lunes, julio 30, 2007

Importantes líderes asiduos a la lectura construyen librerías personales dedicadas a cómo pensar, no a cómo competir


El cuarto de lectura de Nike

Por ejemplo, pocos empleados en Nike alguna vez llegaron a ver la biblioteca personal de su fundador, Phil Knight, que se localizaba en una habitación detrás de su oficina, según el artículo del diario norteamericano. Así, para entrar, había que quitarse los zapatos y arquearse: los techos eran bajos, el espacio íntimo, y el grado de reverencia demandado por estos volúmenes de historia asiática, arte y poesía eran mayores que los que el modesto Knight, quien ya no ocupa el cargo de CEO, demandaba para sí mismo.La colección de Knight se mantiene en las oficinas de Nike. “Claro que la biblioteca aún existe”, declaró en una entrevista. “Siempre estoy aprendiendo”.

Ficción, el tema favorito de AppleHasta hace poco, cuando Steven P. Jobs de Apple vendió su colección, se sabía que él mantenía un “interés inagotable” por los libros de William Blake – el místico poeta y artista visionario del siglo XVIII.Así, tal vez los historiadores en el futuro buscarán en la colección de Blake que Steven P. Jobs construyó la inspiración que lo llevó a crear Pixar y a descifrar el éxito rotundo del iPhone. Si existen cánones para un CEO, su regla sería: “No te guíes de tus mentores, guíate de los mentores de tus mentores”, sugiere David Leach, CEO del Consejo de Acreditación en Educación Médica para Graduados

. Leach llenó su cabaña ubicada en los bosques de Carolina del Norte con la recopilación de textos de Aristóteles. No se podrán encontrar la serie de libros más vendidos de negocios en estas bibliotecas. “Yo trato de variar mis lecturas y me aseguro de leer más temas de ficción que no-ficción”, declaró Moritz. “Rara vez leo acerca de negocios, excepto por el libro Swimming Across de Andy Grove, el cual no tiene nada que ver con los negocios pero que describe la formación emocional de un hombre destacado.

He releído de vez en cuando el libro Seven Pillars of Wisdom de T.E. Lawrence, una exquisita narración acerca de las trampas imaginarias y los viajes a lugares extraños de un personaje peculiar. Debe ser el mejor libro que se ha escrito acerca de liderar gente encima de un camello”,agregó.Según John Windle, dueño de la John Windle Antiquarian Booksellers de San Francisco, los estudiantes del poder deberían tomar nota que los CEO que comienzan a coleccionar libros acerca del cambio climático y el calentamiento global, pero no los tomos de

Al Gore sino libros del siglo XV acerca del clima, las sequías Egipcias, inclusive réplicas de las tablas de Sumeria que relatan grandes cambios climáticos.

Las bibliotecas de los CEO normalmente no siguen un orden Decimal Dewey ni de otro tipo. “Mis libros están organizados por tema e interés pero de una manera que haría a cualquier bibliotecario llorar”, declaró Moritz.

El creador de Visa y RubáiyátDee Hock, padre de las tarjetas de crédito y fundador de Visa, leyó miles de libros antes de encontrar su favorito. Hock dejó los negocios en 1984 y sólo voltea al pasado a través de las paredes de su biblioteca. Según el artículo de The New Yok Times, Hock construyó una biblioteca de ensueño de dos mil pies cuadrados en una mansión rosada en las colinas de Pescadero, California, se sienta a leer rodeado de los grandes filósofos y novelistas de Occidente, como Steinbeck y Stegner y sueña con la palabra que define lo que Visa significa: “Caórdico” – complejo sistema que es simultáneamente ordenado y caótico. Poetas administradoresLa poesía inspira a muchos CEO.

“Yo suelo decirle a mi personal más antiguo que me consigan poetas como administradores”, dijo Sydney Harman, fundador de Industrias Harman, empresa de tres billones de dólares que produce sistemas de sonido para automóviles de lujo, teatros y aeropuertos.Harman tiene una librería en cada una de sus tres casas, en Washington, Los Ángeles y Aspen, Colorado.

“Los poetas son quienes analizan el sistema desde el origen”, declaró, y agregó: “Ellos miran nuestros más complicados entornos y reducen esta complejidad a algo que ellos comienzan a entender”.Desgraciadamente para él, nunca consiguió un poeta que quisiera ser directivo. Así que Harman se convirtió en su propio poeta de facto, basándose en sus volúmenes de Shakespeare, Tennyson y la poesía que encontró en Death of a Salesman de Arthur Miller y Stranger de Camus para definir la dignidad de una vida laboral, una poesía que hizo realidad en sus fábricas que cuentan con un ambiente amigable.

Hay que agrandar la bibiotecaFue el cuarto de biblioteca vacío y los entrepaños del suelo hasta el techo los que ocasionaron que Shelly Lazarus, CEO de Ogilvy & Mather, se enamorara de su casa en Berkshires, que fue construida en 1740. “Cuando mi esposo y yo nos mudamos pensamos que nunca lograríamos llenar de libros la habitación, y hace apenas una semana nos dimos cuenta que tenemos que agrandar el espacio de la biblioteca.

Una vez que termino un libro, lo conservo. Se convierte en parte de mí”, señaló al diario norteamericano.En este sentido, Lazarus señaló que como directora de una compañía global, todo le atrae como lectora, libros sobre diferentes culturas, países, problemas. “Leo por placer y para encontrar otras perspectivas en como pensar o como resolver un problema, como en el libro How Doctors Think de Jerome Groopman, o Seminary Boy de John Cornwall, The Wife de Meg Wolitzer, y de esta misma escritora Team of Rivals”, comentó . “David Ogilvy dijo que la publicidad es un gran campo, donde cualquier material te permite prepararte mejor”, declaró Lazarus. “Eso me da licencia a leer acerca de cualquier tema”.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails