jueves, agosto 13, 2009

Siguen trabas para traer libros


Pese a que se alivian ciertos trámites, Cadivi tarda en otorgar las divisas

El libro nacional no tiene problemas para satisfacer la demanda, pero los importados son difíciles de traer (Archivo)
La importación de libros continúa teniendo sus altas y bajas, y si algunas mejoras se han dado es porque está funcionando una comisión mixta que media entre el sector privado, representado por la Cámara Venezolana del Libro (Cavelibro) y el Gobierno. Yolanda de Fernández, presidenta de Cavelibro, espera que con estas gestiones se den resultados positivos:

"La comisión especial ha trabajado, y, en efecto, se están dando con rapidez los Certificados de No Producción, pero eso no garantiza que se van a dar los dólares, de hecho no se están dando. La comisión trabaja desde el 5 de marzo, siguen trabajando y estamos esperando resultados". Integran esta comisión Iván Diéguez (Librería América), Isidoro Duarte (DH Libros), Pedro Pérez (Librerías del Sur), Álvaro Álvarez (Ramville) y Juan José Martín (Universal Text). Duarte, por su parte, explica que a la comisión -designada en marzo por la asamblea de Cavelibro, y ratificada tres meses después- se le encargaron "las tareas de obtener el regreso del libro al listado 1 (de importación de bienes prioritarios), y la liquidación de las divisas que estaban pendientes en esa fecha. La tarea de la comisión es muy extensa y logró, con una estrategia nueva, conectarse con los organismos pertinentes.

Así obtuvo la creación, por parte del Ministerio de Cultura, de una comisión conjunta integrada por miembros de la Plataforma del Libro y esa comisión especial designada por parte del organismo privado". Sin embargo, para este librero ha habido resultados sustanciales. Contrario a lo que afirma Fernández, Duarte asegura que "desde hace diez días están fluyendo las autorizaciones de divisas represadas durante largos meses, y los empresarios del libro han podido honrar las deudas que tenían con sus proveedores del exterior. Simultáneamente con esto, están saliendo desde Cadivi algunas autorizaciones para importaciones del libro que estaban pendientes. Quiere decir que se ha dado un paso, se ha avanzado mucho y ahora falta completar la tarea para que esta comisión rinda cuentas ante la asamblea de Cavelibro.

En resumen, creo que han sido muy positivos los acuerdos entre el Gobierno y la Cámara". Desde los anaqueles Pero desde los anaqueles de las librerías, el panorama no es tan alentador. Los libreros tienen que enfrentarse con la demanda diaria de títulos, aupada con la realidad de que ahora los venezolanos leen más. Sobre este particular, Walter Rodríguez, de Librería Lectura (Chacaíto), se tiene que conformar con lo que traen los grandes sellos internacionales representados en Venezuela: "Lo que más tenemos es lo que traen las editoriales, como los premios.

En septiembre me voy al sur (Argentina y Uruguay) para traer las últimas cosas de Benedetti, seguro algo de Galeano, y otros muchos autores y poetas, narradores reconocidos que están publicando allá. Aunque no hubiera dólar preferencial, está la Ley del Libro y los convenios internacionales, pero el Gobierno no da los dólares. Igual tengo que traer los libros y ofrecerlos para noviembre y diciembre". Remata con una frase de oficio: "Está muy difícil mantener las librerías, aunque hay cadenas que venden otras cosas.

Los viejos libreros no queremos salir de la exclusividad de la venta de libros y revistas". Los representantes de los sellos internacionales dicen que todo sigue igual, aunque muchos han optado por imprimir en el país, como es el caso de Santillana, Planeta y el grupo Grijalbo Random House Mondadori. La gerente general de Ediciones B, Beatriz Rozados, sigue apostando al mercado venezolano: "La gente compra, busca. Ahora, si bien es cierto que el Certificado de No Producción sale rápido, Cadivi tarda en dar los dólares y nosotros como empresa no podemos darnos el lujo de estar sin libros de España. Por eso recurrimos a la importación sin Cadivi, pagando con títulos valores, autorizados por el Gobierno venezolano.

Además, por decisión editorial imprimimos en el país los títulos de autores venezolanos, y con eso nos ha ido muy bien".
Ana María Hernández G.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails