Los grandes editores , ahora quieren ser libreros.


Cada día aparecen en España 220 libros nuevos, esto significa 70.520 títulos anuales, en fin, unos 357 millones de ejemplares que deben distribuirse en las librerías y ya nutren un catálogo de 369.000 títulos vivos. Por eso el punto venta, la librería, es crucial para las editoriales. Más aún en tiempos de crisis y cambio de los hábitos de consumo. Así lo entienden los más potentes grupos editoriales como Planeta (con la cadena Casa del Libro) y Random House Mondadori (con la cadena Bertrand), que están aumentando espectacularmente la cantidad de librerías propias en toda España. Lo mismo hacen empresas como la cadena francesa FNAC o la brasileña Nobel: ambas están expandiéndose en España.

Luis Morral, de las librerías Laie, con 9 locales, "el mercado está cada vez más duro y para los grandes grupos es vital controlar el punto de venta". "Hay una oportunidad para dar mayor servicio al cliente y la gente del sector se ha dado cuenta", resume Miguel Martín, directivo de la cadena Bertrand.

La apuesta de Bertrand, de Random House, es la contraria. La marca de origen portugués (54 tiendas, que en junio de 2006 adquirió Bertelsmann) tenía presencia en centros comerciales (seis de las siete que tienen en España) y ahora se lanzan a por las ciudades. "Estamos probando esa vía", lanza Martín.
El fenómeno de los libros en cadena da cabida a diversas estrategias. Las librerías brasileñas Nobel (180 tiendas sólo en ese país), optan por las franquicias y ya han desembarcado en España. En dos años cuentan ya con ocho franquiciados y esperan abrir el 12 de octubre otro centro en Villareal.
Otro modelo lo aporta Laie, con los ocho hijos de su casa madre ubicados en centros culturales (como el Picasso de Barcelona). Hay un pequeño truco: también tiene una división de hostelería (su central tiene restaurante) y otra de merchandising. Es la concesión a la obsesión por convertir la compra de un libro en algo más. Algo que busca Topbooks, desde la apertura de su primera tienda en Bilbao en 1995. "Tenemos cafeterías y hasta tiendas de chocolate en nuestras cuatro librerías", explica Ruth González, responsable de márketing de una empresa que lo tiene claro: nada de fondo sino títulos "de alta rotación" (best-sellers), por lo que su oferta es de 3.000 referencias y libros descatalogados.

Sea como sea, se impone crecer. Y, como en casi todo, el equilibrio es complejo. Y más en un negocio como éste; la rentabilidad de una librería oscila entre cinco y diez años, y los libros caen en tres meses.

Números sobre letras
- 369.000: el número de títulos vivos en catálogo actualmente existentes en España.
- 220: los libros que apareceran cada día (sábados y domingos incluidos).
- 200: los euros de coste por metro cuadrado de mobiliario de una librería .
- 2%: el procentaje de las ventas de libros que se realizan en España por internet (frente a los 12,5% de Alemania o el 9% del Reino Unido).
- 200.000: las visitas que recibe la librería virtual de Casa del Libro. Por ella se expiden cada día 2.000 libros, que van a clientes

Publicar un comentario

Entradas populares