Los libros objeto se resisten


"Ésta es la mayor convulsión que sufrimos desde que se creó la industria editorial moderna en el siglo XIX." Jamie Camplin -director editorial de Thames & Hudson, una de las principales editoras de libros de arte y fotografía del mundo- no exagera cuando intenta explicarle a bookseller.com el delicado momento que atraviesa el segmento de libros visuales de gran formato. Si bien Thames & Hudson lanzó en los últimos años distintas versiones del best seller La Tierra desde el aire, con las fotografías de Yann Arthus-Bertrand, en 2008 casi todas las editoriales especializadas vieron caer sus ventas en más de un 10%.

La principal encrucijada del sector, según reconocen los especialistas, es cómo enfrentar el desafío digital. Mientras que para el resto de la industria los actuales lectores electrónicos (Kindle y Sony Reader, por ejemplo) ofrecen las primeras pistas sobre lo que traerá el futuro, para los libros visuales de gran formato estos artefactos resultan casi inadecuados, entre otras cosas, por su pantalla en blanco y negro. ¿Cómo se puede disfrutar, on-line, de Gustav Klimt: Painting, Design and Modern Life, uno de los best seller de 2008 en el mercado inglés?

Camplin reconoce que la cultura promedio evoluciona hacia una mayor valorización de la imagen, por lo que confía en que debajo del complejo presente en el mundo digital se esconden también oportunidades. La industria ya está experimentando algunas. Phaidon, por ejemplo, ha creado para algunos de sus libros una serie de sitios especializados que aprovechar las posibilidades de la web: cronologías interactivas (30.000 años de arte), búsqueda de imágenes relacionadas (Ice Cream: 100 emerging artist), o cientos de imágenes de archivo para consultar (Le Corbusier Le Grand). Taschen, por su parte, en su sitio incluye una sección de comunidad para que los lectores planteen sus preguntas a los editores y autores de la editorial, y una sección de videos en los que se reseña alguno de sus libros. Allí puede verse una buena entrevista a Santiago Calatrava a propósito de su libro Santiago Calatrava Complete Works 1979-2007.

De cualquier modo, los editores saben que en los libros de arte, fotografía o arquitectura de gran formato hay una cuestión física entre el papel y el lector. Lo reconoce Belinda Rasmussen, directora de Carlton Books: "Un aspecto fundamental de la industria editorial ilustrada es que el libro sea un objeto bello". ¿Puede el paradigma digital ofrecer algo que lo reemplace? Hasta el momento, nadie ha encontrado una alternativa.

www.phaidon.com

www.taschen.com

Por Carlos Guyot
De la Redacción de LA NACION

2 comentarios

Entradas populares