Flojera y literatura ...Rafael Gumucio

"No pocos de los mejores escritores de ahora y de ayer se han rebelado contra la imagen del escritor borracho que en medio de semanas de siesta despierta afiebrado a la una de la tarde con un par de ideas geniales. No faltan por cierto en Estados Unidos o Europa (donde la literatura es un asunto lucrativo y no de pura honra) los escritores que trabajan ocho horas al día en pequeñas oficinas. Se esfuerzan, trabajan a conciencia, pero sus obras no son obligatoriamente mejores que las de algunos borrachos disfuncionales, de algunos pícaros por los que nadie daba un peso. El lector ante sus voluminosas obras llenas de lugares comunes incluso llega a echar de menos la flojera. Por lo demás, lo admitan o no, incluso en el más laborioso de estos escritores esforzados, una cierta dosis de lo que sus padres o abuelos llamarían ocio o inutilidad se infiltra en sus férreos horarios de trabajo. Horas perdidas, desviaciones, semanas inútiles, donde sus mejores y peores ideas surgen.
Un mártir del trabajo literario como Flaubert sudó siempre mucho menos que su padre médico. Un escritor laborioso como Proust lo fue después de pasar décadas -las más importantes de su vida creativa- sin hacer nada. Truman Capote escribía en cama sin sacarse el pijama en todo el día. Cuando iba a dormir siesta, el escritor Adolfo Couve ponía ante su puerta el cartel "NO MOLESTAR ESCRITOR TRABAJANDO". No era ninguna ironía. Como el vinicultor, el trabajo del escritor consiste la mayor parte del tiempo en esperar que el jugo de uva fermentado envejezca en las barricas de roble."
Rafael Gumucio es un escritor chileno, de los más importantes de su generación. Nació el 15 de enero de 1970, en Santiago de Chile. Ha trabajado fundamentalmente en periodismo en los diarios La Nación, El Mercurio, La Tercera, El Metropolitano, Las Últimas Noticias en los periódicos españoles El País, ABC, y el New York Times. Así mismo como en las revistas APSI, y Rock & Pop, Fibra (del que fue creador y editor general), The Clinic,el que también fundó. En ellos ha escrito de televisión, política, literatura, mujeres, y viajes. Ha sido también animador, guionista y realizador de programas de televisión. Fundamentalmente Gato por libre (Rock & Pop Televisión, 1995-1998) y del programa de humor absurdo Plan Zeta. Este último el programa chileno que más sanciones ha recibido de la censura oficial. Es director del Instituto de Estudios Humorístico de la Universidad Diego Portales. Ha ganado el premio Anne Segher en Alemania.
Autor en 1995, del libro del relato "Invierno en la Torre", destrozado unánimemente por la crítica chilena. Y de "Memorias Prematuras" Ha publicado también la novela "Comedia Nupcial", crudo retrato de una pareja que se ama odiando, y se odia amando, "Los Platos Rotos", una sucinta y vertiginosa
historia de Chile y el libro de viajes "Páginas Coloniales".
1 comentario

Entradas populares