Desaparecen librerías hispanas en Estados Unidos...Por Ismael Lorenzo

Juan Pablo Debesis, administrador de la Librería Lectorum en el momento de su cierre. Trabajó en Lectorum por 31 años.
Las dos principales librerías hispanas en New York desaparecieron durante el pasado año. La librería Lectorum, luego de casi medio siglo de estar abierta al público y más de veinte mil títulos a la venta, cerró sus puertas el 29 de septiembre del 2007 y dos meses más tarde, Macondo, con 35 años en la venta de libros, fue clausurada por los alguaciles de la ciudad al deber $6,000 de alquiler. Ambos establecimientos se hallaban a una cuadra de distancia entre sí, en la transitada y popular calle 14 del West de Manhattan, a unas cuadras del Village y la New York University. Lectorum fue fundada en 1960 por el matrimonio argentino Gerome y Nora Gutiérrez, quienes comenzaron desde su apartamento en el alto Manhattan, vendiendo diccionarios que importaban de su país. En 1962 se trasladaron para el local de la calle 14.
Los altos alquileres y la baja en las ventas llevaron a la desaparición de estas dos librerías, que eran también genuinos centros de la cultura hispana en New York, numerosas presentaciones de libros y celebraciones se realizaron en ellas durante sus varias décadas de existencia. Ya a mediados de los años '80, Las Américas, la más grande y prestigiosa de las librerías hispanas neoyorquinas, situada en Union Square West, a una cuadra de la calle 14, tuvo que cerrar sus puertas tambiém por los aumentos de alquiler. Un McDonald la sustituyó, pronosticando una tendencia y el ocaso de las grandes librerías en español del bajo Manhattan.
Las Américas había sido fundada en los años 50 por Gaetano Massa, un italiano soñador que empezó vendiendo libros desde el sótano de su casa y luego trasladó la librería a la calle 13 del Village neoyorquino, hasta que a principios de los años 70, Germán Sánchez Ruipérez, dueño de la editorial Anaya, la compró, instalándola en la planta baja un edificio de cinco plantas de su propiedad en Union Square West. En 1979 Sánchez Ruipérez le dio una llamada desde Madrid a Pedro Yanes, administrador de la librería, para vendérsela y que se la pagara como pudiera. Más tarde, en 1984 Sánchez Ruipérez vendió el edificio donde estaba la librería y los altos alquileres acabaron con la que en su momento fue la más brillante de las librerías hispanas de New York.Teresa Mlawer, presidenta de Lectorum Publications, una distribuidora y editora de libros en español, subsidiaria de Scholastic Corporation, la empresa dueña de la Librería Lectorum desde 1996, explicó a los medios de prensa en el momento del cierre, que con los nuevos incrementos de alquiler era imposible mantener rentable la librería, que sólo representaba un 10% de las entradas de Lectorum Publications. La Sra. Mlawer también explicó que la calle 14, que en una época atraía a los hispanos de otras partes de la ciudad con sus tiendas de ropa y equipos electrónicos a precios muy asequible, iglesias, restaurantes ofreciendo comida española y latinoamericana, fue disminuyendo su atracción al cerrar muchos de estos establecimientos, dejando de ser un centro de la vida latina neoyorquina.
Estas librerías hispanas de la calle 14 no sólo eran un lugar donde se podían obtener libros en español, sino verdaderos emporios de actividad cultural donde coincidían escritores, artistas y músicos. Juan Pablo Debesis, quien trabajó en Lectorum por 31 años, ha explicado que los eventos en la librería abarcaron presentaciones de libros con Isabel Allende, Guillermo Cabrera Infante, Reinaldo Arenas, Nilo Cruz, ganador de un premio Pulitzer, hasta visitantes tan conocidos como Antonio Banderas y Benecio del Toro.
La población de habla hispana en EE.UU. para julio del 2008, se estima en un 10,7 % de la población total de casi 304 millones de habitantes*. Es decir, unos 32,5 millones de hispanoparlantes en EE.UU. Sin embargo, el lector medio en español es sólo una mínima fracción de esa población. Una situación que parece improbable que mejore, puesto que las nuevas generaciones de hispanos nacidos o criados en Estados Unidos se sienten menos atraídas hacia el español. El grueso de las ventas de las librerías hispanas en EE.UU. se han basado siempre en libros de textos a escuelas, universidades y bibliotecas. Al disminuir los estudiantes de español, especialmente en los niveles superiores, un hecho que ha venido incrementándose en los últimos veinte años, las librerías en español se han visto cada vez más afectadas. Además, la aparición del Internet y sus librerías online han contribuido a empeorar una situación ya no buena. Muchas editoriales que publican libros de textos en español, los ofrecen directamente online o a través de Amazon.com.En New York todavía quedan seis librerías hispanas, más pequeñas, en zonas menos transitadas y sin la distinción y actividad de centro cultural que disfrutaban las librerías de la calle 14. En Miami, donde el 70 % de la población habla español y existen diez canales de televisión en español, la situación de las librerías hispanas no es mucho mejor. Hace dos años, La Moderna Poesía, una de las dos mayores librerías hispanas de Miami, tuvo que trasladarse de su céntrico local en la calle 8 del SW, en donde había estado por varias décadas, a un sitio mucho menos frecuentado en el NW de Miami, por las mismas causas, un aumento de alquiler hasta un punto que no podieron pagarlo más. La Universal, la otra librería hispana de importancia en Miami, abierta desde 1965, no ha tenido estas vicisitudes porque Manuel Salvat, su propietario, es dueño de su espacio y también porque el volumen de ingresos proviene de la parte editorial, con más de 1,000 títulos publicados o más bien autopublicados a un sustancial costo, casi todos de temas cubanos.Podemos presumir que las nuevas generaciones de habla española en Estados Unidos, a diferencia de las emigraciones de los años 60 a los 80, se hallan menos interesadas en la cultura hispana y su literatura, aunque no puedan conectarse completamente a la cultura anglo. Un detalle revelador, los dueños del local de la librería Lectorum en la calle 14 de Manhattan, los que determinaron su cierre, eran los hijos de la pareja de inmigrantes argentinos que la fundó en 1960. Y el dueño actual del espacioso local que ocupabaLa Moderna Poesía en la calle 8 del S.W. de Miami, él que obligó a su mudanza, es el hijo de quien durante décadas había mantenido en un precio moderado la renta del local, como una ayuda a la librería y su labor cultural.* Argentina, casi 40,7 millones de habitantes. España, casi 40,5 millones de habitantes. EE.UU. casi 32, 5 millones de habitantes que hablan español. Estimados para julio del 2008. (Datos de población del CIA Factbook 2008)

Ismael Lorenzo, es autor de cinco novelas, entre ellas Matías Pérez regresa a casa y numerosos ensayos y artículos, es Director Asociado de la Revista Sinalefa.
SINALEFA Revista Internacional de Arte y Literatura
4 comentarios

Entradas populares