martes, septiembre 12, 2006

El librero erótico

Posted by Picasa

Hace pocos años, el editor y escritor francés Jean-Jacques Pauvert, especialista en literatura erótica, nos puso sobre la pista de un posible librero, de nombre Armand Coppens, en Amsterdam, Holanda. Pero ni él ni nosotros obtuvimos respuesta a nuestras cartas, ni tenemos constancia de que exista tal librero, ni de nadie que responda a este nombre, en la dirección que se nos dio. Por lo tanto, sigue el enigma. ( del prologo...Coppens, Armand: Memorias de un librero pornógrafo. Ed. Tusquets, 1991)

Las Memorias de un librero erótico ("pornógrafo" en la traducción española) que, escritas en el siglo XX, podrían inscribirse en la mejor tradición francesa de la literatura erótica del siglo XVIII, siglo muy fructífero y eminentemente creativo en este género. "Un librero que pasa de la biblioteca a la alcoba o del libro a la cama con el desenfado y el tacto de un erudito y de un disoluto", dice la publicidad del libro. Como es habitual en este tipo de libros, el misterio del autor se mantiene: no se sabe a ciencia cierta si Armand Coppens es su verdadero nombre, ni si es realmente librero... Aunque el que lo escribió sabía de libros antiguos y de ese mundillo coleccionista del siglo pasado, que no ha llegado a éste.

Este librero de ocasión pasa de la página al acto, de la biblioteca a la alcoba, del libro a la cama con el desenfado y el tacto de un erudito y de un disoluto. Entre lo que la lectura de ciertos libros suscita en la fantasía sexual de un librero bibliófilo y los actos que su fantasía le conducen irresistiblemente a llevar a cabo, median apenas sutiles fronteras que ningún ser humano sería capaz de delimitar y menos aún de juzgar… Porque quien esté libre de pecado de imaginar y fantasear ¡que tire la primera piedra !

¿Tiene límites la pornografía? ¿Abre la mente o la ofusca? ¿Las orgías anulan la individualidad del erotismo? ¿Puede un ser eróticamente perverso sentirse fuera de lugar en una orgía? ¿Qué son los voyeurs? Todos estos temas se debaten entre polvo y polvo, y conducen, al igual que en Sade y en todos los opúsculos que se han escrito desde el siglo XVIII, a una defensa filosófica del libertino: epicureísmo al poder
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails