miércoles, febrero 28, 2007

fetiches en su tinta

Patricio Gatti es un impresor de los que ya no quedan. Unos tipos duros le hicieron una entrevista sin desperdicio.
Los libros artesanales tienen algo de «tridimensionalidad», la tipografía en relieve muerde el papel, de forma que la impresión deja de tener dos dimensiones. De los distintos orígenes de ese relieve (tipos móviles, monotipo, linotipo o polímeros) se puede alcanzar una «impresión refinada o cuidada» (fine printing), en todos los casos en un libro artesanal lo menos evidente y lo mas importante es la habilidad del tipógrafo.

(...) Gutenberg cuando imprimió su Biblia de 42 líneas intentaba imitar los libros de los escribas, y fue así como su socio Fust tuvo que soportar un juicio y explicar como se hicieron esos libros «tan perfectos» que hasta en distintos ejemplares repetían las mismas imperfecciones. Los grandes impresores del siglo XX no se han apartado tanto de los primeros libros impresos, es así como muchos de los libros hechos por la Oficcina Bodoni o William Morris podrían mezclarse entre «incunables» y sería difícil reconocerlos por un ojo no entrenado.
(...)Muchos de los mas refinados impresores artesanales son los padres de las tipografías que usamos. Desde la popular Times New Roman de Stanley Morison, pasando por la Dante de Giovanni Mardersteig, Centaur de Bruce Rogers, Perpetua y Gill Sans de Eric Gill, Uncial de Victor Hammer, Lutetia o Spectrum de Jan van Krimpen, Deepdene de Frederic Goudy, ...Goudy, a quien le debemos buena parte de las re-ediciones de los primeros diseños de tipografías y un poco reforzando la idea de que tipógrafos y impresores están menos preocupados por la originalidad que por el origen, dijo: «Los viejos colegas (refiriéndose a los tipógrafos del Renacimiento) robaron la mayoría de nuestras mejores ideas.»
VIA: la insuperable ...la petite claudine
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails