domingo, marzo 08, 2009

Los avances y bemoles del e-book ...ANTONIO DÍAZ OLIVA



Fue cuando Stephen King subió al escenario para leer su última novela "Ur". En sus manos, por primera vez, no llevaba un libro. Cargaba un aparato blanco, delgado y con botones a los costados. Y a la par de la narración en voz alta que hacía el escritor best seller, varios espectadores leían la misma historia desde sus asientos. Al igual que King, ninguno portaba un libro.

Aquella fue una de las tantas escenas sucedidas en la Morgan Library en Nueva York el pasado 9 de febrero. ¿El acontecimiento? El lanzamiento del Kindle 2. Este nuevo dispositivo portátil de Amazon -la reconocida empresa de ventas virtuales- era presentado en sociedad de la mano de uno de los autores más vendedores de EE.UU.

Entre las novedades del Kindle 2 se encuentra una capacidad de 2 gigabytes (contra los 256 bytes que tenía el Kindle 1) que se traduce en un almacenamiento de 1.500 libros; una conexión inalámbrica a internet en vez de la telefónica que tenía su antecesor; 16 tonos de gris para aliviar la vista en reemplazo de los básicos 4 anteriores; y un novedoso mecanismo llamado "Read To Me" que abrió la primera discusión en torno a este aparato.

Lectura en voz alta

Una de las características que con bombos y platillos anunció Amazon en el Kindle 2 es el "Read To Me" (Léeme). Éste permite que el dueño -gracias a una voz masculina o femenina- "escuche" un libro simplemente apretando un botón. Un aspecto pensado en el mercado estadounidense donde, debido al volumen de autos y a la cantidad de horas de manejo, son muchos los que "oyen" libros.

Ahora, no todo ha sido felicidad con esta nueva característica. Apenas un día después de su lanzamiento, la polémica se armó a partir de una columna en el New York Times firmada por Roy Blount Jr., presidente del Gremio de Escritores estadounidenses. Su acusación era que, con este agregado, Amazon evadía derechos de autor al reproducir un texto. Ya que, a diferencia de los audio-libros (en los que hay una representación de una obra literaria), en la iniciativa del Kindle 2 no hay pago por autoría.

Todo terminó en el siguiente comunicado de Amazon: "Estamos modificando el sistema del Kindle 2 para que las mismas casas editoriales decidan si es que quieren o no tener la opción de lectura en voz alta".

"Aún no se puede saber cuánto influye este dispositivo en la compra de un Kindle", comenta Michael Gaudet, fundador del sitio de libros electrónicos www.eredeads.com. "Pero Amazon y otras compañías están invirtiendo para tener más características de este tipo en los lectores de e-books".

Otro de los debates que han surgido con el lanzamiento de Kindle 2 es sobre el número de funciones de estos objetos. ¿Sólo deberían enfocarse en la lectura? ¿O lo mejor es que cumplan otras tareas como labores de agenda? "Todo indica que se confluirá en un dispositivo que haga muchas cosas, la mayoría inútiles; sólo así podrán sacar un modelo nuevo cada año y crearnos necesidades que no sabíamos que teníamos", dice Andrea Palet, directora editorial de Ediciones B, y quien ha manejado el Kindle 1.

Lo cierto es que hoy el más grande contrincante que tiene un dispositivo como Kindle o el Sony Reader (la principal competencia de Amazon en este campo) es el celular. "En pleno auge el iPhone -que no es más que un teléfono móvil con pantalla y varias funciones- de repente se transforma en un instrumento de lectura. Y, además, en el mismo momento en que Amazon muestra el Kindle 2 al público, hace la oferta simbólica de descargar su catálogo de libros para iPhone o iPod touch", comenta el experto en ebooks y autor de "La prensa sin Gutenberg", Jean-François Fogel.

¿El lujo de leer en papel?

2018. Esa es la fecha en que los libros electrónicos superarán en volumen de negocio a los de papel. Por lo menos según una encuesta realizada en la Feria del Libro de Frankfurt 2008 a distintos editores de Europa. Pero pese a las constantes frases lapidarias que se han lanzado, muchos creen que el libro, como objeto, no morirá. Sino que de la misma manera en que los vinilos han sobrevivido, el factor fetichismo y colección será relevante.

Andrea Palet es uno estos casos y comenta: "De los libros me gusta todo y eso incluye su 'físico', el olor y textura del papel, la tapa, el agrado de ver las paredes llenas de lomos de colores". Y luego agrega: "Sin embargo, ese vínculo emocional, como lo demuestra la relación de la gente con su celular, también puede crearse con un aparatito de plástico y metal".

Para el fundador y presidente de Amazon Jeff Bezos, en cambio, el formato da lo mismo: "Cuando uno lee, nadie piensa en la tinta, el pegamento o el cosido. Todo eso se desvanece y uno entra en el universo del autor", ha declarado.

"Lo importante es entender que todos los formatos son posibles", asegura Fogel. "Tanto el Kindle como el Sony Reader, el celular, incluso la consola de videojuego. Cualquier pantalla que se conecte con una red es candidata a ser soporte del libro".

El caso japonés:

Mientras en occidente el "e-book" aún está en una etapa embrionaria, en Japón hace rato que los libros virtuales han ganado un espacio. Y pese a que existen reproductores tipo Kindle desde un tiempo atrás, el celular es el soporte preferido en tierras orientales. Según un estudio de la empresa Wireless Watch Japan, con fecha 2007, veintinco millones de japoneses leen libros y cómics en sus celulares.

Otro de los formatos que se ha integrado son las consolas de videojuegos. Bajo el nombre "100 classic book collection" (de Nintendo DS) salió al mercado japonés el 2008 este cartucho que contiene varios títulos destacados de la literatura universal. ¿La idea? Que los niños intercalen las aventuras de Mario Bros con Dickens o Twain. El juego ya está disponible en el mercado estadounidense y británico.

Tecnología La evolución de los soportes para leer:
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails