¿A quién confiarle la digitalización de los libros?


LA DIGITALIZACIÓN masiva de los casi 32 millones de libros publicados hasta hoy parece inevitable. Los tecnófilos están a favor. La mayoría de las casas editoriales se oponen. Google se propone escanear casi la mitad de ellos, pero suscita mucha reticencia, hasta entre los partidarios del esfuerzo.

El mayor obstáculo lo constituyen las leyes de copyright promulgadas en los tiempos de las obras analógicas. En un artículo publicado en New York Times Magazine, Kevin Kelly, ex jefe de redacción de la revista Wired y apóstol de la cibercultura, explica que las protecciones de ayer han sido ampliadas precisamente en el momento en el que dejan de estar justificadas.

La digitalización es buena para los autores, plantea Kelly, ya que facilita el descubrimiento y la promoción de sus obras. "Mientras que un puñado de autores de best-sellers temen a la piratería, cada autor teme la oscuridad". En el fondo, Kelly opina que se trata de "un choque de modelos de negocios". Las copias de hoy "ya no son la base de la riqueza. Las relaciones, los enlaces, las conexiones y la posibilidad de compartir lo son. El valor se ha desplazado de la copia a las múltiples maneras de conseguir, anotar, personalizar, modificar, autenticar, desplegar, marcar, transferir y meterse en una obra". Las casas editoriales dominan el descubrimiento y los motores de búsqueda, la promoción.
Acérrimo partidario de la digitalización, Stein difiere de Kelly sobre la mejor manera de lograrla. "Google es para mí la entidad más aterradora del planeta", declara. "Mucho más que Microsoft lo ha sido jamás... por la sencilla razón de que recopila toda la información del mundo".

LEER MAS EN:Ciberpaís
Publicar un comentario

Entradas populares