domingo, marzo 25, 2007

Solo los valientes libreros se animan a recomendar literatura erótica


Este librero pasa de la página al acto, de la biblioteca a la alcoba, del libro a la cama con el desenfado y el tacto de un erudito y de un disoluto. Entre lo que la lectura de ciertos libros suscita en la fantasía sexual de un librero bibliófilo y los actos que su fantasía le conducen irresistiblemente a llevar a cabo, median apenas sutiles fronteras que ningún ser humano sería capaz de delimitar y menos aún de juzgar. Porque quien esté libre de pecado de imaginar y fantasear ¡que tire la primera piedra !
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails