lunes, septiembre 17, 2007

ESPACIOS LECTORES

El buen aficionado lleva a cabo la mayor parte de sus mejores lecturas en diversos grados de proximidad a la posición horizontal. Bien es verdad que también se somete a las mayores incomodidades: lee de pie, en un vagón del metro; lee en la dura silla de una biblioteca pública, bajo una luz escasa que le daña los ojos; incluso en medio de la calle, con la misma impaciencia con que alguien que ha comprado una barra de pan recién hecha le arranca el pico tostado y se lo va comiendo en el camino hacia casa. (Antonio Muñoz Molina; El Vicio sin castigo; El País Semanal 18/12/05; pag. 96)
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails