domingo, agosto 05, 2007

LEER ME DA SUEÑO


Señales captadas al azar circulando por diversos mundos no literarios. Comentando un libro del cual soy fan con un desconocido que conoce al autor, este ejecutivo que está frente a mí me dice que empezó a leerlo pero que no pudo terminarlo.

-Ah, ¿te pareció malo?

Fome.

-No, es que tengo tres hijos.Ehhh..

.Rara respuesta pero, sin duda, es la respuesta más típica que uno escucha.

¿Leer frente a los niños equivale a, no sé, ver porno?

Supongo que lo que quiso decir es que le falta tiempo. No le alcanza. La vida es muy rápida y leer es demasiado lento.¿O quiere decir que es difícil? ¿O que leer es demasiado complicado?


Leer toma tiempo, leer quita tiempo, por qué leer no es como ver tele.

Dato para la causa: el libro que discutíamos tenía 180 páginas con letra grande.¿No lo terminó por sus hijos (lectores de Harry Potter, me enteré después) o por tiempo (¿se quedará dormido a las 21:30?) o porque no enganchó y no quiere admitirlo porque siente una suerte de temor a quedar como inculto? ¿A lo mejor simplemente sufre de problemas de concentración? ¿O, como gran parte del país, no entiende lo que lee?¿Serán todas las anteriores?


Quizás la respuesta real es que SÍ tiene tiempo, pero que leer NO le interesa, no le provoca, le parece un trabajo.

Ahora que todos cranean campañas de fomento de la lectura, quizás lo más importante es, primero, separar la paja del trigo: el que no quiere leer, que no lea. Tratemos de salvar a los inocentes y que se hundan los que no quieren. ¿Son tarados? No.

Incultos, tampoco. Simplemente se están perdiendo algo y, lo que es un poco triste, la vida se les acorta. Personalmente, prefiero que no me lean a que me lean a la fuerza, mal o que lleguen a la conclusión de que, como un autor de un par de libros, soy denso, latero o, esa palabra tan usada por los chilenos, enredado.Tantas, tantas razones que se inventa la gente para no leer cuando sería tan simple decir:

-Disculpa, no leo. NO ME INTERESA. DESPRECIO A LOS QUE LEEN.

Jamás me juntaría o contrataría a alguien que lee.Qué agradable sería toparse con gente que te dijera:-No, no leo. Paso.Algo así como no fumo, no bebo, no uso crack.

Un secreto para los que tienen días de 16 horas: cuando no tienes tiempo, la única manera de recuperarlo, de alargar el día, es justamente leyendo. Cuando yo no leo, y a veces me sucede, a veces la máquina te la gana, la vida, en efecto, se daña, se reduce, se envilece.Todo esto me ha hecho pensar en que quizás por eso, de un tiempo a esta parte, el factor tiempo/páginas no sólo está invadiendo la industria literaria (editar libros más cortos para asustar menos, algo que se podría entender desde el punto de vista de un editor, por ejemplo), sino, y esto me parece francamente fascinante, también está alterando la forma de leer y de escribir.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails