Consumo de libros..Chile. Óscar Contardo


"En 1999, el INE realizó por primera y única vez una encuesta chilena del libro que estableció, entre otras cosas, que en casi el 25 por ciento de los hogares del país no había libros y que sólo el 12,1 por ciento de la población los compraba.

Esa encuesta nunca se repitió del mismo modo y no es comparable a las dos encuestas de consumo cultural posteriores que incluían la lectura como una de muchas categorías.

Debido a esto no se puede saber a ciencia cierta si los chilenos leen más, leen menos o leen lo mismo.

Por otro lado, según los resultados de pruebas y encuestas internacionales (Prueba Pisa, estudio del Ocde), sí se podría sostener que al menos la población chilena lee mal o no entiende lo que lee, y que eso ocurra va en directo perjuicio del desarrollo de las personas y del país.

Todo indica que para lograr un mayor desarrollo hay que mejorar los índices, y que para hacerlo es necesario un plan y que para hacer un plan hay que saber desde qué punto se parte con indicadores más específicos que las percepciones de que se lee "menos", se lee "poco" o se lee "mucho".

"Marcela Valdés asumió en diciembre como secretaria ejecutiva del Consejo Nacional del Libro y la Lectura, la entidad encargada de las políticas públicas para el desarrollo de esta área. "


"¿Cuántos libros lee un chileno en promedio?"Es uno de los indicadores que hay que sacar. Hay que calcular cuántos libros lee. Lo que sí se puede saber aproximadamente es qué lee un chileno. Los chilenos leen mucho cómic, mucha literatura chilena. Se lee mucho best seller..."

-¿Pero hay cifras que puedan determinar cuánto es ese "mucho"?

"No. Nosotros no tenemos cifras exactas: no podríamos decir cuánto está leyendo un chileno. Podemos, a través de todos los indicadores que existen y de las cifras registradas a la fecha, sacar la conclusión de que sí hay un promedio de lectura en el país. Y es un promedio que ha ido creciendo. Si se revisan las cifras que tiene la Dibam (ver recuadro) y cifras que tiene el INE, se puede llegar a la conclusión de que sí se está leyendo".-Le repito la pregunta entonces:

¿Cuánto lee un chileno anualmente?

"Nos encantaría saberlo. Hoy no lo sabemos".

-¿Es posible hacer un plan de difusión de la lectura sin ese diagnóstico antes?

"Se puede hacer un plan porque quizás la respuesta a esa pregunta, con certeza, (sobre) la cantidad de libros que está consumiendo un chileno no la conocemos, pero sí cuánto está leyendo un chileno".

" Existen estudios aislados que no son comparables y que, por lo tanto, no indican una progresión ni una involución. En 1992 el profesor Juan Morales, en su calidad de gerente de la Editorial Santa María, encabezó uno que aseguraba que los chilenos leían un promedio de 2,6 libros anuales. El mismo año los españoles leían 19 libros por año. La Unesco recomienda 25 y en Canadá o Finlandia se leen más de cuarenta."

"En 2006 la Fundación La Fuente dio a conocer un índice de lectura y compra de libros elaborado en conjunto con Adimark y que se volverá a hacer este año. Una de las cifras que entregó el estudio de la Fundación La Fuente es que en el 72 por ciento de los hogares del país no se compran libros nunca o casi nunca. Asimismo, entre las razones esgrimidas por quienes no leen para no hacerlo, el 26% aseguraba que debido a la falta de tiempo y el 47,3% porque simplemente no le interesaba. Es decir, para más del 70 por ciento de los no lectores, el problema no es el precio, de lo que puede desprenderse que el IVA no es necesariamente el principal escollo para la lectura en Chile."

El libro como producto

"Marilén Wood, gerenta de Ediciones B, comenta que hasta hace cinco años deshacerse del inventario liquidando, un asunto habitual en el resto del comercio detallista, era un asunto mal visto. "En este mundo hay quienes no quieren ver al libro como un producto, que no se les puede comparar con un yogur, aunque yo creo que sería un orgullo que la gente quisiera comprar un libro como quiere comprar un yogur", agrega Wood. Lo cierto es que si en gremios como el de los automóviles se sabe detalladamente cuánto y qué se vendió, en la Cámara Chilena del Libro conseguir cifras pormenorizadas es casi imposible. "Es un mundo que se manejó durante mucho tiempo de una manera que no es adecuada para el modelo actual. No estaba planteado como un negocio, sino como un sistema con algo de feudal que terminó con que en general las sedes chilenas de las editoriales internacionales le debían mucha plata a sus casas matrices", agrega Marilén Wood."

"Lo concreto es que la buena fama del modelo económico chileno no se refleja en el mercado editorial. En el caso de Ediciones B -editorial española con sedes en gran parte de Latinoamérica-, Wood asegura que "estamos dentro de los mercados más pequeños". En materia editorial, Chile puede compararse con Venezuela o Colombia, países con índices de pobreza y analfabetismo muy superiores a los nacionales, pero está muy lejos de México o Argentina.A la mezquindad del mercado, habría que sumarle la piratería, sobre la cual tampoco hay claridad. Pablo Dittborn, director general de Random House y miembro del directorio de la Cámara Chilena del Libro, aventura que por 100 libros que se venden en Chile en el mercado oficial, se venden 50 libros piratas. Para Dittborn esto revela al menos una buena noticia: que el mercado del libro es más grande de lo que parece."

Óscar Contardo Via: EL MERCURIO
Publicar un comentario

Entradas populares