¿Y usted qué lee en el baño?

Hace algún tiempo hable de leer en el baño(Tractatus de la lectura en el baño,Leer en el baño)..hoy saparapanda me lo recuerda de nuevo con un texto que desconocía ...
De verdad que hacen falta estudios que investiguen las consecuencias de los hábitos de lectura en el baño y su influencia en la sociedad. Imagino que en esas horas solitarias se presenta el momento propicio para el vuelo de la imaginación, la creación, la lectura sediciosa. ¿Cuántas revoluciones nacieron en el retrete? ¿Cuántas teorías nacieron durante la lectura acuclillada?Nuestro Ludovico Silva, en el mismo tono, habló alguna vez de sus lecturas de baño:“Yo también tengo mis lecturas de retrete. En mi retrete, por ejemplo, está una edición abreviada del “Diccionario Filosófico” de Ferrater Mora: uno puede leerse un artículo completo en cada sentada. No sé por qué cada vez que lo abro me aparece el artículo “Sensación”. Otra lectura mía en el retrete es el “l’Amadís de Gaula” en la edición de Ángel Rosenblat. Del mismo Rosenblat tengo en el baño las “Buenas y malas palabras”, de la última edición, de Edime, dedicada a mí por el querido maestro. La discusión filológica ayuda al estreñimiento, aunque yo no suelo sufrir de ese mal. También tengo en el baño un ejemplar de la edición italiana de un libro mío sobre Marx que se titula en la lengua del Dante “Lo stilo letterario di Marx”. Me divierte leerme a mí mismo en italiano; visto en un idioma extranjero, uno parece como más inteligente y profundo”.
En mi baño, para el día de hoy, reposan tres autores: Papini, Esopo y Asimov. Cada semana sale un autor y entra uno nuevo a acompañar mis discretas horas.
2 comentarios

Entradas populares