miércoles, mayo 31, 2006

Salud libresca

 Posted by Picasa

Manejo de los libros
Martha Romero

"Lograr el buen almacenamiento de los libros puede representar un problema porque dependerá del espacio destinado para ello y de los recursos disponibles para adquirir libreros a nuestro gusto y conveniencia. Pero el manejo correcto de las colecciones no depende de estos factores, es únicamente cuestión de conciencia y actitud.
Evite utilizar los libros como elementos de apoyo para la escritura. Si el libro es suyo y necesita subrayar alguna cita, procure hacerlo con lápiz. Si se utilizan papeles engomados para notas, deben retirarse al poco tiempo, pues de lo contrario dejarán residuos de adhesivo sobre las páginas, el cual actuará como trampa de polvo y causa de oxidación de las fibras del papel.
Si se hace necesario señalar la página en la que interrumpió la lectura, hágalo con un separador de libros o un papel, es decir, un objeto plano, porque el colocar el dedo, los anteojos, una cuchara o cualquier otra cosa, así como dejar el libro abierto boca abajo, propicia el rompimiento de los hilos y el adhesivo que mantienen unidas las hojas. Si puede evitarlo, no doble la esquina de la hoja en donde retomará su lectura pues esta acción debilita las fibras en esta zona.
La incorporación de elementos metálicos —como grapas y clips— puede causar deformaciones en las hojas además de dejar residuos de óxido. El uso de cintas adhesivas soluciona un problema de desprendimiento o rasgaduras en el momento; pero mientras estas cintas envejecen van causando oxidación en el papel, debilitamiento en las fibras, decoloración y manchas que van migrando hacia las hojas vecinas, además de los residuos pegajosos que, una vez más, son trampa de polvo. Si las rasgaduras no son grandes y no representan un peligro de pérdida mueva la hoja con cuidado para evitar un daño mayor, si el caso es severo es mejor recurrir a un profesional.
En conclusión, el cuidado de los libros no requiere procesos elaborados, es sólo una mezcla de sentido común y cariño por un objeto que nos ha acompañado a lo largo de nuestra historia como raza humana. Si alguna de las piezas que conforman su colección muestra alguna afección mayor no dude en consultar a un especialista; recuerde que una intervención realizada por manos inexpertas puede ocasionar daños irreparables"....

VIA: HOJA POR HOJA

Martha Romero, restauradora de libros, es profesora de la Escuela Nacional de Conservación y Restauración Manuel del Castillo Negrete del inah
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails