miércoles, mayo 24, 2006

Iván Niño LIBRERO


¿Por qué nadie señala, como si no lo hubiesen notado, que el precio fijo nace como una necesidad de proteger a las librerías -entendiéndose que no es su tamaño, sino su naturaleza los que las califica- a partir de que el libro fue precisamente introducido en canales que poco tienen que ver con el libro? ¿No fueron acaso quienes promulgan como panacea el precio fijo quienes crearon el problema al crear un mercado secundario del libro en los canales no tradicionales? Si el caso fuese evaluar el mercado editorial mexicano, habría que señalar que dicho mercado está practicamente dominado por grandes superficies de hipermercados y que incluso las cadenas son minúsculas comparadas con esos canales. Parece interesante que siempre se señala a las cadenas de librerías como los grandes monstruos del negocio y nadie pone en tela de juicio el hecho de que existe una significativa problemática en torno al mercadeo del libro a través de esos canales secundarios o no tradicionales (farmacias, hipermercados, etc.) en los que el libro es mercancía de cuarta y tienen por política de precios (y no por promoción, que es muy diferente) descuentos como los citados; pero nadie señala que los que venden a esas grandes superficies, en detrimento de las librerías, son las editoriales y distribuidoras y parece más bien que "la culpa" también la tienen las cadenas.
Tampoco, veo que nadie se cuestione que hayan ocasiones en las cuales, algunas librerías coloquen precios mayores a los sugeridos por un proveedor con la finalidad de otorgar un descuento ficticio a los lectores, es decir: aquí el tema no parece ser que el libro se convierta en un bien inalcanzable para un grueso de la población y que persista la lamentable percepción de que sólo pueden leer los de alto poder adquisitivo. Aquí, parece mentira, el tema no es la piratería, que afecta a todas las librerías, independientemente de su tamaño, ni ningún otro problema en común; aquí el tema es observar qué pasa afuera, qué hicieron afuera, qué hizo el otro; aquí el tema parece ser "el negocio que otros hacen y yo no" y nadie parece atender al factor más importante de nuestra naturaleza: ¡el lector! que es el gran beneficiado o el más perjudicado de acuerdo a las conductas del mercado.
Y por último quisiera aclarar que para todas las cadenas de librerías de Venezuela el libro es el rubro principal y dedican el grueso de sus superficies a su exhibición y ventas, por lo que seguir tratando de equipararlas a los canales no tradicionales, es una absurda ironía. A las cosas hay que llamarlas por su nombre y dejar los eufemismos.

Iván Niño, Gerente de Compras de la Cadena Nacho
(Apreciado Roger, te aclaro algo muy importante, mi opinión no la hice a nombre de la empresa en la que trabajo, así que a pesar del cargo que en ella desempeño, mis opiniones no son necesariamente las de la empresa, esto sólo a manera de aclaratoria.)

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails