sábado, diciembre 12, 2009

45 Relecturas recomendadas a partir de los 45 años recién cumplidos


EL Quijote
La Celestina
Guzmán de Alfarache
El danubio · Magris
Diarios · Gombrowicz
Ulises · Joyce
Todo I.B. Singer
Todo Rimbaud
Todo Calvino
La novela de un literato · Cansinos
Rojo y negro
Todo Diderot
La guerra del fin del mundo · Vargas Llosa
Historia de la Guerra del Peloponeso · Tucídides
El hombre sin atributos · Musil
La vida modo de empleo · Perec
En busca del tiempo perdido
Memorias · Godoy
Diarios y viajes o · Moratín
Todo Kafka
Ética · Spinoza
Todo Flaubert
Memorias de ultratumba · Chateaubriand
Todo Borges
Todo Graham Greene
Narrativa completa · Lovecraft
Todo Hermann Broch
Historia · Heródoto
Todo Chéjov
Todo Tolstoi
Las aventuras de Huckleberry Finn
Todo Barthes
Crimen y castigo ·
Pierre o las ambigüedades · Melville
Moby Dick
Archipiélago gulag
Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano · Gibbon
Historia de la guerra de los judíos · Josefo
Cien años de soledad
Lord Jim · Conrad
Temor y temblor · Kierkegaard
Fenomenología del espíritu · Hegel
José y sus hermanos · Mann
Mahomet · Voltaire
La decisión de Sophie · William Styron

Adolfo García Ortega

lunes, noviembre 30, 2009

"La lectura desarrolla espíritu crítico" Carlos Sandoval


Docente, crítico literario e investigador de la Universidad Central de Venezuela... en realidad Carlos Sandoval es un enamorado de la literatura venezolana, un lector avezado y un perfecto ratón de librerías, bibliotecas y ferias de libros. Tanto que asegura que los libros amenazan con correrlo de su casa. Su conocimiento en torno al tema vale para indagar sobre el comportamiento lector del venezolano, en particular por cuestiones que se evidenciaron en la reciente V Feria Internacional del Libro de Venezuela, Filven, en la cual gente común y corriente compró de todo, pero especialmente, "ladrillos" como EL CAPITAL de Carlos Marx. ¿Compras fetiche o de verdad hay sapiencia como para hincarle el diente? -Evidentemente hay un editorial, pero ¿qué lee el venezolano?BOOM -Desde 2003 para acá hay un BOOM editorial de narrativa venezolana; pero también hay que reconocer que desde 1998 en adelante hay un BOOM de ensayo: se trata de publicar libros que expliquen qué pasa, sobre todo desde el punto de vista político. -Se está editando desde varios frentes... -El Gobierno ha editado muchos libros y los regala, pero creo que pierden mucho dinero y no creo que cubran el costo. El hecho es que sea propaganda del Gobierno o lo que sea, uno se sorprende de las cosas que se leen. Yo uso el metro y veo gente leyendo muchas cosas, como el CÓDIGO CHÁVEZ de Eva Golinger o la CONSTITUCIÓN, y no sé si esa gente está preparada para entender, pero las ves leyendo. Con la llegada de Chávez al poder y para explicar por qué nos cayó esto encima, Debate de Random House comenzó a publicar ensayos. También hay una biblioteca Manuel Caballero, una de Elías Pino Iturrieta. Con ello vino acarreada una bonanza editorial de narrativa, porque observas autores que antes estaban en Monte Ávila y ahora los tiene Mondadori, Alfaguara, Planeta. -¿Se leerá todo lo que se publica? -Una cosa es que veas que se está publicando mucho, pero eso no te garantiza que se lea también. No sé, no tengo manera de medir, pero la experiencia dice que una cosa no está acompañada de la otra. -¿Pero no hay ninguna forma de medirlo? -Intenté hacerlo a través de contactos con la Cámara de Artes Gráficas, pero en Venezuela no hay estadísticas de libros. Hace muchos años trabajé en Fundalibro (organismo antecesor del hoy Centro Nacional del Libro, Cenal) y allí se firmó un convenio con la Unesco para tratar de producir estadísticas del libro en Venezuela, y lo único que se sacó en claro es que la gente lee muchísimo ensayo histórico, literario, interpretación sociológica, qué cosa somos los venezolanos y los latinoamericanos, pero nunca pudimos saber qué cantidad de tiraje de cada título se hace en el país. Y un editor evidentemente no te va a decir cuántos ejemplares tira... -Los libros dan esa información... -Fíjate que ni siquiera allí lo puedes ratificar. En el colofón pocas editoriales ponen la cantidad de libros que se tiraron. Monte Ávila no lo hace, El Perro y la Rana sí, por razones de difusión populista. Creo que ni siquiera las privadas incluyen ese colofón. Lo que sí observo cuando voy a Nacho, a Tecniciencia, a Librerías del Sur, Élite, Suma, cualquier librería de Caracas, es que hay una oferta amplia de libros escritos por venezolanos que tratan de interpretar el fenómeno venezolano. -¿Qué efecto tiene regalar libros más allá de lo demagógico? -No me parece malo que los libros se regalen si eso va acompañado de una política de lectura. Hasta ahora, aunque el Gobierno anuncia un Plan Revolucionario de Lectura, no sé si eso se está implementando o no. Sería irresponsable de mi parte decir que no funciona. Pero, insisto, al lado de regalar no veo una política coherente sobre cómo incentivar la lectura. Por otro lado, esta no es una práctica sólo de este gobierno. Cuando yo era niño, recuerdo que la Fundación del Niño regalaba en diciembre PÁGINAS PARA IMAGINAR, donde leí los primeros poemas. Cuando joven fui una vez a la jaula de King Kong, que montaron en la plaza Caracas para el gobierno de Pérez donde mostraba sus realizaciones políticas y ahí regalaban libros. -Pero no se sabe cuánto se lee... -Tengo colegas de la universidad a quienes no les da tiempo de leer, de actualizarse en la materia que dictan, por razones de la propia crisis. Tienen dos trabajos, saltan de un lado a otro. Peor, conozco gente que da clases en bachillerato y básica que en su vida habrá leído diez libros. Te estoy hablando de profesionales que enseñan y cuya herramienta es justamente el libro. Si allí hay problemas, imagínate cómo puede ser en una población que recibe un libro regalado y que a lo mejor no tiene el instrumental necesario desde el punto de vista cognoscitivo. La gente que compra EL CAPITAL y el MANIFIESTO COMUNISTA, está bien, pero lo interesante es que lo lean. -¿Cómo incentivar el leer? -Creo que se requiere de una política de lectura en todos los niveles, y básicamente en el nivel primario, es decir, en la escuela y en el bachillerato. Mi hipótesis es que el problema con la lectura y con todo en general tiene que ver con la falta de una buena educación en los niveles básicos de la escuela. No se les enseña la importancia del libro, de la lectura y del estudio. -¿Leer para instruirse, para distraerse, para formarse ideológicamente? -Es muy difícil para una persona que vive de la lectura y que vive de hacer libros y leerlos explicar lo que significa leer. Para mí es difícil, porque uno lee por conocimiento, por placer, por pasar el rato, la cola, el metro, la cola en el banco. Una definición general sobre la lectura podría ser, por ejemplo, que ésta no solamente te ayuda a tener conocimiento de algunas materias, sino también desarrolla un espíritu crítico en el sentido de ver los problemas un poco más allá de la cotidianidad. Cuando uno es un lector consuetudinario uno ve la vida de otro modo: yo no sé si la lectura cambia o no la vida, pero a mí sí me la ha cambiado. La lectura te ayuda a ver el mundo de otro modo y a pensar. Además, la civilización occidental, nuestra civilización mezclada en América Latina, se forjó básicamente con libros. -¿Qué le pareció la reciente Filven? -Yo siempre voy a todas las ferias del libro, sean chavistas o antichavistas. Voy a buscar libros, porque creo en ellos. La Filven que está haciendo el Gobierno sin duda tiene una carga ideológica marcada. Pero todo es ideológico. En las ferias de la Cuarta República participé, y la carga ideológica era de otro cuño. No critico eso, lo que criticaría es que todos los stands sean de una sola línea, y en este caso no fue así. Compré libros de editorial Siglo XXI que no tenían nada que ver con el discurso político. Incluso compré en el stand de la Plataforma del Libro cosas que no tienen nada que ver con política. Pero sí tengo críticas, una operativa y otra con los libros: la primera es que las caminerías y la disposición de los stands no son las más adecuadas, hace mucho calor dentro de cada uno, se pueden mejorar los servicios de baños y las cafeterías; además, muchos expositores no tienen puntos de venta y me parece que no podemos desconocer la ciudad insegura en la que vivimos. -¿Y de los libros? -Creo que algunas editoriales abusan con el precio, incluso editoriales invitadas de afuera. Sé que los libros del stand de Bolivia estaban muy caros, a BsF 90; salvo los del Estado, que estaban muy baratos. Pero ahí tengo otra crítica que vengo haciendo desde hace tiempo. Compré varios libros de El Perro y la Rana, y no están bien cuidados ni revisados. Hay errores ortográficos, y si vas a vender un libro barato no puedes partir de que no vas a cuidar la ortografía, porque estás maltratando al pueblo. Es un irrespeto para todo lector e indica falta de profesionalización en el mundo del libro. Quizás es por la premura de sacar muchas ediciones, y este descuido también es achacable al mundo editorial privado.

Ana María Hernández G. EL UNIVERSAL

sábado, noviembre 28, 2009

Impresionante anuncio de New Zealand Book Council para animar a la lectura. Una auténtica maravilla

Otra forma placentera de leer , El maravilloso Mago de Oz




Librero independiente dijo...
Todos los indicios apuntan a que a los personajes literarios, una vez abandonados por su autor no sólo les dan vida los lectores, al parecer también se las arreglan para divertirse, mientras los libros reposan, prescindiendo de su mirada fisgona...

martes, noviembre 24, 2009

Sobre la feria del libro , por Joaquín Marta


" Para la inauguración del evento, cuándo no, fue invitado a discursear el presidente de la República. Sin que le temblara un solo músculo de la cara y ninguna sinapsis o sindéresis, sentó cátedra. De acuerdo con su peculiarísima manera de entender los fines del libro y la lectura, éstos son para “aprender a hacer una lectura política de la sociedad”. El origen de esta idea es obvio, procede de los reduccionismos y de las ideologías correosas, en especial de la arcaico-marxista. Según ésta, la sociedad es un resultado que está más o menos rigurosamente determinado por dos causas, la económica que establece las bases del dominio, y la ideológica que funda los asientos del pensar (los dominados, asevera, piensan con el pensamiento de los dominadores). Y esta trama persistirá incluso a lo largo y ancho de los procesos revolucionarios mientras no abran las inciertas y remotísimas puertas de la liberación universal. Entre tanto, los feriantes especializados en pócimas capaces de curar hasta enfermedades que no existen, venden al por mayor y al por menor sus botellas. ¿Qué líquido o polvo o grano o vaho contienen? Pues una mezcla muy simple: control de la economía para monopolizar la riqueza y su distribución selectiva, y dominio sobre la política para extrañar de ella a cualquier competidor. Dicho de modo más directo, sus brebajes son tóxicos para postrarnos ante su hegemonía.

En esa mezcla, el factor más importante es el neo-analfabetismo cuya receta consiste en que no haya analfabetos para que todos puedan leer lo que se les imponga o permita leer. Así, leer con el objetivo único de lograr la “comprensión política de la sociedad” significa ni más ni menos que sólo se debe pensar a la sociedad desde el pensamiento de quienes se han adueñado del poder (lo mismo de lo que acusan a la sociedad clasista y alienante). Como se observa, es una magnífica y trucada vuelta de tuerca que le permite a los explotados el derecho de transformar su enajenación económica en alienación política. En China, época de Mao, advertí una insospechable cantidad de lectores, pero que todos leían el mismo texto, El Libro Rojo de Mao. Se alfabetizaba a los pobladores para convertirlos en analfabetos de la libertad y, por tanto, de la cultura y la creación."

Mucha política y poca literatura para los visitantes de la Filven



¿Un paseo más? ¿Una oferta de diversión urbana? ¿Un espacio para la promoción ideológica? Estas y otras preguntas deben haber surgido en la mente de los asistentes a la recientemente culminada V Feria Internacional del Libro de Venezuela, Filven, realizada en el parque Los Caobos entre los días 13 al 22 de noviembre. El resultado de la experiencia con la Filven fue variopinta, donde lo político, como fondo y figura, fue un factor relevante: los temas políticos, las editoriales cubanas, las publicaciones del Gobierno ocuparon ubicaciones privilegiadas dentro del recinto ferial. Hubo visitantes que no llegaron al final del recorrido ferial, justo donde el Cenal (Centro Nacional del Libro) ubicó los stands de las editoriales privadas dedicadas a la literatura como Santillana, Ediciones B, Norma, Random House; y a temas universitarios como Fondo de Cultura Económica, entre otras. A la escritora Mónica Montañés la Filven le pareció una fiesta. De hecho el haber asistido en compañía de su hijo representó la ocasión para disfrutar de las actividades dirigidas a los niños. "Para mí fue chévere, vi bastantes cosas, a buen precio". Sobre el tema propagandístico concede que "al principio sí, por supuesto. Muchos libros que tratan el tema político, pero creo que había como para todos. No me quedé pegada. Y vi full chamos, con sus mamás, gente usuaria del parque", dijo. Para el profesor universitario y docente José Sánchez Lecuna la Filven sí estuvo politizada, con "muy pocos libros y muy poca literatura", salvo "Monte Ávila, donde se podían conseguir a buenos precios todo tipo de escritores". Respecto al paisaje político, comentó que fue "lo usual. Lo que pasa es que uno se acostumbra", y evidentemente el tipo de gente que el autor de EL VIAJE INEFABLE consiguió a su paso fue mayormente "estudiantes, con ideas políticas claras". El librero Walter Rodríguez, de Librería Lectura, no pudo evitar comparar la Filven con la recién culminada Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo, Filuc. De modo que Filven "fue muy similar a la del año pasado. Faltó mayor publicidad para que más gente se enterara, y también faltó un poco de trabajo en conjunto entre las editoriales privadas y el Cenal para promocionar la feria, a la que lógicamente la gente le tiene cariño y la espera. Quise ver más a los "ratones" de feria, los de siempre, y no los vi". Sobre el tema político opinó que sobre todo se llevó a cabo con los eventos del Cenal, "hubo temas propagandísticos, pero dentro de la feria fue normal".

Ana María Hernández G. EL UNIVERSAL

lunes, noviembre 23, 2009

A pesar de lo político la Feria del Libro coronó en la narrativa


Ayer cerró la V Feria Internacional del Libro de Venezuela, con ventas, al menos, satisfactorias para la mayoría de los expositores. El evento tuvo por sede el parque Los Caobos, desde el pasado viernes 13 de noviembre hasta ayer. Bolivia fue el país invitado, y conjuntamente con una mayoría de stands dedicados a las publicaciones de corte político y particularmente de izquierda, fueron la mayor oferta. Sin embargo, los lectores de literatura también encontraron algunas ofertas. En cuanto al pabellón de la Plataforma del Libro, hubo dos libros de Ludovico Silva entre los más vendidos: ANTIMANUAL PARA MARXISTAS, MARXÓLOGOS Y MARXIANOS y EL SUEÑO INSOMNE. Al lado de estos dos, se registró altas ventas de las novelas EL PAÍS DE LA CANELA,de William Osuna y ANA ISABEL, UNA NIÑA DECENTE, de Antonia Palacios, obra que este año celebra sus seis décadas de publicación. Como en esta edición se le dedicó un espacio al Plan Revolucionario de Lectura, Carlos Duque, coordinador de ese programa, señaló que "hay más de 46 mil personas inscritas y ya hay más de 4.500 escuadras conformadas en todo el país. En el marco de la feria dimos conferencias y tuvimos puntos de lectura, donde los visitantes hacían su círculo y aplicaron la metodología, bien leyendo los libros del plan o los que quisieran". En cuanto a las editoriales privadas, Santillana registró entre sus más vendidos los libros de la saga CREPÚSCULO, y en literatura, CUENTOS ESCOGIDOS, de Horacio Quiroga; EL VIAJE DEL ELEFANTE, de José Saramago y EL RAPTO DE LA ODALISCA, de Marianela Balbi. Para editorial Norma, su éxito entre el público fue la novela NECRÓPOLIS, de Santiago Gamboa, así como60 JUEGOS MEMORABLES EN 60 AÑOS DE LA LVBP y toda la línea infantil. Otra saga, pero en este caso CORAZÓN DE TINTA, de Cornelia Funke, fue el caballo de batalla del Fondo de Cultura Económica y tuvo entre sus novedades el tercer y último tomo de esa serie, titulado MUERTE DE TINTA. Para FCE, la colección Nuevo Periodismo también tuvo bastante aceptación. Ediciones B vendió como pan caliente el libro de Titina Penzini 100% CHIC, EL LIBRO DE LA SALSA, de César Miguel Rondón y CINCO MIL AÑOS DE BEISBOL, de Juan Vené; además de EL OTRO INFIERNO, de Carlos Villarino y los de John Katzenbach. Los visitantes del stand de Random House apostaron por los de Stephen King, por los de Isabel Allende y por las ediciones de bolsillo.

Ana María Hernández G. EL UNIVERSAL

jueves, noviembre 19, 2009

Llegará Venezuela con amplia oferta cultural a la FIL Guadalajara


En busca de difundir y promover el intercambio cultural y comercial en materia de literatura, una delegación de la Cámara Venezolana del Libro participará en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara , a desarrollarse del 28 de noviembre al 6 de diciembre.

En entrevista con Notimex, la directora adjunta de Editorial Alfa de Venezuela, Carolina Saravia, indicó que en ésta que será la segunda participación de su país en este encuentro se presentarán alrededor de 22 novedades literarias y de revistas, además de algunas mesas redondas.

La también integrante de la Comisión de Ferias Internacionales de la Cámara Venezolana del Libro agregó que la delegación sureña es encabezada por el escritor Rafael Cadenas, quien será homenajeado por su trayectoria literaria.

"Nosotros estamos muy contentos de participar en la FIL pues representa la posibilidad de promover el intercambio cultural comercial entre Venezuela y todos los que van a estar presentes en la feria", explicó Saravia.

La Feria del Libro de Guadalajara, dijo, es un puente y una ventana para todo Iberoamérica, para difundir la creación literaria de los respectivos autores tanto nacionales como internacionales, pero también sirven para comunicar reflexiones globales.

Al respecto, mencionó que la víspera de celebrarse el Bicentenario de Independencia de distintos países de América, por la parte venezolana se llevará a cabo la mesa "Caudillos carismáticos y líderes americanos".

En esta mesa, comentó, participarán por la parte venezolana el historiador Manuel Caballero, miembro de la Academia de Historia de la Ciencia, y por la parte mexicana, estará Enrique Krauze, catedrático e integrante del Colegio de México.

Ambos historiadores discernirán sobre la conformación histórico-política de América Latina, en busca de comprender la realidad actual de las sociedades latinoamericanas.

Por la parte venezolana, explicó la organizadora, existe una variada producción de ensayos sobre todo del tipo de reflexión histórica que ha tenido un auge muy interesante, de ahí la idea de llevar a cabo esta mesa de análisis.

Luego encabezarán otra mesa "Mirando hacia otro género", que abordará el tema de la narrativa venezolana representada por jóvenes autores como Alberto Barrera, Premio Herralde, con Julio Patán como presentador.

Uno de los actos principales que ofrecerá la delegación de Venezuela, será la presentación del libro de Rafael Cadenas, Premio FIL 2009 el próximo 29 de noviembre.

El volumen "Selected poems" es la primera antología bilingüe español-inglés de su poesía y ensayo, así como una colección de títulos de Cadenas en inglés, francés y español, editadas en Venezuela.

Otra de las novedades que destacó Saravia, es el libro del escritor mexicano "Venezuela, entrevistas" en el que integra una serie de ensayos escritos durante su estancia en aquel país.

Asimismo, el escritor mexicano, Jorge Volpi, hará la presentación del libro "La herencia de la tribu. Del mito de la Independencia a la Revolución Bolivariana" de Ana Teresa Torres, ganador del Premio de Ensayo Debate-Casa de América 2009.

El programa cultural de Venezuela, concluyó, será muy variado ya que incluye la participación de autores y editores de primer nivel en géneros como narrativa, ensayo, libros de gran formato, publicaciones periódicas, entre otros.

http://enelshow.com/news/2009/11/19/12622

miércoles, noviembre 18, 2009

Venezuela tiene dos ferias del libro..Yolanda Valery

Dicen que el papel lo aguanta todo. Esta semana Venezuela está por aguantar dos eventos que giran en torno al libro y la lectura, pero como parte inextricable de una dinámica que parece dividirlo aquí todo en dos mitades.

Feria del Libro en Caracas (Foto: Yolanda Valery)

Unos 150 expositores participaron en Filven, donde abundó la oferta en materia política.

Uno abarca más de 150 puestos de exhibición en los espacios abiertos de un parque. El otro no suma 15, en un pequeño y más bien oscuro salón de exposiciones de una edificación universitaria. Se trata de la oficial Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven) y la alternativa muestra del Libro y Video Libertario de Caracas.

El primero dice no excluir a nadie; el segundo se dice obviamente excluido. Curiosamente, sin embargo, en ambos se ofrecían este martes algunos títulos comunes sobre pensamiento de izquierda y anarquismo.

Porque -ya está dicho- se trata de letras, sí; de aquellas que involucran la "p", la "o", la "l", la "i", la "t", la "i", la "c" y la "a".

En la Filven

Lo define así un artículo contenido en una publicación gratuita distribuida en la Filven: "Quien controla los medios de producción material, procura para sí el monopolio de los espacios de producción simbólica. El libro, distintivo clásico de la dominación cultural (…) es ahora el campo de las confrontaciones".

Algunos de estos libros plantean una crítica de izquierda al llamado 'proceso revolucionario'. Lo cuestionan seriamente desde una postura más bien radical

Nelson Méndez, dueño de El Libertario

En la Feria, las mesas de libros parecen pregonar esto en voz alta.

"Hay muchos libros de geopolítica, política, sociología", le describía a BBC Mundo Manuel, un ávido lector que cargaba ya dos bolsas llenas de títulos entre los standscuidadosamente arreglados, por entre toldos para ponencias, puntos de información computarizada, sets de televisión del canal oficial y puestos de artesanía o comida, en los espacios abiertos del parque público Los Caobos, en el centro de la ciudad.

También había cuentos para niños, textos escolares, recetarios de cocina, libros de autoayuda, diccionarios y enciclopedias, amén de prosa y verso clásicos. "De todas maneras no se puede vivir de poesía; si tú te casas conmigo, yo no sé cómo construirte una casa", se quejaba Manuel.

Otros clientes se decían satisfechos. "Esto es buenísimo, lo que ha hecho el gobierno", le decía María a BBC Mundo en la entrada del espacio dedicado a las principales editoriales oficiales, y que anunciaba en su entrada que la "revolución" ha publicado 2.633 libros e impreso 13.182.982 ejemplares.

Los que son y los que están

Las compras editoriales están amenizadas en la Filven con música criolla distribuida a través de altavoces, que cada pocos minutos se ve salpicada de anuncios: "Bienvenidos a Filven. Los invitamos al conversatorio 'La felicidad como problema político en la construcción del socialismo'", era una de las ofertas de este martes.

Alternativa muestra del Libro y Video Libertario de Caracas (Foto: Yolanda Valery)

La muestra alternativa no sumó 15 stands, en un pequeño salón de exposiciones.

El mapa de la entrada muestra 107 puestos de libros (más otros 21 de libros usados y 20 de editoriales alternativas). De los primeros, una treintena pertenecen a instituciones del Estado, como ministerios o fondos especiales.

Entre el resto se cuentan algunas editoriales internacionales famosas, como Planeta, Mondadori, Santillana o el Fondo de Cultura Económica, junto con un número más alto de otras quizás menos renombradas. Algunas de ellas: Pathfinder Press EE.UU. (libros sobre marxismo), Lom Ediciones de Chile (con títulos como "Refundación del marxismo y Trosky, el profeta desarmado), Centro de Estudios Libertarios de Colombia ("La rebelión de un campesino" y varios ejemplares acerca de museos del mundo).

En este contexto, un tercer grupo de puestos, como el de empresas Polar o las universidades Central de Venezuela y Católica Andrés Bello, aparecen como inesperados: estas instituciones se han visto enfrentadas en algún momento o se encuentran actualmente en una acera opuesta al oficialismo.

Sin embargo, la Filven no está exenta de polémica: la editorial del diario El Nacional (oposición) no pudo colocar un puesto. Según el ministro de Cultura, Héctor Soto, la feria no excluyó a nadie y la situación puntual del rotativo se debió a que no pagó el depósito por el stand.

También denunció Soto una campaña internacional contra la feria, a partir de una denuncia de una escritoria boliviana (Bolivia es el invitado especial de la Filven) que se dijo vetada por los organizadores. El ministro negó esa versión y atribuyó el escándalo a un "show para vender más libros".

Ni preguntaron

Relativamente cerca del parque Los Caobos, en la escuela de Ingeniería de la Universidad Central de Venezuela, un grupo de organizaciones no gubernamentales -la mayoría relacionada con derechos humanos- montó su propia exposición paralela. Ellos previeron un veto de antemano, por lo que ni preguntaron si podían participar en la Feria Internacional.

Quien controla los medios de producción material, procura para sí el monopolio de los espacios de producción simbólica. El libro, distintivo clásico de la dominación cultural (…) es ahora el campo de las confrontaciones

Publicación gratuita distribuida en la Filven

"Mira este título: 'Ninguna concentración de poder es revolucionaria'. ¿Tú crees que con eso nos iban a dejar participar", le dice a BBC Mundo Nelson Méndez, apuntando a la primera página de una edición de su periódico bimensual, El Libertario.

El Libertario y la Organización Nelson Garrido están a cargo de la muestra alternativa, en la que se encuentran libros como "El verdadero golpe a PDVSA", "Situación de los Derechos Humanos en Venezuela", y "La Defensa del Derecho a la Salud o post anarquismo: unaintroduzione".

"Algunos de estos libros plantean una crítica de izquierda al llamado 'proceso revolucionario'. Lo cuestionan seriamente desde una postura más bien radical", dice Méndez, lo que explica por qué algunos extremos se tocan entre las dos ferias.

Al fondo del pequeño salón, un grupo de estudiantes ve una película uruguaya, ya que, como en Filven, está programada la proyección de películas de escasa difusión y coloquios y seminarios.

"Pensamos simplemente en abrir el espacio a corrientes de pensamiento anti autoritario, que entendemos hacen falta en Venezuela", dice Méndez, antes de correr a su puesto para atender a algún curioso recién llegado. Otra vez la "p", la "o", la "l", la "i", la "t", la "i", la "c" y la "a".

Yolanda Valery

BBC Mundo, Venezuela

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails