Internet no es un peligro, sino que se ha convertido en el escaparate perfecto para vender libros

Las noticias de que las editoriales corrían grave peligro por culpa de Internet y los nuevos formatos parecen desvanecerse, y una vez pasado el típico miedo con que se afrontan los cambios, Internet se revela como el gran aliado para la venta de libros.

Cuando llegaron los equipos de música con doble pletina la industria discográfica predijo el fin de la venta de discos, sin embargo las ventas crecieron hasta superar registros nunca antes alcanzados. Con la llegada de las grabadoras de CD, se dijo que llegaría el apocalipsis para los músicos, cuando llegaron las redes P2P llegó el advenimiento del mal supremo y se volvió a asegurar que la música se estaba muriendo, sin embargo, actualmente artistas de dudosa categoría consiguen discos de platinos con pasmosa facilidad…
La industria del libro es parecida, pero con diferencias a su favor que la hacen mucho mas duradera en el tiempo y más resistente a las nuevas tecnologías. A la gente no le basta con leer un libro, queremos tener ese libro, poder pasar las hojas, y eso es algo que no se podrá sustituir con un e-book, pero si complementar.
¿A quién no le gustaría poder llevar una colección de libros de 5.000 volúmenes a cualquier parte? esto nos lo permiten las nuevas tecnologías, pero una cosa no quita la otra y una vez nos hemos apasionado con un libro quien no disfruta teniéndolo en la estantería de casa, junto a esas otras obras que tanto te gustaron, y poder echarles un vistazo de vez en cuando.
“Están teniendo lugar muchas cosas en la industria discográfica que no están ocurriendo en la industria editorial. Los consumidores no quieren álbumes, quieren canciones, pero en este negocio la gente quiere libros, no capítulos” sostiene el presidente ejecutivo y consejero de Penguin.
Y ya no es solo que Internet no es un peligro, sino que se ha convertido en el escaparate perfecto para vender libros. Recorrer una librería buscando libros siempre tendrá su encanto propio, pero hay que reconocer que la facilidad que te ofrece una página web de navegar a través de una base de datos de miles de volúmenes es muchísimo más práctico y te permite encontrar cosas que de otra manera te habría sido imposible localizar.
También habría que añadir los numerosos foros, paginas de críticas, donde los usuarios intercambian opiniones y sugieren nuevos libros, todo un mundo nuevo que amplia las posibilidades de un sector tan antiguo como los libros.
El miedo a las nuevas tecnologías está muy arraigado en la sociedad, pero con el paso del tiempo se debe reconocer el avance y adaptarse a él, la industria de los libros al igual que la discográfica no peligra por Internet por mucho que nos quieran vender.

Publicar un comentario

Entradas populares