viernes, agosto 17, 2007

A veces un chiste de doble sentido puede ser una parábola iluminadora

VIA: La banalidad del Mall

1 comentario:

Susana dijo...

Original e ingeniosa esta presentación
Lamento haberla leído tan tarde, (aunque nunca "es tarde cuando la dicha es buena") me hubiera ahorrado tanto dolor contenido.
Desde ahora, si tropiezo con dichos ociosos le sacaré frutos