Caracas Simón Rodríguez, sala por sala.

Es mediodía del jueves y los trabajadores están al tanto de que por la mañana se rompió una tubería que inundó la planta baja del edificio.

Los libros se salvaron, pero fue necesario cerrar las llaves de paso. La estructura art decó quedó sin agua y se dejó de prestar servicio a los usuarios.

La biblioteca que funciona desde 1983 no abrió el viernes ni el sábado. Un empleado informó que los domingos y lunes no trabajan, pero no supo responder si para mañana estaría resuelto el problema.

Virginia Betancourt, que dirigió el Instituto Autónomo Biblioteca Nacional entre 1974 y 1999, deja claro que la biblioteca pública que está ubicada en la esquina El Conde es la más importante de Caracas.

"El edificio es patrimonio del país. Fue el más moderno que se construyó después de la dictadura de Gómez, para ser la sede del Ministerio de Educación. Cuando se convirtió en biblioteca, tenía la mayor variedad de títulos de un solo tema. Recibía una avalancha de usuarios. Llegamos a abrir los domingos y las colas llegaban hasta la plaza Bolívar", recuerda la hija del ex presidente Rómulo Betancourt.

La noticia de la clausura no le sorprende. De hecho, coincide con el cierre de al menos otras cinco. La biblioteca pública del Parque del Este, la de Pérez Bonalde, una en San Agustín, otra en Coche y una en el parque Arístides Rojas han dejado de prestar servicio en los últimos meses.

La última de ellas, llamada Mariano Picón Salas, fue la primera biblioteca moderna de Caracas, diseñada por los arquitectos del parque con un concepto que permitía observar el Ávila. "Era una biblioteca modelo. Se derrumbó la sala infantil, pero los empleados siguieron trabajando hasta que sus vidas empezaron a correr peligro", indica Betancourt.

En la del Parque del Este se cayeron el techo y una pared, pero los trabajadores también resistieron. En la biblioteca Cristo Rey, ubicada en el 23 de Enero, los usuarios leen sin luz, pues no ha habido recursos para arreglar una falla eléctrica. Como en muchas otras, faltan estantes y hay filtraciones.

En caída. El cierre de los servicios bibliotecarios, las condiciones de los que permanecen abiertos y las deudas que afectan a más de 1.000 empleados motivaron al Sindicato de Trabajadores de la Biblioteca Nacional a pedir auxilio en la Comisión de Educación de la Asamblea Nacional el pasado 30 de septiembre.

La vicepresidenta de la comisión, Maigualida Barrera, se comprometió a llamar a Ignacio Barreto, director del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional. "Es materia de primerísima importancia lo que se está gestando en política cultural, pues sin transformación cultural no avanzamos mucho en la revolución", dijo entonces. A casi un mes de esa denuncia, la parlamentaria asegura que ha conversado con las partes en conflicto.

"Hay que dar chance para el diálogo y para limar asperezas.

Lo importante es que el sindicato y la directiva ya están en conversaciones", asevera Barrera. Reconoce que los temas que se deben resolver son los pagos, la coordinación entre las bibliotecas y el Ministerio de la Cultura, y las fallas de infraestructura.

Un trabajador de la Biblioteca Metropolitana de Caracas, que pidió no ser identificado, señala que el servicio ha desmejorado: "Nosotros compramos todos los insumos, pero la ruptura del tubo evidencia la falta de mantenimiento.

Aquí ya no se compran libros.

Los que llegan son por depósito legal o los ideológicos que edita el Gobierno. Libros buenos, no hay. El aire acondicionado está a medias, tenemos filtraciones... Yo no soy de oposición, pero tampoco me puedo callar".

Betancourt no cree que sea casual el estado de las bibliotecas: "Las están dejando caer a pedazos porque no coinciden con el modelo de país que se quiere. Las bibliotecas escolares deben adaptarse al currículo y las académicas a cada especialidad, pero las públicas son las más libertarias. Están abiertas a todos los ciudadanos y permiten a la gente crecer a su propio ritmo. Me duele mucho lo que sucede con las bibliotecas, me parece injusto lo que sucede con el personal, pero el mayor problema es la pérdida del patrimonio".

sábado, octubre 24, 2009

irregularidades en exportaciones de libros a Venezuela.



Un grupo especial integrado por cinco organismos públicos realiza un informe para la Justicia sobre una millonaria exportación de libros a Venezuela, cuya legalidad está bajo sospecha. Con ese material, la jueza Gatti comenzará a tomar testimonios.

El grupo está integrado por funcionarios de la Secretaría Antilavado de la Presidencia, el Banco Central, la Dirección General Impositiva, el Instituto Técnico Forense y la Policía. El equipo maneja básicamente dos posibles ilícitos: lavado de dinero o sobrefacturación de exportación a raíz de la utilización de un tipo de cambio preferencial en Venezuela, dijeron fuentes del caso consultadas por El País.

La jueza especializada en crimen organizado Graciela Gatti y el fiscal Ricardo Perciballe convocaron a este grupo que los asesora porque lo consideraron necesario.

La investigación de este grupo especial sobre la exportación a Venezuela realizada por la empresa Apliser S.A. en Uruguay, está terminada, dijeron fuentes judiciales. Agregaron que aguardan informes de otros países para finalizar su trabajo en este caso y elevarlo a la Justicia. Si los datos que se aguardan del exterior demoran, el grupo entregará un informe preliminar a la jueza Gatti.

Basada en esos elementos, la magistrada comenzará a tomar declaraciones a las partes involucradas. Hasta ahora, solamente se llevó adelante un allanamiento en el estudio contable que trabaja para Apliser S.A. de donde se incautó documentación relativa al caso que está siendo analizada.

Este expediente tuvo su inicio en una denuncia anónima que llegó al Juzgado de Gatti y que refería a presuntas irregularidades en exportaciones de libros a Venezuela.

El caso tuvo trascendencia pública luego que el senador nacionalista Ruperto Long difundió que Apliser S.A. -que comenzó a funcionar en 2008- quedó en el puesto número 21 de la lista de mayores exportadores de Uruguay en el primer semestre de 2009, al exportar libros a Venezuela por US$ 32 millones.

Uno de los elementos que más sospechas generó al legislador es la diferencia entre el costo del producto y el valor de exportación, puesto que el costo aproximado de cada libro rondó los US$ 6 y fueron vendidos a US$ 498 cada uno. El grupo especial detectó casos similares de exportaciones sospechosas, de los que también recaba información.

A nivel tributario, se deberá esperar a que la empresa cierre su ejercicio económico el próximo 31 de diciembre. Desde ese día, la firma tendrá cuatro meses para realizar el pago correspondiente.

Según estimaciones, Apliser S.A. podría tener que pagar un total cercano a los US$ 9 millones por concepto de Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE). Sin embargo, desde la empresa se sostiene que el negocio no puede ser gravado, ya que por ley las exportaciones de libros y revistas cuentan con franquicias tributarias.

SIN PAGO. En tanto, el abogado de Apliser S.A., Jorge Barrera, dijo a El País que los procedimientos que se están realizando a nivel judicial son "absolutamente correctos".

Destacó que es importante que se investigue el caso para "llegar a la verdad material de los hechos, en los que quedará claro que no hubo ninguna irregularidad ni un ilícito penal ni en Uruguay ni en Venezuela", señaló Barrera.

"Nos parece perfecto que intervengan en la investigación todos los organismos estatales que sean necesarios, pero eso no debilita el hecho de que fue un negocio transparente y legal", insistió el abogado especialista en delitos económicos.

Por otro lado, Barrera informó que Apliser S.A. "todavía no cobró" en Venezuela, a pesar de que las exportaciones en cuestión tuvieron lugar en diciembre de 2008 y en febrero de 2009. Al respecto, dijo que no hay un plazo establecido para que se efectivice el pago.

El abogado explicó que la demora obedece a que en Venezuela, los negocios de importación son regulados por dos organismos independientes: uno que se ocupa de otorgar las licencias y otro que tiene por función liquidar el monto de las divisas de la transacción.

En esa segunda etapa se encuentra el negocio realizado por Apliser S.A. "La empresa no puede cobrar hasta tanto no se expida la autorización para liquidar las divisas", dijo Barrera.

Pedido de informes a la DGI

El senador nacionalista Ruperto Long presentó esta semana un pedido de informes al Ministerio de Economía, para saber si la Dirección General Impositiva tomó alguna medida "de garantía" en relación a Apliser S.A. También requirió información sobre la empresa en el Registro Nacional de Comercio y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. El director de la DGI, Nelson Hernández, explicó a El País que el organismo no puede tomar ninguna medida en relación a Apliser S.A. hasta tanto no se determine si existe o no una deuda.

El País Digital

viernes, octubre 23, 2009

Feria Venezolana del Libro... llena de ideologia y pocos libros



“E
sta feria será diferente a las anteriores y a la de otros países de nuestra América, porque estamos intentando arrebatarle el lado mercantil. En esa medida pensamos que la editoriales alternativas juegan un papel más importante en esa función de presentar un pensamiento y una literatura alternativa”, expresó Bonnefoy.

Transformar la Feria del Libro es un reto de esta edición y la presencia de más editoriales alternativas pretende contribuir no sólo a darle más énfasis a la lectura crítica que a los números que dan cuenta de las ganancias de cada editorial, sino a romper con el dominio de las grandes editoriales sobre el libro y la lectura, y hasta sobre el escritor.

“Hoy para que un escritor argentino sea leído en Ecuador tiene que ser editado en una gran transnacional española. Eso es lo que hay que quebrar. La idea es que se edita aquel libro que el mercado acepta”, indicó.

Para Bonnefoy la ley del mercado se impone respecto a lo que se edita y, en consecuencia, lo que se lee, y también respecto a lo que se escribe.

“Escriben pensando en cómo voy a ser leído por este comité de lectura de las grandes editoriales. Así las transnacionales no sólo están determinando lo que se edita o lo que se lee sino también lo que se escribe”, explicó.

En este sentido, se preguntó:'¿Cómo hacemos nosotros para que la feria nuestra pueda ayudar a romper ese dominio, ese monopolio que tienen esas grandes editoriales en nuestra América'.

“Significa, por supuesto, invitar mucho más editoriales independientes, a los responsables de los programas de promoción de lectura, invitar más a las comunidades que tienen unas palabras que decir”, dijo el representante del Cenal.


Además de la representación de pueblos indígenas de Bolivia, de representantes de comunidades warao y pemón, de Venezuela; de escritores nacionales e internacionales, de conferencias, de foros y del infaltable pabellón infantil, que en esta feria se multiplicará en manos de la Misión Cultura, el Plan Revolucionario de Lectura tendrá un papel protagónico en el evento.

En el país existen unas tres escuadras de lectura, que es el núcleo del Plan Revolucionario, cuyo ejercicio permanente es el de leer textos colectivamente y establecer una discusión en torno a ellos, lo cual se extiende por meses, sin embargo, para la esta fiesta del libro se crearán escuadras fugaces.

“Vamos a crear en la feria seis puntos con escuadras de lectura fugaces, con 10 a 15 personas, donde participen los visitantes, para que se realice una lectura colectiva. Ojalá esta lectura colectiva sea una lectura crítica, pero luego que se disuelve la escuadra y se forme otra”, explicó el funcionario.

Además, estos grupos de lectura fugaces tendrán una dinámica permanente en la que, conjuntamente con la lectura crítica, discutirán la pertinencia de los catálogos de las editoriales con respecto a la realidad latinoamericana

selección de libros electrónicos los modelos más básicos y asequibles ...Javier Penalva



En esta primera selección de libros electrónicos repasamos los modelos más básicos y asequibles que se pueden comprar directamente en España. De hecho ninguno cuesta más de 300 euros. En la segunda selección profundizaremos en equipos que ofrecen conectividad y funciones avanzadas para el lector que quiere algo más que un soporte moderno para leer.
Cool-er, tratando de hacer popular el libro electrónico


Una de las apuestas más llamativas en el mercado español en la actualidad, de hecho se puso a la venta antes de verano, es el Cool-er, un lector compacto, con menos de 200 gramos de peso, pantalla de 6 pulgadas, 8 niveles de gris y resolución de 800×600 píxeles.
Lo llamativo de este modelo es que se ofrece en diferentes colores, haciendo más desenfadado y atractivo un dispositivo que hasta hace poco se tildaba de demasiado serio. No se puede innovar mucho en el diseño de momento, así que cualquier paso adelante es bienvenido.


Lo que no nos gusta tanto ya del Cool-er el el acabado y materiales que se han empleado. Pese a los 225 euros que cuesta más gastos de envío, la sensación de estar ante un producto de coste menor es grande.
Además de la carcasa, los controles son de plástico y la impresión de que acabarán fallando es alta. En nuestra prueba a este lector no nos han parecido nada cómodos de usar. A cambio es cierto que su pantalla se ve muy bien, es ligero y delgado y su autonomía muy destacable.
El tema de los formatos nos ha gustado mucho en las pruebas, pues se incluye soporte del EPUB y PDF, además de FB2, RTF, TXT, HTML, PRC, JPG y MP3.
El caso del Cool-er es el mejor ejemplo que podemos poner de la situación del libro electrónico en España. Es un lector interesante principalmente en el precio comparado con otros modelos que podemos encontrar en nuestro país pero se nos queda cara de bobos cuando por bastante menos, en EEUU encontramos opciones tremendamente superiores.
Así que a menos que este tipo de lectores bajen de precio de forma muy acusada, no les vaticinamos mucho futuro.
Papyre 5.1, actualización de uno de los veteranos


De los primeros que oímos hablar en España, el Papyre es ya todo un clásico entre los lectores de libros. Y se muestra incombustible. Lo podemos encontrar en Grammata con un precio de 300 euros en su versión de 6 pulgadas.
Pero nosotros vamos a recomendar el nuevo modelo Papyre 5.1. con pantalla algo menor pero también mejor precio. Para comprar este modelo tenemos que desembolsar 230 euros, lo que lo sitúa a la par que el Cool-er en ese aspecto.
El diseño de Papyre es lo menos destacado. La nueva versión mejora el peso, que se reduce hasta poco más de 150 gramos, y el grosor, que se queda en 1 cm.
Entre las especificaciones más destacadas sin duda remarcamos el soporte de formatos, que están prácticamente todos PDF, DOC, WOLF, MP3, HTML, TXT, CHM, FB2, DJVU, PNG, TIF, GIF, BMP, JPG, PPT, EPUB, LIT, PRC, MOBIPOCKET ... (y prometen actualizaciones via software) , así como el soporte de enlaces, marcas y función de búsqueda, y la autonomía, que alcanza las 9.000 páginas.
Cybook, otro clásico que se actualiza con mejor versión
El Cybook Gen3 es otro de los lectores electrónicos clásicos que podemos adquirir en España con relativa facilidad. Su precio está en la media de esta selección, costando 260 euros.
El Cybook Gen3 tiene una pantalla de 6 pulgadas con 4 niveles de gris, autonomía de 8.000 páginas y 174 gramos de peso.

El punto flaco de este lector lo encontramos en los formatos soportados. No hay huella del EPUB, el formato del futuro, y prácticamente nos estamos limitando a archivos de texto plano, HTML (podemos descargar feeds RSS) , Mobipocket y PDF, éste último sin posibilidad de hacer zoom, lo que es completamente negativo.
La memoria interna de 8 MB es también ridícula en estos tiempos.
Suerte que ya disponemos de una nueva versión más atractiva casi al mismo precio. El Cybook Opus sale por unos 240 euros y tiene de entrada un diseño mucho más atractivo.
La pantalla se reduce a 5 pulgadas, con cuatro niveles de grises, pero mantiene la resolución del modelo de más tamaño, 800×600 píxeles.


En este caso sí que hay soporte para el formato EPUB (es el único que se añade de hecho) y los controles físicos parecen mejor pensados.
El procesador es de 400 Hz, el doble que el modelo Gen3 y la memoria interna sube su capacidad hasta 1 GB.
Sony PRS-300, la versión básica del lector de una gran marca
A pesar de que oficialmente no se vende en España, en tiendas como ApolloXXI podemos adquirir este lector básico de Sony.
El Sony PRS-300 es el modelo con el que Sony quiere introducir sus lectores de libros entre el gran público. Forma parte de su catálogo llamado Reader Pocket Edition y su precio es de 200 euros, un precio atractivo y con el que además nos llevamos un lector de mucho mejor acabado que otros.
Hay por cierto una interesante versión por menos de 300 euros con pantalla táctil.
El lector PRS-300 Pocket Edition dispone de una pantalla de 5 pulgadas con 8 niveles de grises y está disponible en diferentes colores (no tantos como el Cool-er).


Este lector, a pesar de ser de Sony, que recordemos que insistía hasta hace poco en su formato propio, ya incorpora la compatibilidad con el formato EPUB, además de PDF, TXT, RTF y DOC entre otros.
No nos gusta tanto de este lector que la memoria interna sea de 512 MB sin posibilidad de ampliarla mediante tarjetas de memoria.
VIA: XATACA

miércoles, octubre 21, 2009

AUO presenta e-paper flexible

AU Optronics ha anunciado el módulo de papel electrónico más grande del mundo con 20 pulgadas, otro táctil de nueve pulgadas y un tercero de seis pulgadas, el primero flexible de la compañía. Los prototipos de esta tecnología de e-paper denominada Microcup serán presentados en el evento FPD International 2009 que se celebrará en Japón del 28 al 30 de octubre. Los productos AUO entrarían en producción en unos meses y representarán grandes avances para lectores de libro electrónicos o aplicaciones de visualización de información pública.

AUO califica de “irrompible” su módulo de seis pulgadas de papel electrónico flexible, que puede ser doblado acercándolo –con todas sus limitaciones- al papel físico tradicional. Ofrece un radio de curvatura de 100 milímetros, un coeficiente de reflexión del 33 por ciento, 16 tonos de grises y un ratio de contraste 9:1, características “de risa” pensando en las pantallas de visualización actuales pero que suponen un avance respecto a e-reader como el Kindle.


En términos de consumo el coste es cero durante la lectura ya que elimina la necesidad de luz de fondo y sólo consume energía cuando se actualiza la imagen, menos de dos vatios. La muestra de nueve pulgadas alcanzaría resoluciones de 1.024 x 768 píxeles.

El papel electrónico de AU Optronics estará disponible en distintos tamaños adaptados a las necesidades de los productos y fabricantes, como 4 pulgadas para e-tags, de 5 a 10 para e-books o 6 y 7,5G para e-signage, o paneles de visualización informativos

VIA :muycompute

HP lanza un sistema para publicar libros electrónicos a demanda






Los "ebooks" están estos días en boca de todos, pero el grupo tecnológico HP confía en el atractivo del papel y hoy anunció el lanzamiento de una tecnología para imprimir libros electrónicos a demanda.

Este servicio llamado BookPrep permite encargar copias en papel en formato de bolsillo de unos 500.000 títulos de la biblioteca de la Universidad de Michigan, la mayoría de los cuales fueron impresos antes de 1923 y es prácticamente imposible encontrarlos en las librerías.

La idea detrás de BookPrep es, precisamente, permitir el acceso a libros solo disponibles en formato digital para aquellos que aún prefieren sentir el tacto del papel en las manos o abaratar los costes de editores que quieran publicar solo una pequeña tirada.

Los usuarios de BookPrep pueden encargar sus libros en Amazon.com y otros minoristas de la red y recibirlos en su domicilio. El programa permite incluso diseñar detalles como la portada o maquetación del libro.

HP no ha especificado los precios ni si incluirá en el futuro los fondos de otras bibliotecas en su catálogo. La firma explicó en un comunicado que este servicio permite publicar con pocos costes e inversión, ya que los libros "solo se imprimen una vez que han sido adquiridos".

Por otra parte, HP anunció también hoy la disponibilidad de la versión beta de MagCloud, un servicio de impresión de revistas que creó en colaboración con Wikia, la organización detrás de la enciclopedia en línea Wikipedia.

Por 20 centavos de dólar cada página, los usuarios pueden crear revistas utilizando los fondos de Wikipedia y cualquier programa de diseño para después imprimirlas en formato de alta calidad con MagCloud, explicó HP.

Por Agencia EFE

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails