Los premios que mueven al mundo del libro...


!En el mundo anglosajón, estos parientes lejanos tienen apellidos famosos. El Premio Pulitzer, que se concede desde 1917, tiene 21 categorías, la mayoría correspondientes al periodismo. Sin embargo, la que alcanza mayor repercusión fuera de Estados Unidos es la de Obras literarias de ficción. El ganador de este año fue Junot Díaz, con "The Brief Wondrous Life of Oscar Wao". Traducida como "La maravillosa vida breve de Óscar Wao", Mondadori la publicó en España el 6 de junio, y ya va por su cuarta edición. En ese país se han vendido 14 mil 74 ejemplares y fuera de él, 325 mil. La edición argentina, publicada en octubre, es la que circula en Chile. De los 700 ejemplares importados desde Buenos Aires, no quedan más de 50 en bodega. La prueba de que el Pulitzer a Junot Díaz es un buen "argumento de venta" es la vistosa huincha publicitaria que se adjuntó a cada ejemplar: "Premio Pulitzer 2008/ National Book Critics Circle Award 2007/ Mejor libro del año según las revistas Time y New York Magazine". El tamaño de letra disminuye de línea en línea. En Inglaterra, una de las distinciones más codiciadas por los escritores es el Booker Prize. Se concede desde 1969 a la mejor novela original escrita en lengua inglesa por un ciudadano de un país perteneciente al Commonwealth o de la República de Irlanda. El ganador de este año fue el indio Aravind Adiga, por la novela "The White Tiger", sexta en la lista de best sellers de The Sunday Times. Sólo en la última semana ha vendido 6 mil 960 ejemplares, totalizando 41 mil 305 hasta la fecha. En lo que ya conforma una tendencia, este año los mayores premios europeos han favorecido a escritores tercermundistas de bajo perfil. También el Goncourt, máximo galardón de las letras francesas, distinguió a un autor desconocido: el afgano Atiq Rahimi, por su novela "Syngué Sabour (P.O.L.)". "Hay dos tipos de premios literarios, los que otorga una institución a una obra publicada, y los que otorgan las editoriales. Lo único que tienen en común es que sea el premio que sea, cuando la obra no logra encontrar a sus lectores, cuando no es leída y recomendada, la venta fracasa y no hay premio que valga", asegura el agente literario Guillermo Schavelzon, representante de escritores latinoamericanos. Aparte de premios a la trayectoria como el Cervantes, Reina Sofía o el ex Juan Rulfo, los galardones más cotizados en español son aquellos que distinguen un libro en particular. Es el caso del Rómulo Gallegos, de Venezuela, creado en 1967. De frecuencia bianual, este año recayó en la novela "El tren pasa primero", de Elena Poniatowska. El libro, sin embargo, estuvo lejos de convertirse en un best seller. Quizás porque se trata de un libro publicado hace dos años. Distinto es el caso de los premios que se diseñan para "lanzar" un nuevo libro al mercado. Guillermo Schavelzon manifiesta una visión pragmática del tema: "Los premios que otorgan las editoriales tienen un objetivo muy claro: encontrar una obra de la que puedan vender muchos ejemplares. Dentro de la amplia gama de premios en nuestra lengua, se dice premio de 'mayor prestigio' a los que suelen fracasar en ventas, y 'de poco prestigio' a los que logran vender muchos ejemplares. Las editoriales que convocan premios de prestigio que luego fracasan comercialmente, están desesperadas". En este aspecto, la efectividad del Premio Planeta-Casa de América es evidente. De la novela ganadora de este año, "La casa de Dostoievsky", escrita por Jorge Edwards, se publicaron 54 mil ejemplares, de los cuales se ha vendido el 42 por ciento. En Chile, la novela permaneció 11 semanas en la lista de los más vendidos. El despliegue publicitario, que incluye largas giras promocionales de los autores, contribuye al efecto en las ventas. "Los premios en sí mismos pesan relativamente poco. Sólo se potencian si hay una buena cobertura de prensa", opina Berta Concha, propietaria de la Liberalia Ediciones y de la librería Prosa & Política, con una larga experiencia en el mundo del libro en México y España. Para Schavelzon, la pregunta importante es qué se premia: ¿La calidad literaria o el éxito de ventas? "Cuando los organizadores lo tienen claro, invitan a jurados adecuados y los resultados suelen ser satisfactorios. Cuando se pretende que no hay diferencia entre una cosa y otra, fracasan. Una prueba más de que a los lectores no se los engaña tan fácilmente".

1 comentario

Entradas populares