sábado, septiembre 29, 2007

Cuando leemos nos pasan cosas. Felipe Van der Huck

"Cuando leemos nos pasan cosas. La escuela no acepta esto de muy buena gana, y cuando lo hace parece que leer sólo fuera una operación mental. Como doy en la universidad un curso sobre lectura, que se llama “Cómo leer en bicicleta: libros, lecturas y lectores”, y que es cualquier cosa menos un curso de lectura rápida (como me dijo una vez un estudiante, cuando en la primera clase le pregunté por qué diablos uno matriculaba algo con ese nombre), o un curso disciplinar sobre la lectura (yo soy sociólogo), he contado con la oportunidad de tener una larga y personal conversación con ellos –los estudiantes- sobre lo que nos pasa cuando leemos.
Y es que cuando leemos nos pasan cosas. No sólo el hecho de que podamos darle un sentido a algo que no lo tenía, o recomponer el sentido de algo que nos atormentaba en secreto. Ni tampoco que, a veces, leer sea encontrar las palabras de otros que son al mismo tiempo las más propias, las que mejor nos dicen, las que más nos pertenecen (recuerdo al cartero de Neruda cuando le dice: “la poesía no es de quien la escribe, sino de quien la necesita”). O que, por ejemplo, leer sea elaborar un espacio de intimidad, “una habitación propia”, que nos aísla para introducirnos en el mundo de manera diferente (como dice M. Petit, la antropóloga de Nuevos acercamientos a los jóvenes y la lectura ).
No. Nos pasan también cosas en el cuerpo cuando leemos, porque no se siente ni se sueña ni se crea ni se odia por fuera del cuerpo. "
PIEDEPAGINA
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails