Libros en campaña




Tomás Granados Salinas

"Tanto en las tiendas como en los reservorios de libros es necesario insistir en la profesionalización, es decir en preparar a especialistas que sepan producir milagros: el del improbable encuentro entre un libro y su lector adecuado. Mientras el único modo de aprender el oficio sea la práctica y el contacto directo con libreros o bibliotecarios experimentados, este eslabón seguirá siendo endeble. De ahí que invertir en sencillos programas de capacitación, con financiamiento público y privado, sea una iniciativa barata y con un gran impacto potencial en el resto de la cadena.Sabe Perogrullo que el desarrollo de toda iniciativa depende de sus cambiantes circunstancias. Revisar esas circunstancias es imprescindible de tanto en tanto, pues la misma semilla puede ser fértil o huera según la tierra que la acoja. Aunque parezca absurdo, incluso una iniciativa exitosa requiere periódicas revisiones para determinar su validez."

"No se agotan ahí las obligaciones estatales. Los dos delitos que más aquejan a la industria del libro, la piratería —cada vez más sofisticada— y el fotocopiado ilegal, deben combatirse frontalmente. (Pero junto a ese deber del estado, los editores deben reconocer que no están siendo capaces de atender la demanda de una parte del público: la de quienes quieren comprar obras de bajísimo costo, y lo hacen fuera de los canales establecidos. No ha faltado ingenio para combatir legalmente esos flagelos; ha faltado para combatirlos comercialmente.) Al primero hay que darle el tratamiento del crimen organizado, aun si parece sólo una versión suave de este delito, al tiempo que el segundo puede combatirse con la noble arma de la concientización y la negociación con grandes centros educativos."

Tomás Granados Salinas es director de la colección Libros sobre Libros

LEER MAS EN: Hoja por Hoja
2 comentarios

Entradas populares