Editores iberoamericanos reunidos en Brasil pidieron al Gobierno venezolano que revise la legislación del sector editorial

Editores iberoamericanos reunidos en Brasil pidieron al Gobierno venezolano que revise la legislación del sector editorial y flexibilice las normas de importación de libros.La solicitud figura en el documento final del VII Congreso Iberoamericano de Editores, que fue clausurado ayer en Sao Paulo, donde durante tres días representantes de los gobiernos y de la industria editorial iberoamericana debatieron los problemas y perspectivas del sector.En uno de los párrafos, el documento insta al gobierno de Hugo Chávez a que reconsidere la clasificación de "bienes no prioritarios" dada a los libros.
En la solicitud, los editores iberoamericanos se solidarizan con sus colegas venezolanos, que piden que sea derogada la medida según la cual es necesario un certificado de "no producción nacional" o "producción insuficiente" para autorizar la compra de libros en el exterior.

El director del congreso y presidente del Grupo Iberoamericano de Editores, Gonzalo Arboleda Palacio, solicitó también la adhesión de los países iberoamericanos que no lo han hecho al Acuerdo de Florencia, firmado en 1950 en Italia.

El acuerdo facilita el intercambio, compra y venta de libros con reducción de tarifas de trámites y aduaneras como contribución a la cultura y educación de los países.

El congreso llamó a los gobiernos a crear "un territorio común para la cultura" y establecer mecanismos contra "las barreras legales y arancelarias que impiden la libre circulación del libro".

La educación gratuita, la libertad de cátedra y la elección autónoma de los textos por parte de los docentes fueron otros de los principios defendidos en el documento, en el que se señala que el acceso al libro y a la lectura no tiene que ver con la pobreza.

La importancia de la lectura en el desarrollo de los países y de las leyes de salvaguarda de la propiedad intelectual fueron otros asuntos abordados en el texto por los participantes en el encuentro, que reunió a más de 50 especialistas internacionales, entre ellos el ministro de Cultura de España, César Antonio Molina."La lectura y la democracia son indivisibles y herramientas básicas imprescindibles para el desarrollo de un país. Los planes de lectura de países como España y Brasil apuntan a la democratización del acceso al libro", dijo Molina en el discurso de clausura.

EL NACIONAL

Editores piden flexibilizar normas

Sao Paulo.- Editores iberoamericanos reunidos en Brasil pidieron al Gobierno venezolano que revise la legislación editorial y flexibilice las normas de importación de libros. La solicitud figura en el documento final del VII Congreso Iberoamericano de Editores, clausurado ayer en Sao Paulo, donde durante tres días representantes de los gobiernos y de la industria editorial iberoamericana debatieron los problemas y perspectivas del sector, según informó Efe.
El documento insta a Venezuela, en concreto, a reconsiderar la clasificación de "bienes no prioritarios" dada a los libros. Los editores se solidarizaron con sus colegas venezolanos para que ese país derogue el certificado de "no producción nacional" o "producción insuficiente" para autorizar compra de libros en el exterior.
El Congreso convocó también a los gobiernos a crear "un territorio común cultural" y establecer mecanismos contra "las barreras legales y arancelarias que impiden la libre circulación del libro".
La gratuidad de la enseñanza, la libertad de cátedra y la elección autónoma de los libros por parte de los docentes fueron otros de los principios defendidos por el documento, que señala también que el acceso al libro y a la lectura "no tiene nada que ver con la pobreza".
La lectura y la democracia son indivisibles y herramientas básicas imprescindibles para el desarrollo y la economía de un país. Los planes de lectura de países como España y Brasil apuntan a la democratización del acceso al libro", dijo en el discurso de clausura César Augusto Molina, ministro español de Cultura y uno de los 50 invitados internacionales.




"En este momento, con tantos avances del multimedia y esa expansión de Internet, estamos vendiendo cada vez más libros. El libro es la tecnología más barata, en costo-beneficio, para transformar la información y ayudar a la educación", agregó el ex secretario de Educación colombiano.
"Todas estas tecnologías son complementarias y una no amenaza a la otra como se pensó en un principio cuando surgió la era digital", completó Arboleda Palacio.

Publicar un comentario

Entradas populares