jueves, noviembre 20, 2008

La lectura de eBooks se convertirá en el método de lectura preferido para millones de personas en el mundo.


Según afirma J. Gerry Purdy, analista nuestro Knowledge Center. Predice que el 75% de los que leen en todo el mundo adoptarán este método de lectura en menos de 10 años, contando con que los lectores de eBooks contengan tecnología adecuada. A continuación, Purdy explica qué características permitirán que los libros electrónicos y sus lectores estén en todos los sitios
Estas son las 15 características que yo creo que los lectores de eBooks deberían tener para que la mayoría de la gente los utilizara en lugar de leer libros encuadernados del modo tradicional.

1. Tamaño correcto.

El tamaño adecuado para un eBook es más grande que un iPhone y más pequeño que un ultraportátil. Probablemente debería tener una pantalla de seis por ocho pulgadas, y ser muy delgado, como el iPod touch. Tendría que ser ligero y de aspecto elegante en la mano.

2. Encendido/apagado instantáneo.

Debería ser posible encender y apagar el lector de modo instantáneo, sin tiempos de carga (excepto, quizás, cuando se compra, se colocan las baterías y se enciende por primera vez). Es un aparato, no es un PC. Probablemente estaría basado en Linux y operaría como TiVo.

3. Gran interfaz de usuario.

Apple no necesita distribuir un manual de usuario para el iPhone. Simplemente se coge, se enciende y funciona de la manera en que se espera que funcione. Ésa es la clase de interfaz de usuario que deberían poseer nuestros futuros eBooks. ¿Podrían basarse en el sistema operativo del iPhone de Apple? Seguramente. Pero, lo más probable, es que estuviesen basados en un estándar abierto. Y si apostase algo, lo más probable es que estuviesen basados en Android y no en el iPhone.

4. Alto contraste, alta resolución y colores brillantes en pantalla.

Esto parece imposible hoy en día, pero la pantalla del iPhone me lleva a pensar que es posible. Debería funcionar perfectamente tanto en el interior como en el exterior. La tecnología que se usa en los robustos laptops de General Dynamics viene a mi mente como ejemplo de esta capacidad.

Los lectores de libros electrónicos actuales que usan tecnología eInk son demasiado lentos. Pasa demasiado tiempo entre que se muestran los caracteres y se hacen cambios. Pero los avances en tecnología resolverán esto en los próximos años. Las pantallas pueden experimentar un gran avance si se encuentra una que sea agradable de ver durante períodos largos de tiempo, brillante y legible (tanto en el interior como en el exterior) además de flexible, de manera que se adapte a los cambios de presión cuando vas caminando.

5. Acceso aleatorio.

Esto es básico pero realmente importante porque ya es una de las capacidades de los lectores de libros electrónicos actuales: poder seleccionar un capítulo o un marcador y saltar instantáneamente al mismo en cualquiera de los libros electrónicos que se estén leyendo.

6. Durabilidad.

Naturalmente, cualquier lector de libros electrónicos con el que la gente disfrute debe ser duradero; debe durar años, no días o semanas.

7. Almacenamiento.

Con los precios de las memorias flash descendiendo año tras año, se hace razonable esperar que un GB de memoria flash costará menos de un dólar en poco tiempo. Y parece que 50 Gigabytes sería lo adecuado (y 5 GB sería lo mínimo exigible). El reto no está en el texto, sino en los ficheros multimedia como el audio, las fotos y los videos.

8. Anotación fácil.

La forma básica de anotación es el marcador fosforescente de color amarillo que todos hemos utilizado en los libros de texto mientras estábamos en el colegio. Otras formas adicionales de anotación consisten en aquellas que se hacen en los márgenes y en cualquier punto del texto. Esto conlleva un reto importante: ¿cómo proporcionar la textura y sensación correcta de que es como un bolígrafo sobre papel, pero mejor? Se necesitaría ser capaz de seleccionar ancho y color de línea, y quizás alguna función de pintado electrónico, como el rellenado de formas, pero esta ya sería una característica de gama alta.

9. Acceso fácil al diccionario de sinónimos o antónimos.

De nuevo, esta capacidad de los lectores electrónicos haría que leer un libro electrónico fuese mejor que leer un libro normal, porque no se puede buscar una palabra interesante en un libro encuadernado de la manera tradicional. Sería deseable ser capaz de seleccionar una palabra y ver su definición fácilmente, probablemente mediante una pulsación larga con el pen sobre la propia palabra.

10. Costo aceptable del dispositivo.

Estoy aprendiendo mucho del modelo de negocio de las empresas de telefonía y de las de televisión por cable, en las que los usuarios pagan una cuota mensual y consiguen el dispositivo (un descodificador o un teléfono) casi sin coste, con la condición de que firmen un contrato por varios años. Los planes familiares hacen esto incluso más asequible. Y los colegios pueden suscribirse a libros electrónicos educativos y simplemente pagar una tasa mensual por cada estudiante.

Mientras que un ordenador de colegio puede necesitar un teclado para hacer composición escrita, un lector de eBooks no lo necesita. Estamos hablando de algo que ronde entre 10 y 20 dólares mensuales por un sistema básico y un número pequeño de libros, y quizás de una cantidad en torno a los 40 dólares mensuales por un sistema de gama alta y acceso más contenido.

11. Comunicaciones inalámbricas incorporadas.

Esta es una parte en la que el Kindle de Amazon lo ha hecho bien: se enciende, se seleccionan los libros y estos se muestran sin hacer nada más. Esta es la manera en la que deben funcionar los lectores de libros electrónicos del futuro. Además deberán permitir que un mayor número de contenidos se cargue antes, muchos de los cuales pueden ser distribuidos durante la noche cuando la mayoría de las redes inalámbricas no se están utilizando.

Al final, el futuro lector de eBooks estará dotado de múltiples tecnologías inalámbricas como Wifi y celular, redes de área ancha inalámbrica (o sea, 3G y WiMax). Éstas deberían estar ocultas, de manera que los usuarios simplemente lo encendieran, pidiesen los libros y se les mostrasen en el dispositivo.

12. Modelos de negocios aceptables.

Tenemos que huir de precios similares a los de sus parientes en papel. El coste incremental de publicar un libro electrónico es cero. Los autores se remunerarían mediante algún tipo de ajuste por la demanda y suministro efectuado a lo largo del mes según el modelo de servicio contratado por el usuario.

Por ejemplo, se podría dar a los usuarios un cierto número de créditos mensuales por sus cuotas y permitirles elegir cómo gastarlos. El autor y el editor de un libro popular podrían ajustar los créditos requeridos para comprar sus libros (según la demanda). Y se podría disminuir el número de créditos necesarios para obtener un libro a medida que su popularidad descendiese.

13. Distribución más amplia.

Al contrario de lo que sucede en las redes de telefonía móvil actuales, las redes de lectores de libros electrónicos podrían funcionar en cualquier red, como sucede con Internet, de manera que los suscriptores pudiesen ir a cualquier distribuidor para conseguir el libro de su elección. Los distribuidores necesitarían poder transferir crédito en roaming entre ellos mismos, de forma análoga a como funciona cualquier red GSM de hoy en día.

14. Video y animación integrados.

Aquí es donde los futuros lectores de eBooks alcanzarán un avance espectacular sobre los actuales. Hoy en día es caro reproducir fotos en papel, pero incluirlas en los libros electrónicos no debería serlo. Así los futuros autores podrían incluir sus fotos y videos favoritos dentro de un libro electrónico y hacer que fueran parte de la experiencia de leerlo, en lugar de colocar las fotos en una sección especial o que estuviesen sólo en sus páginas centrales.

15. Protección de la propiedad intelectual y administración de derechos digitales aceptable.

Entiendo completamente el problema, y reconozco que hay un montón de piratería de contenidos digitales, especialmente en la música. Pero me parece que si proporcionamos un estándar abierto para la publicación de libros electrónicos que sirva para cualquier dispositivo y para cualquier editor y que incluya DRM a precios razonables, la gente pagará con gusto por el privilegio de disfrutar leyendo una historia realmente buena. Los derechos de los autores y editores estarían protegidos y el ecosistema completo sería estable.

Por consiguiente, el futuro lector de libros electrónicos tendrá un factor de forma que será más grande que un iPhone, pero más pequeño que un laptop de pequeño tamaño. Aunque aquellos que crearon el Kindle de Amazon y el Sony Reader deban ser felicitados por haber sentado las bases de esta tecnología, todavía nos falta un gran camino que recorrer antes de que todos los criterios mencionados anteriormente se consigan al mismo tiempo.

Sin embargo, una vez que suceda, el mercado crecerá de manera similar a como ocurrió con la adopción de la televisión y el teléfono móvil. Veremos que el 75% adoptará este método de lectura en menos de 10 años, una vez que los lectores de eBooks contengan tecnología adecuada.

Prediciendo el futuro de la lectura.

Mi predicción de nuevo: algún día, digamos de manera optimista que antes del 2025, o de manera segura antes del 2050, la tecnología y los modelos de negocio habrán madurado tanto que los lectores de libros electrónicos serán usados por más del 50% de la población. En ese momento, leer un libro electrónico se convertirá en una experiencia muchísimo mejor que leer un libro encuadernado de la manera tradicional de hoy en día. Y, honestamente, miraremos atrás y nos preguntaremos cómo fue posible que fuésemos capaces de matar todos esos árboles e imprimir millones de libros en papel cuando es una experiencia muchísimo mejor leerlos en un lector electrónico.De J. Gerry Purdy / Traducción: P.Leis LEIDO EN:eweek europe

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails