lunes, junio 30, 2008

Gobierno prohibe importación de libros “no revolucionarios"


"Tenemos una autocracia que no quiere permitir la libertad de ideas, cerrando la importación de "ciertos" libros y espera arrasar con la verdadera cultura de Venezuela. Que presenta una bibliografía apócrifa en los stands del exterior con obras desconocidas en mancomunidad con Cuba."



"... el gobierno no solo se atribuye la discrecionalidad de otorgar dólares a los libros que les parezca, sino que se auto proclama poseedor del monopolio del criterio para decidir qué libro se importa y cuál no, es decir, que leer y que no leer, bloqueando con ello el acceso a la cultura y al conocimiento."

viernes, junio 27, 2008

Suscripción;El Librero llega a su casa


"Desde esta semana se pone en marcha una promoción que llevará la revista El Librero a todos los hogares de los lectores que hasta ahora buscaban las revistas en las librerías de todo el país. Después de recibir llamadas telefónicas, correos electrónicos y cartas en físico, con solicitudes de los seguidores de la revista que no encontraban la revista mes a mes, se decidió abrir una suscripción para aquellos lectores que desean recibirla en casa. Tan sólo por 148 bolívares fuertes. Diez números al año. Con entrevistas, reseñas de libros, actualización sobre las novedades que ingresan en las librerías venezolanas, y curiosos aspectos del oficio de los libreros. Con excelentes lecturas: la única edición hispanoparlante de los textos del suplemento dominical The New York Times Book Review y la revista mensual The New York Times Review of Books. Todo esto llegará a sus manos. Y hay más: obsequios valiosos. Libros que enriquecerán sus puntos de vista y mirada del mundo. No se lo pierda. Llame ya al 0212 283.1301. Esta llamada será una sorpresa para usted. "

http://gentequenecesitaterapia.blogspot.com/

Japón es el país del mundo donde más libros se publican



"....estanterías de libros en la entrada de un par de estaciones de tren en Tokyo. Se supone que puedes coger cualquier libro, leerlo y después devolverlo a la misma estantería sin tener que dejar tus datos personales como habría que hacerlo en una biblioteca tradicional."

Japón es el país del mundo donde más libros se publican, donde más revistas se publican, donde más cómics se publican y donde más periódicos se publican al año. Más incluso que Estados Unidos o China, países con mucha más población que Japón.
Anotaciones relacionadas:
Libros sin vigilancia
Librería sin vigilancia
Tiendas sin vigilancia
FOTOS Y TEXTO . VIA: KIRAI un geek en Japon

jueves, junio 26, 2008

Foro:"El libro en la era digital"


La Dirección de Cultura festejará por todo lo alto el trigésimo quinto aniversario de la Editorial Equinoccio. Bajo la coordinación del Profesor Carlos Pacheco, el equipo de esta editorial universitaria ha preparado el primer foro titulado El libro en la era digital. Impacto de las nuevas tecnologías en investigación, docencia, edición y comunicación. Dicho evento tendrá lugar el martes 1° de julio, a partir de las once de la mañana, en la Sala de Conferencias ubicada en la planta baja de la Biblioteca. La moderadora y relatora escogida para tan importante ocasión es la profesora Myriam Araujo, quien actualmente es la directora de la Biblioteca de la USB.
Entre los temas que abordarán los panelistas Saadia Sánchez Vegas, Héctor Torres y Aquiles Esté, se cuentan Literatura digital: el lector entre las “máquinas para leer” y el libro impreso; ¿una editorial universitaria digital en la USB?; ¿cómo son las bibliotecas virtuales? y, finalmente, repercusiones económicas, políticas y culturales de los nuevos medios. Renombradas personalidades se darán cita en el encuentro, que permitirá la participación de los presentes, así como la interacción con los panelistas. Entre ellas, destacan Joel Aguilar, Mariela Azzato, Adelaide Bianchini, Luis Barrera Linares, María Silvia Cemborain, René Escalante, Fidel Gil, Carlos Leáñez, Roger Michelena, Maruja Ortega, Daniel Pradilla, Hermes Rodríguez, Fedosy Santaella, Elizabeth Valarino y Guillermo Yáber.
La oportunidad será propicia para rendir un merecido homenaje a los fundadores de Equinoccio, como el Rector Ernesto Mayz Vallenilla; el primer director de Extensión Universitaria de esta casa de estudios, profesor Humberto Rivas Mijares; el editor Gregorio Bonmatí, primer Director de Equinoccio; Dr. José Luis Salcedo Bastardo, autor de El primer deber, primer libro publicado por Equinoccio, y el Dr. Kaldone Nwiehed, autor de La vigencia del mar (1973)
"la idea de que los libros pueden ser almacenados y transmitidos digitalmente y que, por eso, necesariamente, deberán ser leídos en pantalla, es una falsa inferencia que se sigue de la falta de datos. La digitalización e Internet eliminarán la cadena tradicional de suministro en la que el inventario físico es almacenado y, después, distribuído a los puntos de venta. En lugar de eso, dispondremos de un fondo multilingüe que residirá en algunos sitios web [...] desde los que se transmitirá bajo demanda tan rápidamente como ocurre con un correo electrónico a servidores web descentralizados desde los que los archivos serán convertidos a libros de bolsillo de calidad mediante máquinas de impresión bajo demanda". Jason Epstein.

Bibliodiversidad (estilo boliviano)


Qué es bibliodiversidad?. El término busca reflejar la cantidad y heterogeneidad de títulos disponibles en un determinado país o región. Las amenazas más grandes a esa bibliodiversidad son: la consolidación tanto de editoriales como de librerias con la consiguiente priorización de los resultados financieros y la “best-sellerización” de los fondos editoriales que generalmente implica una reducción en la calidad literaria y de contenido de un libro.
Muchos pueden argumentar que en Bolivia estas amenazas a la bibliodiversidad, no son tan fuertes, al final, no hemos experimentado una consolidación en el sector y aparentemente las editoriales bolivianas aún buscan un fondo más horizontal que vertical.
Podemos también comentar algunas estadísticas: Bolivia produce cerca de 1500 - 1800 títulos nuevos por año y el ISBN registra 39 nuevos editores por año, lo que refleja la creciente producción bibliográfica en Bolivia. La producción boliviana ha empezado a diversificarse ya que luego de años de centrarse principalmente en el ensayo social y político, en los últimos años hemos visto una explosión de nuevos títulos en poesía, novela, cuento y textos escolares y universitarios. Una visita rápida a cualquier libreria en el país evidenciará una mayor presencia de la producción bibliográfica nacional.
Entonces la bibliodiversidad está asegurada en el país?. Lastimosamente la respuesta es: no.
Si bien hay una mayor producción nacional, poco a poco estamos recibiendo menos diversidad de títulos del exterior. Afectados por la pirateria, los importadores bolivianos estamos empezando a centrar nuestras esperanzas en traer la última novela o libros de cocina, autoayuda, etc. y esperar que no sean pirateados antes de que se vendan todos los ejemplares importados. Libros de autores menos conocidos, o temáticas menos amplias, poco a poco empiezan a ser sacrificados por estos libros de mayor rotación.
Y los best-sellers internacionales?. Dado que son los primeros libros pirateados, los best-sellers practicamente han desaparecido de las librerías porque el riesgo de quedarse con saldo de ejemplares no vendidos es cada vez más alto. El resultado es importaciones con menos ejemplares y menos títulos, y precios más altos, ya que al final son los bestsellers los que “financian” al librero (o al editor) para ofrecer libros menos “famosos”. Si a esto le agregamos que el mercado del libro en Bolivia es muy sensible al precios, la amenaza a la bibliodiversidad es aún mayor ya que debemos esperar que salga una edición en bolsillo (normalmente luego de 1 año o más de haber salido el libro) para que el libro sea accesible para el público boliviano.
En definitiva, el escenario actual es uno en el que el país produce más libros (por supuesto solo para consumo interno), pero importa menos títulos del exterior lo que nos aisla del conocimiento generado fuera de nuestras fronteras. Si la tendencia no se revierte, podemos enfrentarnos a un escenario similar al de la música, en el que el público en general solo tiene acceso al Top Ten y aquellos que buscan más variedad y no tienen los recursos necesarios (técnicos y monetarios) deben batírselas por si solos y quedan necesariamente insatisfechos.

domingo, junio 22, 2008

Editores piden una "rigurosa y sólida" normativa sobre propiedad intelectual


"Es esencial disponer de una rigurosa y sólida normativa sobre propiedad intelectual, para lo que es imprescindible fomentar actitudes favorables en pro de los titulares de derechos de propiedad intelectual por parte de los líderes sociales, de los creadores de opinión, de los representantes parlamentarios y de las administraciones, actitudes que, hoy por hoy, son poco frecuentes en nuestro país", lamentan los editores."

"Los editores son especialmente críticos contra la "lacra" de la fotocopia ilegal, en su opinión, "tan extendida" en España, "sobre todo en el sector público y de la enseñanza", a la que, denuncian, "se ha de añadir ahora la copia digital ilegal".

""La Universidad tiene una especial obligación de contribuir al fortalecimiento del libro, a fomentar las publicaciones de sus profesores e investigadores y a familiarizar a los alumnos con el uso digno y adecuado de dichas publicaciones", concluyen los editores."

"Los editores han recalcado el carácter iberoamericano de la edición española por lo que exigen "la inmediata supresión" de todas las barreras legales o arancelarias que dificultan la libre circulación del libro y de los productos culturales entre los países iberoamericanos."




sábado, junio 21, 2008

LA PIRATERIA EDITORIAL, UN FRENO PARA LA EDICION EN ESPAÑOL EN AMERICA LATINA.




Ana María Cabanellas. Presidenta del Grupo Interamericano de Editores(GIE).


"La historia de la edición en idioma español en América Latina nos permite visualizar un panorama de insospechada riqueza, generalmente poco conocida. Se presenta bajo la forma de complejas relaciones comerciales e intelectuales entre los países independizados y la antigua metrópoli de España. Se inicia con una fase en que los libros eran introducidos por importadores exclusivos de bienes culturales. A esta etapa le sucede un importante proceso de industrialización que asumió la modalidad de sustitución de importaciones. Se puede advertir la madura plenitud con que este continente ha desarrollado industrias propias a la vez que un pensamiento original, puentes de diálogo e intercambio que una época tan dinámica como la actual requiere.El libro se ha convertido en indicador específico de nuestra consolidación democrática y han sido las páginas impresas, incluso en forma clandestina, las encargadas de romper el silencio y el miedo que provoca una sola voz autoritaria. El libro es el actor pasivo de la situación provocada por una economía global caracterizada por grandes fusiones comerciales y también por las modas y caprichos intelectuales impuestos por el mercado en una sociedad de consumo. Sin embargo el libro continúa siendo el vehículo insustituible para mantener el diálogo vivo con crecientes núcleos de lectores que han vencido el analfabetismo y han podido acceder a la escolaridad. Lectores ganados que pueden convertirse en perpetuos estudiantes una vez satisfechas sus necesidades básicas. Lectores que requieren libros, ya sean traducciones de textos extranjeros u originales, que les aporten el matiz específico y manifiesten sensibilidad e ideas. El auge de las traducciones contribuye a desarrollar el diálogo entre los pueblos y su multiplicidad se pone en evidencia con la cantidad de diccionarios publicados en todas las lenguas y en particular en lengua española. En un mundo en cambio perpetuo encontramos que la lengua, en tierra propia o lejos de nuestro hogar, se constituye en patria que todos por fin logramos compartir. La patria del idioma común.La historia del libro en América demuestra que los temas se repiten en forma recurrente, desde las crisis económicas globales, la inmigración española y su influencia, los problemas derivados de la reprografía ilegal y de la piratería, el perjuicio de la censura durante los regímenes dictatoriales. Aunque los males pueden diferir, la necesidad de un marco legal y reglas de juego claras para incrementar el desarrollo del libre comercio y su vinculación con la educación, la libertad de expresión y la investigación son siempre indispensables."


Extracto de la ponencia de Ana Ma. Cabanellas en el panel "La edición en español" del Congreso Internacional de la Lengua Española, celebrado en Valladolid del 16 al 19 de Octubre de 2001.
Fuente: Cedro. Boletín Informativo . Entidad de autores y editores. No. 27. Noviembre-Diciembre 2001. Pág. 18,19,20.

no hay capacidad jurídica ni derecho a tomar cualquier tipo de obra de un tercero y ponerla a disposición del público



¿Por qué se protege el derecho de autor?
El derecho de autor y los derechos conexos son esenciales para la creatividad humana al ofrecer a los autores incentivos en forma de reconocimiento y recompensas económicas equitativas. Este sistema de derechos garantiza a los creadores la divulgación de sus obras sin temor a que se realicen copias no autorizadas o actos de piratería. A su vez, ello contribuye a facilitar el acceso y a intensificar el disfrute de la cultura, los conocimientos y el entretenimiento en todo el mundo.
Base Constitucional de la Propiedad Intelectuales Venezuela: Nuevamente se presenta la misma redacción de la Constitución vigente, que se basa en enunciar las creaciones del ingenio humano que comprenden la propiedad intelectual. Este criterio está totalmente abandonado, debido a la amplitud de formas en que se manifiesta cada día el intelecto creador del hombre. Por ello se sugiere no enunciar estas manifestaciones, sino por el contrario, hacerla más omnicomprensiva. De esta manera, al sustituir la lista de enunciaciones por la mención "todos los derechos de propiedad intelectual reconocidos o por reconocerse", quedan incluidos los derechos sobre todas las ramas de la propiedad intelectual, con suficiente amplitud para cubrir las nuevas formas que sean o puedan ser reconocidas en el futuro, en acuerdos y tratados internacionales.
Igualmente, proponemos incluir que la protección que Venezuela reconoce a la propiedad intelectual, no solo es la recogida en las leyes, sino también en los Tratados y Acuerdos Internacionales, así como en nuestras normas de integración. Finalmente, consideramos absolutamente contraproducente establecer "excepciones" a la propiedad intelectual por razones de interés social, por cuanto las limitaciones o restricciones que en esta materia pudieran existir, se encuentran ya recogidas en los Acuerdos y Tratados Internacionales suscritos por la República. La propiedad intelectual esta garantizada en el Artículo 124: "Se garantiza y protege la propiedad intelectual colectiva de los conocimientos, tecnologías e innovaciones de los pueblos indígenas. Toda actividad relacionada con los recursos genéticos y los conocimientos asociados a los mismos perseguirán beneficios colectivos. Se prohíbe el registro de patentes sobre estos recursos y conocimientos ancestrales".
· Derecho de Autor Regional DaR
Es un sistema de información jurídica online, especializado en la temática del derecho de autor y los derechos conexos, que se ofrece como un servicio gratuito a la comunidad iberoamericana.

viernes, junio 20, 2008

PIRATERIA EDITORIAL


El delito de robo de propiedad intelectual no está tipificado de modo explícito en el código penal. no con llevan pena de cárcel. Esta situación les permite salir libres en pocos días. Perseguirlos es muy difícil, sobre todo cuando el mismo estado, incurre en delitos de robo de propiedad intelectual. En este caso Juan Barreto, alcalde mayor de caracas, como vemos en el anuncio aparecido en prensa el día sábado 14 de junio , pág. 59 de el diario ultimas noticias, bajo el lema Juan habla con hechos, lectura en tiempos de revolución, donde podemos ver , libros de Rius, cuyos derechos de edición, y de autor los ejerce en Venezuela la editorial random house , a su lado varios libros de la editorial errepar, Argentina, no sabe el profesor Juan Barreto, nada sobre derechos de autor, lo pongo en duda, no solo este robo afecta de manera brutal los ingresos de los escritores y que ahoga sus tiempos dedicados a la creación, se debe perseguir la piratería con el apoyo de la ley de propiedad intelectual, con los acuerdos internacionales firmados en el país y las propias leyes venezolanas, que obligan que cada libro impreso cumpla con, la ley de Depósito legal, y el respectivo ISBN, que coordina el estado. Donde están estos entes, para frenar este terrible acto, no solo es imposible importar, por todas las trabas institucionales, en la otorgación de dólares, la exclusión del libro como producto de primera necesidad, además tenemos que luchar con este robo descarado de la propiedad intelectual a escritores e ilustradores.
El día que falsifiquen cerveza, se cae el gobierno, mientras falsifiquen libros o discos, no pasa nada, , pero no estaría por demás hacer cumplir las leyes.
sólo un cambio en la percepción del consumidor y en las políticas de Estado respecto a la violación de la propiedad intelectual podrá salvar al mundo editorial.
Tenemos que luchar contra la piratería en todas sus manifestaciones, y hay que hacerlo con diferentes estrategias, estableciendo políticas desde el Estado para proteger y estimular a las industrias, en este caso a la industria editorial, aplicando con rigor el respeto por los derechos de autor,

jueves, junio 12, 2008

Informe sobre políticas públicas del libro en América Latina


"El informe, titulado El libro en América Latina: Situación actual y politicas públicas, fue elaborado por Rosa Luz Dávila Castañeda, investigadora y gestora cultural mexicana y hace una revisión completa de la situación del libro en América Latina.
Las estadísticas ocupan un lugar importante en el documento, con datos que podrían sorprender a muchos como:
La región produce menos del 10% de la producción editorial del mundo, lo que la convierte en una región eminentemente importadora.
La región adquiere un total de 900 millones de libros al año, lo que implica que los 500 millones de latinoamericanos adquieren menos de 2 libros por persona por año.
Un estudio de Belt Ibérica menciona que en Latinoamerica se fotocopian 50 mil millones de páginas, que equivalen a cerca de 250 millones de libros.
En México hay una librería por cada 200 mil habitantes. mientras que en Argentina hay una librería cada 15 mil habitantes. (en contraste el número en Bolivia es de 125 mil habitantes por libreria).
El 60% de la producción editorial en Latinoamérica está concentrada en los textos escolares.
El informe también resalta el papel que debe jugar el gobierno toda vez que el libro es un bien cultural y un bien económico. Por un lado, debe garantizar la circulación del libro en tanto vehículo de transmisión cultural; mientras que por el otro debe asegurar su fomento como industria. Dos instrumentos son mencionados por el estudio como básicos en toda política pública: el IVA y el precio único.
IVA. Si bien la exención del IVA reduce los costos de los editores y libreros, el verdadero sentido de esta medida es el reconocimiento de que el libro es un bien diferente a los demás bienes de consumo.
Precio único. Esta medida apunta a permitir que las pequeñas librerías no desaparezcan como víctimas de las guerras de precios entre grandes librerías y puntos de venta no tradicionales que están acostumbrados a competir exclusivamente en precios. El precio fijo tiene estrecha relación con la bibliodiversidad, concepto que revisaremos en un futuro artículo.
El informe complementa el tema de la oferta editorial con un apartado sobre las ferias del libro, y describiendo los intentos del CERLALC de contar con información más actual y relevante, a través de la implementación de una “Metodología para la realización de estudios estadísticos del libro”.
La piratería no podía faltar en el informe, por lo que luego de presentarnos la estadística mencionada arriba describe los esfuerzos de algunos países en el combate contra las violaciones a los derechos de autor.
El informe es del año 2005, pero el estado de situación que describe para el sector en la región aún es válido a pesar de los 3 años transcurridos."

martes, junio 10, 2008

El Milco y el libro como rubro no prioritario ¿Estrategia o ignorancia?



Frente la decisión del gobierno nacional, a través del Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio (Milco), de clasificar a los libros como rubro no prioritario en la asignación de divisas, lo que dificultará y encarecerá su importación, Ficción Breve Venezolana una pequeña consulta entre personas conocedoras del sector del libro y la industria editorial, para conocer sus opiniones en torno a este tema de vital importancia para todos, para saber qué motiva, según su opinión, esa decisión y si vislumbran una solución en el corto plazo. Los consultados fueron el periodista y autor Rafael Osío Cabrices, quien desde la revista El Librero sigue muy de cerca el desarrollo de la industria editorial en Venezuela, la escritora Ana Teresa Torres, reconocida novelista y ex presidenta del Pen de Venezuela, el librero Roger Michelena, uno de los más activos promotores del uso de las nuevas tecnologías para mejroar la capacidad de información del sector y Carmen Cristina Wolf, poeta y presidente del Círculo de Escritores de Venezuela. Más que mala fe, la opinión dominante es que resultado de un enorme desorden administrativo. Cuando el gobierno se ve enfrentado al tema de las restricciones de importaciones, debido entre otras cosas a la desinversión en la producción nacional de diversos rubros fundamentales, la decisión parece apuntar a escoger el "daño menor": entre alimentos, medicinas y otros rubros que encenderían una mecha social, se selecciona al único rubro que no parec ser un detonante de un estallido social: el libro. Sin embargo, no dejan de asomarse otras razones menos casuales. Se puede estar ante una situación en la que el gobierno puede aprovechar la coyuntura para establecer ciertas líneas de censura, causales o deliberadas. Acá sus impresiones:

Osío Cabrices: "Temo más al desorden y a la ignorancia que a una política sistemática de censura"

El periodista y autor de la colección de crónicas de reciente publicación La vida sigue, entre otros títulos, considera que sospechar en la decisión una estrategia con miras a la instrumentación de una fina política de censura "supera la capacidad operativa de nuestros actuales gobernantes", por lo que achaca la decisión a otros factores más relacionados con el desorden administrativo. "Tiendo a pensar que la necesidad de resolver huecos administrativos y de reorientar las divisas a la importación de alimentos, insumos de salud y repuestos para los sectores automotriz, militar y energético, ha sido lo más influyente en esta decisión. Creo que es, en primer lugar, un acto administrativo, hecho para apagar incendios en otras zonas de las finanzas públicas, agobiadas por la mala gestión y el creciente peso de las cargas que el Estado ha asumido en su voracidad re-centralizadora", sostiene.Y, aunque no considera la decisión como un deliberado acto de censura, no descarta la posibilidad que se degenere en ella. "Hecha la medida, no me extrañaría que se dificultaran o se impidieran, alegando siempre razones administrativas, importaciones de libros de Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Carlos Alberto Montaner, Andrés Oppenheimer: gente influyente que habla muy mal de Chávez cada vez que puede. No creo que se restrinja la importación de los Nueve Libros de Historia de Herodoto ni de la autoayuda ni de los textos para chamos. Le temo más al desorden y a la ignorancia que a una política sistemática de censura, cuya complejidad supera la capacidad operativa de nuestros actuales gobernantes", sentencia.Consultado acerca de esa asomada intención de diálogo entre el Milco y Cavelibro, apunta tajante que "no tengo ninguna fe en la directiva de Cavelibro ni mucho menos en la buena voluntad del gobierno. Veo difícil una solución con los actuales actores", concluyendo que el resultado de la exclusión del libro será "menos novedades, más aislamiento, y eventualmente más edición local".
Torres: "Indirectamente están produciendo una censura"

La autora de una decena de novelas y ensayos, Ana Teresa Torres, quien fuese presidenta del Pen de Venezuela y tuvo, por ello, cierta visibilidad mediática durante algunos de los años de mayor confrontación política, considera que aunque no sea necesariamente una estrategia pensada para geenrar censura, pudiésemos estar ante un indirecto efecto deseado. "Pienso que hay mucha ignorancia. Probablemente el gobierno piensa que estimula la industria nacional con esa medida (aunque ésta requiere importar el papel), pero la libre comunicación del pensamiento no puede abastecerse solamente con la industria doméstica. Indirectamente están produciendo una censura, y probablemente es un efecto deseado", señala, coincidiendo en cierta forma con la posición de Osío Cabrices.Torres considera que las consecuencias inmediatas de esta decisión gubernamental serán el aislamiento y la ignorancia. "No recibiremos lo que se está produciendo en otros países, no podremos estar al día en materia científica porque las revistas quedarán bajo el mismo problema", sentencia.
Michelena: "Hace algún tiempo el gobierno está detrás de esta suerte de censura simulada"

Un poco más radical en su pareciación del conflicto, el librero Roger Michelena, editor del blog Libreros (http://libreriamichelena.blogspot.com), especializada en divulgar noticias del sector editorial, sí considera que se trata de una actitud deliberada. "Lo hemos visto en el sector cuando la distribuidora nacional del libro empezó con la importación de editoriales que ya tenían representación en Venezuela, para engrosar sus fondos de manera retaliativa en contra de una empresa en particular, a la que tiempo ha no se le otorgan dólares (exactamente Alfa grupo editorial), que importaba Siruela, Sexto piso y otras editorial que vemos en las vitrinas y mesones de las librerías del sur", advierte, agregando que "hace algún tiempo el gobierno está detrás de esta suerte de censura simulada. Recuerden aquella discusión planteada hace alguno años, sobre las `importaciones inteligentes de libros´ desde la desaparecida Fundalibro, y las discusiones en contra de las lecturas `que nos imponen los grandes capitales´ enarbolados por funcionarios de turno, durante las conferencias realizadas en los marcos de las Ferias de Libros, en donde los distribuidores locales son enviados al último lugar, como invitados incómodos para el gobierno".A juicio del librero, sólo la presión de la sociedad y los lectores, quienes deben hacerse eco de las protestas, hará que se reverse esa situación. Ante la interrogante sobre cuáles serían las consecuencias en el corto y mediano plazo para la cultura en Venezuela, así como para el negocio del libro y la industria editorial de mantener esa decisiçon en el tiempo, Michelerna es lapidario: "Ya se ven... sin pensar que serán definitivas, la ausencia de novedades en las estanterías, la baja rotación de libros en las librerías, la pérdida por no ejecutar las partidas para compra en las bibliotecas universitarias, ante la imposibilidad de conseguir novedades y reposiciones bibliográficas en su sector", agregando que "las quejas de parte de la Hemeroteca Nacional, por citar un caso, al no poder garantizar las suscripciones a revistas internacionales, ante la negativa de sus proveedores de no poder asegurarles la continuidad de la compra en el exterior", concluyendo que la lista de consecuencias sería más extensa "ante la expectativa de aridez intelectual que se nos avecina".

Wolf: "Reducen la entrega a los rubros que el 80 por ciento de los venezolanos no echará en falta"
La actual presidenta del Círculo de Escritores, Carmen Cristina Wolf, también adjudica el asunto al déficit de divisas del gobierno. "El Gobierno tiene un déficit de divisas enorma, señala, debido a la mala administración, exceso de importaciones a causa de la baja en la producción, corruptela, etc. Ellos buscan la manera de disminuir el flujo de dólares hacia el exterior para equilibrar la balanza de pagos. Como no pueden hacerlo con los alimentosm porque estamos en año electoral y esto es lo más sensible, reducen la entrega a los rubros que el 80 por ciento de los venezolanos no echará en falta: los libros", categoriza, sin cerrar la puerta a la posibilidad de que en la decisión se deje colar algo de censura y control: "Aunado a esto, la forma de hacerlo para ser revolucionarios a carta cabal, se copian de otros regímenes que revisan las listas de libros que pueden importarse".En torno a la intención de diálogo entre este ministerio y Cavelibro de revisar la decisión con miras a incluir los libros entre los rubros prioritarios de importación, así como reducir las complejas trabas a estas importanciones (que incluyen un certificado de no producción, como si cada libro en sí no fuese un objeto único), se le consultó a la poeta sobre la posibilidad de midificar esa decisión. Su respuesta fue lacónica y tajante: "No lo creo".

lunes, junio 09, 2008

"El gobierno atenta contra la palabra"


"No ha parado de escribir. El año pasado reunió toda su obra poética y la editó en Verbos predadores (Universidad Simón Bolívar). Por estos días pone todo su empeño en un libro de narrativa y en el tintero, asegura, tiene otros dos inéditos de poesía. Pero no por ello Jacqueline Goldberg, poeta y periodista venezolana, vive en una burbuja de versos que la mantiene sumergida en la irrealidad.
No. Desde el cristal de sus anteojos de pasta, Goldberg no ha parado de observar el quehacer cultural del país, que ella intenta digerir a diario sin que le quede mal sabor en la boca. Sólo que la medida impuesta por el Ministerio del Poder Popular para las Industrias Ligeras y el Comercio (Milco) para restringir la importación de libros; la declaración de las instituciones culturales como entes socialistas; y hasta los festivales mundiales de poesía, no parecen ser platillos exquisitos, así que ella termina procesándolos con su verbo ácido y profundo.
-¿Cuál es el panorama que se vislumbra de seguir las restricciones o condicionamientos que se están haciendo a las importaciones de libros?
-Ya dijo una vez Antonio Muñoz Molina que la lectura es el único acto soberano que nos queda. Y hasta eso pretenden quitarnos al reprimir la importación de ciertos libros. El asunto arancelario se tornará carcelario. Pero siempre nos quedarán opciones y resistencias, como la relectura, Internet, los amigos que viven en el exterior. Los libros, nuevos o viejos, serán siempre un arma del pensamiento y contra eso no puede un gobierno.
-¿Qué opina de los poetas cercanos al gobierno?
- Muchos poetas que respaldan al gobierno lucen apoltronados, despreocupados. Dan la impresión de haber tenido una iluminación que los hace olvidar incluso la tradición poética de la que provienen. Frente a sus aparentes certezas lo que surgen en mi son infinitas preguntas.
-¿Como cuáles?
-Me pregunto, por ejemplo, qué hace tan complacientes y mudos a quienes admiten los desvaríos de un gobierno. Me pregunto por qué se rinden a la seducción del poder, qué adjetivos descubren secundando la barbaridad. Y no creo que se trate de que estén robando en cargos públicos, teniendo más calidad de vida o escribiendo en mejores condiciones. Intuyo que ni siquiera están viendo el mismo país que puede estar viendo el gobierno.
-¿Cómo entra aquí el tema de la conciencia social?
-Es que también me pregunto dónde queda la conciencia social luego de consentir la mediocridad, el asesinato, la corrupción, la violencia, la xenofobia, el antisemitismo. ¿En qué creen cuando se jactan de corresponder a los manejos culturales de un ministerio? ¿Dónde están la poesía y los libros que escriben como adalides de una revolución? ¿Dónde está su aporte a la educación, a la cultura? No lo veo. La mayor parte de los libros de poesía que editan las instituciones gobierneras, se publicarían en cualquier lugar y tiempo. Es una escritura como tantas, que no refleja la realidad, la revolución ni al hombre nuevo que tanto defienden.
-¿Siente que su propia poesía es social?
-Toda poesía es social. Mientras la poesía sea creatura humana, será indefectiblemente social, espejo de un individuo que es parte de un colectivo. Y eso lo entienden muy bien incluso los poetas adscritos a las instituciones y a los eventos del gobierno. Tanto es así que siguen escribiendo sobre sus cuitas como seres humanos. No escriben odas a Chávez, poemas a las FARC, sonetos a las bellas cárceles venezolanas. Yo quisiera leer los libros surgidos de sus renovadas ideas socialistas para decir sí, tienen razón. Pero no existen y no existirán.
-¿Qué opina de eventos como el Festival Mundial de Poesía?
-Son lo contrario al espíritu de la poesía. Yo recibí una carta de invitación al Festival de este año y pasé días con ella entre las manos. Me pregunté por qué no ir y decir lo mío, por qué seguir cediendo espacios que son de todos. Y con rotunda tristeza concluí que no puedo participar en el evento de un gobierno que atenta contra la libertad de la palabra, que ha destruido las instituciones culturales, que ataca a periodistas, que cada día me hace la vida más difícil.
-¿Cómo interpreta, como creadora, la ley de inteligencia y cómo le afectaría?
-Es absurda, totalitarista, humillante. Me pregunto de nuevo, ¿eso que llaman "inteligencia civil" interpretará versos, nos acusará por referirnos en un poema a un país tenebroso? Sin duda se trata del afianzamiento de la dictadura maquillada que ya venimos viviendo. Me produce asco pensar que deberemos aprender a ser paranoicos.
-¿Entre los escritores hablan estos temas? ¿Qué dicen y a qué conclusiones llegan?
-Hablamos, conversamos todo el tiempo, nos entristecemos juntos. Pensamos que la historia tendrá el epitafio adecuado para todo esto. Sólo con el tiempo se verá qué razones imperan, qué libros quedan, qué nombres pasan del ratico.
-¿Qué soluciones o salidas se pueden proponer, más allá del reclamo que se le hace al Estado?
-La escritura, la constancia frente a la palabra es lo único que nos puede defender y salvar. Y será lo único que a la larga diga qué tan importante fue adherirse o adversar a un gobierno. Lo único que debe seguir haciendo un escritor es escribir, aún en medio de las crisis, el horror, las guerras, el odio. Escribir lo que dicte el alma. Porque cuando todo esto acabe, porque todo tiene su final, como dice la canción, el destino no debe encontrarnos con la hoja en blanco.
-Alguna vez usted editó con Monte Ávila. ¿Hay ofertas para volver a ese sello?
-Mi libro Una señora con sombrero entró en 1992 en Monte Ávila Editores, cuando el presidente Hugo Chávez estaba preso y Farruco Sesto se dedicaba a la arquitectura y ni soñaban con comandar y destruir el país y sus instituciones culturales. Así que no me avergüenza que ese libro esté allí y se siga vendiendo, lleva unas cuatro reimpresiones más las que no me anuncian y sé que se han hecho. De vez en cuando cobro 200 bolívares y no me da caspa hacerlo, porque ese libro tiene su historia, se lee en los colegios mucho antes de todo este desastre. Ahora, publicar un libro inédito en la otrora Monte Ávila, no lo haría. En este momento no hay tintas medias, no se pueden criticar las políticas culturales y arrastrarse ante una editorial para alimentar el ego, como sí lo han hecho algunos poquísimos escritores que se jactan de ser de oposición y hasta presiden sociedades internacionales de escritores que abogan por "la tolerancia mutua entre los escritores" y que en otros países luchan enérgicamente "contra la censura política".
-¿Dónde quedan las editoriales alternativas?
-Las editoriales alternativas ya no son tan alternativas, las que quedan carecen de presupuesto. Muchas veces es el propio escritor el que debe pagar su libro y eso ahora se ha puesto muy difícil. No nos alcanza ni para la fulana cesta básica, menos para imprimir. Poco a poco las empresas privadas están entendiendo que parte de su labor social puede abarcar la literatura. Pero hay mucho camino que recorrer aún. Todos tenemos libros engavetados, sobre todo de poesía, porque la narrativa es más comercial, hay editoriales apostando fuertemente a ella y muchos más lectores. Yo misma soy una ávida lectora de narrativa nacional y foránea.
-¿Qué escribe actualmente?
-Básicamente, tengo un libro en proceso y empollo dos inéditos de poesía, pues no se dónde publicarlos y no quiero hacerlo yo misma. Andan dando vueltas por los dificilísimos vericuetos de editoriales españolas. Por ahora no tengo prisas, la publicación el año pasado de Verbos predadores (Universidad Simón Bolívar), que reúne todo mi trabajo poético calmará mis sagitarianas ansias de publicar por algunos años... espero.
-¿Qué puede decir de la muerte del poeta Eugenio Montejo?
-Ha sido devastadora e imperdonable la premura de este adiós. Aún no puedo creer que haya ocurrido. Se apagó una de las grandes voces de nuestra poesía, pero sobre todo se extravió la presencia cálida, la sonrisa puntual, la solidaridad de un poeta imprescindible."


Revista Trama y Texturas 5..


El ensayista y poeta alemán Hans Magnus Enzensberger afirmó hace tiempo que la lectura es un acto anárquico. El lector siempre tiene razón y nadie puede arrebatarle la libertad de hacer de un texto el uso que quiera; hojearlo por cualquier parte, saltarse pasajes completos, leer las frases al revés, alterarlas, reelaborarlas, continuar entrelazándolas y mejorándolas con todas las posibles asociaciones, recabar del texto conclusiones que el texto ignora, enfadarse y alegrarse con él, olvidarlo, y, en un momento dado, si es preciso abandonarlo en cualquier rincón. Lo importante en la lectura es que no haya reglas, ni un orden establecido, que no se postulen fórmulas, ni rígidos preceptos, porque lo que verdaderamente merece la pena es que alguien se interese por un texto y a partir de este interés, lo haga suyo. Se sumerja en él y lo lea, lo viva, como mejor le parezca. Éste es el paso fundamental, lo demás, la lectura reflexiva, ordenada, en silencio, etc. vendrá como un añadido si la obra es capaz de conmoverle, de emocionarle, de motivarle lo suficiente como para querer dedicarle un tiempo y un pensamiento. Esta es nuestra apuesta energética que deseamos aplique para este número.
¡Ojalá alguna de las propuestas lectoras, textuales o visuales, le den, luz o lo iluminen!
Y si no fuera así ya conocen el dicho: ¡Apaga y vámonos!
¡Que lo disfruten!

El Índice: (150 pag. / 12 € Iva Incluído precio España)
Sumario:01_ÁtomoEditorial
02_LuminarTraslado mi biblioteca , Walter Benjamin
03_LuminosoLa lectura futura, Anthony GraftonDel editor friki al editor wiki, Manuel Gil & Francisco Javier JiménezLa gestión del texto: edición tradicional y nuevos soportes, Federico Ibáñez Soler
04_PotenciaCarrió Sánchez Lacasta
05_VatioIntermediación, Wiebke PorombkaTrazas del libro ideal, César ÁvilaSomos lo que leemos, Álvaro Sobrino
06_EnergíaVida de un editor, Dominique BourgoisMi catálogo es mi vida, Christian Bourgois07_FilamentoMorir tocando el ukelele o de cómo Lowry conoció el mezcal, Hugo Vargas
08_TensiónHábitos de lectura. Otra mirada, José María BarandiaránCafebabel.com en la era del periodismo europeo, Fernando Navarro SordoSan León Librero, Antonio Elorza(Al menos) una razón para leer, Braulio Llamero
09_LuzLibros y blogs
Cómo conseguir la revista
- Pedido a la editorial
- En librerías
- Por suscripción
Para contactar
Revista Trama y Texturas
Trama Editorial
Monte Esquinza 28, Ofic. 7 28010 Madrid
Tfno: 917024154 Fax: 917023811
Web: http://www.revistatexturas.com/
Correo electrónico:
Información general: info@revistatexturas.com
Artículos y comentarios: redaccion@revistatexturas.com
Publicidad y suscripciones: promocion@revistatexturas.com
Política editorial: direccion@revistatexturas.com


viernes, junio 06, 2008

Falleció el poeta venezolano Eugenio Montejo


"Eugenio Montejo dejó de existir en la ciudad de Valencia, a los 69 años de edad, pero su universo poético integrador mal podría desprenderse de todas las generaciones que se enamoraron o intentaron concebir la existencia a través de sus letras.
Su poesía, esa que dicha en sus propias palabras "se trataba de un melodioso ajedrez que jugamos con Dios en solitario" durará muchísimo más que el hombre, brillará aún más allá que la llama de la más incandescente vela.
Ensayista prolífico y poeta de primera categoría, Montejo fue objeto de múltiples reconocimientos internacionales por su obra. En el ámbito nacional, recibió el Premio Nacional de Literatura en 1998.
Posteriormente, fue galardonado con el Premio Octavio Paz de Poesía y Ensayo otorgado por el gobierno mexicano, uno de los reconocimientos más importantes del mundo literario latinoamericano.
Se dedicó a escribir poemas largos, en los que impera un espíritu de júbilo por la vida en la tierra, que acuñó en un nuevo término para el idioma castellano: terredad.
Su más reciente poemario, Fábula del escriba (2006) fue publicado en España y México, pero no ha sido reproducido editorialmente en Venezuela, al igual que sus obras completas.
Fue reconocido como un gran lector, orador y expositor, además de haber cultivado el gusto por los idiomas extranjeros. Se ganó la fama de poder expresarse en un castellano considerado como uno de los más pulcros.
Quizás su obra logró la mayor trascendencia fuera de las fronteras venezolanas con la mención que de un poema suyo hace el actor Sean Penn en la película 21 Gramos del director mexicano Alejandro González Iñárritu: "La tierra giró para acercarnos/giró sobre sí misma y en nosotros/ hasta juntarnos por fin en este sueño", fue el extracto de los versos que dieron la vuelta al mundo a través de la pantalla grande.
Montejo le dijo en el 2002 al diario El País de España que las palabras de amor "estaban un poco cansadas. El poema de amor plantea el riesgo de la nadería y el lugar común". Quizás por eso se refugió en la sensualidad de las formas para describir al universal sentimiento, partiendo del punto de que "no siempre lo que interesa a dos, interesa a otros". Fueron sus Papiros amorosos la mayor expresión de que ae amor se toca, se presiente y se respira en la fusión de cuerpos "que se alejan a lugares extraños y desconocidos".
El representante del postvanguardismo plasmó también en su poesía su nostalgia por la transición de la economía agraria venezolana a la petrolera. " Tan altos son los edificios que ya no se ve nada mi infancia", reza uno de sus versos que anticipa la conclusión de que vivimos "la era de después de los dioses y de después de la ciudad".
Recientemente, Montejo también mostró su preocupación por la situación de la literatura en el país, en el marco de la Revolución Bolivariana. A pocos días del incidente entre el presidente Hugo Chávez y el Rey de España, el escritor declaró que en Venezuela existía una "censura velada" a los medios de comunicación y una "situación poco favorable para los intelectuales".
El poeta denunció que Chávez impulsaba la "literatura propagandística" y que "ha retirado su apoyo a todas las editoriales que no comulgan" con sus ideas.
La tierra, esa misma que giró para acercarlo a la memoria y el corazón de millones de seguidores de sus letras, hará lo propio para conservar un legado. Su paso por el planeta cerró un capítulo, pero permanecerán sus palabras que nos recuerdan ahora como nunca "cuánta vida nos guarda la tierra todavía, cuando mañana se despierte".
Muere el prestigioso poeta Eugenio Montejo
Montejo, poeta y ensayista, nació en Caracas en 1938 y ha sido considerado uno de los intelectuales venezolanos de mayor prestigio internacional.

El poeta venezolano Eugenio Montejo se fue a la medianocheEl Universal (Venezuela) - Falleció el poeta venezolano Eugenio Montejo, uno de los más admirados e importantes poetas contemporáneos. Su deceso se produjo a la medianoche luego de un ...

Murió el poeta Eugenio Montejo a los 69 años de edadEl Nacional (Venezuela) - Eugenio Montejo dejó de existir en la ciudad de Valencia, a los 69 años de edad, pero su universo poético integrador mal podría desprenderse de todas las ...
Eugenio Montejo
Dura menos un hombre que una vela, de Muerte y memoria
" Dura menos un hombre que una vela
pero la tierra prefiere su lumbre para seguir el paso de los astros.
Dura menos que un árbol, que una piedra,
se anochece ante el viento más leve, con un soplo se apaga.
Dura menos un pájaro, que un pez fuera del agua,
casi no tiene tiempo de nacer,
da unas vueltas al sol
y se borra entre las sombras de las horas
hasta que sus huesos en el polvo se mezclan con el viento,
y sin embargo, cuando parte siempre deja la tierra más clara. "

jueves, junio 05, 2008

En Venezuela la lectura deja de ser libre

"Michael Cunningham, Javier Cercas, Milán Kundera o Yasunari Kawabata son escritores reconocidos en todo el mundo, pero para que sus obras lleguen a las librerías venezolanas deben probar que sus contenidos son útiles ante un juez que nada tiene que ver con la industria editorial: el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio (Milco).
Desde principios de año, los importadores de libros que soliciten divisas a Cadivi deben consignar ante el Milco una lista de las obras que quieren adquirir. En el documento deben detallar el nombre del autor, el título del libro, un resumen de su contenido y una breve exposición en la cual justifiquen la importancia que el texto en cuestión tiene para el país.
Los importadores también deben informar al Milco cuántos ejemplares desean traer. Una vez recabada toda esta información, este despacho tiene la potestad de otorgar un Certificado de No Producción Nacional, que es un documento indispensable para solicitar divisas ante Cadivi, toda vez que el libro pasó a ser considerado un "rubro no prioritario".
Un importador, quien prefirió mantenerse en el anonimato, explicó que "es muy difícil obtener ese certificado; los trámites son engorrosos y como acá hay una industria nacional que se quiere proteger hay mucha subjetividad".
El comerciante explicó que tanto el Milco como Cadivi cometen un error cuando aplican a la importación de bienes culturales los mismos criterios contemplados para los alimentos o los electrodomésticos. "Por supuesto que acá se producen libros y tenemos importantes autores nacionales, pero eso no quiere decir que los venezolanos deban privarse de obras internacionales".
La expedición de los Certificados de No Producción Nacional también podría derivar en un mecanismo de censura. Editores y libreros temen que el Milco beneficie a algunas obras en detrimentos de otras, por razones políticas o ideológicas. "Me imagino que si alguna empresa editorial quiere importar un libro titulado 25 maneras de salir de Hugo Chávez tendrá que buscar los dólares en otro lado. La solución es comenzar a imprimir aquí, pero lamentablemente el papel también es importado".
Los intelectuales vinculados al sector editorial están comenzando a enviar señales de alerta. "El PEN de Venezuela está atento ante las medidas adoptadas", dijo la presidenta de esta asociación, Edda Armas.
De momento, las importadoras recurren al mercado paralelo para adquirir novedades internacionales cuyos precios oscilan entre los 80 y los 200 bolívares fuertes, es decir, los lectores deben pagar hasta el triple del valor de las obras de esos escritores que no pudieron probar que son importantes para la sociedad venezolana"

AQUÍ NO SE QUEMAN LIBROS ....


"La destrucción de libros está dirigida obviamente a fundar un orden reduccionista y selectivo, un estado político no consensual. En un mundo donde el libro no es el libro sino todo lo que lo rodea (su autor, su grupo, su raza, su país, su continente), su aniquilación favorece un instrumento de intimidación: no olvidemos que lo que se niega al destruir los libros es su estructura o identidad. Los libros, por decirlo de alguna forma, son las casas de las ideas, y su eliminación expone a la intemperie todo anhelo genuino de pluralidad o libertad. Nada menos. O nada más."
Fernando Báez

miércoles, junio 04, 2008

Manifiesto . CENAL


"Reivindicamos al libro como bien cultural al alcance de todo el pueblo soberano, como camino para el aprendizaje integral, medio de creación y recreación tanto individual como social, y que promueva el desentrañamiento histórico del legado de los pueblos originarios. Al libro como multiplicador del espíritu lúdico, imaginativo, que sea puente para la solidaridad y la comunión de todos los saberes que conforman el imaginario colectivo.
El libro debe contribuir indefectiblemente a la masificación del conocimiento, constituirse en un instrumento efectivo para el registro de nuestra realidad sociohistórica, así como para promover la recuperación de la memoria local, regional, nacional y latinoamericana.
Creemos en el libro como reflejo de nuestro carácter pluricultural y multiétnico, que potencie el desarrollo endógeno y la participación protagónica del individuo en su comunidad, basado en una nueva ética y estética socialistas, y en la construcción de relaciones humanas que dignifiquen la vida. Esta participación haría de Venezuela un país de lectores y escritores, contralores a su vez de la gestión cultural pública en torno al libro y otras publicaciones....la oferta editorial y los contenidos que subyacen en ellos deben ser accesibles para el pueblo y satisfacer su demanda de conocimiento. "


Ojala el gobierno respetara lo que predica:

TRAMITES PARA LA IMPORTACION DE LIBROS


Las solvencias que pide Cadivi.

Son cinco:

INCE (dura 3 meses), Seguro Social (dura 1 mes y tarda 15 días en darse), Patente (dura 3 meses), Ahorro Habitacional (dura 1 mes) y Ministerio del Trabajo (dura 6 meses).

Bloqueo de títulos
Cuando se compran libros afuera, el sello editorial puede bloquear una cantidad de libros por un tiempo determinado, pero nunca excede los tres meses. El Certificado de No Producción tarda tiempo en otorgarse y lo más probable es que la editorial libere el lote, por lo cual todo el papeleo se pierde.

¿Editar en Venezuela?
Podría ser una solución, pero Cadivi no tiene una providencia que permita pagar los derechos de autor por adelantado.

martes, junio 03, 2008

LIBRERIAS VACIAS

Posted by Picasa

IMPORTAR LIBROS AL SON QUE TOQUE EL GOBIERNO...



La importación de libros a Venezuela no tenía mayores problemas hasta que se presentó la petición del Ministerio del Poder Popular para las Industrias Ligeras y el Comercio (Milco) de solicitar a las editoriales transnacionales y distribuidoras el certificado de no producción.
Las experiencias particulares son variadas, porque en algunos casos las empresas han buscado un flanco para solventar las demoras, mientras que otras se enfrentan a intervalos de tiempo imposibles de determinar, que en la mayoría de los casos no coinciden con los impuestos por las editoras extranjeras.


Cambio en las reglas del juego
El gerente editorial del Grupo Santillana, Pablo Doberti, que maneja sellos como Aguilar y Alfaguara, entre otros, señala que su situación "es exactamente igual a la de toda la industria: desde que el Milco cambió las reglas del juego y cambió la categorización del libro, y sobre todo la petición del certificado de no producción, a nosotros se nos ha dificultado muchísimo el trabajo".
Señala que la primera consecuencia es que tienen "una laguna enorme durante todo este período de inventario, de ingreso de novedades al mercado, porque lo que se hace es generar un retraso con incertidumbre".
La duda proviene porque el Milco no indica cuál es exactamente el plazo de emisión del documento, y "hasta que no salga la carta de no producción no se puede hacer nada, y no se sabe cuánto es el tiempo que se toma el Milco para emitirla".
Agrega Doberti que hay dos aspectos importantes en este problema: "Uno es cuál es el objetivo político o económico. Si fuera el de defender la producción nacional, parece poco lógico en esta coyuntura porque la industria gráfica venezolana está a tope y no tiene capacidad para asimilar las demandas históricas".
Esto le consta al jefe de Santillana, porque es una actividad que no se puede desarrollar de un día para otro, "porque la vemos todos los días y porque nosotros hacemos muchísimos libros acá. Lo segundo, que es complicado, es que Cadivi no tiene desarrollada la providencia de los derechos de autor. Por lo tanto, si uno hace un libro de Saramago acá no le puedes pagar sus derechos. Cuando lo traigo de México, ese país le paga a Saramago porque me lo pone en el precio del libro. Pero si yo hago el libro acá, me quedo con una deuda con Saramago que no la puedo pagar por Cadivi".


Milco no se da abasto
Para la gerente editorial de Planeta, María Elena Rodríguez, el problema no es tramitar el certificado de no producción ante el Milco, sino que "tenemos que hacerlo todas las editoriales, y el Milco no se da abasto, no tienen la capacidad, por mucho que ellos lo intenten. Yo sé que de verdad están trabajando en eso, pero no tienen la capacidad para procesar todas las solicitudes", comenta.
Sugiere que se haga una suerte de "operativo de emergencia, sacar todo lo que se ha acumulado y luego llamar a las editoriales".
Refiere que antes de este trámite, la importación se hacía luego de tramitar los dólares con Cadivi.
"Ese trámite se hacía perfectamente, se calculaba y más o menos en un mes se tenía todo. Lo que había que hacer era tomar las previsiones -sobre todo cuando implicaba la visita de algún autor-. Ahora todo se ha complicado, pero no veo problemas, sino que con todas las editoriales se complicó, por las demandas ante el Milco".
Como quiera que Planeta maneja un fondo suculento, que implica tanto títulos de Seix Barral como Paulo Coelho, Rodríguez confiesa que desde un tiempo a esta parte "estamos imprimiendo en el país, tenemos la política de imprimir aquí todo lo que antes eran libros importados".
En este sentido, lo que hacen con el derecho de autor es "ofrecerles por ahora a los lectores las novedades, porque son muy pocos los autores del exterior que quieran firmar un contrato para ganar en bolívares; y lo que hacemos es una negociación con la casa matriz en España, porque manejamos entre dieciocho y veinte sellos, aproximadamente", puntualizó.


A la expectativa
Por último, Editorial Océano, que entre otros sellos trae a Salamandra, es decir, el que edita en español la serie de Harry Potter, no ha tenido mayores problemas últimamente, aunque están a la expectativa sobre cualquier problema que surja.
En este sentido, el representante de la editorial, César Jiménez, explica que en estos momentos "estamos recibiendo pedidos atrasados, por la misma prevención que tenemos, y eso nos ha funcionado".
Esto lo han estado haciendo para navegar al ritmo del otorgamiento de los dólares de Cadivi, por lo cual "estamos recibiendo libros. No de ahora sino de hace tiempo -cuatro meses atrás-, en previsión. Pero sí estamos atentos a lo que nos pueda pasar el día de mañana con la resolución del Milco".


lunes, junio 02, 2008

"En este momento todos los productos editoriales están en crisis"


"..."Desde marzo, las importaciones están detenidas, no han llegado novedades al país y por eso las librerías tienen dificultades. En este momento todos los rubros editoriales están en crisis, lo que me tiene contrariada es que nos sacaron el libro de los productos esenciales para el país y lo pusieron en la lista 2", afirma con desaliento Yolanda de Fernández, presidenta de la Cámara Venezolana del Libro (Cavelibros).Desde su despacho en el edificio Colegial Bolivariana y acompañada de Carlos Romero, presidente de la Cámara Venezolana de Editores (CAVE), la profesional del libro asevera: "Hemos enviado 14 cartas al ministerio para saber el estatus de las solicitudes y no hemos recibido respuesta. Hasta ahora no habíamos tenido ningún inconveniente. Es un mercado que no llega a los 200 millones de dólares anuales y se calcula que 85% o más de los libros que circulan en el país, son importados".

En declaraciones recientes al diario Últimas Noticias el ministro de Industrias Ligeras y Comercio, William Antonio Contreras, explicó que el cambio de lista obedece a "algo anormal en las solicitudes de importación de libros, al punto que ya superan los 1,5 millardos de dólares (...) no sólo se trata de cantidades, sino de quiénes o cuáles empresas están haciendo las solicitudes".

Al respecto, Carlos Romero acota: "No conocemos cuáles son esas irregularidades y, como en todo Estado existe una legalidad a la cual debe someterse un organismo como el Milco, si existiese una ilegalidad queremos conocerla, identificar cuáles son.

Es evidente que no se le puede aplicar a aquellas editoriales que cumplieron rigurosamente todos los trámites exigidos, la misma sanción que a los otros".

A pesar de lo anterior, el ministro asegura que el despacho que dirige ha otorgado certificados de no producción a 26 empresas nacionales. Sobre este punto Yolanda de Fernández asegura: "La información que tenemos es que no se han aprobado certificados, pero ellos dicen otra cosa. A través de la prensa nos enteramos de que seremos convocados para una reunión a la que deseamos asistir. Lo que no entiendo es que se castigue a todo un gremio y un país por una empresa irregular".

Venezuela sin libros –¿A cuántos empleados afecta esta dilación en el otorgamiento de los permisos?

Fernández: Cavelibros agrupa a unas 35.000 personas y CAVE a unos 8.000 empleados directos; no puedo calcular la cantidad de gente que será afectada indirectamente.

Romero: Son empleados que se ponen en riesgo porque si las empresas no logran traer textos, y si no se vende, en algún momento el sacrificado va a ser el trabajador y, al final, la misma empresa.

–¿Quedan algunos elementos del sector libro en la primera lista?

R: Sólo quedan las enciclopedias y los diccionarios.Todos los demás libros de narrativa, ensayo, música, arte o técnicos, no están. Alguien a quien le guste leer a Paulo Coelho, John Grisham, Isabel Allende o aquel estudiante que requiera un libro técnico va a tener mucha dificultad en conseguirlo y, si lo hace, los precios van a ser exorbitantes.

–¿Cuánto se incrementan los costos de aquellas editoriales que importan sin esperar estos permisos?

F: Entre traer los libros por Cadivi y traerlos por fuera, el diferencial es de 80%. Es mucho más grave porque los autores a escala mundial firman con determinada editorial y esa empresa edita en México, Argentina o España y aquí no se pueden hacer esos libros. Ni siquiera pueden imprimirse porque tendríamos un problema de piratería del autor y de la obra.

–¿Posee Venezuela la capacidad técnica para producir estos libros?

F: Aunque haya imprentas y papel, que por cierto no hay, existen textos que bajo ningún concepto se pueden imprimir aquí. Si Isabel Allende o Gabriel García Márquez venden sus derechos a Norma en Colombia, no podemos imprimirlos. Ahora para importar hay que pedirle permiso al ministerio pero creo que los libros, al igual que la alimentación, las medicinas y la educación deben ser bienes esenciales.

–¿Podrían cerrarse algunas librerías de continuar la espera?

F: No van a subsistir porque 90% de sus existencias son libros importados y hay que tener variedad para poder tener una librería. México, por ejemplo, es un país editor y sin embargo trae los libros de España, Argentina o Estados Unidos. Ser autárquico es una locura y en la cultura no se puede hacer.

–¿Alguno de ustedes ha seguido personalmente los trámites del ministerio?

R: He ido personalmente, y la respuesta es que falta la firma del viceministro, porque la carta de justificación que redacté iba dirigida a ese despacho. Hasta ahora no nos dicen nada. Estamos confundidos ante este silencio y la ausencia de reglamentos internos con los que uno puede saber cuál es el lapso que debemos esperar.Pareciera que son reglas discrecionales, sin tiempo.

–¿Podría ser este cambio una medida de protección a la industria local?

R: Sería muy aventurado y ligero decir eso porque todas nuestras editoriales imprimen en Venezuela. Además existe una dificultad, no sólo en Venezuela sino en el mundo, en cuanto al papel y los retrasos para que llegue. La capacidad de las imprentas venezolanas es insuficiente para tener productos de calidad y en el caso de los textos educativos no hablamos de 1.000 o 2.000 sino de impresiones de muchos miles de ejemplares.

–¿Esperan reunirse con el ministro?

Queremos sentarnos con los funcionarios del Estado y entender qué es lo que quieren.No nos oponemos a las regulaciones pero queremos que surjan proyectos donde se fortalezca la cultura y nos hagan partícipes."


Otra forma de quemar libros...Rafael Marrón González


"Según Gaceta Oficial del 3 de marzo, los libros requieren Certificado de "No producción Nacional" o de "Producción Insuficiente" para obtener las divisas de Cadivi. A esto se le agrega una exigencia típica de las dictaduras, como lo es que los importadores expliquen el "porqué" es importante el libro."

domingo, junio 01, 2008

UCV fija posición ante el tema de las divisas para los libros


"El Sistema de Información Científica, Humanística y Tecnológica (SICHT) de la Universidad Central de Venezuela, dio a conocer un comunicado, en el que fija posición ante la decisión del gobierno nacional de clasificar a los libros como no prioritarios en la asignación de divisas, advirtiendo que ello agrava la situación de las bibliotecas para la compra y renovación de suscripciones de publicaciones. El comunicado señala que "nuestra universidad tiene actualmente 83 bibliotecas y cada año debemos incrementar sus fondos en aproximadamente un cinco por ciento. Cualquier retraso que nos impida cumplir con esa meta, disminuye nuestra capacidad como institución educativa, porque estos recursos son absolutamente indispensables ante nuestra impostergable necesidad de mantenernos vinculados al flujo internacional del conocimiento y ser el núcleo de nuestro poderío académico".El documento "deplora las acciones tendentes a limitar el papel del libro en la sociedad venezolana a través de su inclusión en la lista de rubros no prioritarios para adquisición de divisas, a lo cual se suma el lento proceso de asignación de las mismas; se permite expresar la esperanza de que las autoridades correspondientes sabrán preservar para nuestros estudiosos esos poderosos recursos del aprendizaje expresados en el libro y la revista; fuentes inagotables del placer estético y humano que nos proporcionan", a la vez que exhorta "al Gobierno Nacional y a las autoridades universitarias del país a fin de que protejamos nuestras bibliotecas y sus documentos, sin cuya existencia el propio espíritu intelectual y académico de nuestra sociedad estaría en peligro."

Proclamemos al libro como artículo de primera necesidad




"EL LBRO COMO LUJO"


"Ahora resulta, como antaño, que el libro es un artículo de lujo. Durante la colonia venezolana la escasez de libros hacía de sus dueños personas con distinción y alcurnia: la posesión de un libro era símbolo de prestigio. Hoy, el libro vuelve a ser signo de distinción debido a la administración del Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio y Cadivi: los libros fueron eliminados como artículos de primera necesidad y pasaron a la lista de artículos de lujo. Los libros entonces forman parte, según resolución publicada en Gaceta oficial del 03 de marzo de 2008, de los productos de importación que deben pasar por un largo y estorboso proceso de documentación que retrasa el cambiante y proteico comercio del libro. Junto al agua mineral y el uranio, entre otros productos, el libro importado tendrá como mínimo que pasar cuatro meses de espera por los dólares solicitados para su compra.
Esta medida, a todas luces ilógica y demencial, no tiene argumento posible que excuse a los funcionarios del ministerio. De mantener la restricción a la importación de libros, Venezuela aumentará la brecha temporal, ya de por sí enorme, entre el momento que se edita un libro en cualquier otro punto del planeta y su posible llegada a nuestro país. Por esa vía llegaremos a un autismo cultural que nos impedirá el contacto con nuestros semejantes.
Esta misma mala decisión de un gobierno la sufrió el pueblo mexicano el año de 1975. Con la excusa de incentivar la industria editorial nacional, el gobierno mexicano decretó la restricción a la importación de libros. Ante tal exabrupto Octavio Paz, Carlos Monsivais, Gabriel Zaid, Salvador Elizondo y la mayor parte de la intelectualidad mexicana comienzan una campaña de protesta que a los pocos meses hizo torcer el brazo al gobierno para revocar la medida y dejar por sentado un "contradecreto" que obligaba al Estado a la perpetua defensa del libro como bien cultural universal.
Sumando voces de protesta puede lograrse lo imposible... Y lo imposible, en este caso, es hacer entender al mundo que los libros son tan necesarios como el agua, la electricidad, el alimento, la salud...Los libros no son un lujo; no señor."




Diego Rojas Ajmad
(Valera-Trujillo, 1974). Licenciado en Letras y Magister en Literatura Iberoamericana por la Universidad de Los Andes (Venezuela). Coautor en 1998 de "Un recorrido por el mundo de las ideas" (ULA). En 2006 gana el premio único de la Bienal de Ensayo Enrique Bernardo Núñez por el trabajo "Mundos de tinta y papel. La cultura del libro en la Venezuela colonial". En el 2007 gana el premio de narrativa "Cuentos sobre Rieles", auspiciado por CVG Ferrominera. Actualmente se desempeña como profesor de la Universidad de Guayana. Se especializa en el estudio de la cultura venezolana colonial.

En la antigua Kuai-Mare ...


DESDE PUERTO LA CRUZ.- "En días pasados visité la sede de Librerías del Sur, antigua Kuai-Mare, ubicada en el Paseo Colón de Puerto La Cruz. Fui con la idea de hacer un pequeño tour literario por una de las redes públicas de sostén intelectual más importante de Venezuela. Ya no es como antes. Antes podías pasearte por cualquier título, de cualquier autor, de cualquier tendencia intelectual, y salías satisfecho, casi siempre con algunos títulos bajo el brazo. Ahora las obras que se exhiben se limitan a autores con posturas intelectuales cercanas a la revolución socialista que se nos quiere imponer. Sin embargo, allí estaba, buscando lo que siempre he buscado: el conocimiento plural que me permita discernir entre diferentes posturas intelectuales, para luego, si es el caso, disentir, concordar, criticar o simplemente reafirmar la mía frente a las otras."

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails