domingo, julio 23, 2006

Google enoja a editores

Posted by Picasa


Tal como cuentan Richard Wray y Dan Milno en The Guardian las incursiones de Google, el gigante de los buscadores, en el reino de los libros ha provocado una pelotera mayúscula y la industria del libro acusa a Google de intentar destruir las obras literarias, pero la pelea también podría ser el clásico dilema entre lo nuevo y lo antiguo que termina en una revolución beneficiosa.
El programa de buscador de libros de Google tiene dos lados. Uno reune a miles de editores permitiéndole a los millones de usuarios de Google la posibilidad de descubrir y comprar libros y otro es el Proyecto de Biblioteca Google, que ha enfurecido a los editores. El fuego se inició un año atrás cuando Google anunció que trabajaría con cinco de las bibliotecas más importantes del mundo para digitalizar sus libros y hacer que su información sea accesible mediante su motor de búsqueda en línea a través de su buscador "Google Book Search", que ya está siendo probado. La industria del libro reclama que el proceso infringe su más importante activo, la propiedad intelectual. Nigel Newton, el editor de Bloomsbury, calificó las propuestas de Google como depredación literaria e importantes editores alemanes y franceses tomaron acciones legales contra Google -aun cuando una corte de Hamburgo desechó una demanda hace poco.
En EE UU hay dos demandas pendientes y cinco casas editoriales accionaron por separado a nombre de la Asociación de Editores Americanos para evitar que Google se haga millonario saqueando el talento y la propiedad de autores y editores. Google, por su parte, considera que sus intenciones han sido malinterpretadas. Jans Redmer, uno de los directores del proyecto, señala que el propósito no es poner libros enteros en la red, sino que proporcionar enlaces a libros en cada solicitud de búsqueda en Google.
Los libros que están libres de derechos pueden ser buscados enteros, los protegidos tendrán acceso restringido. Los usuarios en Estados Unidos, agrega el directivo, obtendrán información bibliográfica además de algunas frases relacionadas con el término buscado, mientras que los europeos obtendrán sólo el título del libro y su autor.
El problema está en que Google, al elaborar estos índices digitaliza el libro entero y esto, de acuerdo con los editores infringe el derecho de propiedad intelectual. Quieren que se pida permiso por cada libro y Google advierte que sólo buscar a quien pedirselo les tomaría mucho tiempo.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails