lunes, marzo 30, 2009

"En la Biblioteca no se vetan libros" Ignacio Barreto, Presidente del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional


-A finales del año pasado se generó mucho ruido debido a los afiches de contenido político que estaban en las paredes de la institución. ¿La Biblioteca es una institución para la propaganda roja?

-Esa situación que ocurrió no fue avalada por los funcionarios de la Biblioteca Nacional, y definitivamente tampoco fue avalada por el Ministerio de la Cultura. Mucho menos por la Presidencia de la República. Es una de las razones, entre otras, por las que sale Fernando Báez. Esa es una manera mal entendida de hacer política, una forma cómoda de asumir una posición política. Y digo cómoda porque no parte del fondo sino de la forma. No nos molesta la presencia de carteles con la figura del Presidente, esta es una institución pública y él es el presidente de la República. Lo que sí tenemos que tratar de respetar es una serie de normativas para el uso de las áreas públicas y, sobre todo, que hay instancias dentro de las instituciones que son las que deben velar por esas normativas.

-¿Cómo lo permitieron?

-Eso ni siquiera fue de ciertas instancias de la gerencia sino un grupo político que estaba metido aquí. Fueron hechos bastante irregulares, que incluso (no quiero pecar de paranoico) llegaban a parecer acciones hechas para lograr una reacción negativa, para lograr el rechazo a la figura del Presidente y a la gestión de este gobierno. Y caso ocurre así: compañeros que están acá, identificados con el proceso, decían: "¡Eso es inadmisible!". Ya eso cambió y el grupo que estaba tomando la acciones, amparado en la antigua gerencia, ya no existe.
.........



-¿Qué dice acerca de los libros vetados, que al parecer iban a salir de la colección de la Biblioteca Nacional?

-Son rumores. La naturaleza de esta institución es ir en contra de cualquier tipo de censura. Aquí, además, hay una Ley de Depósito Legal que obliga a las editoriales a entregar ejemplares a la Biblioteca. Y no son para convertirlos en pulpa o quemarlos, sino para la colección. Aquí no se vetan libros.

-¿Eso se está cumpliendo?

-Sí. La Ley de Depósito Legal no sólo incluye lo editorial sino que incluye las producciones discográficas, televisión, radio, cine, y ahí está lo más difícil. Con la parte discográfica, pasa que los trabajos de calidad son las producciones independientes. Y como a ellos les cuesta mucho producir esos discos, les cuesta entregar esos ejemplares.

-Pero las empresas replicadoras exigen el número de depósito legal...

-El hecho de que coloques el número no es garantía de que traigan los ejemplares. Yo creo que lo que hay que recordar es que, así como les costó muchísimo, deberían traerlos, porque esta institución les garantiza que van a ser preservados. Igual pasa con los cineastas, con lo que les cuesta hacer una película, deberían traer una copia del rollo, pero no en video, porque en ese formato se pierde información.

-¿Los libros importados también deben cumplir esa ley?

-Se supone, porque la ley habla de lo que se produce y lo que se distribuye. Nosotros tenemos una partida para adquirir libros extranjeros, sobre temáticas que tengan mucha demanda por parte de los usuarios. Ese es el criterio de adquisición.

-¿Y para comprarlos tienen que pasar por las exigencias del Certificado de No Producción del Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio?

-Nosotros, por razones de todo ese control cambiario, tenemos que trabajar con proveedores, importadores de libros. Uno les da las listas.

-¿Y la digitalización?

-En este momento estamos trabajando para ir construyendo una biblioteca digital, que la población sepa qué hay en biblioteca y la consulte.

Ana María Hernández G.
EL UNIVERSAL

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails