miércoles, marzo 19, 2008

Las cifras de la lectura. MEXICO.


Según datos de Consuelo Sáizar, directora del Fondo de Cultura Económica (FCE), la lengua española es la tercera más hablada en el mundo, después del chino mandarín y el inglés: lo hablan como lengua materna más de 400 millones de personas y como segunda lengua entre 50 y cien millones.

La funcionaria agregó que el español es el segundo idioma más estudiado en el mundo, el primero es el inglés, con al manos 14 millones de estudiantes, aunque citó otras cifras donde se habla de 46 millones de estudiantes distribuidos en 90 países.Indicó que anualmente se publican más de cien mil títulos en español, “entre novedades y reimpresiones”, y por tanto hay “un mercado potencial extraordinario, pero disperso y que tiene intercambio limitado entre sí (salvo el caso de las exportaciones españolas) y, en la mayor parte de los casos, nulo”.

En este sentido, las cifras del presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), Juan Luis Arzoz, no son nada esperanzadoras. Él mismo las calificó de “impresionantes” y hasta de “bastante trágicas”:En el año 2005 México importó de España 110 millones de dólares en libros cuando sólo exportó 4 millones de dólares.

Para el 2006, añadió, se exportaron 18.7 millones de ejemplares y se importaron 25.8.En la página web de la Caniem se aportan más datos: en 2005 un total de 274 editores publicó 18 mil 310 títulos (esto es menos de 20% de la producción total a que alude Sáizar), entre novedades y reediciones, con una producción de 137 millones 467 mil 709 ejemplares.Con el propósito de incrementar las exportaciones de libros mexicanos, la Caniem y el FCE celebraron un convenio de colaboración para que las industrias medianas y pequeñas aprovechen la infraestructura con la que ya cuenta el Fondo, para colocar sus ediciones en el extranjero, particularmente en Latinoamérica, España y Estados Unidos.

A decir de Arzoz, no hay en el mundo una institución con mejor infraestructura de distribución para los libros en español que el FCE. De hecho, en el acto donde se firmó el acuerdo, realizado el pasado lunes 10 de marzo en las instalaciones del Fondo en el Ajusco, se destacó que incluso editoriales de mayor peso buscarán exportar vía esta institución estatal.En suma se pretende, según Sáizar, hacer de los 400 millones de hablantes en español un mercado real para las producciones de la industria editorial mexicana.

No desconoció los datos que hablan de los bajos índices de lectura, pues dijo que “hay cifras demoledoras, de organismos nacionales e internacionales, pero también hay la constancia de la que ustedes son testigos principales (se dirigió a los editores presentes en el acto), del aumento de los lectores”.Tanto la funcionaria como el presidente de la Caniem expresaron su confianza en la aprobación de la Ley del Libro, “tan largamente acariciada”, que está en el Senado de la República, pues se ha puesto énfasis en que con el precio único se incrementarán los puntos de venta y por ende el número de lectores.Desde luego hay que atender las cifras que también ha dado, en diversos medios, el escritor Rafael Pérez Gay, quien ha destacado que las instituciones culturales no han implementado programas de fomento a la lectura.

Y más aún: durante la gestión de la anterior presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Sari Bermúdez, se gastó el presupuesto que pudo invertirse en ello, en la construcción de la megabiblioteca José Vasconcelos, todavía cerrada por diversas ineficiencias.El escritor ha dicho que en el país existen apenas mil 373 librerías y puntos de venta. El propio Arzoz indicó que más de 90% de los municipios en el país no cuentan con una librería, cuando 34% de éstas se asientan en la Ciudad de México.Más datos aportó el ingeniero: en 2006 (aún no tienen las cifras del año pasado) se publicaron 19 mil 583 títulos, y sólo 8 mil de ellos fueron novedades.

Y para rematar, que la industria de la piratería impacta al sector editorial con mil 250 millones de pesos al año, y --ya de pilón-- que no se lee un libro por persona al año como se ha repetido hace tiempo, sino casi tres: 2.9.Así pues, sin duda colocar libros mexicanos en el extranjero es un buen propósito, sobre todo si el FCE, como se destacó, cuenta ya con una infraestructura que puede aprovecharse, y partiendo de que cada editorial privada cubrirá sus costos de la exportación.

Pero no se deben echar campanas al vuelo en cuanto al incremento de lectores, pues también falta mucho por hacer internamente.


Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails