lunes, julio 13, 2009

Chávez limita compras de “libros de derecha”


Así escribe O Estado de Sao Paulo, en traducción de ND:

Chávez limita compras de “libros de derecha”

Existen al menos tres librerías en el aeropuerto de Caracas, pero si estás en busca de un escritor consagrado de la literatura latinoamericana para pasar el tiempo antes del embarque, el visitante saldrá frustrado por no conseguir ninguno de ellos. ¿El colombiano Gabriel García Márquez? “No.” ¿El mexicano Carlos Fuentes o el argentino Julio Cortázar? “No”. ¿El peruano Mario Vargas Llosa? “De ninguna manera, sólo tengo éstos aquí”, dice la vendedora, desconcertada, apuntando a un estante casi vacío que comienza con “Cocina para Niños” y termina en una serie de análisis sobre el socialismo del Presidente Hugo Chávez.

En el corazón de la capital venezolana o en las urbanizaciones de clase media la situación es la misma. “Las autoridades no están liberando los dólares para la importación de libros, papel o tinta. Y ahora adelantan a decir que el problema es la crisis, porque sabemos que hay una cuestión ideológica detrás de eso: para el gobierno, la literatura ‘no comprometida’ no es una prioridad “, dice Andrés Boersner, propietario de la librería tradicional Noctua.

También faltan muchos libros clásicos, técnicos y universitarios. “Hoy en día, de 50 títulos que me preguntan, no tengo 45,” dice Boersner. “Me deprimí al entrar en una librería en Barcelona y ver que las últimas obras literarias no vienen más a Venezuela”.

Lo curioso es que la situación llegó a este punto sólo tres meses después de que Chávez anunció su “Plan de Lectura Revolucionaria”, cuyo objetivo es “animar a la lectura para ampliar el conocimiento”. Pero los que está claro es que no cualquier lectura. Sólo la lectura para “desarrollar una ética socialista” y “desmantelar el imaginario capitalista para darle un nuevo contexto a la historia.”

Las bibliotecas públicas recibieron cajas y cajas de libros “revolucionarios”: colecciones de discursos de Chávez, los libros escritos por los ministros, las cartas de Marx a Engels, el diario del Che Guevara en Bolivia y biografías de Simón Bolívar. Se están organizando en los barrios pobres de la “Escuadrones Revolucionarios de Lectura”, cuyo objetivo es “reflexionar y contribuir a la construcción del socialismo del siglo 21.”

Y aunque los editores privados no están en condiciones de importar papel, tinta y repuestos para su maquinaria, el gobierno las editoriales vinculadas al gobierno distribuyen miles de libros a precios que no pasan de los US$2. Una vez más, no son cualquier libro. Algunos sí, algunos clásicos como Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, pero la mayoría es lo que las autoridades definen como “los libros de la izquierda.”

Ideales socialistas

“Hemos recuperado obras que fueron olvidados, porque antes sólo había espacio para la literatura de derecha”, dijo a O Estado Miguel Márquez, presidente de la editora Los Perros y las Ranas, relacionada con el gobierno. Fue creada en 2006 para recibir una donación de Cuba, y ha distribuido 50 millones de libros. “Estos son libros que ayudan a humanizar nuestra sociedad, es decir, a poner fin a la valorización del dinero, típico del capitalismo, el socialismo y la unidad.”

Mientras tanto, las obras “no revolucionarias” son cada vez más raras. “Tradicionalmente, más del 80% de libros leídos en Venezuela son importados de países como México y España, pero ahora vienen goteadas,” dice Yolanda de Fernández, de la Cámara Venezolana del Libro. Ella explica que desde 2008, el gobierno comenzó a exigir un “certificado de no producción o producción insuficiente” para la importación de libros. Es decir, la red que quiera comprar hoy en día cualquier título tiene que esperar la emisión de un documento que dice que no se ha publicado en Venezuela.

Si el proceso ya era complicado en los últimos meses, con la caída del petróleo presionando las reservas de Chávez, se ha vuelto aún más lento. “Incluso con el certificado, los dólares para importar libros simplemente no se han liberado”, dice Yolanda. Como el límite de compras en el exterior es cada vez más pequeño, los distribuidores prefieren, cuando pueden, comprar los más vendidos (“best sellers”, como los del brasilero Paulo Coelho), lo que reduce aún más la variedad de títulos en circulación en el país.

El resultado de este proceso es que lo que la oposición llama “la revolución cultural del presidente Chávez.”

“Las autoridades de este gobierno no quieren entender, después de todo, para qué sirve un libro de poesía o un Dostoievski”, dice Boersner. “Ellos sólo saben que no añaden mucho a su revolución”.

http://www.noticierodigital.com/?p=41434

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails