miércoles, julio 02, 2008

Las medidas del Milco mantienen en vilo a la industria editorial


"El 3 de marzo, el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio publicó en Gaceta Oficial una resolución en la que estableció que el rubro de los libros dejaría de estar incluido en la lista de bienes prioritarios para recibir divisas de Cadivi. A partir de esa fecha, para solicitar los dólares, los representantes de la industria editorial y de distribución requerirían una certificación de insuficiencia o de no producción nacional. A pesar de la insistencia del sector -desde marzo han enviado casi 20 cartas en las que demandan el estatus de las solicitudes de certificación-, el ente gubernamental se mantiene en silencio.


El 2 de junio, El Nacional publicó una información en la que Yolanda Cagides de Fernández, presidenta de la Cámara Venezolana de Libros, planteaba la situación del sector: "Las importaciones están detenidas, no han llegado novedades al país y por eso las librerías tienen dificultades.


En este momento todos los rubros editoriales están en crisis". Un mes después, la situación no ha cambiado. Ante la crisis, la C.A. Editora El Nacional celebró ayer el foro El Libro como Instrumento Cultural y las Medidas del Milco. Representantes de las editoriales y las distribuidoras, libreros, docentes, abogados y gerentes de El Nacional se reunieron en la sede del diario para reconocer al libro como un innegociable baluarte de las culturas y debatir sobre la situación que mantiene los anaqueles vacíos de novedades y textos de estudio. Se propuso, además, crear un frente común en defensa del libro.


Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de Argenis Martínez, vicepresidente editorial de la C. A. Editora El Nacional, quien calificó de gravísima la situación. Según él, no sólo se está perjudicando a la industria, sino también a autores y lectores, quienes verían limitada la variedad de títulos en librerías y bibliotecas.


"Estamos ante una amenaza clara de censura", advirtió. Cagides de Fernández se dirigió a los "dolientes del libro". La presidenta de Cavelibros explicó la situación que mantiene en estado de alerta al menos a 400 pequeñas y medianas empresas. Dijo que está en riesgo la estabilidad laboral de alrededor de 400.000 trabajadores. El presidente de la Cámara Venezolana de Editores, Carlos Romero, atribuyó la lentitud en la respuesta del Milco a la Declaración de Principios del Cenal, que, entre otras cosas, considera necesario "abolir la hegemonía del mercado".


El abogado Luis Alfonso Herrera expuso sobre el derecho a la cultura, las normas constitucionales y los tratados internacionales que son vulnerados por la decisión adoptada por el Milco.


En representación de El Nacional también participaron María Cristina Serrano, gerente editorial de Los Libros de El Nacional, quien se refirió a la diversidad de títulos que se encuentran en países como Colombia, México y Costa Rica, que actualmente no se consiguen en las librerías venezolanas; y Rosalexia Guerra, gerente de Programas Educativos, quien alertó que en el país no existe la capacidad productiva para suplir la totalidad de los textos escolares que se requieren cada año y se mostró crítica ante la Declaración de Principios del Cenal. Elsi Jiménez, del Servicio de Formación Científica, Humanística y Tecnológica de la Universidad Central de Venezuela, propuso crear un frente común en defensa del libro y la redacción de un documento para afrontar, en bloque, la medida gubernamental.


Luego de las palabras de Javier Marichal, de la librería Estudio, quien alentó a llevar el debate a la calle, cerró el acto Simón Alberto Consalvi, editor adjunto de la C.A. Editora El Nacional. Consalvi indicó que los venezolanos han perdido mucho tiempo distraídos con las pequeñas cosas y no se han preocupado por problemas tan graves como éste."


Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails