lunes, agosto 24, 2009

Venezuela Strangles Book Imports, Bankrupting Bookstores and Publishers




CARACAS: In bookstores all over Venezuela the bookshelves are emptying. Readers’ hunger for new and classic titles is as strong as it ever was, but a policy change that the government made over a year ago is gradually choking off the flow of imported books, which make up 80% of the market in Venezuela, resulting, naturally, in fewer and fewer books to sell.
It seemed like a minor bureaucratic change at the time: in March 2008, the government led by president Hugo Chávez downgraded the import status of books. Once listed as “essential goods”, all imported books would now require government certification, either demonstrating they were not produced domestically, or else not produced domestically in sufficient numbers. In practice, this means that for all titles they want to import, publishers or distributors have to submit an application describing the books in question and request that a share of foreign currency be allocated for their import. (In Venezuela, the government regulates the use of foreign currency for imports.) These applications are then reviewed by a government bureaucrat, who has the power to decide how many copies will be imported.
The decisions the government has made over the year that the law has been in force seems somewhat arbitrary. For example, the international bestseller The Secret could reasonably be expected to sell ten thousand copies or more, yet only several hundred were approved. What’s more, publishers must then wait six months to reapply to import additional copies — by which time demand may have dropped.
The result of this policy has been a catastrophic shortage of books. In an open letter, Yolanda de Fernández, president of the Venezuelan Chamber of Books, stated “this measure puts at risk more than 400 small and medium-sized companies in Venezuela’s book sector, which together employ, directly and indirectly, around 35,000 workers.”
Bookseller and blogger Roger Michelena says there are distributors whose inventory has been cut in half, and the whole industry is suffering serious losses. In Venezuela, he concluded, “you’re headed for bankruptcy if you make your living from books.”
For 2008, publishers did their best to work within the new rules. They added more titles by Venezuelan authors to their programs, and tried to boost domestic production of international titles rather than importing them. However, this attempt to work around the import restrictions by printing domestically ran up against new problems: printing supplies fall under the same restrictions and are equally hard to come by.
What’s more, the Venezuelan government has no mechanism for allocating foreign currency to pay for copyrights. Accordingly, even those publishers who negotiate the rights to publish overseas titles domestically and have done so, have no means of paying authors their royalties.
Meanwhile, the supply of international bestsellers has slowed to a trickle, crippling both publishers and booksellers alike. Libraries have also been affected by the import restrictions, which severely limit their ability to buy new books or even to maintain subscriptions to scholarly publications.
This summer, as the shortage has taken its toll, President Chávez has announced new book-related initiatives, exchanging passive censorship for a program with explicit ideological overtones.
First, with financial help from Cuba, the government set up new national publishers and booksellers, which have printed thousands of books to fill the void, reportedly without clearing the rights to many of the titles that are still under copyright. These books include a number of classic works, biographies of political revolutionaries, and monographs written by Chávez and other members of his socialist administration.
More recently, Chávez announced his Revolutionary Reading Plan (PRL), an ambitious project to promote thenationwide of reading a select list of 100 books designed to build “the socialist values and principles that will allow our people to continue with their struggle for emancipation.” (More details to follow in Publishing Perspectives next week.)
A national project to promote reading should be great news to Venezuela’s modest book industry. Instead, Venezuela’s non-governmental publishers and booksellers find themselves on the outside looking in, as the Chávez administration gives away thousands of copies of books like Victor Hugo’s Les Miserables or the Diary of Che Guevara, and selling hundreds of other nationally produced and ideologically approved titles for under $2. Meanwhile, a lonely copy of Harry Potter and the Sorcerer’s Stone sits on a bare shelf in a Caracas bookstore with a prohibitive price tag of $132.
Attempts to convince the government to restore books to their previous status as essential goods or at a minimum loosen the import restrictions have resulted in faster approval of book imports, but no improvement in the allocation of money to pay for them. Some of the larger publishers are working around the cash shortage by buying dollars and euros on an open exchange, at an exchange rate up to three times higher than the official government import rate. But, even if publishers can find a way to import some books, booksellers are still finding it difficult to keep enough books in stock while maintaining prices at a reasonable level to sustain their livelihood. It appears that the future of an independent book business in Venezuela — and as a consequence freedom of thought — is still very much in doubt.
READ: Roger Michelena’s blog
PRL’s: Full list of 100 books for the Revolutionary Reading Program (click on Biblioteca Popular para los Consejos Comunales - our favorite title - The Imperialist Fallacy of Human Rights)
Official: Venezuelan state press coverage




Lista de libros de la Biblioteca de Consejos Comunales.( lectura obligatoria Plan Revolucionario de lectura)


Educación:

Dos titulos de Luis Beltrán Prieto Figueroa:

-El Magisterio Americano.
-El Estado Docente.

Sobre Simón Bolívar:

Bolívar Quijote de América.
Juvenal Herrera Torres.

Simón Bolívar Biografía para escolares.
Juan Bosch.

Las más hermosas cartas de amor entre Manuela y Bolívar.
Varios Autores.

Bolívar y la guerra social.
Juan Bosch.

Simón Bolívar escritos antcolonialistas.
Gustavo Pereira.

Sobre el presidente Chávez:

Discurso de Hugo Chávez
Leonardo Ruiz Tirado.

El Código Chávez.
Eva Golinger.

Sobre temas políticos:

Medios violentos palabras e imágenes para la guerra.
Pascual Serrano y Santiago Alba.

Con los pobres de la tierra.
José Martí.

La cultura del petróleo.
Rodolfo Quintero.

La Guerra del Pueblo.
Fabricio Ojeda.

Comprender a Venezuela, pensar la democracia.
Carlos Fernandez Liria y Luis Alegre Zahonero.

La falacia imperialista de los derechos humanos.
Ildefonso Finol.

Asambleas y Reuniones.
Ana Rosa Lorenzo Vila y Miguel Martínez López.

Cien Preguntas sobre el nuevo desorden
Carlos Taibo.

Dictadura Mediática en Venezuela.
Luis Brito García.

Notas Políticas
Alfredo Maneiro.

Francisco Wutytack la Revolución e la Conciencia.
Luis Angulo Ruiz.

Sobre el capitalismo, socialismo y el comunismo:

El Porvenir del Socialismo.
Claudio Katz.

Manifiesto Comunista.
Varios autores.

La lógica del capital vs. La lógica del desarrollo humano.
MICHAEL LEBOWITZ

Concepto de clases socials.
Thetonio Dos Santos.

Historia:

Lecturas de historia regional y local.
Arístides Medina Rubio.

Historia mujer, mujeres origen y desarrollo histórico de la exclusión social en Venezuela.
Gustavo Pereira.

Historia del Pariso Libro Primero develación y saqueo del Nuevo mundo.
Gustavo Pereira.

Historia del Paraíso, libro Segundo revelación de seres inferiores.
Gustavo Pereira.

Historia del paraíso libro tercero el acoso de los insurrectos.
Gustavo Perira.

domingo, agosto 16, 2009

El miedo a los lectores...Ana García Bergua


Mucha gente tiene ahora un blog y muchos periódicos y revistas en línea traen un espacio para que los lectores opinen. Una que es curiosa ya no sólo lee los artículos, sino también la larguísima columna al calce con comentarios que a veces son muy sorprendentes. Por lo general, tras algunos mensajes dirigidos al autor, vienen los de lectores que más bien aprovechan para escribirse entre ellos y en público, por ejemplo: “Chicoyeyé87: ¡eres un estúpido! Lo que (aquí viene el nombre del autor) quiso decir es que….” Y luego siguen largas explicaciones a las que Chicoyeyé89 contesta con otras similares –“Lo que pasa es que Bobbyreynosa56 tiene un cargo en la Concanaco y por eso dice lo que dice”, por ejemplo–, si no es que antes no interviene un tercero: “Cómo pueden ser tan brutos Chicoyeyé87 y Bobbyreynosa56 y no darse cuenta de que...” etcétera.

He visto blogs en los que la discusión se convierte en algo rarísimo, que ya no tiene nada que ver con el autor, olvidado como un triste pretexto para discusiones más bien personales: “¡Alexdinamo46! No creas que te puedes esconder debajo de ese nombrecito; no se me olvida lo que hiciste en 1978 en la Escuela de Química…” Habrá incluso quien agarre de pretexto el artículo para ligarse a otro seudónimo –“Vampirella: usted debe ser una mujer arrolladora e interesante, no como Bobbyreynosa56 que…” Y el interés de quien lea esa larga correspondencia termina desviándose por el afán de averiguar quién carambas es Alexdinamo46, qué se traen Chicoyeyé87 y Bobbyreynosa 56, si Vampirella será, en efecto, una mujer (quizá es un sesentón pasadito de peso) y, en general, quiénes son todas esas personas sentadas frente a computadoras, opinando sobre toda clase de cosas y muchas veces peleándose entre sí con una ortografía que frecuentemente refleja el triste estado de la educación en este país.
Personas como tú y yo, me responderá alguien (ya me estoy imaginando que alguien opina aquí alguna cosa), y es verdad: no me voy a fingir inocente, pues tampoco me he podido aguantar de entrar al ruedo virtual y a veces escribo un comentario o un saludo en los artículos o los blogs ajenos –confieso que uso mi nombre más por vergüenza de desnudar con un seudónimo de fantasía mi verdadero yo, que por otra cosa–, aunque nunca me he peleado con nadie y procuro atenerme al tema de que trata el autor.

El autor original, hay que aclarar, el de hasta arriba de la gran serpiente de opiniones y respuestas, pues aquí la idea de autoría se empieza a diluir: ¿a quién leen los que leen?, ¿al autor, a Alexdinamo56, a Cenicienta27, a huitlacoche28?; ¿dónde acaban los autores y dónde empiezan los lectores?, ¿qué nombre nos nombra mejor, el que aparece en el acta de nacimiento o el seudónimo que en plan de delirio se inventa la gente, como sexyrabbit102 o héroenacional25?
Se habla de cómo ha cambiado la idea del libro con internet, incluso la idea de la literatura o del texto. Pero también han cambiado, creo yo, los lectores.

Esa imagen de aquel lector silencioso, mon semblable, mon frère, un poco cómplice, al que uno cree, en la fantasía, estarle narrando historias cuando escribe, se ha ido desmoronando con los foros de lectores convertidos en autores, buenos y también, muchas veces, malos. Muchas veces miro aquellas columnas de saludos, alabanzas, asentimientos, sesudos desacuerdos y francas diatribas, y pienso en una especie de mosaico polifónico que, en mis delirios, corre el riesgo de ahogarse a sí mismo y confieso que me da un poco de miedo.

Miedo a un lector con mil ojos y mil caras, del que yo también soy parte cuando leo a otro o cuando leo a los lectores. Ese miedo, ¿será narcisismo, simple autoritarismo escritural, ganas de que me lean a mí y sólo a mí y no a esos dos que abajo se están peleando tan sabroso? Quizá es, simplemente, falta de costumbre: el misterioso Lector, aquel Lector un poco en la sombra que antes éramos todos nosotros, de repente responde y muchas veces lo hace por impulso.
Quizá ahí está la diferencia entre aquel lector callado que podemos ser todos –ése que rumia sus lecturas durante días, meses, incluso años, antes de dar una opinión volátil– y este impulsivo que opina de buenas a primeras: la atención, el tiempo de pensar en lo que se ha leído, la lectura asimilada y después enriquecida con preguntas. No la lectura que más bien es pretexto para una escritura compulsiva, un poco loca aunque, eso sí, muy divertida.
Ana García Bergua estudió Letras Francesas y teatro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En 1992, recibió una beca del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Ana García Bergua viene de una familia con experiencia en la literatura. Su padre, Emilio García Riera, era un crítico de cine. Su hermano, Jordi García Bergua, era un escritor halagüeño. Alicia García Bergua, su hermana, es una poeta con varios títulos publicados. Dos libros de ella están asociados con a las muertes de su hermano y su padre. Jordi se suicidó antes de la publicación de su primera novela en 1993, El Umbral. En 1994, ganó “la mención honorifica en el certamen internacional de primera novela ‘Ciudad de Santiago’ celebrado en Chile” (Otamendi). Desde 2001, García Bergua ha sido parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. En 2004, Ana García Bergua escribió su novela, Rosas Negras, después de la muerte de su padre.

viernes, agosto 14, 2009

Quema de libros...Tania Díaz Castro


LA HABANA, Cuba, agosto (www.cubanet.org) - La historia de la quema de libros tuvo sus inicios en China, durante la dinastía Qin -361-206 a.C.- y sigue ocurriendo, para vergüenza del género humano, hasta el presente.

Se lamenta aún que la biblioteca de Alejandría, fundada en el siglo III a. C., la más famosa del mundo antiguo, fuera pasto de las llamas en varias ocasiones por órdenes de emperadores y califas, enemigos de Grecia, con sus más de 500 mil volúmenes y 43 mil en el anexo del Templo de Serapis.

Esta práctica de quemar libros, una de las formas de quemar ideas, sobre todo las que se oponen a un régimen establecido, continuó con los años. En nombre de la fe cristiana, impuesta por la Iglesia Católica, fueron llevados a las hogueras de la Inquisición, y en presencia de las multitudes, miles de libros.

Uno de los actos más bárbaros contra la humanidad fue la quema de 27 códices mayas en Mani, papiros que guardaban 870 años de investigación, perpetrada en 1560 por el obispo de Yucatán Diego de Landa.

En pleno siglo XX, y en el corazón de Europa y Asia, la quema de libros continuó por órdenes expresas de dictadores como Adolfo Hitler, José Stalin y Benito Mussolini.
En América Latina, una región caracterizada -tanto en el pasado como en el presente- por sus decenas de dictaduras castrenses y presidentes autócratas, la quema de libros se realiza de manera más discreta: son desaparecidos en las mismas imprentas, convertidos en materia prima.

En toda esta larga y lamentable historia no debe olvidarse lo ocurrido en Cuba bajo el régimen castrista en noviembre de 1968, cuando a petición de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, cumpliendo órdenes del gobierno, la unidad productora Mario Reguera Gómez, del Instituto del Libro, convirtió en pulpa los libros correspondientes a los premios de poesía y teatro del IV Concurso de Literatura de ese año, Fuera del juego, de Heberto Padilla y Los siete contra Tebas, de Antón Arrufat, acusados, según el prólogo, de ser “partidarios de la propaganda imperialista de Estados Unidos y contrarios a la ideología de la Revolución”.

A pesar de la propaganda que hace el castrismo sobre sus logros culturales, el 14 de noviembre de 2007 el periódico Juventud Rebelde publicó un artículo titulado Libros al cementerio, lamentando que 16 mil 513 libros de gran importancia histórica, pertenecientes a la antigua biblioteca municipal de San Juan y Martínez, provincia de Pinar del Río, fueran quemados al llenarse de hongos, “a causa del deterioro que sufren dichas instalaciones culturales” -según aclara la información.

Pero lo que nunca ha lamentado la prensa castrista a lo largo de sus casi cincuenta años de vida, es la quema de libros que ocurre, sobre todo en los meses de invierno, en las 220 cárceles con que cuenta el régimen. Su población penal -más de cien mil entre hombres y mujeres-, calientan el agua del baño haciendo pequeñas fogatas con los libros de las bibliotecas.

Tampoco menciona la cantidad de libros de numerosos autores extranjeros y cubanos que han desaparecido al considerarse prohibidos, como los de Carlos Alberto Montaner y del difunto Guillermo Cabrera Infante.

Tania Díaz Castro

jueves, agosto 13, 2009

Siguen trabas para traer libros


Pese a que se alivian ciertos trámites, Cadivi tarda en otorgar las divisas

El libro nacional no tiene problemas para satisfacer la demanda, pero los importados son difíciles de traer (Archivo)
La importación de libros continúa teniendo sus altas y bajas, y si algunas mejoras se han dado es porque está funcionando una comisión mixta que media entre el sector privado, representado por la Cámara Venezolana del Libro (Cavelibro) y el Gobierno. Yolanda de Fernández, presidenta de Cavelibro, espera que con estas gestiones se den resultados positivos:

"La comisión especial ha trabajado, y, en efecto, se están dando con rapidez los Certificados de No Producción, pero eso no garantiza que se van a dar los dólares, de hecho no se están dando. La comisión trabaja desde el 5 de marzo, siguen trabajando y estamos esperando resultados". Integran esta comisión Iván Diéguez (Librería América), Isidoro Duarte (DH Libros), Pedro Pérez (Librerías del Sur), Álvaro Álvarez (Ramville) y Juan José Martín (Universal Text). Duarte, por su parte, explica que a la comisión -designada en marzo por la asamblea de Cavelibro, y ratificada tres meses después- se le encargaron "las tareas de obtener el regreso del libro al listado 1 (de importación de bienes prioritarios), y la liquidación de las divisas que estaban pendientes en esa fecha. La tarea de la comisión es muy extensa y logró, con una estrategia nueva, conectarse con los organismos pertinentes.

Así obtuvo la creación, por parte del Ministerio de Cultura, de una comisión conjunta integrada por miembros de la Plataforma del Libro y esa comisión especial designada por parte del organismo privado". Sin embargo, para este librero ha habido resultados sustanciales. Contrario a lo que afirma Fernández, Duarte asegura que "desde hace diez días están fluyendo las autorizaciones de divisas represadas durante largos meses, y los empresarios del libro han podido honrar las deudas que tenían con sus proveedores del exterior. Simultáneamente con esto, están saliendo desde Cadivi algunas autorizaciones para importaciones del libro que estaban pendientes. Quiere decir que se ha dado un paso, se ha avanzado mucho y ahora falta completar la tarea para que esta comisión rinda cuentas ante la asamblea de Cavelibro.

En resumen, creo que han sido muy positivos los acuerdos entre el Gobierno y la Cámara". Desde los anaqueles Pero desde los anaqueles de las librerías, el panorama no es tan alentador. Los libreros tienen que enfrentarse con la demanda diaria de títulos, aupada con la realidad de que ahora los venezolanos leen más. Sobre este particular, Walter Rodríguez, de Librería Lectura (Chacaíto), se tiene que conformar con lo que traen los grandes sellos internacionales representados en Venezuela: "Lo que más tenemos es lo que traen las editoriales, como los premios.

En septiembre me voy al sur (Argentina y Uruguay) para traer las últimas cosas de Benedetti, seguro algo de Galeano, y otros muchos autores y poetas, narradores reconocidos que están publicando allá. Aunque no hubiera dólar preferencial, está la Ley del Libro y los convenios internacionales, pero el Gobierno no da los dólares. Igual tengo que traer los libros y ofrecerlos para noviembre y diciembre". Remata con una frase de oficio: "Está muy difícil mantener las librerías, aunque hay cadenas que venden otras cosas.

Los viejos libreros no queremos salir de la exclusividad de la venta de libros y revistas". Los representantes de los sellos internacionales dicen que todo sigue igual, aunque muchos han optado por imprimir en el país, como es el caso de Santillana, Planeta y el grupo Grijalbo Random House Mondadori. La gerente general de Ediciones B, Beatriz Rozados, sigue apostando al mercado venezolano: "La gente compra, busca. Ahora, si bien es cierto que el Certificado de No Producción sale rápido, Cadivi tarda en dar los dólares y nosotros como empresa no podemos darnos el lujo de estar sin libros de España. Por eso recurrimos a la importación sin Cadivi, pagando con títulos valores, autorizados por el Gobierno venezolano.

Además, por decisión editorial imprimimos en el país los títulos de autores venezolanos, y con eso nos ha ido muy bien".
Ana María Hernández G.

lunes, agosto 10, 2009

Prensa y libros de Venezuela, Jean-François Fogel

Mucho se dice de la "mala suerte" de la prensa venezolana sometida a una nueva ley que tiene como propósito callar las noticias desfavorables al gobierno de Hugo Chávez. Es una acción que tiene como objetivo quitar contenidos del mercado cultural. Pero hay otra acción que, con el mismo deseo de promover al gobierno bolivariano, utiliza el método opuesto: poner contenidos en el mercado cultural. Para saber cómo funciona, basta leer un excelente artículo en el sitio (en inglés) de la BBC . Se explica muy bien como se utiliza la promoción de la lectura para difundir textos comprometidos a favor del pensamiento marxista o hostil a Colombia.

Hace unas semanas, leí en el Nuevo Heraldo un artículo sobre las purgas de libros en las bibliotecas de Venezuela para quitar de los armarios El Principitode Saint-Exupery, Lecturas para jóvenes venezolanos de Uslar Pietri, El misterio de la momia de Hitchcock o Venezuela, Política y Petróleo de Rómulo Betancourt. Creo que todas estas medidas caben dentro de la misma visión bolivariana de un pueblo "iluminado" por un pensamiento único.

BLOG DE JEAN-FRANÇOIS FOGEL

Adiós a Armitano

Su deceso se produjo el pasado lunes, y con él también muere su labor editorial

Ernesto Armitano editó en tres tomos la "Historia de la Pintura en Venezuela", de Alfredo Boulton (Archivo)

El editor e impresor de libros de arte Ernesto Armitano, quien durante años se encargó de resaltar las grandes maravillas de Venezuela en cientos de libros, falleció el pasado lunes 3 de agosto en Palo Alto (California).

A Venezuela llegó Ernesto Armitano a principios de los años 50 a bordo de un velero procedente de Italia. Y de inmediato, cuentan sus amigos más cercanos, se enamoró del país.

Fue tanta su pasión por Venezuela que no sólo decidió nacionalizarse en los años setenta, sino que dedicó su vida entera a trasladar los paisajes, la flora, la fauna, la gastronomía, la artesanía y hasta las costumbres de los venezolanos a las páginas dedecenas de libros.

En los talleres de Armitano se imprimió la memoria de las artes plásticas y visuales de Venezuela, y prácticamente todos los artistas consagrados del país tienen su libro publicado por esa editorial.

La crítica de arte y curadora Bélgica Rodríguez, autora del libro acerca de los artistas plástica Colette Delozanne, Vásquez Brito y López Méndez, todos editados por Armitano, asegura que Armitano fue un pionero de las ediciones de libros de arte en el país. "Lo trabajó con mucha pasión y estuvo absolutamente dedicado a esa actividad que llevó a contribuir de manera poderosa con el desarrollo de las artes plásticas del país con sus publicaciones".

Delozanne, cuyo libro fue publicado en 2004 recuerda cuando Ernesto Armitano fue a visitar su taller: "Estuvo por aquí y se involucró mucho con mi trabajo. Tanto que, cuando se presentó el libro, se mostró muy conmovido. Incluso, el primer texto que aparece en el libro lo escribió él", dice.

El escritor Juan Carlos Santaella resalta además la importancia de Armitano en la cultura editorial venezolana. "Con Armitano muere, quizá, nuestro último gran impresor. El hombre que estructuró una de las mejores plataformas editoriales independientes del país", dice.

Y el librero Roger Michelena, quien llama la atención acerca del posible destino de este tipo de publicaciones en el país, lo subraya: "Lamentablemente no queda otra vitrina de arte que nos represente. La de Armitano era la biblioteca artística por excelencia".

Walter Rodríguez, de la Librería Lectura, en cuyos anaqueles todavía están los libros de arte, agrega: "Armitano dio a conocer el libro de Venezuela en el mundo: estuvo en varias ediciones de la Feria Internacional de Fráncfort, que es la mayor del mundo. El fue el primer venezolano que puso su stand y dio a conocer las artes, la antropología, la artesanía de Venezuela afuera. Me consta que libreros franceses y alemanes se interesaron mucho por sus libros".

Por si fuera poco, en 1996 Ernesto Armitano recibió el Premio Andrés Mata por su investigación titulada
LA HISTORIA DE LOS CARACTERES TIPOGRÁFICOS, a través del cual examina la tipografía de los libros llamados incunables, entre 1454 y 1500.

Lo triste, apuntan todos, es que con su muerte se pierde su labor editorial, ya que sus sucesores vendieron la empresa. Se dice que los nuevos compradores podrían interesarse en continuar la labor, pero hasta el momento no ha habido información concreta al respecto.

"Fue una persona que aportó su trabajo editorial al conocimiento de la obra plástica de muchos artistas nacionales", apunta la ex directora del Museo de Bellas Artes, María Elena Ramos. "Lo hizo con mucha pasión por su trabajo. El deja un patrimonio de libros importantes para la comunidad cultural. El medio editorial debe interesarse y oír la capacidad creadora tan abundante que tiene este pueblo, algo que Armitano lo supo ver".

Artistas como Jesús Soto, Pedro Centeno Vallenilla, Luisa Richter, Jacobo Borges, Carlos Cruz Diez, Tito Salas, tuvieron su tomo en este sello.

Ana María Hernández G.
EL UNIVERSAL

sábado, agosto 01, 2009

Escritores piden resolver trabas para importación de libros


Moisés G. Hernández

Valencia, julio 31 (REDACTA).-
Escritores y profesores de Literatura se mostraron preocupados este viernes ante los retrasos administrativos que, desde hace meses, vive la industria editorial para importar libros e insumos de impresión.

“Hay demasiados trámites para acceder al dólar de importación de libros, y eso hay que superarlo”, comentó Laura Antillano, columnista de prensa y autora de obras como “Tuna de mar” y “Perfume de gardenia”.

Sectores vinculados con la industria editorial temen que las demoras para otorgar las divisas estén relacionadas con una censura previa, lo cual sacaría del mercado las obras de autores no alineados con la ideología del Gobierno Nacional. Uno de los requisitos para acceder a la moneda extranjera es presentar un certificado de no producción y una especificación de los tipos de libros que se desean importar.

La Cámara Venezolana del Libro estima que 80% de los libros que se leen en Venezuela vienen de España y México.

“Todos deseamos la promoción del libro, que lleguen a las manos de los lectores”, apuntó Orlando Chirinos, autor de “Ultima hora en la piel”.

Ambos escritores son también profesores de la Universidad de Carabobo y acompañaron a Eli Bravo en la presentación de su novela “Una ola tras la otra”, en el Centro Cultural Eladio Alemán Sucre, un evento enmarcado en los preparativos de la Feria Internacional del Libro que la Universidad inaugurará en octubre próximo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails