lunes, marzo 31, 2008

¿Tienes demasiados libros en tu casa y no sabes qué hacer?


"Si pretendes regalar tus libros a tus amigos para librarte de ellos cometerás otro error. Ni tus amigos ni las bibliotecas a las que los regales quieren tenerlos. Tus amigos se verán forzados a leerlos; no lo harán y les pesará la conciencia. Ya lo dice el refrán: «Quien regala un libro a un amigo, pierde el libro y pierde al amigo.» Y cada libro regalado a una biblioteca es más trabajo para el bibliotecario que tiene que clasificarlo, etiquetarlo, meterlo en el ordenador... Sólo conseguirás que te maldiga y todo el mundo sabe que las maldiciones de bibliotecarios cabreados son especialmente dañinas para el ejercicio de tu virilidad."
"Un consejo de estética: Los libros resultan decorativos, pueden estar en cualquier lugar del hogar sin desentonar ni dar impresión de desorden. Desechemos la idea de que sólo han de hallarse en sus estanterías o en la biblioteca. El lugar idóneo de un libro de recetas es el interior del frigorífico. La obra maestra de Wilde El retrato de Dorian Gray, por ejemplo, debe hallarse en el tocador, cerca de un espejo. Del asesinato concebido como una de las bellas artes, de Thomas de Quincey, puede colocarse en el cajón de los cuchillos. En cambio puedes colocar 20.000 leguas de viaje submarino en la cisterna del inodoro para que ocupe sitio y ahorrar agua.Los libros deben denotar naturalidad. No deben parecer algo extraño en el hogar. Es normal y elegante tenerlos junto al W.C. si de verdad los estamos leyendo. Por el contrario, un magnífico libro sobre las pirámides de Egipto en medio del pasillo no transmite credibilidad. Es obvio que está allí para impresionar a las visitas, puesto que no nos detenemos en medio del pasillo para leer cosas sobre los egipcios. Lo mismo sucede cuando tienes todos los tomos de la Encyclopedia Britannica sobre la mesita de noche."

LEIDO EN HUMORADAS

domingo, marzo 30, 2008

Elogio de la edición ...Palabras de editor Alejandro Katz:


"Con escasos dos años de existencia, Katz Editores ha desplegado una solvente batería de títulos, componiendo un catálogo coherente y atractivo, donde desfilan autores como Roger Chartier o Karl Löwith. Lo anterior no implica, sin embargo, el usual banquete canónico, ni tampoco una previsible lista de autoridades del dernier cri.

El editor de la casa, Alejandro Katz, ha logrado articular, más bien, un verdadero sistema de lectura: una constelación de motivos y argumentos que dialogan fluidamente entre sí, ofreciendo al lector en lengua castellana un estimulante horizonte de debate.

La editorial que él dirige, establecida tanto en Buenos Aires como en Madrid, no pretende atribuirse, pese a todo, el menor carácter pionero. Prefiere ser tomada por un avatar reciente de iniciativas anteriores, una reencarnación actual de lo que en su momento fueron Alianza, Taurus o Paidós. Juzgada bajo tales modelos, la trayectoria de Katz Editores es ciertamente exitosa y promete aún nuevos logros en el futuro.

Premio al editorConsultado sobre el rol del "editor profesional" en el contexto del negocio del libro -negocio marcado por las fusiones de los años 80 y el auge del bestsellerismo-, Alejandro Katz opta por tomar distancia del coro apocalíptico. De hecho, cuestiona la "ética de la queja" que ha venido ventilándose en el sector y revela no poco escepticismo ante el estrellato cultural del que gozan ciertos editores.

En su opinión, el editor tiene una función bastante precisa: materializar un producto simbólico y, luego -cosa irónica-, reconducir el objeto creado del escaparate de la librería a la esfera de las ideas. Mantener lubricado tal circuito es cuanto incumbe al editor, y cuanta más prolijidad invierta en ello, más anónima y más secreta resultará su figura. "El premio a su tarea es, finalmente, el virtuoso olvido del lector.

El único editor del que uno se acuerda -asegura Katz- es el que permitió un dislate en la redacción o una compaginación defectuosa".Nacido en 1962 y formado a caballo entre Argentina y México, donde disfrutó de la simpatía intelectual de Octavio Paz, la eminencia gris tras Katz Editores presidió por dos décadas la casa en Buenos Aires del Fondo de Cultura Económica, dirigiendo simultáneamente la contratación de autores extranjeros, entre los que destaca el Foucault de los Seminarios. Incómodo -aunque hasta cierto punto también agradecido- ante los atavismos burocráticos del gigantesco sello mexicano, Alejandro Katz se desvinculó del FCE para lanzarse a la aventura de formar un catálogo según sus propias percepciones del oficio. Con más de ochenta libros publicados a la fecha, Katz Editores concentra en esta cifra un amplio abanico de opiniones y disciplinas, desde la filosofía política al ensayo científico. Definida como una editorial de "contenidos duros", la casa de Katz ha hecho un esfuerzo sostenido por preservar, en cualquier caso, el pluralismo y el espíritu de discusión ilustrado.

Entre los autores elegidos por Katz, sin duda hay apuestas de envergadura. Pero el riesgo vale la pena, sobre todo si se trata de rescatar a ensayistas y teóricos como Leo Strauss o Jacob Taubes -el primero, asociado (vicariamente) con el pensamiento neoconservador americano; el segundo, inmerso en la tradición crítica (y escatológica) de Walter Benjamin-. Por supuesto, tal elección no es gratuita. Ella responde a las necesidades de reflexión fijadas por la época en curso, la que indaga en su pasado y sondea, a veces torpemente, las claves de su propia genealogía. El auxilio prestado por Alejandro Katz en esta tarea inspira, naturalmente, el elogio del lector."

sábado, marzo 29, 2008

Los libros muertos...Luisgé Martín


"Mi padre, cuando yo era niño, compraba libros, los hojeaba vagamente y los guardaba luego en la biblioteca que teníamos en el salón mientras repetía una frase ritual: "Para la jubilación". Yo crecí creyendo, así, que los libros eran uno de esos tesoros que se van acopiando poco a poco para ser gastados luego con paladeo. Crecí creyendo que la recompensa que traía la vejez era ésa: la placidez de un tiempo interminable en el que poder leer. Cuando por fin se jubiló, mi padre no leyó ninguno de aquellos libros, pues algunos hábitos necesitan adiestramiento."


" A los cuarenta años me hice construir en mi dormitorio una pequeña biblioteca para acoger los libros pendientes, pero se llenó enseguida. A los cuarenta y tres, aprovechando una mudanza, me hice fabricar otra con muchas más estanterías y purgué los títulos con un criterio exigente: guardé allí sólo aquellos por los que sentía verdadero deseo y trasladé a la biblioteca ordinaria o regalé los que habían dejado de interesarme poderosamente. Redoblé además el rigor con el que abandonaba a medio leer los libros que no me seducían lo suficiente, procurando así vaciar con mayor rapidez los estantes hacinados. A pesar de todos mis esfuerzos, sin embargo, siguieron llenándose sin remisión.
He calculado que a este ritmo llegaré a la edad de jubilación con 2.000 libros pendientes de lectura. Suponiendo que viviera veinte años más con buena salud y que el ritmo de engordamiento anual de mi biblioteca fuera en ese tiempo menor (descartados ya los clásicos), debería engullir unos cuatro libros cada semana para morir en paz literaria, todo ello sin darme ocasión a releer ni una sola página. Es decir, debería dedicar mi vejez a leer sin desfallecimiento, obsesivamente, lo que resulta una tarea imposible y desagradable. Por eso cuando entro cada día al dormitorio y me paro frente a los anaqueles a mirar los libros sin abrir, veo las sombras de la muerte. Trato de averiguar cuáles de aquellos volúmenes mansos irán quedándose allí año tras año. Qué personajes o qué aventuras. Qué palabras del laberinto. -"
Luisgé Martín (Madrid, 1962) es autor de Los amores confiados y El alma del erizo, ambos en Alfaguara.

La muerte de los clásicos



"Escribir sobre libros, librerías y editoriales es deprimente. Mientras leía un libro inquietante sobre el tema, A la sombra de los libros. Lectura, mercado y vida pública, (1) me topé con una nota a pie de página (la 19 del capítulo seis: “El nuevo mercado”) que me llamó la atención. Alude a un artículo que analiza un fenómeno que pocos toman en cuenta: las virtudes de long sellers que poseen los libros clásicos. (2)El artículo de Waldman tiene casi cinco años pero eso no afecta a la validez de su contenido. Para comprender lo que se plantea allí, sin embargo, es necesario repasar aquello que tanto me deprime. Como el libro que cito habla de esto con detalle, y como ya he escrito sobre esto, seré breve.La estructura comercial del mercado actual de libros es tal que, grosso modo, sólo tienen cabida ahí libros de texto, novedades y best sellers. En estas últimas dos categorías encontramos manuales prácticos, libros de superación y espiritualidad, literatura light (casi siempre de léase y tírese) y novelas de autores de gran prestigio que ya han escrito best sellers. Esto es lo que hallamos en casi todas las librerías actuales, que apenas merecen calificarse como librerías. Más bien son áreas de exhibición de libros que caben en las tres categorías mencionadas. ¿Qué falta para que sean librerías de veras? La presencia de los long sellers: libros de los cuales no se venden cantidades estratosféricas pero que van encontrando o han encontrado sus lectores, quienes comunican su entusiasmo de boca en boca, fenómeno que puede tardar años.Hoy en día el mercado desprecia lo que sólo vende 500 ejemplares al año, cuando antes esto era normal. Los libros tardan para hallar a sus lectores. No estamos hablando de fenómenos de la industria del entretenimiento, como el cine comercial. Lo que han descubierto las grandes editoriales comerciales de Estados Unidos, lo que se constata en el artículo de Slate, es precisamente eso: que las novelas clásicas se venden bien aunque no pinten en las listas de best sellers.De una novela clásica inglesa o norteamericana, por ejemplo, pueden venderse más de 100 mil ejemplares en un año. No son el millón de The Da Vinci Code, pero se trata de una cantidad importante. En México tenemos la desgracia de que los clásicos de lengua española brillan por su ausencia o sólo existen en ediciones ínfimas, de difícil lectura por su caja o minúscula y deteriorada tipografía. Lo que hay, que es poco, casi siempre da flojera por tratarse de ediciones realmente horrendas. Y lo peor: libros que aún no son clásicos, pero que merecen serlo, son brutalmente descatalogados porque no llegaron a ser best sellers instantáneos. Esto retrata nuestra pobreza actual y, peor, la pobreza del futuro.1 Fernhando Escalane Gonzalbo, A la sombra de los libros. Lectura, mercado y vida pública, México, El Colegio de México, 2007. 365 pp. (Jornadas, 151).2 Adelle Waldman, “Cents and Sensibility. The surprising truth about sales of classic novels”, en Slate, 2 de abril de 2003, "


viernes, marzo 28, 2008

Percepción sobre el clima empresarial editorial en el 2007 y tendencias a corto plazo.


Como cocinar un libro de cocina...


Si alguien quiera editar cierto tipo de libros lo mejor es, primero que nada, familiarizarse con ellos.
Los manuales son libros difíciles de editar. No solo porque deben cumplir con la condición fundamental de ser autoinstruccionales o, dicho en cristiano, permitirle al lector aprender una nueva habilidad o destreza con tan solo la ayuda de las páginas que tiene delante de sí sino porque deben ser el resultado de un trabajo editorial impecable. Y entre los manuales, quizás, los libros de cocina sean los más trabajosos de publicar para un editor

jueves, marzo 27, 2008

El cliente NUNCA tiene la razón


"Todo asesino serial tiene que haber trabajado previamente en atención al cliente.Con los años, al dar la séptima puñalada en el cuerpo de la anciana, lo único que lamentaré es haber manchado de sangre mi camisa preferida.Le cobro a un señor mayor. Apenas puede sostener la bolsa con libros y al hablar la saliva comienza a caer de su boca.

Comenta, exaltado, los precios de los libros y se va, dejando el mostrador con pequeños charcos de baba. Asqueado, busco algo para limpiarlo, pero me detengo. Es la única franela que tenemos y la necesitamos para limpiar los libros.

No veo por ningún lado pañuelos de papel.Entonces un plan oscuro y maligno toma forma en mi mente, y decide dejar todo como está.Bastan solo seis clientes. Seis personas que se apoyaron para pedirme textos y todo queda tan limpio y reluciente como mi conciencia."

miércoles, marzo 26, 2008

¿Cuánta información hay en el mundo?


Por Laura Siri
"No sabemos si las épocas tienen espíritu o son pura materialidad. Pero, si la actual lo tiene, no es desatinado tratar de invocarlo a través de la enumeración de cierto número impresionante y sugerente de datos estadísticos. Porque, si algo caracteriza al espíritu de esta época es, justamente, la cantidad creciente de información circulante. El desafío de esta sección es, por lo tanto, dar una selección de datos que funcione como marco para definir la relación entre la producción simbólica y el mundo material actual. ¿Será posible?Según un informe de la consultora internacional IDC y el fabricante de sistemas de almacenamiento EMC, en el 2007, la cantidad de información creada estuvo a punto de sobrepasar, por primera vez, la capacidad física de almacenamiento disponible. El estudio recuerda que, en 2006, la cantidad de información digitalizada fue 3 millones de veces mayor que la de todos los libros escritos. En 2006, la cantidad de información digital creada, capturada y replicada fue de 1,288 x 1018 bits, esto es 161 exabytes o 161 billones de gigabytes. Esto es más de lo generado en los 5000 años anteriores."

"Para ilustrar mejor esta cifra, digamos que el material volcado en Internet equivale aproximadamente 12 pilas de libros, cada una extendiéndose a 93 millones de millas desde la Tierra al Sol. Y no sólo eso: hacia 2010, el universo digital alcanzará los 988 exabytes anuales. Se estima que la información contenida en una semana del New York Times contiene más información que la que una persona probablemente adquiriría a lo largo de toda su vida en el siglo XVIII.Por otra parte, según la versión más actual del documento [hacer link a http://www.emc.com/digital_universe], el “universo digital” alcanzó un tamaño de 281.000 millones de gigabytes. Esto equivale a casi 45 gigabytes de información digital por cada persona de la Tierra. Se entiende por universo digital toda la información producida cada año, se almacene o no, utilizando el sistema binario, y que abarca llamadas telefónicas, grabaciones de cámaras de vigilancia o de música, como Internet y documentos escritos registrados en computadoras. El informe calcula que el volumen de datos se multiplicará por diez en cinco años."

LEER COMPLETO EN: REVISTA ALAMBRE

martes, marzo 25, 2008

¿Las pantallas nos han derrotado?


De la entrevista que publicó El País con Philip Roth el pasado 23 de marzo…

Le diría que todavía quedan por ahí buenos lectores. Aquí, en EE UU, no.
¿Dónde están? ¿Dónde? Mirando las pantallas de sus ordenadores, las pantallas de televisión, de los cines, de los DVD. Distraídos por formatos más divertidos. Las pantallas nos han derrotado.

Ahí está la competencia, la dura competencia. La de las pantallas. ¿Cómo deben combatir contra eso los escritores? No lo sé. No me lo planteo seriamente. Sólo le puedo decir lo que ha ocurrido: que han ganado la batalla sobre las páginas.
¿Tampoco confía en el tan alabado ?Kindle?, el libro electrónico que acaba de aparecer en Estados Unidos? No lo he visto todavía, sé que anda por ahí, pero dudo que reemplace un artefacto como el libro. La clave no es trasladar libros a pantallas electrónicas. No es eso. No. El problema es que el hábito de la lectura se ha esfumado. Como si para leer necesitáramos una antena y la hubieran cortado. No llega la señal. La concentración, la soledad, la imaginación que requiere el hábito de la lectura. Hemos perdido la guerra. En veinte años, la lectura será un culto.
¿Y los lectores serán una especie de gente rara, de espectros? No, no, tampoco. Será un hobby minoritario. Unos criarán perros y peces tropicales, otros leerán. Como lo que es hoy leer poesía. Existen poetas, se les publica, pero los lectores de poesía son una minoría. Eso ocurrirá.
VIA : TOKLAND

fantásticos e inútiles libros



"ABC-3D es de esos fantásticos e inútiles libros que hay que tener en casa. Ideal para que tus amigos piensen que amas las letras o el diseño o por lo menos el cartón. Del diseñador e ilustrador Marion Bataille nos llega este fabuloso libro, donde puedes ver cada una de las letras del abecedario (ingles). Un libro de diseño, creativamente construido. Me encanta a morir como saca la letra W. "
VIA: ESQUIZOPEDIA

lunes, marzo 24, 2008

La novela celular..Por Rodrigo Fresán


"...el año pasado se hayan vendido en Japón 300.000 ejemplares de Los hermanos Karamazov. Están también, claro, los que dicen que mejor leer algo que no leer absolutamente nada. Y seguramente sean aquellos que, con el flamante Kindle (“dispositivo inalámbrico de lectura” patrocinado por la librería virtual Amazon, cuya primera tirada se agotó en horas y que supuso casi evangélica portada de Newsweek así como las alabanzas de la novelizada Toni Morrison), tienen hoy los mismos sueños húmedos que alguna vez dedicaron a los efímeros e-books. Otros, eufóricos, defienden y celebran el nacimiento de “un nuevo idioma narrativo”. En lo personal, me parece que habría que aplicar las ventajas de lo novedoso sin jamás perder de vista lo que fue, lo que sigue siendo. No creo que nadie esté esperando un nuevo lenguaje narrativo pero no estaría nada mal que se agilice el aprendizaje y se mejoren las aplicaciones del lenguaje de siempre. Es decir, por ejemplo, ya que estamos: no está nada mal la red si no se cae en ella. Una cosa es entrar y salir, otra muy distinta es quedarse enredado, para siempre, ahí dentro y, solipsistas, pensar que se está haciendo ahí la Historia que no se quiso o, seguramente, no se pudo hacer aquí.
Ya en 1994, en Elegías a Gutenberg (Alianza) Sven Birkerts anticipaba tiempos oscuros para las letras en la encandiladora Era Electrónica. Si no se entrena desde el principio a alguien en el placer de la decodificación de frases complejas, difícilmente se las quiera escribir después, decía. Meses atrás, Caleb Crain en The New Yorker (“El crepúsculo de los libros”) advertía sobre las zonas cerebrales que no se activan nunca en jóvenes más acostumbrados a sostener un móvil en la palma de la mano que a agarrar un libro utilizando todos sus dedos. Así, más temprano que tarde, alcanzaríamos la práctica pero estéril lengua de las máquinas: on, off, out of batteries y a esperar el milagro de que el medio sea el mensaje y que la tecnología sea la que certifique los méritos. De este modo, se habrá cumplido uno de los sueños de Warhol: la botella de Coca-Cola se impondrá sobre la bebida que contiene y los envases (los formatos, las formas) vencerán a los contenidos (los fondos, lo profundo).
La esperanza reside en que –como ocurre con toda moda móvil– el fenómeno sea pronto suplantado por una variante acaso peor pero también de vida más o menos corta sin perder nunca de vista el destino definitivo de semejante ingenio: ser arma arrojadiza de la top-model Naomi Campbell.
Mientras tanto y hasta entonces, los lectores de verdad todavía respiran tranquilos: no existe aún –por más que el Kindle asegure que la resolución de su pantalla es similar a la del “papel verdadero”– mecanismo que nos ofrezca esa sensación de íntima victoria y de épica expectativa que sólo ofrece el unplugged pero electrizante gesto de voltear una página.
Muy distinto es lo que uno siente por los amados libros de siempre cuando llega el momento de una mudanza.
Pero mejor no escribir o hablar –ni siquiera por teléfono– de ciertas cosas."
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/libros/10-2994-2008-03-23.html

sábado, marzo 22, 2008

Librerías con problemas económicos



Librería Borders encara problemas económicos

Por BRENDAN CASE


Hace tiempo que las cadenas nacionales de librerías llevaron a la quiebra a las pequeñas librerías, pero ahora esos grandulones están en problemas, agobiados por la competencia de los comerciantes en internet y las megatiendas de descuento.
La compañía Borders Group Inc. dijo este jueves que contrató a un par de bancos de Wall Street para "explorar alternativas estratégicas", incluyendo la venta de la compañía. Con la noticia, el valor de las acciones de Borders cayó casi en un 29 por ciento, cerrando a 5.07 dólares cada una.
A pesar de sus problemas, la compañía tiene planes de expandir sus negocios en el Norte de Texas con tiendas de concepto nuevo en Allen y que está programada para su apertura este verano, dijo una portavoz de Borders. La cadena de librerías cuenta con una docena de locales en la región.
"Seguimos planeando abrir nuestra nueva tienda en Allen", dijo Kollean O'Meara, portavoz de Borders en las oficinas generales de Ann Arbor, Mich.
Borders, junto con la otra cadena de librerías Barnes & Noble, luchan contra las librerías virtuales como Amazon.com Inc., sin dejar de mencionar a los gigantes de las ventas de descuento Wal-Mart Stores Inc., Costco Wholesale Corp. y Target Corp.
Las librerías no tradicionales ahora venden más libros que las tradicionales, dijo John Mutter, editor en jefe de Shelf Awareness, un boletín de noticias semanal por correo electrónico para vendedores de libros y bibliotecarios.
Eso pone a compañías como Borders y Barnes & Noble en los mismos aprietos que ellos pusieron a los libreros independientes.
"Recuerdo haber escrito historias sobre libreros independientes quejándose de que las cadenas se llevaban la mejor parte, reducían los precios y les quitaban las ventas", dijo Mutter. "Pero en los últimos cinco años, literalmente, las personas se han quejado que Costco y Wal-Mart se han llevado a los mega-'bestsellers' y los rebajan demasiado".
Pero eso no desanima a las grandes tiendas como las que adornan numerosas plazas comerciales exclusivas en el Norte de Texas y en todo el país.
Barnes & Noble por ejemplo, planea abrir otras 35 a 40 tiendas este año, incluyendo las que están programadas para su inauguración esta primavera en Arlington, Cedar Hill y Hurst.
"Obviamente, Barnes & Noble está bien", dijo Jim Milliot, escritor de Publishers Weekly en Nueva York. "Para nada pienso que las supertiendas estén en problemas".
Borders dijo el jueves que ganó 84.7 millones de dólares o 1.44 por acción en su cuarto trimestre fiscal, que terminó el 2 de febrero. Hace un año, en el mismo periodo, que tuvo una semana extra, la compañía ganó 87.7 millones de dólares o 1.45 por acción.
Esto generó ingresos de más de 1,350 millones de dólares en el trimestre, comparado con 1,370 millones de dólares en el mismo periodo el año anterior.
Además de contratar a J. P. Morgan Securities Inc. y a Merrill Lynch & Co. para explorar una venta y otras opciones estratégicas, Borders dijo que recibiría un préstamo de 42.5 millones de su accionista mayor, un fondo de protección llamado Pershing Square Capital Management LP
El préstamo conlleva una tasa de interés de 12.5 por ciento, pero Borders tiene dos semanas para encontrar un mejor acuerdo financiero.
Case escribe para The Dallas Morning News.

viernes, marzo 21, 2008

Convertir libros a formato Java. Para leer en el celular

"este tutorial, escrito por Darkdei, para convertir los libros descargados desde el sitio a un formato legible por teléfonos celulares o dispositivos portátiles capaces de soportar aplicaciones Java.
Para ver el tutorial, pinchen en el enlace de Read More "
VIA: GenioMaligno

jueves, marzo 20, 2008

A propósito de María Moliner (1900-1981).



Francisco Segovia es poeta e investigador en El Colegio de México

"El equipo que ha redactado la última edición del Diccionario de uso del español (el due) declara haber echado mano de una ventaja que no tuvo María Moliner, su autora original; a saber, los poderosos recursos informáticos modernos. Sin embargo, no parece haber sacado de ellos todo el jugo que podría esperarse. Pongo por caso el corpus. Aunque la nota sobre esta edición usa el término en párrafos seguidos para referirse tanto al conjunto de los textos en que documenta las palabras que define como al conjunto de los vocablos efectivamente definidos, queda claro que tales recursos le sirven sobre todo para manejar los datos de su acervo, pero no para descubrir relaciones nuevas entre sus partes ni para explicitar las increíbles conexiones que María Moliner establecía entre los vocablos de su diccionario. Sé que esto representaría una tarea casi metafísica, pues en el fondo implicaría desenredar la complicada trama que tejían la lengua, la lógica y el mundo en la cabeza de Moliner, pero es algo que hoy al menos podría intentarse."




"Los cambios entre la primera y la segunda ediciones no se dieron sin una airada protesta de los hijos de María Moliner, que vieron en ellos una traición al espíritu original del diccionario y exigieron que Gredos retirara su diccionario del comercio. Entablaron para ello una demanda judicial, que perdieron (si entiendo bien el fondo de un asunto expresado en jerga abogadil) porque los jueces españoles no hallaron jurisprudencia suficiente para decidir entre los dos argumentos que se les ofrecían. Por un lado, los derechos que protegen al escritor de un libro e impiden a la editorial modificar lo que él ha escrito; por el otro, el reconocimiento de que los diccionarios son libros especiales, que deben renovarse de tiempo en tiempo. Aunque el asunto no dejaba en firme sino la “incompetencia” de los jueces, en los hechos la familia perdió el caso, pues se permitió a la editorial conservar no sólo el título del diccionario sino también el ya para entonces prestigiosísimo nombre de su autora. Y digo para entonces porque, en su momento, la Academia negó a María Moliner una silla en la institución —a propuesta de Rafael Lapesa y Dámaso Alonso—. De haber tenido éxito esta candidatura, María Moliner se habría convertido en la primera mujer que entrara a la Academia de la Lengua. ¿Venganza lexicográfica, represalia franquista, simple misoginia? Los hijos de doña María nunca dejaron de restregarle este desaire a la Academia. "
“Hace tres semanas, de paso por Madrid, quise visitar a María Moliner. Encontrarla no fue tan fácil como yo suponía: algunas personas que debían saberlo ignoraban quién era, y no faltó quien la confundiera con una célebre estrella de cine. Por fin logré un contacto con su hijo menor, que es ingeniero industrial en Barcelona, y él me hizo saber que no era posible visitar a su madre por sus quebrantos de salud. Pensé que era una crisis momentánea y que tal vez pudiera verla en un viaje futuro a Madrid. Pero la semana pasada, cuando ya me encontraba en Bogotá, me llamaron por teléfono para darme la mala noticia de que María Moliner había muerto. Yo me sentí como si hubiera perdido a alguien que sin saberlo había trabajado para mí durante muchos años.María Moliner -para decirlo del modo más corto- hizo una proeza con muy pocos precedentes: escribió sola, en su casa, con su propia mano, el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana. Se llama Diccionario de uso del español, tiene dos tomos de casi 3.000 páginas en total, que pesan tres kilos, y viene a ser, en consecuencia, más de dos veces más largo que el de la Real Academia de la Lengua, y -a mi juicio- más de dos veces mejor. María Moliner lo escribió en las horas que le dejaba libre su empleo de bibliotecaria, y el que ella consideraba su verdadero oficio: remendar calcetines. Uno de sus hijos, a quien le preguntaron hace poco cuántos hermanos tenía, contestó: «Dos varones, una hembra y el diccionario». Hay que saber cómo fue escrita la obra para entender cuánta verdad implica esa respuesta.”
…/…
Pasó sus últimos años en un apartamento del norte de Madrid, con una terraza grande, donde tenía muchos tiestos de flores, que regaba con tanto amor como si fueran palabras cautivas. Le complacían las noticias de que su diccionario había vendido más de 10.000 copias, en dos ediciones, que cumplía el propósito que ella se había impuesto y que algunos académicos de la lengua lo consultaban en público sin ruborizarse. A veces le llegaba un periodista desperdigado. A uno que Ie preguntó por qué no contestaba las numerosas cartas que recibía le contestó con más frescura que la de sus flores: «Porque soy muy perezosa». En 1972 fue la primera mujer cuya candidatura se presentó en la Academia de la Lengua, pero los muy señores académicos no se atrevieron a romper su venerable tradición machista. Sólo se atrevieron hace dos años, y aceptaron entonces la primera mujer, pero no fue María Moliner. Ella se alegró cuando lo supo, porque le aterrorizaba la idea de pronunciar el discurso de admisión. «¿Qué podía decir yo », dijo entonces, «si en toda mi vida no he hecho más que coser calcetines?».”.
Gabriel García Márquez.

miércoles, marzo 19, 2008

Un scanner que te ayudará a entender palabras difíciles


Video: Dixau - Automatic Dictionary Scanner

Por: Axel Marazzi
"compañía coreana llamada Unichal creó un pequeño scanner que tomará la palabra que no comprendas de un texto, lo enviará a la computadora y una vez en ella el soft que también viene con el Dixau lo buscará en la Wikipedia, Google o un diccionario."

Las cifras de la lectura. MEXICO.


Según datos de Consuelo Sáizar, directora del Fondo de Cultura Económica (FCE), la lengua española es la tercera más hablada en el mundo, después del chino mandarín y el inglés: lo hablan como lengua materna más de 400 millones de personas y como segunda lengua entre 50 y cien millones.

La funcionaria agregó que el español es el segundo idioma más estudiado en el mundo, el primero es el inglés, con al manos 14 millones de estudiantes, aunque citó otras cifras donde se habla de 46 millones de estudiantes distribuidos en 90 países.Indicó que anualmente se publican más de cien mil títulos en español, “entre novedades y reimpresiones”, y por tanto hay “un mercado potencial extraordinario, pero disperso y que tiene intercambio limitado entre sí (salvo el caso de las exportaciones españolas) y, en la mayor parte de los casos, nulo”.

En este sentido, las cifras del presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), Juan Luis Arzoz, no son nada esperanzadoras. Él mismo las calificó de “impresionantes” y hasta de “bastante trágicas”:En el año 2005 México importó de España 110 millones de dólares en libros cuando sólo exportó 4 millones de dólares.

Para el 2006, añadió, se exportaron 18.7 millones de ejemplares y se importaron 25.8.En la página web de la Caniem se aportan más datos: en 2005 un total de 274 editores publicó 18 mil 310 títulos (esto es menos de 20% de la producción total a que alude Sáizar), entre novedades y reediciones, con una producción de 137 millones 467 mil 709 ejemplares.Con el propósito de incrementar las exportaciones de libros mexicanos, la Caniem y el FCE celebraron un convenio de colaboración para que las industrias medianas y pequeñas aprovechen la infraestructura con la que ya cuenta el Fondo, para colocar sus ediciones en el extranjero, particularmente en Latinoamérica, España y Estados Unidos.

A decir de Arzoz, no hay en el mundo una institución con mejor infraestructura de distribución para los libros en español que el FCE. De hecho, en el acto donde se firmó el acuerdo, realizado el pasado lunes 10 de marzo en las instalaciones del Fondo en el Ajusco, se destacó que incluso editoriales de mayor peso buscarán exportar vía esta institución estatal.En suma se pretende, según Sáizar, hacer de los 400 millones de hablantes en español un mercado real para las producciones de la industria editorial mexicana.

No desconoció los datos que hablan de los bajos índices de lectura, pues dijo que “hay cifras demoledoras, de organismos nacionales e internacionales, pero también hay la constancia de la que ustedes son testigos principales (se dirigió a los editores presentes en el acto), del aumento de los lectores”.Tanto la funcionaria como el presidente de la Caniem expresaron su confianza en la aprobación de la Ley del Libro, “tan largamente acariciada”, que está en el Senado de la República, pues se ha puesto énfasis en que con el precio único se incrementarán los puntos de venta y por ende el número de lectores.Desde luego hay que atender las cifras que también ha dado, en diversos medios, el escritor Rafael Pérez Gay, quien ha destacado que las instituciones culturales no han implementado programas de fomento a la lectura.

Y más aún: durante la gestión de la anterior presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Sari Bermúdez, se gastó el presupuesto que pudo invertirse en ello, en la construcción de la megabiblioteca José Vasconcelos, todavía cerrada por diversas ineficiencias.El escritor ha dicho que en el país existen apenas mil 373 librerías y puntos de venta. El propio Arzoz indicó que más de 90% de los municipios en el país no cuentan con una librería, cuando 34% de éstas se asientan en la Ciudad de México.Más datos aportó el ingeniero: en 2006 (aún no tienen las cifras del año pasado) se publicaron 19 mil 583 títulos, y sólo 8 mil de ellos fueron novedades.

Y para rematar, que la industria de la piratería impacta al sector editorial con mil 250 millones de pesos al año, y --ya de pilón-- que no se lee un libro por persona al año como se ha repetido hace tiempo, sino casi tres: 2.9.Así pues, sin duda colocar libros mexicanos en el extranjero es un buen propósito, sobre todo si el FCE, como se destacó, cuenta ya con una infraestructura que puede aprovecharse, y partiendo de que cada editorial privada cubrirá sus costos de la exportación.

Pero no se deben echar campanas al vuelo en cuanto al incremento de lectores, pues también falta mucho por hacer internamente.


martes, marzo 18, 2008

Fallece Arthur C. Clarke, a los 90 años de edad.."El futuro no es ya lo que solía ser."


"Si me concediesen tres deseos, quisiera ver alguna evidencia de vida extraterrestre. Siempre he creído que no estamos solos en el Universo, pero aún esperamos que E.T. nos llame y nos muestre algún signo de su existencia. En segundo lugar, desearía que desterráramos nuestra dependencia y adicción del petróleo y adoptáramos energías limpias. El cambio climático nos empuja de forma urgente a este cambio de mentalidad. No podemos permitirnos destrozar inexorablemente nuestro planeta quemando petróleo y carbón. He vivido en Sri Lanka durante los últimos 50 años, y casi la mitad de ese tiempo he sido un triste testigo de la terrible guerra que lo divide. Deseo profundamente ver que la paz duradera arraigue en Sri Lanka tan pronto como sea posible."


Fuentes del paraíso (fragmento)" La corona se hacía más pesada con cada año transcurrido. La primera vez que el Venerable Bodhidharma Mahanayake Thero se la puso en la cabeza, con tan pocas ganas, el príncipe Kalidasa se sorprendió ante su ligereza. Ahora, veinte años después, el rey Kalidasa prescindía con gusto de aquella banda de oro incrustada de piedras, cuando la etiqueta de la corte así lo permitía. (...)Poca etiqueta había allí, en la ventosa cima de la fortaleza de roca, pues pocos embajadores o peticionarios solicitaban audiencia en su formidable altura. Muchos de los que hacían el viaje hasta Yakkagala retrocedían ante el ascenso final, entre las fauces mismas del león agazapado que siempre parecía a punto de saltar desde la superficie rocosa. Ningún rey anciano podría sentarse en ese trono que aspiraba a los cielos. Algún día Kalidasa estaría demasiado débil para llegar a su propio palacio. Pero no era probable que ese día llegara; sus muchos enemigos le ahorrarían las humillaciones de la vejez. Y esos enemigos ya se estaban reuniendo. "


2001: una odisea espacial (fragmento)" No era el miedo a los abismos Galácticos lo que helaba su alma, sino una más profunda inquietud que brotaba desde el futuro aún por nacer. Pues él había dejado atrás las escalas del tiempo de su origen humano; ahora mientras contemplaba aquella banda de noche sin estrellas, conoció los primeros atisbos de la eternidad que ante él se abría. Recordó luego que nunca estaría solo, y cesó lentamente su pánico. Se restauró en él la nítida percepción del Universo... aunque no, lo sabía, del todo por sus propios esfuerzos. Cuando necesitara guía en sus primeros y vacilantes pasos, allí estaría ella. Confiado de nuevo, como un buceador de grandes profundidades que ha recuperado el dominio de sus nervios y su ánimo, lanzóse a través de los años-luz. Estalló la Galaxia del marco mental en que la había encerrado; estrellas y nebulosas se derramaron, pasando ante él en ilusión de infinita velocidad. Soles fantasmales explotaron y quedaron atrás, mientras él se deslizaba como una sombra a través de sus núcleos; la fría y oscura inmensidad del polvo cósmico que antes tanto temiera, parecía sólo el batir de ala de un cuervo a través de la cara del sol. Las estrellas estaban diluyéndose, el resplandor de la Vía Láctea iba trocándose en pálido resplandor de la magnificencia que él conociera... y que, cuando estuviera dispuesto, volvería a conocer. Volvía a estar, precisamente donde lo deseaba, en el espacio que los hombres llamaban real. Ante él, como espléndido juguete que ningún Hijo de las Estrellas podría resistir, flotaba el planeta Tierra con todos sus pueblos. El había vuelto a tiempo. Allá abajo, en aquel atestado globo, estarían fulgurando las señales de alarma a través de las pantallas de radar, los grandes telescopios de rastreo estarían escudriñando los cielos... y estaría finalizando la historia, tal como los hombres la conocían. Se dio cuenta que mil kilómetros más abajo se había despertado un soñoliento cargamento de muerte, y estaba moviéndose perezosamente en su órbita. Las débiles energías que contenía no eran una amenaza para él; pero prefería un firmamento más despejado. Puso a contribución su voluntad, y los megatones que circulaban en órbita florecieron en una silenciosa detonación, que creó una breve y falsa alba en la mitad del globo dormido. Luego esperó, poniendo en orden sus pensamientos y cavilando ante sus poderes aún no probados. Pues aunque era el amo del mundo, no estaba del todo seguro sobre lo que hacer a continuación. Mas ya pensaría en algo. "

Bibliografía
2001: Una odisea espacial, Plaza & Janes, Jet nº 185/4
2010: Odisea dos
2061: Odisea tres, Plaza & Janes, Jet nº 185/3
3001: Odisea Final, Plaza & Janes, Jet nº 185/5
Alcanza el mañana, Ultramar, Ciencia-Ficción nº 81, (1989)
Las arenas de Marte, Edhasa, Nebulae nº 9
Cánticos de la lejana tierra, Circulo de lectores, (1987)
El centinela, Plaza & Janes, Éxitos, (1990)
Cita con Rama, Ultramar, Ciencia-Ficción
La ciudad y las estrellas, Edhasa, Nebulae nº 5
Claro de Tierra, Edhasa, Nebulae nº 12
Cuentos del planeta Tierra, Ediciones B, Vib nº 17/1
Cuentos de la taberna del ciervo blanco, Alianza, Libro De Bolsillo nº 687
En las profundidades, Ultramar, Ciencia-Ficción nº 91
El fin de la infancia, Minotauro, (2000)
Fuentes del paraiso, Ultramar, Ciencia-Ficción nº 6, (1989)
El león de comarre, Caralt, Ciencia-Ficción nº 1, (1980)
El martillo de Dios, Suma de Letras S. L., Punto de lectura nº 103, (2000)
Rama II, Ultramar, Ciencia-Ficcion nº 31
Regreso a Titan, Ultramar, Ciencia Ficcion nº 45, (1989)
Relatos de diez mundos, (Edhasa), Nebulae, 3, (891)
Sobre sus relatos
Venus Prime I, Plaza & Janes, Jet nº 171/1
Venus Prime II, Plaza & Janes, Jet nº 171

domingo, marzo 16, 2008

Latinoamérica lee libros hechos en Colombia


Ventas a otros países crecieron el 37% en el 2007. Enciclopedias, textos infantiles y académicos y biblias, entre lo más pedido.

Los sectores editorial y gráfico de Colombia están escribiendo uno de los mejores capítulos de su historia. Un crecimiento del 37% en las exportaciones durante el 2007, en relación con el año anterior, demuestran, según la Cámara Colombiana del Libro, que los pasos dados en más de 20 años de presencia internacional se convirtieron en un salto. Es así como lo vendido a otros países alcanzó los US$185,5 millones, cifra que le dará para pelear con México el primer lugar en el renglón en América Latina. En el 2006, la nación azteca llegó a US$136 millones. “Se calcula que Colombia está por encima y que con esto se consolidará como líder en la región. Difícilmente México lo alcanzará. El 2007 fue un excelente año”, explica José Aguillón Rojas, investigador de la CCL.

A dónde llegamos

La industria editorial (sellos editoriales y distribuidores) y la gráfica (servicios de impresión) están llegando con fuerza a cinco compradores fundamentales, con los cuales se creció notablemente. El mejor cliente es Venezuela, a donde llega el 36% de las exportaciones, seguido por Estados Unidos (15,15%), México (14%), Panamá (5,8), Ecuador (5%) y Puerto Rico (3,7%). La Cámara Colombiana del Libro señala que de las exportaciones, el 50% corresponde al sector gráfico y el restante 50% es del editorial. Además de textos de literatura, el país está comercializando en el extranjero de manera exitosa enciclopedias, textos escolares y biblias. “Este comportamiento obedece a muchos factores: gestión de las compañías, impulso de Proexport, participación en ferias internacionales, giras de negocios y una oferta atractiva para los lectores”, afirmó Aguillón Rojas. De acuerdo con el seguimiento de la CCL, entre el año 2000 y el 2007 las exportaciones han crecido un 97,7%. Óscar Rivera, gerente de la editorial Norma, indica que la compañía está llegando a 16 países, entre ellos España (adquirió una editorial en Barcelona). Además, precisa que las exportaciones constituyen el 30% de la producción y en ingresos, representan un 70%. Destacó que en lo relativo a textos escolares, no sólo se está imprimiendo el contenido editorial que elabora cada país, ajustado a sus necesidades, sino que, en el caso de centroamérica, se está apoyando con la elaboración de tales contenidos. “Existe fortaleza en literatura infantil y hay avidez de autoayuda”, precisa, tras expresar que realizan un esfuerzo por posicionar autores colombianos. Por su parte, Fernando Rojas, gerente de Panamericana Editorial, dice que la clave del crecimiento de este sector ha estado en la calidad, “que hace competitivos a los productos en los mercados latinoamericanos, de México a la Patagonia”.


Las publicaciones de tipo religioso han presentado uno de los crecimientos más notables en los últimos años. También se están exportando. Algunas empresas colombianas también producen contenidos que venden a otras editoriales. A través de este mecanismo llegan a toda Europa.


Rojas señala que la empresa que dirige está exportando desde 1994 libros de diferentes temáticas, entre ellas, infantiles, ficción, literatura general, cocina, bienestar y teatro y que de lo producido, el 10% va para mercados extranjeros. Panamericana está llegando a centroamérica, Venezuela, Ecuador y Perú. Esta compañía imprime más de dos mil títulos por año y cerca del 50% de ellos corresponden a literatura infantil y educativa, uno de los campos donde Colombia se ha hecho más fuerte. A su vez, Bernardo Villegas, gerente de la firma Villegas Editores, precisa que su empresa cubre diez países (entre ellos Estados Unidos y España) con libros ilustrados de gran formato. “No representan un gran volumen dentro de las exportaciones del sector, pero se hace una presencia importante en librerías del mundo. Somos los únicos que tenemos a disposición permanente todos nuestros títulos en Estados Unidos”, manifiesta. Villegas añade que se está distribuyendo con éxito a nivel internacional la colección infantil y juvenil y destacó el libro Cosas de Niñas, de María Villegas y Jennie Kent. Entre tanto, Ernesto Fernández Riva, gerente de Feriva, aseguró que aunque la firma que representa no exporta, Colombia siempre se ha destacado en la producción de libros e impresos, pese a que el nivel de lectura de la población sigue siendo bajo. “El interés por publicar crece. Es por eso que, pese a la escasez de un patrocinio, muchos autores se lanzan a publicar de manera individual. Para ellos funcionan alternativas como una que ofrecemos, que es la de los créditos”. Sobre páginas que nacen en Colombia se escriben ahora las letras de Latinoamérica. Cuentos, novelas, diccionarios, poemas, convergen en una industria que, aunque está hecha de papel, se hace más fuerte cada día.
En detalle
En el 2007 crecieron las exportaciones que se realizan a los cinco principales compradores de libros colombianos.
Las ventas a Venezuela aumentaron en un 81% y a Estados Unidos un 90%.

En el caso de Panamá el crecimiento fue del 13%, Ecuador 9% y 3% México.

De acuerdo con el Centro Regional del Libro para América Latina, en el 2005 en Colombia se produjeron 10.383 títulos, mientras que en América Latina la cifra llegó a 157.853.

La misma entidad señala que en el 2005 se registraron en América Latina 63.205 novedades y reediciones, el 16,3% de ellas correspondieron a Colombia.

Impresiones vs. producción literaria Colombia es muy competitiva en la impresión, pero aún se requiere crecer en producción literaria con autores nacionales.

Así lo explica María Elvira Bonilla, directora editorial de Norma, quien señala que a nivel internacional la competencia se da entre grandes autores, de amplio reconocimiento. Por parte de Colombia, el líder indiscutible, explica, sigue siendo Gabriel García Márquez.

“Lograr que un autor se internacionalice es un proceso que requiere tiempo.

Algunos de los nuestros que son reconocidos también son Laura Restrepo, Ángela Becerra y Germán Castro”. En el plano nacional, dice, recientemente se destacó Héctor Abad Faciolince con ‘El olvido que seremos’, que vendió 60.000 copias.

Cifras
7 por ciento aproximadamente crecieron las ventas nacionales del sector editorial en el 2007, según encuesta de opinión de la CCL.
12 mil 226 libros se editaron y reeditaron en Colombia el año pasado.
40 por ciento de esos libros editados y reeditados corresponden a empresas editoriales y el 13% corresponden a universidades.

«Hay que reivindicar las librerías frente al supermercado de lo impreso»

«Hay que reivindicar las librerías de siempre, aquellas en las que el dueño conoce su trabajo, selecciona con esmero las novedades y en las que puedes encontrar un catálogo importante de fondos. Lo contrario es como un supermercado de lo impreso en el que las novedades van sustituyendo a los libros aparecidos sólo tres meses antes y en los que puedes encontar a Tolstoi junto a las memorias de cualquier chica que se ha acostado con un futbolista»,

Librerías y libródromos.Andrea Palet

"Tengo amigas que todo el tiempo están comprando libros. No son coleccionistas, esa incomprensible especie humana, sino gente que compra libros y además los lee. Suelen ir a librerías "chicas", y gastan equitativamente en todas ellas para contribuir a la causa. Cuando se ven, comentan con el entusiasmo del proscrito asuntos tan pavos como el modo en que cada una ordena su biblioteca (por género, por el color del lomo, por países, leídos y no leídos, regalados, basura), o si es pecado mortal o sólo venial subrayar los libros, dejarlos abiertos como abanico o prestarlos. (No se ría; hay gente que colecciona barbies o chapitas, y nadie les dice nada.)A mis amigas las desesperan las librerías de mall, las de grandes superficies, los "libródromos", como las llamó Mario Vargas Llosa. Si van a la famosa Ateneo Grand Splendid en Buenos Aires, salen enfurruñadas, porque muy bonita será, sí, muy bonita, todo café y balcones y lucecitas, pero les pides diez títulos, y no tienen ninguno. Es el problema con los "libródromos", donde todo está pensado para vender los libros que más se venden, estrategia que sólo parece tautológica si uno no tiene idea de economía. (Yo no tengo idea de economía.) Es el problema con mis amigas: que son muy pocas.Me acordé de ellas por la propuesta francesa de instituir un sello de calidad para las librerías "independientes". (Uso esta denominación a contrapelo, y sólo porque aquí me parece ajustada. Pero "independiente" es de esos triunfos comunicacionales estratégicos que se imponen principalmente vía periodistas con resbalines en vez de masa encefálica, como "desvinculación" por despido, "ajusticiamiento" por asesinato, "pro vida" por antiabortistas, o "pedir un crédito", cuando lo que hacemos es comprarlo.)El sello LIR (Librería Independiente de Referencia) distinguiría a aquellas que "mantengan un fondo de calidad y no se dejen arrasar por los best-sellers", en palabras de un veterano editor argentino afincado en España, para quien esta división despejaría el mercado. Dice Mario Muchnik, viejo lobo de mar: "Estoy refiriéndome... a una separación clara de géneros, que no existe hoy. Es difícil que en un concierto rock intercalen la sonata Claro de luna de Beethoven. Sin embargo, eso es precisamente lo que sucede en las librerías".Complejo asunto. Complicadísimo. Lindo sería que hubiera librerías con los títulos que a uno le gustan, y nada más. Pero, il popolo, ¿cómo queda? ¿Librerías para tontos y librerías para inteligentes? Uh. El ejemplo del propio Muchnik (rock vs. sonata) revela una concepción anticuada y miope de la cultura que puede hacer mucho daño en países de esnobismo rampante como el nuestro. Chile no es Francia; ellos (es la lata de tener tanto pasado) se dedican a proteger, proteger, proteger. Nosotros deberíamos ampliar. La democratización de la cultura le lleva en el paquete una cuota de vulgaridad, qué le vamos a hacer, pero si ya aquí la gente se siente intimidada en una librería corriente, ¿cómo sería ante una con certificado de aristocracia cultural?Quedan muchas aristas pendientes; troncos en realidad. Por ahora me interesa la incursión de la Feria del Disco en el sacro terreno del libro. Pareciera favorecer una relación más natural del público con esa cosa empastada tan rara, sin cables. Entro a comprar un devedé, un disco, y mira tú: me llevo un libro. Y además lo leo.Por cierto, si se implantara el sello LIR, ¿a Vargas Llosa dónde lo venderían?"


sábado, marzo 15, 2008

Hay más lectores jóvenes en Latinoamérica


La directora del Fondo de Cultura Económica de México, Consuelo Sáizar, sostienen que hay un importante crecimiento de la lectura entre los jóvenes latinoamericanos de 18 a 30 años.
"No ocurría desde las décadas de 1960 y 1970", señaló la ejecutiva. Sáizar dijo a la agencia AFP que esto se nota en las principales ferias del libro regionales, como Guadalajara, Buenos Aires y Bogotá.Los jóvenes son una apuesta del FCE para sus planes de expansión en Latinoamérica, España y los Estados Unidos, donde tiene nueve filiales. La idea, apoyada por la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, es apoyar a los editores más chicos. De los 100.000 títulos anuales que se publican en español en el mundo, España suma 60.000 mientras la Argentina publica casi 20.000 títulos. En 2006 según las últimas cifras disponibles, México ha producido 18.682 títulos con 137.594.000 ejemplares. Ese año México exportó 16 millones de ejemplares por valor de 67,5 millones de dólares y se importaron 22,5 millones de libros por valor de 91 millones de dólares.
http://www.servicios.clarin.com/notas/jsp/enie/v1/notas/imprimir.jsp?pagid=1627557#

El ciberespacio y las tecnologías emergentes aceleran la transformación hacia una nueva era cultural


El País de hoy ofrece un interesante conjunto de artículos sobre la influencia de la Red en el mundo del libro:
'Blogs'
El 'blog' y la literatura del siglo XXI
Las fronteras de los recursos literarios se amplían.Edmundo Paz Soldán
El nuevo poder del autor
Blogs, webs o foros modifican la relación de los escritores con su público. Autores y lectores dialogan e intercambian ideas.
JOSÉ ANTONIO MILLÁN
Librerías
Al rescate de páginas singulares
Internet ha ampliado radicalmente el mercado del libro antiguo y especializado. La red permite el acceso a los catálogos desde cualquier lugar. El volumen de ventas llega al 70% del negocio
ELISA SILIÓ
Webs que marcan la ruta de la creación y la divulgación artística
Bibliotecas
La biblioteca de Babel guarda libros de arena
La digitalización de fondos bibliográficos revoluciona la transmisión del conocimientoJAVIER RODRÍGUEZ MARCOS

martes, marzo 11, 2008

Netronix EB-300, libro electrónico con pantalla táctil


"Su pantalla tiene un tamaño de 9.7 pulgadas y una resolución de 1200 x 825 píxeles, pudiendo mostrar hasta 4 niveles de gris. Pero lo más interesante de ella es que es táctil, lo que abre muchas posibilidades a un dispositivo así, como un control más sencillo o poder tomar notas directamente sobre él con un stylus.
Dispone de una memoria de 512 MB y un lector de tarjetas SD. La pantalla es de tinta electrónica y ofrece hasta 5000 cambios de página con una sola carga de la batería. Pero no acaban aquí sus características, ya que además incluye conectividad Wi-Fi y Bluetooth, lo que abre las puertas a un posible navegador.
Entre los lenguajes soportados indican el castellano, por lo que tenemos esperanzas de que pueda llegarnos por aquí algún día. "

Vía XATAKA

lunes, marzo 10, 2008

BookPrep de Hp y la impresión bajo demanda de libros descatalogados




"BookPrep es el nombre del proyecto con el que Hp quiere entrar en la impresión bajo demanda de libros. Lo más interesante del mismo es que esta pensado para la imprimir libros descatalogados, que ya no se editan (con permiso de los propietarios de los derechos si es que no han expirado, claro) e incluso utilizar tecnologías de restauración para recuperar aquellos que hayan sufrido daños. Al margen de que habrá que verlo en acción para ver cuanto hay de real en esa recuperación de la versión original, me ha gustado mucho este aspecto de "restauración para las masas" del proyecto. Claro que la vocación de Hp con BookPrep es la de que también se puedan imprimir libros actuales y que el servicio se acceda a través de su integración en comunidades ya establecidas (webs de cocineros, de historiadores, etc...). Lo detallan en VentureBeat.
Parece mentira que en puertas de la "presunta" explosión del libro digital, aparezcan numerosas propuestas para la impresión bajo demanda por internet. A la más conocida, Lulu, hay que sumar este BookPrep de Hp, el proyecto hispano Bubok y Create Space de Amazon, que por su parte juega las dos cartas al tener también Kindle."
Página oficial: Bookprep.
VIA: Error500

domingo, marzo 09, 2008

El sexo de las letras. MARÍA BENGOA


"Basta echar un vistazo por librerías y bibliotecas o frecuentar el transporte público para comprobar quién lee más. Un reciente estudio del Gremio de Editores lo corrobora.
Tampoco parece despreciable que informes de educación, estudios sobre el cerebro de hombres y mujeres o estadísticas y test de inteligencia abunden en la idea de que la capacidad verbal de las mujeres suele ser superior a la de los hombres. No es despreciable, pero, en el ámbito de las decisiones de la letra impresa, sucede como en los demás patios de la casa de cada cual: llueve masculino.
Allí donde se ventila qué se publica, donde alguien firma o se critica qué textos son mejores, en las páginas que se comentan libros, películas, teatro, música, fútbol lo que sea, allí hay una mirada experta de hombre diciéndonos qué tenemos que pensar y elegir. Si se trata de juzgar los merecedores de un premio literario el jurado será mayoritariamente de hombres; en el de los galardonados, sin embargo, la pareja varón heterosexual-varón gay arrasa en los últimos tiempos en sustitución del clásico hombre premiado-mujer finalista."
"Así pues, las mujeres que leen también leen sobre todo a hombres; pero no sólo a ellos. Sin embargo, esto no es exactamente recíproco.
En fin, son sólo algunos datos, cifras sobre letras que disuaden de lo muchísimo que invade la letra femenina los estantes de novedades. Un libro que Laura Freixas publicó hace años en Destino, 'Las mujeres y la literatura', desmonta el camelo que hay detrás de esa gran apuesta femenina del mundo editorial que nadie ha visto.
Cualquier solapa de últimos títulos publicados (da casi lo mismo de qué editorial) les demostrará el bluf.Tampoco en las revistas literarias las cosas son de color rosa para las féminas; aunque la muy leída y amena 'Qué leer' (portada rosa chicle y la bellísima Audrey-Holly de 'Desayuno en Tíffanys') dedica en marzo un gran reportaje central a 'Prostitutas y amantes en la literatura'.
El mes pasado ofrecía un reportaje sobre las 'Mujeres fatales' y en portada aparecía la autora J.K. Rowling, obviamente excluida del colectivo citado, y una llamada 'Mujeres espía, las agentes secretas más seductoras'. Ellos sí que lo tienen claro.El 'staff' de este periódico es abrumadoramente masculino, como el de otros de muy distinta línea editorial."
Catálogo editorial
Beatriz de Moura, el mejor editor de este país de los últimos cuarenta años con permiso de Jorge Herralde, y Esther Tusquets (editora de Lumen) lo habrán tenido muy difícil entre tanto hombre, seguro; pero su catálogo sólo habla de sus méritos y los acrecienta.Respecto a las revistas literarias y adyacentes, señalen todas las cabeceras que quieran, más o menos especializadas. Aunque no hayan visto los créditos pueden apostar sin riesgo a que en ellas quienes deciden y firman masivamente son hombres. Después comprueben. Es un axioma."
LEER COMPLETO EN:

MARÍA BENGOA (Bilbao, 1959). Licenciada en Ciencias de la Información, colabora en el diario El Correo como periodista cultural y crítica literaria desde 1987. Fue redactora del periódico municipal Bilbao y ha publicado relatos, artículos y crítica literaria en diversos periódicos y revistas. Obtuvo el Premio Imagínate Euskadi de Cuentos en castellano (1996) y el Emakunde de Medios de Comunicación (1998) por su labor periodística. Ha publicado el libro de relatos A París en globo (Huerga & Fierro, Madrid, 1998). Coordinó junto con Pedro Ugarte la antología Bilbao, almacén de ficciones (Ayuntamiento de Bilbao, 2000) en la que también colaboró. En 2003 publicará una monografía sobre Ángela Figuera en la colección Temas Vizcaínos - Bizkaiako Gaiak.

Libros sin vigilancia








Ya he comentado otras curiosidades de Japón, tomadas del blog Kirainet.comBlog de Héctor García, va esta otra: " ¡Para ir a pagar tienes que ir hasta la esquina al final de la calle! " "pongo unas fotos de una librería que tiene varios paneles en el exterior, en plena calle sin ningún tipo de vigilancia. Ver este tipo de tiendas donde confían mucho en que cliente no sea un mangante es algo bastante normal en Japón.", Por acá, pese a las cámaras, vigilantes y, al ojo conocedor de los libreros, siempre tenemos un margen de perdidas por hurto (descuento anónimo, por usar eufemismos)

Las ferias de libro me deprimen.Carlos Arcos Cabrera


"¿Razones?: 1. Las industrias culturales, la del libro es una de ellas, se han convertido en una gigantesca máquina que produce (libros, autores, teorías, estilos) que apenas sobreviven unas horas, unos días, unas semanas, tal vez unos meses en el caso de los más afortunados, antes de precipitarse en la máquina productora de olvido y, así, dar paso a otra ola, que a su vez se precipitará a la entraña de aquella máquina y, así, una tras otra. Las industrias culturales se hallan en un espacio indeterminado entre el reciclaje y la destrucción. 2. Cortázar decía: “Un libro más es un libro menos”. Para los lectores o para las lectoras (que son mayoría) un libro leído es un libro menos. Pero lo cierto es que nunca tendremos la certeza de que, en nuestra condición de lectores, un libro leído sea un libro menos. La certeza es otra ¿Recuerdan aquel cuento de Cortázar, “Carta a una señorita en París”, en la que el personaje principal vomita conejitos? Es la metáfora del mundo de los libros: alguien en algún lugar vomita libros que luego miramos, acariciamos, hojeamos y ojeamos, los llevamos a casa y los colocamos en estantes y también en la memoria, formando un mundo intrincado, impenetrable. Cada lector (a) requiere de un mapa de lecturas para no perderse en ese mundo de papel, al que se ha sobrepuesto el aún más abigarrado mundo virtual. El mapa nunca está disponible y sus coordenadas son móviles."

Han desaparecido la mayoría de las librerías en Santo Domingo

Onorio Montás
En los años sesenta, en Santo Domingo y principalmente en la zona Colonial, existían alrededor de 25 librerías. Hoy quedan seis a duras penas o, tal vez, por terquedad de los libreros, quienes entienden y creen que su “negocio” es una especie de apostolado, esto sin incluir los puestos de libros usados.
“A las librerías tú le pones un letrero Se Vende y no encuentras a nadie a quien venderle, nadie las compra, desaparecen y mueren con sus dueños, no hay relevos…”, nos comenta amargamente una persistente dueña de librería, la doctora Virtudes Uribe, a quien no le han valido las “peñas”, “tertulias” y hasta convertirse en editora para poder subsistir con sus librerías.
La experiencia económica es amarga, reconoce, pero le ha producido muchas satisfacciones personales. Solo por eso persiste.
Y no es, sostienen otros libreros, por la gastada excusa de que “el dominicano no lee”, solo habría que ver en cualquier librería en un corto tiempo la cantidad de personas que buscan libros, principalmente estudiantes y padres. “Es que están caros y a veces inalcanzables, sostienen los libreros que no hay una política de incentivo a la lectura, no hay una ley que norme y proteja al autor y al librero”.
El año pasado el actual gobierno declaró el año 2007 como el “Año del Libro y la Lectura”, pero pasó sin pena y sin gloria, podría afirmarse sin temor a equivocación, solo hubo iniciativas del Despacho de la Primera Dama, que celebraró talleres de lectura en la mayoría de los pueblos del interior dirigidos a niños y jóvenes, concursos de lectura y comprensión y ademásn se reinauguró la biblioteca “Juan Sánchez Lamouth”, la que es considerada como modelo. La biblioteca dispone de libros, revistas, bases de datos bibliográficas, textos completos en CD y DVD, servicios de información en línea a través del Internet, videos informativos y culturales.
Cuenta con una Ludoteca de niños con juegos, rompecabezas, bloques y espacio recreativo-cultural pensado para desarrollar la personalidad del niño a través del juego y el juguete, a la vez que se orienta a los padres sobre el uso de juguetes para el desarrollo de sus hijos.
¿La “Izquierda” libreros? En los convulsos doce años de Joaquín Balaguer, los partidos de izquierda y el pueblo en general vivieron algo así como la famosa película de François Truffaut “Fahrenheit 451”, difícil era traer un libro a nuestro país que a los organismos de seguridad no le pareciera un poquito “comunista”. Recuerdo que al llegar al poder Antonio Guzmán Fernández visité en su despacho al teniente general Rafael Adriano Valdez Hilario y me mostró la numerosa biblioteca que se había creado en la secretaría de las FF.AA con libros incautados en el aeropuerto y los allanamientos. Un librero me narraba con amargura sus experiencias en los famosos doce años.

En una oportunidad trajo de España unas 10 cajas de libros y cuando llegó a retirarlos al Aeropuerto Las Américas le dijeron que tenía que hablar con el coronel Nin, jefe del J-2 en la terminal aérea. Y cuando logró verlo, frente a él los libros estaban esparcidos en el piso, muchos de filosofia y literatura, pero entre todos había uno “Memorias del Che Guevara”. Tras muchos ruegos y explicaciones, me los devolvieron…”
Esta situación obligó a convertirse en impresores y libreros a los izquierdistas dominicanos, extrañamente en las librerías permitían la venta de esos libros de Marx, Engels, Lenin y Mao-Tse-Tung, aunque en las casas los decomisaban, estas organizaciones luego de crear una infraestructura para imprimir las obras que le interesaba reimprimir, muchas se convirtieron en una industria de “piratear” obras como “Cien Años de Soledad” de Gabriel García Márquez, "Trujillo, la Muerte del Dictador" de Bernard Diederich, “La trágica aventura del poder personal” de Robert D. Crassweller, que han sido tal vez las obras mas pirateadas en nuestro país.
Hoy piratear libros no es negocio, tal vez esa sea la causa de la desaparición de muchas librerías.
Capital Mundial del Libro 2007
Los libreros se quejan de que hace más de cinco años se ha hablado de promulgar una ley, que ya existe en países como Colombia, México, Chile, Costa Rica y Argentina, para citar algunos casos de incentivos al libro y la lectura. Por ejemplo, el 17 de junio de 2005, en París, la UNESCO eligió a Bogotá como la Capital Mundial del Libro para el año 2007 en Colombia se editan 77 mil ejemplares de bibliografía breve que llegan a hospitales, parques, escuelas, bibliotecas y hasta al sistema de transporte “Transmilenium”.
Bogotá será la primera ciudad latinoamericana en recibir de parte de la Unesco el título de “Capital Mundial del Libro 2007”. La capital colombiana venció a Ámsterdam, Coimbra, Dublín, Rosario (Argentina) y Viena.
Pero autores, editores y libreros no pierden la esperanza de contar con una ley que los respalde e incentive el libro. El licenciado Tony Raful dio un primer paso, sometió a través del senador por la provincia Espaillat Andrés Bautista un proyecto que aseguran los libreros no fue consensuado y perimió la “Ley de Mecenazgo”. De nuevo el actual gobierno estuvo trabajando en un proyecto de ley que fue sometido por el presidente Fernández el 4 de diciembre del 2007, este fue discutido hasta la saciedad por los sectores involucrados y contó con la asesoría del Consorcio de Bibliotecas de Investigación Europeas (CERL), durmió el sueño eterno en la secretaría de Estado de Cultura, pero al fin fue introducido al Congreso Nacional a través del Senado.

sábado, marzo 08, 2008

LECTORES RECURRENTES




El vértigo de las novedades.Por Javier Marías

"Hace ya unas cuantas semanas que mi amigo el librero Antonio Méndez, agobiado por el aluvión de novedades editoriales que le llegan a diario, y que convierten su profesión en un perpetuo abrir cajas y sacar y colocar y devolver libros "más que en leerlos, recomendarlos y venderlos", me dijo, refiriéndose a mi última novela, aparecida el 24 de septiembre: "Un libro que salió hace mes y medio ya es prehistoria". Esa novela ( Veneno y sombra y adiós ), como quizá sepan algunos de ustedes, tiene 700 páginas, es el tercer volumen de una obra que en total suma casi 1600 y que empezó a publicarse cinco años atrás, en 2002. He tardado en escribirla entre siete y ocho años, y casi tres el volumen final. A buen seguro en el comentario de Méndez influía su propia percepción y su deformación profesional: quien recibe un montón de novedades a diario es lógico que vea ya como antigua la que le llegó hace mes y medio. "

jueves, marzo 06, 2008

Fernando Valverde: o futuro da libraría independente


Tras a conferencia de Antonio Iturbe (mágoa, que non puiden asistir) e a mesa redonda sobre "Os libros máis vendidos", o vigués Fernando Valverde, actual presidente de CEGAL, pronunciou unha magnífica conferencia sobre o futuro da libraría independente en España.

Universidad da iPhones o iTouch a los estudiantes


La Universidad Cristiana de Abilene (Texas) ha anunciado que proporcionará a sus nuevos alumnos iPhones y iPods Touch para facilitar su aprendizaje y su vida en el campus.
A través de sus dispositivos, los novatos recibirán alertas sobre los trabajos que tengan que entregar, materiales para preparar las clases, cuestionarios, indicaciones para ir al despacho de los profesores, etc. De hecho, hay más de quince aplicaciones preparadas específicamente para los estudiantes de este centro.

miércoles, marzo 05, 2008

El lujo de la lectura. Roger Bartra


"Los libros parecen en México una especie en peligro de extinción. El desastroso nivel de lectura, como he dicho en repetidas ocasiones, no es culpa de los escritores o los editores: la principal causa debe buscarse en la cultura hegemónica de las élites políticas y empresariales, cuyos hábitos públicos revelan un alto grado de analfabetismo. Un ejemplo lamentable de lo que digo lo acaban de dar los legisladores de una comisión de la Cámara de Diputados que han dictaminado que un gran escritor como Octavio Paz “no colaboró en la construcción del Estado mexicano” y que por lo tanto su nombre no merece figurar en letras de oro en el muro de honor. Parecen creer que los escritores no sirven para construir edificios estatales y sólo los políticos saben hacerlo.

Predomina en muchos medios la idea de que los libros son objetos poco valiosos, que se producen y reproducen con facilidad. Leer o escribir, se cree, es tan fácil como pasear por la calle o hablar con nuestros amigos. Acaso, en raras ocasiones, un don que pareciera caer del cielo es recibido por algún escritor como un regalo que reparte graciosamente entre sus lectores. Bajo la influencia de estas ideas se cree que los libros –y en general los medios impresos– por definición deben ser baratos. Por ello se suele ver con buenos ojos que el gobierno o una cadena de supermercados ofrezca a precios regalados libros producidos masivamente.

Estamos –tengo la impresión– frente a un efecto perverso de la desvalorización de la letra impresa, ya que las políticas de abaratamiento de los libros no parecen producir una rápida y masiva expansión del hábito de la lectura. Tal vez hay aquí un error: el libro es tratado como si formara parte del reino de la necesidad y la utilidad, cuando en realidad está ubicado en lo que Georges Bataille llamaba la parte maldita, es decir, en el reino del exceso, la exuberancia y el lujo. Los mejores libros, así, serían una creación excedente, superflua y, por lo mismo, cara y suntuosa. Si esto es cierto, la política cultural dominante estaría equivocada al tratar a un bien lujoso e inútil como si fuera una mercancía barata y necesaria. Desde luego, estoy llevando el argumento a un extremo irónico con el fin de inducir con pocas palabras una reflexión que debe ser, desde luego, muy extensa.

Regresemos por un momento al punto de partida, a las ideas dominantes de las élites. Veamos un ejemplo de otra época y otro país (para no ofender a ningún político local): hace un siglo el presidente Woodrow Wilson le dijo a sus estudiantes en la universidad de Princeton: "Nunca leería un libro si fuera posible hablar media hora con el hombre que lo escribió". En esta línea de exaltación de la vida sobre su representación podríamos llegar al extremo grotesco de proponer matar a los escritores para salvar a sus libros. Sin duda la élite mexicana prefirió siempre hablar con Octavio Paz en lugar de leer los libros del gran poeta; después de la muerte de Paz los poderosos dejaron a otros la tarea de leer sus poemas y ensayos. En sus intervenciones públicas los gobernantes, los hombres de negocios o los políticos rara vez citan un libro o invitan a la lectura. Los libros habrán sido útiles como parte de la escalera hacia el poder, pero una vez pisoteados, se vuelven inútiles y superfluos. Es cuando más valen, diría yo. Pero no: a partir de ese momento, desde la altura, el político parece decidir que los libros son parte del inframundo de la miserable necesidad, y por lo tanto se cree llamado a llevar la cultura a la calle. Los gobiernos han abusado hasta la saciedad de esta política cultural populista.

Hay una nueva situación que vuelve más evidente que los libros no pueden ser lanzados a la calle impunemente, a competir con toda clase de mercancías y merolicos. Hoy en día el canal privilegiado para la obtención de información ya no son los medios impresos, sino la transmisión electrónica, televisiva y radiofónica. La popularización de la informática produce, como efecto inquietante, la aristocratización del libro. Esta paradójica recuperación de añejos títulos de nobleza nos enfrenta a nuevos problemas, y hace evidente que cada vez más libros pasan al reino fastuoso de la lujuria intelectual. Para averiguar el número de habitantes de Tucumán, saber lo que recomienda un gurú para superar la depresión o aprender cómo se prepara un curry de cordero recurrimos a los buscadores del Internet. Si queremos enterarnos de la última atrocidad cometida por un líder fundamentalista o de la más reciente discusión en la asamblea de las Naciones Unidas, encendemos la televisión. Estos y mil servicios más nos prestan las redes informáticas electrónicas. Los libros, e incluso las revistas y los periódicos, son desplazados. ¿Cuál es su nuevo lugar?

No quiero saltar a conclusiones precipitadas; si observamos el comportamiento del mundo editorial en otros países podemos adivinar –por ejemplo en la política del precio único del libro en Europa– la importancia de visiones sofisticadas que tratan de impedir que los monopolios, la distribución masiva o la producción subsidiada arruinen las editoriales inteligentes, las librerías cultas, la escritura creativa y la lectura crítica: instituciones deliciosamente superfluas que nos recuerdan cuán necesario es todo lo que las rodea y envuelve. Espero que el presidente Felipe Calderón se percate pronto de que es extraordinariamente importante aprobar en México una ley del libro que estimule los lujos de la lectura. Estos lujos son una piedra clave en la construcción de un Estado democrático moderno."


Roger Bartra es doctor en sociología por La Sorbona y se formó en México como etnólogo en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Es investigador emérito del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores; ha sido profesor e investigador visitante en diversas universidades en México y en el extranjero, entre ellas la Universitat Pompeu Fabra, en Barcelona; el Paul Getty Center, en Los Ángeles; la Universidad Johns Hopkins; la Universidad de California en La Jolla; y la Universidad de Wisconsin. En 1996 recibió el Premio Universidad Nacional

martes, marzo 04, 2008

La Gran Guía de los Blogs para descargar


Descarga el libro La Gran Guía de los Blogs.
Realizar una donación mediante PayPal
Puedes realizar una donación y así colaborar con los gastos de esta iniciativa.
Colabora con la difusión de este libro

Descargar Edición escaneada en PDF de La Gran Guía de los Blogs 2008

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails