Libros..Lectores y putas


Los libros y las prostitutas pueden llevarse a la cama.

Los libros y las prostitutas entrecruzan el tiempo. Dominan la noche como el día y el día como la noche.

Nadie nota en los libros ni en las prostitutas que los minutos les son preciosos. Sólo al intimar un poco más con ellos, se advierte cuánta prisa tienen. No dejan de calcular mientras nosotros nos adentramos en ellos.

Libros y prostitutas : raras veces verá su final quien los haya poseido. Suelen desaparecer antes de perecer.

Qué gustosa y embusteramente cuentan los libros y las prostitutas cómo han legado a ser lo que son. En realidad, muchas veces ni ellos mismos se dan cuenta. Durante años se cede a todo “por amor”, hasta que un buen día aparece en la calle, convertido en un voluminoso “corpus” que se pone en venta, aquello que, “por amor a la causa”, nunca había pasado de ser un vago proyecto.

A los libros y las prostitutas les gusta lucir el lomo cuando se exhiben.

Los libros y las prostitutas se multiplican mucho.

Walter Benjamin, “Dirección única” (Alfaguara).Traducción de Juan J. del Solar y Mercedes Allendesalazar.

VIA:bertigo... Blog de Eduardo Berti
1 comentario

Entradas populares